Diccionario de calefacción

7 de octubre de 2020
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Parte I:

Diccionario-calefacción

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

A

Acumulador

Un acumulador es un tanque o depósito de agua reforzado por un aislante térmico que permite almacenar agua caliente para suministrarla a una instalación sanitaria o de calefacción. El Acumulador puede ser calentado mediante la combustión de gas, directamente por una resistencia eléctrica o por un circuito primario de fluido termoportador. En ese caso, la energía térmica puede ser producida por una energía renovable o no (solar, gas, gasóleo, electricidad, biomasa, bomba de calor, etc).

Acumuladores directos

La fuente de energía que proporciona el calor es interna. Una resistencia eléctrica, un quemador de gas,… dependiendo del tipo que se trate. Este tipo de acumulador no es eficiente ante consumos prolongados, una vez consumido el depósito se debe esperar a que se recupere. Su instalación es sencilla y hace frente a grandes demandas simultáneas.

Acumuladores indirectos

Dependen de una fuente energética externa, necesitando un intercambiador de calor extra. El tanque de agua debe ser conectado al intercambiador, y su capacidad ayudará un funcionamiento más dinámico. Depende de la capacidad del intercambiador para que el funcionamiento del depósito sea mejor o peor. Una de las ventajas de éste tipo de acumulador es que puede satisfacer tanto demandas punta como consumos prolongados. Y es que no solo se acumula el agua caliente, sino que también se está calentando el agua instantáneamente.

Aislante térmico

Un aislante térmico es un material usado en la industria, caracterizado por su alta resistencia térmica. La acción y efecto de su aplicación se conoce como aislamiento térmico, ya que establece una barrera al paso del calor entre dos medios que naturalmente tenderían a igualarse en temperatura, impidiendo que el calor traspase los separadores del sistema que interesa (como una vivienda o una nevera) con el ambiente que lo rodea.

En general, todos los materiales ofrecen resistencia al paso del calor, es decir, son aislantes térmicos. La diferencia es que de los que se trata tienen una resistencia muy grande, de modo, que espesores pequeños de material presentan una resistencia suficiente al uso que quiere dársele. El nombre más correcto de estos sería aislante térmico específico.

Volver al diccionario de calefacción

B

Bomba de calor

Una bomba de calor es un aparato cuyo funcionamiento se basa en la termodinámica. Es una máquina térmica que toma calor de un espacio frío (que puede ser aire, agua o suelo) y lo transfiere a otro más caliente gracias a un trabajo aportado desde el exterior. Es decir, hace lo mismo exactamente que la máquina frigorífica, lo único que cambia es el objetivo.

Bomba de calor aire-aire

La maquinaria de una bomba de calor Aire-Aire actúa transfiriendo el calor que se toma del exterior directamente al aire del local que debe calentarse. De esta manera, no calienta ningún circuito de agua, sino directamente el aire. Los usos de la bomba de calor Aire-Aire son algo limitados, puesto que únicamente sirven para calentar ese mismo, aire, por lo que no sirven para calentar agua caliente sanitaria, sino solo como calefacción. Actuaría como un aire acondicionado pero expulsando aire caliente (y también frío si así se quisiera).

Bomba de calor aire-agua

Este tipo de aerotermia aprovecha el aire del exterior, lo calientan y lo transfieren a un circuito de agua. Es decir, son bombas aprovechan la energía ambiental gratuita del aire exterior. Son sumamente eficaces y su potencia varía entre +35 °C y –25 °C. Hay que tener en cuenta que como el aire se encuentra disponible de forma ilimitada en cualquier sitio, la instalación resulta sencilla y los gastos ligados a la misma reducidos. Los usos de esta bomba de calor Aire-Agua va destinada al uso de calefacción para un sistema de radiadores o suelo radiante. También sirve para calentar el agua de la red potable doméstica.

Bomba de calor agua-agua

La bomba de calor agua-agua utiliza como fuente de extracción el agua subterránea de la capa friática, lago, río o subsuelo e intercambian calor tanto con el exterior como con el interior mediante un circuito de agua. Incluso en invierno, la temperatura de las aguas subterráneas se sitúa entre +7°C y +12°C, temperatura suficiente para abastecer una bomba de calor para la calefacción de una casa o de un inmueble.

Bomba de calor geotérmica

Las bombas de calor geotérmicas aprovechan la temperatura estable del terreno para proporcionar calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente durante todo el año con los máximos niveles de eficiencia y confort. La bomba de calor geotérmica es un sistema de climatización que utiliza la gran inercia térmica del subsuelo, pues éste a unos tres metros de profundidad presenta una temperatura constante de entre 10 y 16 °C, dependiendo de la latitud del lugar.

Bomba-de-calor-geotérmica

Fuente de la imagen: ©renovablesverdes.com

Volver al diccionario de calefacción

C

Caldera atmosférica

Son las de funcionamiento más simple y también más antiguo. Este sistema calienta el agua hasta unos 90ºC. Se llaman calderas atmosféricas porque para producir la combustión se coge el aire del ambiente o de la zona donde está instalada la caldera. En el quemador de la caldera atmosférica, la producción del gas a baja presión suministra el aire necesario para la combustión. La parte de aire así inducida se llama aire primario, el aire secundario complementario se añade naturalmente en el hogar. Los quemadores atmosféricos equipan las calderas denominadas atmosféricas y son más silenciosos que los quemadores a aire inyectado o a gas inyectado.

Las calderas atmosféricas son aquellas que para la combustión del gas toman el aire directamente del local donde se encuentran instaladas, por lo que precisan unas condiciones de ventilación muy importantes. Además de eso solo se pueden instalar si se garantiza que el tiro vertical de la salida de humos es suficientemente alto como para que los humos salgan con facilidad. Las calderas atmosféricas se ven influenciadas por las condiciones atmosféricas como el viento, la lluvia…

Según la RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios, aprobado desde el 1 de enero del 2010, está prohibida la instalación de este tipo de calderas en los nuevos edificios como en reformas de edificaciones existentes. No significa que un usuario que tenga una caldera atmosférica deba cambiar a otro tipo de caldera estanca. Pero se recomienda que en caso de reformas o por propia voluntad se opte por una estanca. Este tipo de calderas son bastante peligrosas, generan gases de tipo CO2 en la zona donde están colocadas y al tener tiro natural es muy fácil que fallen. Tienen un rendimiento energético entorno al 70%-80%, bastante por debajo comparado con otras calderas.

Caldera con acumulador

La caldera con acumulador es una caldera con una capacidad de almacenamiento de agua caliente sanitaria. El acumulador de ACS se integra en la estructura de la caldera, se sitúa en posición baja o lateral. Una caldera con acumulador da una comodidad de agua caliente sanitaria superior a una caldera con intercambiador ACS instantáneo.

Los sistemas de acumulación se pueden dividir en dos: los que se componen por un equipo que calienta el agua más un termo-acumulador, y los termoacumuladores de resistencia eléctrica. Las primeras son las más comunes. Una vez calentada el agua se almacena en un depósito para su posterior uso. Gracias a éste sistema se evitan los continuos encendidos y apagados de la caldera, y aparte de eso se permite el uso del agua caliente en dos puntos distintos a la vez. Se pueden combinar fácilmente con los sistemas de captación solar de ACS, y que reduce la tarifa de los combustibles. Los expertos recomiendan este sistema cuando se sabe que el consumo de agua caliente es continuo.

Caldera de baja temperatura

Una caldera de baja temperatura es una caldera cuyo rendimiento se ajusta al nivel baja temperatura según la directiva europea. Las calderas de baja temperatura son más económicas y aportan un ambiente térmico más agradable con relación a una caldera normal. Permiten realizar ganancias de consumo aproximadamente del 12 al 15% al suministrar calor al suelo radiante a baja temperatura o a radiadores a baja temperatura. Además de eso, los componentes internos de la caldera son altamente calificados y seguros. Gracias a la tecnología aplicada que no produce corrosiones, se logra ampliar el tiempo de vida del equipo.

La caldera de baja temperatura funciona como una caldera convencional, trabajando a temperaturas menores, entre 35 ° C y 45 ° C, y regulan la temperatura según la demanda energética real. La curva de calefacción se adapta a las necesidades caloríficas de cada edificio, teniendo en cuenta varios factores como la localización, orientación, pérdidas térmicas del edificio. Éste tipo de calderas son estancas. Esto quiero decir que produce una técnica de combustión en una cámara que se encuentra cerrada y que no está en contacto con el ambiente de la zona donde está instalada.

Caldera de biomasa

Una caldera de biomasa quema el combustible empleado y genera una llama horizontal que se adentra en ella. El calor que se va generando en la combustión se transmite al circuito de agua. Este se encuentra localizado en el intercambiador que este tipo de calderas llevan incorporado. Así, obtenemos agua caliente sanitaria que interviene en el sistema de calefacción.

La caldera de biomasa se basa en la utilización de desechos naturales, llamados biomasa. Estas calderas emplean como combustibles principales la leña, el pellet e incluso los huesos de aceituna. La basura orgánica también puede emplearse. Dependiendo de la zona geográfica, los materiales utilizados para las calderas de biomasa variarán.

Caldera de condensación

La caldera de condensación es una caldera gas o una caldera fuel cuyo rendimiento se ajusta al nivel condensación según la norma europea. La utilización de una caldera de condensación permite recuperar una parte muy grande de ese calor latente y esta recuperación de la energía reduce considerablemente la temperatura de los gases de combustión para devolverle valores del orden de 65°C limitando así las emisiones de gas contaminantes.

Los humos son enfriados a través de un intercambiador, por el retorno del agua de calefacción vapor de agua se condensa y cede su calor latente de condensación al agua del circuito, añadiéndose al calor de la combustión. Además, la temperatura de los humos se reduce así, lo que permite alcanzar rendimientos superiores al 100%.

Caldera de doble servicio

La caldera de doble servicio garantiza los 2 servicios, el de calefacción y el de producción de agua caliente sanitaria. La producción de agua caliente sanitaria puede efectuarse de 3 maneras: instantánea, con microacumulación, o por acumulador complementario.

La producción de ACS instantánea se refiere a cuando se produce en el momento mismo de la utilización. Está garantizada generalmente por un intercambiador a placas en inox.

La producción de ACS con microacumulación, una reserva de algunos litros permite evitar la escasa producción de ACS cuando arranque el quemador.

La producción de ACS por acumulador permite tener una reserva de agua caliente y en consecuencia un gran confort en agua caliente sanitaria.

Caldera eléctrica

Las calderas eléctricas se caracterizan por funcionar mediante electricidad. Este tipo de calderas, igual que las calderas que funcionan mediante combustibles, pueden ser para sólo calefacción o incluir también el agua caliente. Una caldera eléctrica calienta el agua que luego se envía a una red de radiadores de agua caliente o a una instalación de calefacción por suelo radiante.

Caldera estanca

La caldera estanca es una caldera gas de pequeña potencia utilizada para los alojamientos. El término estanca procede de un conducto de humos con dos tubos concéntricos que desembocan directamente hacia el exterior horizontalmente a través de una pared o por el tejado. El tubo principal introduce el aire necesario para la combustión, y el tubo secundario evacua los humos. Este tipo de caldera no requiere entrada de aire en la cocina o en el local puesto que el aire comburente es suministrado por el tubo concéntrico.

Las calderas estancas son más seguras, limpias y cómodas para el usuario, ya que la cámara de combustión está sellada, lo que impide que los gases procedentes de la combustión puedan revertir hacia el recinto donde esté instalada la caldera. Entre las calderas estancas son especialmente recomendables las calderas de condensación, por ser las que alcanzan mayor rendimiento energético y tener unas emisiones muy bajas de NOx (óxidos de nitrógeno).

Caldera híbrida

La caldera híbrida es aquella que funciona con energía solar y con combustible. También se denomina caldera solar o caldera solar híbrida. En este tipo de calderas la producción de agua caliente sanitaria se resuelve a través de la energía solar, cuando esta exista. Si no hay energía solar disponible o se requiere calefacción, la demanda se garantiza mediante el combustible. A este combustible se le denomina energía convencional de apoyo. Por lo tanto sería necesario instalar dos aparatos (para energía solar y combustible respectivamente) con la consiguiente ocupación de espacio en la vivienda. Las calderas híbridas permiten un ahorro de espacio, ya que no es necesario tener dos aparatos, ni conexiones de ningún tipo entre ellos.

Cabe mencionar que la caldera tendrá que ser dimensionada para poder suministrar la energía necesaria a toda la vivienda. El sistema de calefacción que mejor se adapta a la energía solar térmica es el suelo radiante ya que trabaja a baja temperatura, alrededor de 40ºC.

Caldera híbrida solar-gas

La caldera híbrida es aquella que funciona con energía solar y con combustible. También se denomina caldera solar o caldera solar híbrida. En este tipo de calderas la producción de agua caliente sanitaria se resuelve a través de la energía solar, cuando esta exista. Si no hay energía solar disponible o se requiere calefacción, la demanda se garantiza mediante el combustible. A este combustible se le denomina energía convencional de apoyo.

Por lo tanto sería necesario instalar dos aparatos (para energía solar y combustible respectivamente) con la consiguiente ocupación de espacio en la vivienda. Las calderas híbridas permiten un ahorro de espacio, ya que no es necesario tener dos aparatos, ni conexiones de ningún tipo entre ellos. Cabe mencionar que la caldera tendrá que ser dimensionada para poder suministrar la energía necesaria a toda la vivienda. El sistema de calefacción que mejor se adapta a la energía solar térmica es el suelo radiante ya que trabaja a baja temperatura, alrededor de 40ºC.

Caldera de gas

Una caldera de gas no es más que un recipiente o un depósito (que llamamos caldera) que tiene el objetivo de calentar agua, en este caso utilizando el gas como combustible. La caldera es un depósito cerrado (normalmente metálico) en el que se calienta cualquier fluido, en este caso agua. Al quemar el gas, se calienta el agua y sale fuera del depósito. Ese agua calentado es el que se utilizará después para diferentes procesos de calefacción, como calentar radiadores de calefacción, agua caliente sanitaria, etc.

Caldera de gas mixta

Una caldera de gas mixta es un aparato que utiliza el gas como combustible para generar calefacción a través de un sistema de radiadores de agua caliente y que además proporciona agua caliente sanitaria (ACS) para abastecer de agua caliente distintas tomas (duchas, lavabos, cocina...).

Las calderas de gas mixtas tienen dos circuitos de agua salientes: El de calefacción, que se dirigirá a los radiadores o al suelo radiante del hogar y el del A.C.S, para obtener agua caliente en grifos, lavabos y ducha. Y también las hay de dos tipos: Instantáneas y de microacumulación. Las instantáneas empiezan a calentar el agua en el momento que abrimos el grifo, pero el agua caliente tarda unos momentos en calentarse y llegar a la salida del grifo o la ducha. Las calderas con microacumulación cuentan con un pequeño depósito de agua caliente, lo que hace que el agua salga caliente de forma casi inmediata, gastando así menos energía.

Caldera de gasoil

Las calderas de gasoil, como su nombre indica, usan el gasoil como combustible. En comparación con otras calderas, son económicas, tienen un mantenimiento sencillo y requieren de un espacio para instalar el depósito de gasoil. Son una opción muy usada en casas grandes, locales y naves de gran tamaño ya que pueden calentar una estancia en poco tiempo. También son el sistema de calefacción más recomendado en casas aisladas donde no llega la canalización del gas.

Caldera inteligente

Las calderas smart o calderas inteligentes no solo suponen un ahorro energético y en el consumo, sino que también aumentan el confort en la vivienda. Son calderas que incluyen la última tecnología de programación inalámbrica, con sistemas sofisticados en base al consumo y rendimiento eficiente.

Caldera mural

Caldera doméstica con el gas como energía, instalada contra una pared (cocina, baño,…).

Calefacción azul

Se denomina calefacción azul a los radiadores que en lugar de utilizar aceite para calentar, utilizan un fluido denominado caloportador denominado sol azul. Este efecto determina qué si se hace pasar corriente eléctrica por un conductor, parte de la energía cinética de los electrones se transforma en calor.

Calefacción central

La calefacción central es un sistema que permite proporcionar suministro a varias viviendas o locales que se encuentren en un mismo edificio o en bloques de edificios. Según las estadísticas sobre la calefacción centralizada, en España, aproximadamente el 10% de las viviendas utilizan este sistema.

Calefacción individual

La calefacción individual es aquel sistema de calefacción que se instala en una vivienda. Esta permite cubrir sus necesidades de calor y de agua caliente sanitaria. Con esta opción, cada hogar paga por su consumo específico y puede elegir el sistema que mejor se adapta a sus necesidades. En función del tipo de vivienda, de la demanda específica de calor, de las temperaturas que se alcancen o de la disponibilidad de los suministros, una vivienda podrá optar por un sistema o por otro.

Calefacción por infrarrojos

La calefacción por infrarrojos es un sistema de calefacción que funciona mediante ondas infrarrojas (calor radiante). Estas calientan directamente a personas y/o objetos sin necesidad de calentar el aire. Esta tecnología de emisión térmica es una de las menos conocidas y populares.

Calefacción termodinámica

Es la calefacción que utiliza una bomba de calor cualquiera que sea su tecnología agua/agua, aire-agua, o aire-aire.

Chimenea decorativa

La chimenea decorativa se integra en la decoración de la estancia dónde se instala. Esta chimenea la mayoría de las veces es realizada a medida por profesionales que adaptan las normas de instalación con formas originales que integran los materiales más diversos como la piedra, la madera, el vidrio, la cerámica.

Coeficiente térmico

El coeficiente de conductividad térmica expresa la cantidad o flujo de calor que pasa, por unidad de tiempo, a través de la unidad de superficie de una muestra del material, de extensión infinita, caras plano-par unidad, cuando entre sus caras se establece una diferencia de temperaturas igual a la unidad, en condiciones estacionarias. Este coeficiente varía con las condiciones del material (humedad que contiene, temperatura a la que se hace la medición), por lo que se fijan condiciones para hacerlo, generalmente para material seco y 15 °C y en otras ocasiones, 300 K (26,84 °C).

Combustible sólido

Un combustible sólido es aquel que está formado por C, H2, O2, S, H2O y cenizas, siendo combustibles solamente el C, O2, H2 y el S. El proceso de combustión de estos combustibles difiere bastante con respecto a los combustibles líquidos y los gaseosos. Todos los sólidos combustibles queman produciendo cenizas. La buena o mala combustión del sólido depende de la facilidad del acceso del aire a las diversas partículas del combustible. Estas deben estar distribuidas uniformemente sobre la superficie de combustión, no se debe encontrar amontonado o agolpado.

Conductividad térmica

El vatio por metro-Kelvin (W/m.K) es la unidad de medida de conductividad térmica. Es una unidad del sistema internacional derivada coherente cuyo nombre y símbolo contiene unidades del sistema internacional derivadas coherentes con nombres y símbolos especiales. Refleja la conductividad térmica que es la propiedad física de cualquier material que mide la capacidad de conducción del calor a través del mismo.

Conductos

Los conductos empleados en calefacción son tuberías por las que circula aire o líquidos. Este es un sistema de los más demandados. La instalación de calefacción por conductos evita el impacto de los radiadores y la temperatura de la vivienda no depende del material del suelo (como en el caso del suelo radiante). Calor sin combustión, sin calderas, sin gas.

COP

El coeficiente de rendimiento (COP), es una expresión de la eficiencia de una bomba de calor. Cuando se calcula el COP de una bomba de calor, se compara la salida de calor del condensador (Q) con la potencia suministrada al compresor (W).

Volver al diccionario de calefacción

D

District Heating

Una Red de Calefacción Centralizada o District Heating es un sistema de suministro de agua caliente sanitaria y calefacción (y en algunos casos también refrigeración) a distintos edificios a partir de una planta central. El calor producido en dicha planta se entrega a los usuarios para su consumo mediante una red de tuberías pre-aisladas y enterradas. Los sistemas de calefacción centralizada varían tanto en las fuentes energéticas utilizadas como en tamaño, pudiendo cubrir desde un pequeño número de casas/edificios hasta áreas metropolitanas completas, e incluso explotaciones ganaderas grandes.

Siguiente artículo