Registro de empresa

¿Qué es y cómo funciona una caldera mixta?

El 45 % de los hogares en nuestro país cuentan con un sistema de calefacción tipo caldera. Las calderas mixtas son equipos que generan calor a los hogares y están destinados al suministro de agua caliente (ACS) de una forma muy eficiente. Por lo general, suelen ser pequeños equipos (instalaciones pequeñas) que suelen utilizarse, en la mayoría de los casos, domésticamente y tienen una potencia reducida. Este tipo de calderas están diseñadas para poder suministrar al mismo tiempo calor (para calentar las habitaciones o estancias) y agua caliente sanitaria con una gran eficiencia. Las calderas mixtas, por lo general priorizan el servicio de agua caliente. Por lo que la caldera no esta en la posibilidad de aportar más calor a la calefacción hasta que el usuario cierre el grifo de agua caliente.
Menú de contenidos:

caldera-mixta

Fuente de la imagen: ©Black Jack - Fotolia.com

Funcionamiento de una caldera mixta

Las calderas mixtas cuentan con un funcionamiento bastante básico y fácil de entender: Este tipo de caldera contiene dos circuitos uno cerrado de calefacción y el otro de agua caliente sanitaria que está abierto. Al abrir un grifo de agua caliente empieza a circular el agua por el circuito del agua y en ese momento se ve afectada una válvula de tres vías que consta de dos posiciones y que se activa mediante una membrana de goma. Al momento de que el agua se encuentra en circulamiento la membrana se encuentra activa y la válvula de tres vías y dos posiciones desvía el agua del circuito del ACS hacia el intercambiador que es el que le pasa el calor a el ACS y corta la circulación que se encarga del circuito de calefacción cerrado. Por esta razón, al abrir cualquier grifo de agua caliente, los radiadores dejan de calentar ya que se esta suministrando en ese momento agua caliente.

Volver al menú de contenidos

Ventajas de contar con una caldera mixta de gas en casa

  • Dos en uno

Son muchas las calderas que solamente cuentan con una sola función, sin embargo, con una caldera mixta de gas puedes decir que tienen dos sistemas integrados en uno: calefacción más agua caliente sanitaria.

  • Ahorro de energía

Al contar solamente con un sistema para el suministro de agua caliente y calefacción, se logra un buen ahorro que se nota en las facturas de gas al final del mes

  • Menos equipos, menos instalaciones

Con un solo sistema instalado en casa, se puede ahorrar mucho espacio. Solamente deberemos instalarlo una sola vez. Esto se traduce a que podremos ahorrar en los costos de la inversión inicial. Esto se traduce en un gran ahorro.

  • Menos mantenimiento

Al igual que con la instalación, solamente tendrás que realizar una o dos veces al año el mantenimiento para un solo equipo de calefacción en casa.

  • Un sistema más económico

Al ser calderas que utilizan gas para su funcionamiento se produce un ahorro de electricidad. Ya que los precios de gas son más competitivos con respecto a otras fuentes de energía.

  • Es un sistema ecológico

El gas es producido por la naturaleza y es una energía natural. A su vez no debemos olvidar que se trata del recurso fósil más limpio en combustión, a diferencia de otros combustibles que también se utilizan para la calefacción de los hogares.

  • Eficiencia

Este tipo de calderas son realmente eficientes y pueden alcanzar un rendimiento de hasta 100% en comparación con las calderas convencionales que solo logran alcanzar un 80 %.

Volver al menú de contenidos

Diferencias entre una caldera mixta y una caldera simple

El funcionamiento de estos dos sistemas de calefacción es casi exactamente igual, sin embargo entre los mismos existen unas cuantas diferencias que debemos tener en cuenta al momento de su instalación en nuestro hogar. Las calderas mixtas como lo hemos mencionado anteriormente, son equipos de calefacción que están en la capacidad de producir agua caliente para la calefacción de las viviendas y agua caliente sanitaria para el consumo humano.

Mientras que las calderas simples, están diseñadas para un solo uso, bien sea para la calefacción de las viviendas o para el calentamiento del agua sanitaria destinada para el consumo de la vivienda. Una caldera simple en la mayoría de los casos y dependiendo de las regiones, se utiliza para calentar las habitaciones. Sin embargo, en muchas zonas de España donde las temperaturas son más amigables, suelen utilizarse para el calentamiento del agua sanitaria. La gran y principal diferencia de ambos sistemas o calderas de calefacción, es que con una se logra el suministro de dos servicios (no al mismo tiempo y con interrupciones) y con la otra se logra el suministro de un servicio o del otro (dependiendo del uso que le queremos dar y el servicio será suministrado en este caso sin interrupción).

Caldera Mixta

Vivienda con menos de 70 m cuadrados

Vivienda con más de 70 m cuadrados

Eficiencia

- Dan buen resultado, sin embargo es aconsejable otro tipo de sistema.
- Es uno de los mejores sistemas de calefacción para casas grandes.

Potencia

- Hasta 100 m2 con un cuarto de baño 24 kW (calefacción) 24 kW(agua sanitaria).
- Hasta 180 m2 con 2 cuartos de baño 28 kW (calefacción) 24 kW(agua sanitaria).
- Hasta 180 m2 con 3 cuartos de baño 35 kW (calefacción) 28 kW(agua sanitaria).
- Hasta 180 m2 con más de 3 cuartos de baño 35 kW (calefacción) 30 kW(agua sanitaria).

Gasto

- Entre 600€ y 800€ anual.
- Entre 1.300€ y 1.700€ anual.

Volver al menú de contenidos

¿Qué tipo de caldera se adapta mejor a mi vivienda?:¿Una caldera mixta o simple?

Cuando nos decidimos a instalar una caldera bien sea una caldera mixta de gas o una caldera simple es importante tener claramente los usos que queremos darle a la misma, la situación de la vivienda, y la ubicación de la vivienda (zona geográfica).

Una caldera mixta se puede adaptar más a tus necesidades sí:

  • Cuentas con una vivienda que no sea muy grande: al contar con menos metros cuadrados, al utilizar la caldera para agua caliente sanitaria, no afectará mucho la temperatura de las habitaciones.
  • No tienes acceso a agua caliente sanitaria por la comunidad: hay comunidades que cuentan con una caldera principal para el calentamiento del agua sanitaria para los miembros de la misma. Si este no es tu caso, una caldera mixta te resultará una buena opción.
  • La zona en la que vives no es muy fría: si eres uno de los afortunados que pueden vivir en una zona donde los inviernos nos son tan fríos o donde no se necesita de mucha agua caliente, una caldera mixta puede ser una gran solución.

Una caldera simple se puede adaptar más a tus necesidades sí:

  • La vivienda es grande: si la casa en la que vives cuenta con muchos metros cuadrados. Los especialistas recomiendan tener un sistema por separado para cada servicio, ya que en épocas de mucho frío, es de suma importancia tener el sistema de calefacción prendido también al momento de utilizar agua caliente sanitaria.
  • Solamente requieres de un servicio: en caso de querer la caldera solamente para un servicio (Hay hogares que no necesitan de calefacción o agua caliente sanitaria) la caldera simple será la mejor opción.

Volver al menú de contenidos

Potencia que se necesita según la vivienda

Potencia Vivienda
20-23 kW

- Potencia mínima para suministrar ACS de manera confortable.
- Aplicable para viviendas pequeñas en climas cálidos o suaves durante el año.

4-26 kW

- Potencia más común en España.
- Suficiente para calentar agua en climas templados en la gran mayoría de viviendas.

27-31 kW

- Potencia aconsejable para viviendas de 120 m cuadrados y situadas en zonas frías o muy frías.

32-37 kW

- Potencia indicada para viviendas muy grandes de más de 180 metros cuadrados que además estén situadas en zonas muy frías.

38-45 kW

- Potencia muy alta poco común en viviendas de España.
- Pensada para casas grandes o muy grandes en zonas frías y que tengan un aislamiento deficiente.

Indiferentemente de las necesidades que tengas para tu hogar, es recomendable asesorarnos con expertos en la materia. Ya que estos están en la capacidad absoluta de orientarnos antes de la compra de un sistema o del otro. También debemos tener presente, la eficiencia energética del equipo que tengamos en consideración. Ya que de esta forma puede que nos resulte más rentable que cualquier otro equipo de calefacción o calentamiento del agua sanitaria.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es