Las calderas de condensación y sus características

20 de noviembre de 2020
Una caldera de condensación es uno de los sistemas de calefacción más novedosos y eficientes del mercado. A diferencia de una caldera estanca, la caldera de condensación de gas aprovecha el calor que se genera al enfriar el vapor de agua que contienen los humos producidos en la combustión, antes de que salgan al exterior por la chimenea. Este sistema es toda una innovación en la disminución de vertidos de gases tóxicos a la atmósfera, así como el riesgo al que se expone nuestra vivienda. A continuación, te aclaramos todo lo que se necesita saber sobre las calderas de condensación y qué beneficios aportan en la vivienda.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

¿Sabes cómo funciona una caldera de condensación?

Las calderas de condensación se pueden definir como un tipo de caldera de gas estanca, pero más avanzada. Su funcionamiento consiste en aprovechar el calor que se genera, al enfriar el vapor de agua que contiene el humo de la condensación. Todo esto sucede en medio del procedimiento, mucho antes de que los mismos se escapen por la chimenea hacia la parte exterior de la vivienda.

La diferencia entre una caldera de condensación y las calderas tradicionales, reside en que en las tradicionales, estos humos se van directamente por la chimenea sin antes aprovechar el poder calorífico que ofrecen. Este calor recuperado, es utilizado para precalentar el agua que retorna más fría del circuito de calefacción y se termina de calentar por el quemador de la caldera. De esta forma necesita menos cantidad de gas para su funcionamiento continuo. Según los expertos, el funcionamiento de una caldera de condensación es mucho más eficiente y ahorrativo que el de muchos otros sistemas de calefacción.

Volver al menú de contenidos

¿Por qué una caldera de condensación es una buena opción de calefacción?

✔ Aprovecha el calor de una forma más eficiente.

✔ Tienen un mejor rendimiento que las calderas tradicionales y que algunas sistemas de calefacción.

Al ser una caldera que utiliza gas como combustible, el suministro no es difícil y puede ser realizado por cualquier compañía cercana a nuestro hogar. Un ahorro que se ve reflejado en nuestros bolsillos.

✔ Son más saludables ya que aprovechan de una mejor forma el combustible en este caso el gas y por eso al estar en cercanía con las personas se disminuye la absorción de gases contaminantes.

✔ La inversión que realizamos al momento de la compra de dicho sistema se puede recuperar en corto tiempo y sin embargo seguiremos contando con un sistema que tiene una vida útil de hasta 10 años.

Volver al menú de contenidos

¿Qué diferencia hay entre una caldera estanca y una de condensación?

Para conocer las diferencias entre la caldera de condensación y la estanca debemos analizar las características más importantes de cada una. Aunque inicialmente si desmontamos la caldera, podemos descubrir que la principal diferencia entre la caldera de condensación y la estanca, es que esta última cuenta con una cámara que está completamente sellada. Dentro de esta es donde se da la combustión del gas, por lo que es considerada una caldera de gas muy segura.

Las calderas estancas se llaman así porque la cámara está 100% hermética. De esta forma, se evitan riesgos de accidente, ya que el gas no tiene forma de infiltrarse en tu vivienda e intoxicarte en caso de fuga. Está conectada directamente al exterior, por medio de unos tubos con un ventilador, que fuerza la entrada de oxígeno para la combustión y la salida de los gases. Utilizan el aire del exterior y no de la estancia, por lo cual se evita que exista contacto alguno con los humos de combustión o que nos robe oxígeno de nuestras habitaciones.

Fuente de la imagen: ©dinakcheminees.com

Por otro lado, la caldera de condensación es uno de los sistemas de calderas más eficientes del mercado. En este caso, antes de que el calor producido en la condensación se evacue o se enfríe, se aprovecha y se transforma en energía para seguir calentando. Además, mientras el agua es precalentada durante el proceso, se ahorra energía si se vuelve a requerir nuevamente de agua caliente.

Consumo

Las calderas de condensación son un tipo más novedoso de caldera estanca. Tienen un menor consumo de gas que las calderas estancas, por tanto, menor emisión de CO2. El máximo rendimiento de este tipo de calderas se produce a una temperatura media de 45º-50º. Es decir al trabajar a una baja temperatura, se hace un menor consumo de combustibles fósiles, lo cual consigue ahorrar hasta un 25% de energía total.

También este tipo de calderas funcionan especialmente bien con sistemas de calefacción, como pueden ser los suelos radiantes o radiadores que tengan una superficie muy alta para que se pueda aprovechar el calor de la condensación. En el caso que te estés planteando este tipo de solución, debes saber que no necesitas reformar tu piso de arriba abajo ya que, hoy en día las instalaciones de este tipo de calderas son más limpias y sencillas. Sin embargo, es necesario que tengas en cuenta que requiere inicialmente de una mayor inversión, aunque a la larga tengas un ahorro en tu factura del gas.

¿Te parece interesante la información que te ofrecemos? ¿Estás pensando en cambiar tu caldera o instalar una caldera para calefacción? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Precio de las calderas de condensación

En base a la experiencia de los instaladores, el precio para instalar o renovar una caldera de condensación suele oscilar entre 850 – 2500 €. Como media se puede denotar que el precio medio ronda en torno 1500 €, dependiendo del tipo de combustión del sistema. Las calderas de condensación de gas se pueden encontrar en el mercado por un precio de 850 € conjuntamente con las de gas butano rondando los 900 €, mientras que las calderas de gasoil asciende la cifra sobre los 2000 €.

Ahora bien, si decidimos aprovechar para instalar, a parte de la caldera, un sistema de calefacción como puede ser suelo radiante o radiadores, el precio cambia significativamente. Instalar un sistema de calefacción de suelo radiante por agua en un piso de 100 m2 supone un inversión de 5000 - 7000 € (incluyendo la caldera). En el caso de combinar con radiadores, habrá que tener en cuenta cuántas habitaciones se quieren calefactar, y en base a eso, para una vivienda de 100 m2 con más de 4 habitaciones el precio puede rondar los 2000 – 3000 € (incluyendo caldera).

Volver al menú de contenidos

Ventajas de una caldera de condensación

Las calderas de condensación han demostrado ser uno de los sistemas de calefacción más eficientes para generar calefacción y agua caliente, si lo comparamos con otros sistemas que utilizan gas como combustible. Tanto es así que, desde el año 2015 solamente pueden fabricarse este tipo de calderas y, las demás alternativas irán desapareciendo en los próximos años. No obstante, veamos de lleno con qué ventajas cuenta una caldera de condensación:

Eficiencia energética alta

Las calderas de condensación son las calderas más eficientes debido a su sofisticado funcionamiento. Gracias a su sistema es posible conseguir rendimientos del 100 %. Incluso, también se asegura que son capaces de conseguir un rendimiento del 110%. Esto es posible debido a que el sistema recupera el calor proveniente de los vapores de agua de la condensación, ya que en el caso de otras calderas se desperdicia en su totalidad con la salida de humos.

Ahorro en la factura de gas

Gracias a su tecnología, son capaces de conseguir un ahorro que está entre el 25 y el 30 % del consumo de energía. Una gran ventaja en el mercado español ya que, esta caldera está presente en el 70 % de los sistemas de calefacciones de los hogares. Gracias a ello, se puede apreciar un gran ahorro en las facturas del gas que nos llegan mes tras mes. Un beneficio que permite poder amortizar la inversión inicial es poco meses.

Más silenciosas

Las calderas de condensación funcionan sin paradas y de esta forma es posible evitar el continuo sonido explosivo con el que cuentan las calderas tradicionales al momento de su encendido y apagado. Además, el ventilador que inyecta la mezcla de aire-gas, es modulante, por lo que se adapta a la cantidad de combustible que quemamos.

Mejor rendimiento frente a la alta demanda

En las calderas convencionales, la temperatura de los humos y del agua de la caldera, tiene que estar por encima de la temperatura de rocío de los gases. Esto impide ajustarse eficazmente a las variaciones de la demanda. Pero esto no suele pasar con las calderas de condensación, ya que este tipo de sistema se adapta a cualquier rango de funcionamiento del equipo. Obtienen un ahorro importante debido a funcionar a potencia mínima sin paradas.

Reducción de emisiones contaminantes

Al ser recuperada la energía se reduce a la misma vez, de una forma considerable, la temperatura de los gases de combustión y, posteriormente son bajados hasta una temperatura que ronda los 45 ° C o incluso menor. Con esto se logra reducir los gases contaminantes. Por otro lado, según los expertos, las calderas de condensación reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2). En España la sustitución de las calderas, o mejor dicho de las calderas antiguas, por sistemas de calefacción como las calderas de condensación ayudaría a reducir enormemente las emisiones de gases. Cabe recordar que hoy en día afectan tanto al planeta, que son uno de los responsables de provocar el efecto invernadero.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Consejos prácticos sobre la caldera de condensación

Consejos Características
Ventilación ✓ Se recomienda no ventilar la casa por un periodo mayor de 5 minutos, ya que este tiempo es más que suficiente para renovar el aire y no incidir en la inercia de la vivienda
Termostatos ✓ Los expertos también recomiendan hacer uso de los termostatos programables en una correcta ubicación
Horarios ✓ En las horas en las que no se puede calefactar, no se debe permitir que las viviendas bajen de los 18 °C
Vivienda ✓ Si la estancias no están habitadas es recomendable bajar las persianas
Espacios ✓ Dejar espacio sobre y alrededor de los radiadores (no taparlos) para favorecer una correcta transmisión y distribución del calor

Con toda esta información, estamos seguros de que ya sabes si una caldera de condensación es el sistema que mejor se adapta a tu hogar o no. En caso de contar con una caldera de gas pero no de condensación, te recordamos que la normativa española ha impuesto la utilización de las calderas de condensación y no otro tipo de calderas. Por lo que un cambio de la misma lo tendrás que realizar en cualquier momento. Si tienes dudas al respecto, puedes asesorarte con personas especializadas en el tema que te podrán asesorar con certeza sobre cuál es el sistema más apropiado para tu hogar.

Siguiente artículo