Las calderas de condensación y sus características

Una caldera de condensación es uno de los sistemas de calefacción más eficientes del mercado.Este sistema es toda una innovación en la disminución de vertidos de gases tóxicos a la atmósfera, así como, en eficiencia, confort y la seguridad en nuestra vivienda. Si eres de los que está pensado en cambiar de caldera o instalar una nueva, a continuación, te aclaramos todo lo que se necesita saber sobre las calderas de condensación y qué beneficios aportan en la vivienda.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónTipos de calefacción↳Caldera de condensación

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©rocioboliver.com

Beneficios de contar con una caldera de condensación

Las calderas de condensación han mejorado la eficiencia energética de los modelos anteriores para generar calefacción y agua caliente sanitaria. Además, debido a las imposiciones de Europa para conseguir sistemas cada vez más eficientes, desde el año 2015 solamente pueden fabricarse este tipo de calderas. De esta forma las calderas atmosféricas, las estancas normales y las calderas de bajo NOx están desapareciendo paulatinamente. Vamos a hablarte de los beneficios que aporta contar con una caldera de condensación en el hogar:

1. Eficiencia energética alta

Las calderas de condensación son las calderas más eficientes debido al aprovechamiento de la energía térmica contenida en los humos de escape de la combustión. Comparando una caldera mural estanca de gas que se instalaban hasta hace poco, y una caldera de condensación, vemos que la diferencia de rendimiento es relativamente importante.

Para una caldera mural mixta estanca de 20 kW, el rendimiento de combustión es de entre un 70 y un 90% (según directiva 92/42/CEE) y tiene una potencia tanto de calefacción como de ACS modulante de 7.000 a 20.000 kcal/h. En cambio, en una caldera de condensación, y similares características, la tecnología de condensación básicamente se caracteriza con la utilización de premezcla de aire-gas que permite unas mejores prestaciones y un rendimiento energético de hasta el 109,8%. Además, la potencia suministrada por la caldera es modulante con un rango de uso de 4.128 a 20.640 Kcal/h.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

2. Ahorro en la factura de gas

Gracias al aprovechamiento del calor de los humos, unido a la posibilidad de modular la llama en el quemador, es decir a modular el consumo de gas en función de la temperatura de entrada del agua, las calderas de condensación son capaces de conseguir un ahorro que está entre el 25 y el 30 % del consumo de energía, con respecto a una caldera tradicional.

Esta circunstancia hace que, en el consumo mensual de gas, para nuestra calefacción y agua caliente sanitaria, se consiga un ahorro respecto al consumo que haría una caldera estanca normal de similares características. Y por ello, se puede decir que, al cambiar una caldera pro otra, en pocos años esta amortizado su coste.

3. Más silenciosas

Las calderas de condensación funcionan sin paradas, es decir, van modulando su llama en función de la demanda. De esta forma es posible evitar el sonido explosivo típico de las calderas tradicionales cuando se demanda agua caliente y la caldera se enciende y se apaga. Además, el ventilador que inyecta la mezcla de aire-gas, es también modulante, por lo que se adapta a la cantidad de combustible que quemamos, y por ello es más silencioso.

4. Mejor regulación en función de la demanda

En las calderas convencionales, la temperatura de los humos y del agua de la caldera, esta por encima de la temperatura de rocío de los gases. Por ello, los humos salen con toda su energía calorífica y los restos de la combustión. Esta circunstancia les impide ajustarse eficazmente a las variaciones de la demanda. Como ya hemos explicado, esto no ocurre con las calderas de condensación, ya que, al instalar una caldera de condensación, se cuenta con un desagüe para condensados, de forma que la caldera aprovecha la energía de los humos, absorbiendo gran parte de su temperatura, y bajando esta por debajo de la temperatura de rocío.

Esto hace que la humedad contenida en los humos se condense y desprenda más temperatura, que es aprovechada por el agua que entra en la caldera para la calefacción.

5. Reducción de emisiones contaminantes

Como ya hemos comentado al condesarse la humedad que contienen los humos de la combustión, las gotas de condensación arrastran consigo parte de los restos de esa combustión, partículas de carbonilla, con el azufre que contienen los gases combustibles, y otras partículas que son contaminantes. Gracias a esto las calderas de condensación reducen hasta en un 70%, las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) y dióxido de carbono (CO2).

Gracias a este proceso los humos de la combustión bajan considerablemente de temperatura, hasta una temperatura que ronda los 45°C o incluso menor. Esto ha favorecido el desarrollo y fabricación de chimeneas para los humos de materiales plásticos, más económicos y fáciles de trabajar que las anteriores chimeneas metálicas.

En España la sustitución de las calderas atmosféricas y estancas, por la instalación de calderas de condensación, ayudaría a reducir enormemente las emisiones de gases contaminantes, provocan la lluvia ácida y el efecto invernadero de nuestra atmósfera.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cómo funciona la caldera de condensación?

Las calderas de condensación son una evolución de las calderas de gas estancas, con un diseño adaptado para aprovechar mejor la energía calorífica que se genera en la combustión. Su funcionamiento consiste en aprovechar el calor que se genera, al enfriar el vapor de agua que contiene el humo de la condensación.

En las calderas atmosféricas y estancas normales los humos evacuados pueden alcanzar incluso 150ºC evitando condensaciones y facilitado la salida de los humos. Con los humos se expulsa también vapor de agua hacia el exterior, que contiene un calor latente que es desperdiciado. Al instalar una caldera de condensación se aprovecha de tres formas adicionales el calor de la combustión:

① Los humos de la combustión se hacen pasar por un intercambiador inicial, por donde entra el agua de retorno de la calefacción, cediéndole calor. Con esto se consigue que el agua se precaliente un poco, y por lo tanto no se necesite tanta llama para terminar de calentarla a la temperatura que necesitamos para enviarla a la calefacción o para el uso domestico.

② Después del paso por el intercambiador, el humo aún tiene suficiente temperatura para poder cederla. Por eso se expulsa al exterior por una salida de humos formada por un tubo doble concéntrico. De forma que el aire necesario para la combustión entra por el tubo interior y los humos salen por el exterior rodeando al aire limpio. De esta forma el aire limpio que esta más frio, absorbe parte del calor que aún tiene el humo de combustión.

③ El aire limpio para la combustión ha sido precalentado, por o que combustionará mejor con el gas ciudad o propano, de forma que ayudará a reducir el consumo de este último, mejorando el rendimiento de la caldera aún más, y por consiguiente reduciendo el consumo de gas, con lo que conseguimos un ahorro económico.

¿Estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una nueva instalación?, Hogarsense te ayudar a contactar con empresas homologadas que estudian tu instalación.

☆ Pero ¿qué hace que esta caldera sea tan buena?

Las calderas de condensación pueden utilizar tubos metálicos, al igual que las estancas, pero también pueden ser de un material plástico, resistente a productos químicos y altas temperaturas. Como ya hemos explicado, al reducir la temperatura de los humos, llegando a temperaturas de tan solo 45°C, hace posible la utilización de material plásticos. Por este motivo condensan la humedad de los humos y retornan los condensados hacia la caldera, donde se recogen y se conducen al desagüe.

Durante este proceso, se precalienta el aire limpio que se necesita para la combustión, y al aumentarle la temperatura ayuda a favorecer la combustión, reduciendo la cantidad de gas necesario. De esta forma hay aún un mayor ahorro de gas, lo que se traduce en un ahorro económico.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Volver al menú de contenidos

¿Entonces es mejor una caldera de condensación que un estanca?

Con todo lo explicado hasta ahora, es evidente que son mucho mejores las calderas de condensación que las calderas estancas. Quizás la única desventaja que tienen las calderas de condensación es el precio. Pero es algo que ya no podemos tener en cuenta, ya que por normativa las calderas estancas y las de bajo NOx ya no se fabrican, y por consiguiente solo se están instalando aquellas que aún quedan en los almacenes. Pero aún así también tienen una fecha tope para poder ser instaladas.

❂ Funcionamiento

Las calderas de condensación, son como hemos explicado un tipo de calderas estancas, y por lo tanto toma en aire necesario para la combustión del exterior, no de la estancia donde están instaladas. Pero también hemos dicho la gran diferencia entre ambas calderas, y es repitiendo una vez más, que la caldera de condensación aprovecha la energía de los humos de combustión, condensando el vapor de agua a recogiendo el calor que desprende al agua al condensarse para transferirla al agua de calefacción.

❂ Consumo

Derivado de su forma de funciona, del aprovechamiento del calor de los humos residuales, el consumo de una caldera de condensación es significativamente menor. Consiguiendo un ahorro entre el 25 y el 30% del gas, comparándola con una caldera estanca.

❂ Rendimiento

Aunque en muchos sitios vemos que las calderas de condensación tienen rendimientos superiores al 100%, esto no es un dato real, si no lo acompañamos de la coletilla: “comparada con una caldera atmosférica o estanca” o “con respecto al PCI”. Ya que, si tuviera un rendimiento mayor que el 100%, seria ideal, y generaría más energía de la que consume. Esto, hoy por hoy no es posible.

Al instalar una caldera de condensación, mejoramos el rendimiento de nuestra calefacción o del ACS de nuestro acumulador, ya que disminuimos el consumo de gas, pero en realidad la comparación debe hacerse sobre el PCS (poder Calorífico Superior), y de esta forma si podemos comparar ambos tipos de calderas, lo que mostramos en el siguiente cuadro.

Valores de rendimiento sobre PCS y estacional en Calderas de condensación de 25 kW
RITE ErP Sobre PCI
En obra nueva
Gas natural 82,1% 86% 110%
Gasóleo 78,9% 86% 105%
En reforma
Gas natural 75,9% 86% 110%
Gasóleo 78,9% 86% 105%

El poder calorífico inferior (PCI) es el calor de la combustión que puede producir una cantidad de combustible concreta. Todas las calderas lo utilizan para generar energía térmica. El poder calorífico superior (PCS) el calor latente que se genera en el proceso de combustión. El resto de calderas lo expulsa en forma de vapor de agua junto a los residuos. En cambio, las calderas de condensación utilizan los dos, de forma que maximizan el uso del combustible.

Volver al menú de contenidos

Diferencia entre condensación y bajo NOx: ¿Qué es mejor?

La principal diferencia entre una caldera de condensación y una de bajo NOx, es el aprovechamiento del calor desprendido en la condensación para aportarlo al agua de calefacción que tiene la caldera de condensación. Ya que ambas consiguen reducir las emisiones de ácidos nítricos, que son muy contaminantes.

Volver al menú de contenidos

Preguntas frecuentes - calderas de condensación

¿Cuánto cuesta una caldera de condensación?

En este apartado queremos dar una aproximación a los costes de instalación de una caldera de condensación para una vivienda tipo de unos 100 metros cuadrados.

Costes orientativos para instalación de una caldera de condensación PVP (€)
➤ Caldera Vitodens 100-W Viessmann de 26 kW. Con valvulería completa con salida de humos incluida 2.300
➤ Termostaro y accesorios para la caldera. 300
➤ Conexión hidráulica entre la caldera y las tomas de agua, a la calefacción existente y a la toma de gas.
➤ Con tuberías milticapa aisladas, racores y valvulería para su conexión.
➤ Mano de obra de instalación y puesta en marcha.
500
➤ Puesta en marcha incluida con la instalación
Total de la instalación 3.100
Mantenimiento anual
50 – 80

¿Dónde se puede instalar una caldera de condensación?

La instalación de una caldera de condensación puede hacerse en casi cualquier sitio de nuestra vivienda. Al utilizar aire del exterior para la combustión no entraña peligros para las personas por agotamiento del oxigeno. Al tener la cámara de combustión estanca, tampoco entraña peligros por contaminación con gases tóxicos del aire que nosotros respiramos. Y al tener una baja sonoridad, no nos molesta apenas cuando esta encendida y trabajando.

¿Cuánto se ahorra con una caldera de condensación?

Al instalar una caldera de condensación en nuestra vivienda podemos llegar a ahorrar entre un 25 y un 30% en el consumo del gas. Esto es una ayuda para compensar la diferencia de precio que podemos encontrar entre las calderas de condensación y las estancas. Si es que aún nos a frece un instalador homologado, ya que como hemos comentado ya esta prohibida su fabricación, y pronto su instalación.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "↳Caldera eléctrica"