Presupuesto instalación caldera de gas

1 de febrero de 2021
Los beneficios de contar con una caldera eficiente y adecuada para nuestra vivienda empiezan desde el propio coste del suministro. El precio del gas natural se ha mantenido estable durante los últimos años, por lo que instalar una caldera de gas es una de las mejores soluciones para climatizar tu vivienda. Pero no sólo eso, si estás pensando en instalar o cambiar una caldera de gas en casa, tenemos que tener en cuenta, diferentes aspectos y factores que influirán en la elección final y, por supuesto, en el presupuesto. A continuación, te contamos todos los detalles.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónPide presupuestoPresupuesto caldera de gas

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©OCU.org

Instalar caldera de gas: factores que influyen en el precio

Para poder identificar el sistema de calefacción más eficiente para nuestra vivienda, debemos valorar qué aspectos influyen en nuestra caldera de gas. Cada tipo de combustible tiene un coste específico, y además, no todos los suministros están disponibles en cualquier hogar. Las horas de uso elevadas pueden aumentar considerablemente el consumo energético. Rendimiento y funcionamiento son esencialmente considerables en este tipo de sistemas, ya que juegan un papel importante en el ahorro energético. Por todo esto, veamos cuales son los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de buscar presupuestos de caldera de gas:

1. Para calefacción y ACS o sólo calefacción

Un tema decisivo que determina la potencia y funcionamiento de nuestra caldera depende de si necesitamos ambos servicios de calefacción y ACS o sólo calefacción. Para diferenciar las calderas según los servicios que se quieran cubrir debemos saber que existen calderas de solo calefacción y calderas mixtas.

Las calderas de solo calefacción calientan el agua que luego fluye por los radiadores para ofrecer una temperatura agradable en tu vivienda; y las calderas mixtas son un fantástico sistema que calienta el agua sanitaria y, por otro lado calienta el agua que fluye por los radiadores, con lo que se consigue ahorrar espacio y dinero al juntar en el mismo equipo las dos funciones.

2. Suministro de gas

El gas natural se considera el tipo de combustible para calderas de gas que más económico sale. Sin embargo, hay otras particularidades que debes tener en cuenta. Para conectarte a la red de distribución es posible que tengas que hacer obras en tu vivienda, lo que te obligaría a una inversión inicial que debes tener en cuenta. Por otra parte, los gases no funcionan igual a distintas temperaturas, por lo que si vives en áreas de España muy frías lo principal es asegurarte de que tu caldera va a estar disponible cuando más la necesitas.

3. Eficiencia: caldera de condensación o estanca

Entre los diferentes modelos de caldera de gas, destacan los tipos de condensación o estanco. El rendimiento de ambas calderas, a pesar de tener un funcionamiento algo similar, se diferencia por su PCI (Poder calorífico inferior). En el caso de las calderas estancas es próximo al 90-95 % sobre el CPI, y por otro lado, las calderas de condensación son capaces de alcanzar hasta un 105-110%. Esto se traduce, en el caso de las de condensación, menos consumo de combustible y aprovechamiento de la energía cuando se produce la condensación del vapor de agua. Un rendimiento mayor que se ve reflejado en el consumo final y, por tanto, en la factura.

Además, las nuevas normativas europeas obligan a elegir una caldera de condensación. Aunque el desembolso inicial sea mayor (que en las calderas estancas) debido a la instalación y a su precio, esta inversión se verá amortizada en un espacio breve de tiempo. Esta es la principal diferencia entre la caldera de condensación y la estanca, destacando que son más eficientes y permiten un mayor ahorro energético. También, siendo responsables con el medioambiente, las calderas de condensación reducen las emisiones de gases tóxicos hasta un 70%.

4. Tamaño y N° de personas de la vivienda

Así como el tamaño de la vivienda y el número de servicios de calefacción y ACS es importante, también lo es el número de personas que residan en la vivienda. No es lo mismo una vivienda en la que viven 2 personas adultas y un menor, en las que pueden usar el fregadero y el baño simultáneamente disponiendo de ACS suficiente, a una vivienda con 4 adultos y 2 menores con 2 o 3 baños que se estén usando al mismo tiempo. Obviamente en las viviendas donde residen más personas, la potencia de la caldera de gas tendrá que ser superior y debemos tenerlo muy en cuenta para no quedarnos sin ACS en momentos puntuales del día cuando más falta nos hace.

5. Potencia

En calefacción y ACS, la potencia de una caldera de gas vendrá determinada por los servicios que tiene que abastecer dependiendo del tamaño de la vivienda. La cantidad de zonas de la vivienda en las que se da uso al agua caliente sanitaria así como a la calefacción.

Por lo que la potencia de la caldera de gas vendrá determinada según las características de la vivienda, como hemos comentado anteriormente: tamaño, aislamiento térmico, y características de la zona geográfica, como el hecho de encontrarse en una zona fría, templada o cálida. No es lo mismo calentar una vivienda pequeña en la costa que una casa más grande en el interior o en la montaña.

Para calcular la potencia exacta que necesita tu caldera de gas debes tener en cuenta todos los aspectos anteriormente nombrados como elementos de calefacción,servicios simultáneos, nº de personas en la vivienda, entre otros. Sin embargo, dado que las calderas suelen corresponder a potencias estándares, podemos encontrar diferentes rangos entre 24kW, 28kW, 32kW, 36 kW hasta 75 kW incluso más.Según las normativas se consideran necesarios 115 W de potencia por cada m2 de la vivienda.

Si nuestra caldera es solo para calefacción también podemos realizar el cálculo dependiendo de los elementos de calefacción que tenemos instalados. Por ejemplo, para una vivienda con 8 radiadores de 400W cada uno, la caldera tendrá que ofrecer un mínimo de 3,2 kW. Para hacernos una idea de cuanta potencia necesita nuestra caldera de gas según el tamaño y servicio de nuestra vivienda, podemos ver la siguiente tabla orientativa:

Tamaño de la vivienda m2 Cantidad de baños Potencia necesaria en ACS Potencia necesaria en calefacción
Menos de 100 1 24 kW 24 kW
100 - 180 2 28 kW 24 kW
Hasta 180 3 35 kW 28 kW
Más de 180 Más de 3 35 kW con Microacumulador 30 kW
Más de 240 Más de 3 Superior a 45 kW Superior a 35 kW

6. Salida de humo

Antes de escoger una caldera de gas hay que saber, además, cómo se va a instalar la salida de humos y pedir el modelo de caldera que mejor se adapte a tus necesidades. Entre los diferentes tipos de salidas podemos encontrar los siguientes:

Salida de humos con doble tubo: Consta de dos tubos que permiten a la caldera evacuar gases a mucha más distancia que con una salida de humos coaxial. El tubo de evacuación de gases siempre debe tener pendiente hacia la caldera para que esta recoja el agua de la condensación.

Salida de humos horizontal coaxial: consta de dos tubos, uno dentro de otro, pero en este caso la inclinación debe dirigirse hacia la caldera para que pueda recoger el agua de la condensación y la evacúe por el desagüe incorporado.

Salida de humos vertical coaxial: se caracteriza por salir directamente de la caldera hacia arriba. Sin embargo, con la caldera de condensación no es necesario instalar una recogida de condensados ya que está preparada para que le entre agua. Al no sacar los gases tan calientes como las otras calderas, no necesita tubos metálicos pero sí un plástico capaz de aguantar el agua corrosiva creada por la condensación.

7. Tipo de combustible (gas natural o GLP)

Las calderas de gas pueden funcionar a través de dos combustibles gaseosos: gas licuado de petróleo (GLP) o gas natural. Las calderas de GLP utilizan una tecnología muy similar a las calderas de gas natural usando el combustible para producir la energía necesaria para calentar el agua en el hogar. Pero la principal diferencia con la caldera de gas natural es que el GLP no proviene de una red suministradora (como en el caso del gas natural), y debe almacenarse en tanques y transportarse a la vivienda.

Para hacer funcionar una caldera de GLP, necesitarás una caldera eficiente, un tanque de almacenamiento y un proveedor que te pueda vender el GLP. En general, el tanque deberá mantenerse afuera y, a menudo, puedes alquilarlo a tu proveedor. El GLP es más caro que el petróleo, pero también es un combustible más eficiente, por lo que tus facturas pueden reducirse a largo plazo, lo cual es un gran beneficio.

En el caso del gas natural, se considera el tipo de combustible para calderas de gas más económico. El gas natural también tiene la ventaja de ser de los combustibles más seguros debido a su ligereza. En caso de fuga del combustible de la caldera de gas, el gas natural pesa menos que el aire, por lo que en lugar de acumularse tiende a flotar y a escapar por las ventanas u otros puntos de ventilación. Es adecuado sobre todo en zonas urbanas, ya que sólo se suministra por medio de una red de distribución de tuberías.

Si estás pensando en cambiar o hacer una instalación nueva de caldera, te podemos ayudar a conseguir presupuestos sin ningún compromiso.

8. Instalación completa o solo la caldera

Instalar caldera de gas no es una obra de baja inversión, pero se amortiza a corto y medio plazo gracias al bajo coste del suministro. De hecho, si hay que acometer la obra desde el principio, esta implica tanto la canalización del gas natural hasta la vivienda como hacer la instalación de gas de la vivienda y la instalación de la caldera y de los elementos de calefacción (radiadores, suelo radiante…), por lo que habrá que abonar el importe de cada una de las operaciones.

Tanto para la instalación completa como para la instalación únicamente de la caldera debemos asegurarnos de que se cumplen estos puntos esenciales:

1. Inspección preliminar de la instalación a modo de evaluación general

2. Mano de obra para la instalación de gas

3. Caja o armario exterior para conectar la acometida (en el caso del gas natural)

4. Instalación de equipos y sistemas

5. Colocación de los elementos de desagüe y evacuación de humos de los equipos

6. Instalación de los elementos de calefacción y conexionado

7. Emisión del Certificado de Instalación del gas, indispensable para comprobar que la red cumple con los requisitos de seguridad mínimos para realizar gestiones como dar de alta el gas o realizar cualquier cambio en la instalación

9. Apoyo fotovoltaico

Las calderas de gas son una fantástica opción que nos permiten combinar, no solo con elementos de calefacción, sino a modo de apoyo a una instalación fotovoltaica para ACS y calefacción. Muchas viviendas optan por ampliar o instalar una caldera con el sistema tradicional de gas, de esta forma no solamente se dependerá de la calefacción o agua caliente sanitaria que pueda abastecer la energía fotovoltaica. Son una buena alternativa en caso de que nuestra instalación solar pueda fallar por cualquier motivo.

10. Eficiencia energética

Una caldera tiene muchos subsistemas cuya eficiencia afecta al rendimiento general de la caldera. Para instalar caldera de gas eficiente existen un par de eficiencias destacadas: la combustión y la térmica.

La eficiencia de combustión de una caldera es la indicación de la capacidad del quemador para quemar combustible. Directamente se analiza las cantidades de combustible no quemadas en los gases de escape y los excesos de oxígeno en el escape. La eficiencia de combustión también varía con el combustible que se está quemando. Por ejemplo, la eficiencia es mayor para combustibles líquidos y gaseosos que para combustibles sólidos.

La eficiencia térmica se ve influida de manera directa por el rendimiento del intercambiador de calor de la caldera que transfiere la energía térmica de la chimenea al lado del agua. Se debe tener en cuenta que la eficiencia térmica se ve gravemente afectada por la formación de hollín en los tubos de la caldera.

Aparte de estas eficiencias, hay algunas otras pérdidas que también juegan un papel a la hora de decidir la eficiencia de la caldera y, por lo tanto, se debe considerar al calcular la eficiencia de la caldera. Estos otros parámetros incluyen pérdidas de encendido-apagado, pérdidas de radiación, pérdidas por convección, pérdidas de soplado, etc.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué tiene que tener un presupuesto de caldera de gas?

Una vez tenemos claro qué aspectos harán que nuestra caldera sea de unas características u otras, nos toca calcular el gasto total que nos llevará instalar caldera de gas en nuestra vivienda. Y es que, para poner calefacción de gas no solo basta con comprar una caldera de gas y montarla. Debemos tener en cuenta, por un lado si vivimos en una vivienda comunitaria o individual ya que, el tipo de instalación se hará diferente para surtir a varios vecinos o a una casa solamente, y por otro lado, si hasta nuestra vivienda llega la red de distribución de gas natural.

En algunas zonas de España no se dispone de gas natural. Pero las distribuidoras están ampliando sus redes para que este suministro pueda llegar a más zonas. En el caso de que la red de distribución no llegue hasta tu vivienda, deberás contactar con la compañía de suministro de gas natural de tu comunidad y llegar a un acuerdo para realizar las obras pertinentes para instalar el conexionado hasta tu vivienda. No obstante, si ya tienes la acometida al suministro debes tener en cuenta dos tipos de instalaciones dependiendo de si se trata de un edificio comunitario o una vivienda individual:

➪ IRC (instalación receptora común): Si tratamos de una vivienda comunitaria estilo pisos o comunidad de vecinos, entre la red de distribución de gas natural y la instalación receptora de cada vivienda contribuyente.

➪ IRI (instalación receptora individual): Viviendas individuales que conectan directamente a la red de distribución del gas natural.

Teniendo claro que, ambas instalaciones serán diferentes para una vivienda individual o edificio comunitario, ya podemos analizar las características de cada inmueble de las cuales dependerá el presupuesto total. Veamos algunos ejemplos para una vivienda individual y para un piso:

Concepto Vivienda individual Precio
IRI (Inst. rec. individual)


1.420 €
Memoria de cálculo técnico + Certificado IRG-3
Gestión y tramitación de licencias, permisos y puesta en servicio
Armario de regulación
Conexión a acometida
Calefacción y ACS
Caldera de condensación 1.000 €
Calefacción (precio por radiador) 280 €
Calefacción (Precio m2 suelo radiante) 40 – 60 €
Memoria de calefacción y Certificado RITE 190 €

*En este segundo caso, la IRC del edificio ya está construida (si no se tendría que sumar al presupuesto la parte correspondiente) y se deberá proceder a la instalación de la IRI en cada piso que desee tener suministro. Dependiendo del tipo de instalación de gas natural tendrá un precio aproximado que mostramos a continuación:

Concepto piso Precio
IRI (Inst. rec. individual)


560 €
Memoria de cálculo técnico + Certificado IRG-3
Gestión y tramitación de licencias,
permisos y puesta en servicio
Calefacción y ACS
Caldera de condensación 1.000 €
Calentador de ACS 550 €
Calefacción (Precio por radiador) 280 €
Calefacción (Precio m2 suelo radiante) 40 – 60 €
Memoria de calefacción y Certificado RITE 190 €

Volver al menú de contenidos

Subvenciones y descuentos en el coste de la instalación

Si necesitas instalar caldera de gas nueva o quizás cambiar caldera de gas ya existente porque está obsoleta o es poco eficiente, debes saber que en las diferentes comunidades autónomas se están llevando a cabo diferentes planes renove para ayudarte con el presupuesto de la caldera. Si estás pensando en cambiar caldera de gas y adherirte a los planes renove, te recomendamos informarte en nuestro artículo Planes renoves para calderas y zanjar todas las dudas que puedas tener.

El Plan Renove de calderas es una iniciativa ideal para que los usuarios de calefacción puedan cambiar caldera de gas con ayuda económica por parte de las Comunidades Autónomas. La idea es reemplazar las calderas antiguas de los consumidores por otras más eficientes ofreciendo incentivos económicos. Las Comunidades Autónomas conjuntamente con las empresas son las encargadas de ofrecer este tipo de ayudas a los usuarios con el objetivo de reducir las facturas energéticas de las viviendas y fomentar la utilización de aparatos de gas natural más seguros de acuerdo al RITE.

Este tipo de ayudas se suelen poner a disposición cada año, cuando el gobierno distribuye los presupuestos económicos para cada Comunidad Autónoma. Una partida de esos presupuestos limitados (hasta expiración del fondo económico) va destinado a la renovación de los sistemas de eficiencia térmica en las edificaciones. Estas ayudas para cambiar caldera de gas son de carácter económico y oscilan entre 100 - 500 € por solicitante. Es por esto por lo que debemos estar atentos a la información que se facilita en la página web de nuestra comunidad o preguntar en nuestro ayuntamiento si han salido algunas ayudas para cambiar caldera de gas.

Por último, por parte de las empresas instaladores y distribuidoras pueden ofrecer subvenciones y formas de financiación para que el hecho de instalar caldera de gas concluya cómodamente pagando a plazos. También, las empresas pueden ofrecer descuentos si se realizan varias instalaciones a la vez. Por ejemplo, una comunidad de vecinos que contrata a una misma empresa instaladora para realizar la IRC y las IRI de todas las viviendas.

Otro tema de interés "Presupuesto caldera eléctrica"