¿Cuánto cuesta poner suelo radiante en casa?

21 de abril de 2021
El suelo radiante es uno de los sistemas de calefacción más rentables que existen actualmente en el mercado. Se caracteriza por ser un sistema confortable y eficiente, ya que tiene capacidad para mantener el calor durante un largo tiempo. La instalación inicial puede ser elevada, pero esta inversión se recupera a corto plazo. ¿Pero cuánto cuesta? A continuación, te detallamos las claves para calcular la inversión económica en la instalación del suelo radiante.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónPrecio sistemas calefacciónPrecio del suelo radiante

Volver al menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©energie-experten.org

¿Cuánto cuesta poner el suelo radiante?

El precio del suelo radiante es mayor comparado con otros sistemas de calefacción. Pero aporta unos beneficios que justifican su mayor coste. La inversión final que tengamos que hacer dependerá de las características de nuestra vivienda y el tipo de suelo radiante que instalemos. Por ello, no es lo mismo un piso pequeño que una vivienda de grandes dimensiones o un centro de trabajo.

El cálculo varía en función del tamaño, y estará también relacionado directamente con el precio del suelo radiante por m² (40€-65€ / m²). Si queremos saber cuanto cuesta poner el suelo radiante en nuestro hogar, habrá que contactar con una empresa especializada. Estos profesionales de las calefacciones serán los que nos facilitarán un presupuesto del suelo radiante, y además los que lleven a cabo la instalación.

Para hacernos una idea, el precio de la calefacción por suelo radiante variará teniendo en cuenta dos aspectos: el tipo de calefacción y el tipo de vivienda. A continuación, vamos a conocer algunos detalles con mayor profundidad.

Según el tipo de calefacción

El precio del m2 de suelo radiante no suele variar demasiado en función del sistema elegido, ya sea de agua o eléctrico. De este modo, el precio del suelo radiante por agua es bastante similar al del suelo radiante eléctrico. Pero debemos tener en cuenta que el precio de la calefacción por suelo radiante solo considera el propio suelo radiante. Es decir, la parte que se instala bajo el pavimento. El presupuesto se determina independientemente de si el suministro es eléctrico o si se trata de un circuito tradicional conectado a otro sistema de alimentación.

La instalación en ambos casos, eléctrico o por agua, se realiza bajo el pavimento con los mismos materiales aislantes. Por lo que, por norma general, el mortero no se incluye dentro del presupuesto, ni tampoco el sistema que hayamos elegido para suministrar el calor. Ya sea una bomba de calor, los paneles solares o la instalación de una caldera de gas butano o natural .

Según el tipo de vivienda

Para determinar el precio del suelo radiante, debemos prestar atención a las características particulares de nuestra vivienda y valorar tres aspectos fundamentales: zonas climática, ubicación y orientación de la vivienda.

En primer lugar, habrá que especificar zona climática en la que nos encontremos. Las temperaturas mínimas que puedan alcanzarse afectarán, por ejemplo, a la distribución de las tuberías, es decir a que estén más juntas o un poco separadas. A más necesidad de calor, menor distancia de separación. Así, podrá circular una mayor cantidad de agua y suministrar más calor al hogar.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Distribución de las Comunidades Autónomas por zona climática
Comunidad Autónoma Zonas climáticas de España
A B C D E
Galicia X X
Asturias X
Cantabria X
País Vasco X X
La Rioja X
Aragón X
Cataluña X X
Baleares X
Comunidad Valenciana X
Castilla-León X X
Comunidad Autónoma de Madrid X
Castilla la Mancha X X
Extremadura X
Comunidad Autónoma de Murcia X
Andalucía X X X
Canarias X

En segundo lugar, el precio de la calefacción por suelo radiante variará dependiendo de la ubicación de la vivienda. Esto quiere decir que el presupuesto del suelo radiante se modificará si se trata de una vivienda en la costa, de interior, o en la montaña. El tipo de vivienda también condiciona el precio final. Por lo que una vivienda unifamiliar tendrá por norma general un precio más elevado que cuando se trata de un piso en una zona de temperaturas más extremas.

Por último, también afecta la orientación tanto de la vivienda en general. Ya que, si la mayoría de las habitaciones están orientadas al norte, se tendrán que poner mas juntos los tubos. Esto implica una instalación mayor de suelo radiante, y por consiguiente un presupuesto del suelo radiante más elevado. Por el contrario, las viviendas que están más orientadas al sur, necesitarán menos densidad de tubos, con lo que la instalación es más fácil y rápida. Ello llevará a un precio de la calefacción por suelo radiante menor.

Precios del suelo radiante según el tipo de vivienda
Zona Climática Tipo de vivienda Tipo suelo radiante Precio medio (*)
A Costa por agua (**) 3.400 €
eléctrico 3.650 €
Interior por agua (**) 3.550 €
eléctrico 3.720 €
Montaña por agua (**) 3.680 €
eléctrico 3.800 €
B Costa por agua (**) 3.560 €
eléctrico 3.650 €
Interior por agua (**) 3.750 €
eléctrico 3.800 €
Montaña por agua (**) 3.850 €
eléctrico 3.950 €
C Costa por agua (**) 3.800 €
eléctrico 3.880 €
Interior por agua (**) 4.050 €
eléctrico 4.120 €
Montaña por agua (**) 4.200 €
eléctrico 4.280 €
D Costa por agua (**) 4.200 €
eléctrico 4.250 €
Interior por agua (**) 4.320 €
eléctrico 4.400 €
Montaña por agua (**) 4.450 €
eléctrico 4.500 €
E Costa por agua (**) 4.450 €
eléctrico 4.520 €
Interior por agua (**) 4.560 €
eléctrico 4.650 €
Montaña por agua (**) 4.680 €
eléctrico 4.760 €

(*) Precio calculado sobre una vivienda tipo de 80m2.

(**) No se incluye el sistema de generación de calor ni su conexión. Bomba de calor, caldera, etc.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Condiciones de la vivienda para instalar el suelo radiante

Un punto importante que debe observarse en la vivienda para poder realizar un presupuesto del suelo radiante factible es la altura del suelo. Debemos tener en cuenta que, con las diferentes capas de materiales, aislamiento, tuberías, hormigón y pavimento, se necesitan alrededor de 8 cm. Si la vivienda ya esta justa de altura, esto será un inconveniente. Además, tendremos que reformar todas las puertas, ya que, para no perder altura de paso, deberemos quitar un poco de pared encima, y subir los marcos y las puertas.

Este inconveniente es menor con un suelo radiante eléctrico, e incluso menor si decidimos instalar folio radiante, ya que necesitan menor capa de mortero u hormigón. Incluso se puede instalar inmediatamente debajo del pavimento definitivo. También podemos minimizar el aislamiento y la capa de hormigón, Ya que existe planchas de aislante más estrechas. Pero eso ira en detrimento del rendimiento y eficiencia del suelo radiante.

Antes de solicitar un presupuesto del suelo radiante o de valorar el precio de la calefacción por suelo radiante, te aconsejamos que contactes con un técnico cualificado. Él nos hará un estudio personalizado y determinará lo que necesita el suelo radiante en nuestra vivienda. Un buen profesional es también un factor clave, ya que, se trata de una instalación de cierta complejidad.

Otros puntos que podemos considerar antes de solicitar un presupuesto del suelo radiante son la humedad ambiental y las variaciones en las temperaturas. Ya que el técnico lo deberá tener en cuenta para incluir los equipos necesarios en el presupuesto del suelo radiante. Y si queremos combinarlo con una bomba de calor de aerotermia, o con una caldera de biomasa, por ejemplo.

Volver al menú de contenidos

Si estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una instalación nueva, Hogarsense te pone en contacto con los mejores profesionales, que te harán un presupuesto.

¿Cuándo es el suelo radiante una buena opción para la vivienda?

Cuando hablamos de una vivienda en la que la humedad es muy alta, contar con suelo radiante puede no ser lo más adecuado. Del mismo modo, en aquellas viviendas en las que encontramos cambios muy bruscos de temperatura, pagar el precio de la calefacción por suelo radiante no va a ser la alternativa más rentable.

Este tipo de sistema de calefacción se convierte en una buena inversión en aquellas viviendas en las que se necesita de calor de manera continua. Además de esto resulta más sencillo y económico cuando es una obra nueva. O también en el caso de las viviendas que requieren una reforma integral.

El presupuesto del suelo radiante se amortizado en un plazo relativamente corto, ya que la por suelo radiante aporta como beneficio su eficiencia. Esto hace que el precio de la calefacción por suelo radiante que hemos pagado, se recupere con el tiempo. Ya que el suelo radiante, sobretodo el de agua, proporciona calor y un gran confort a la vivienda sin necesidad de elevar las facturas.

Además, es una inversión inteligente, puesto que, al trabajar a bajas temperaturas, los requisitos en cuanto al consumo descienden. De esta manera, a menos combustible, menor importe de las facturas a pagar. No obstante, no debemos olvidar que junto al suelo radiante se une la instalación del tipo de caldera elegida para suministrar agua caliente. Salvo que hayamos elegido la variante eléctrica.

Volver al menú de contenidos

Beneficios del suelo radiante

La instalación de suelo radiante nos aporta varios beneficios, que lo hacen uno de los mejores sistemas de calefacción. Y es por ello que en los países con inviernos más fríos y prolongados, es el sistema de calefacción más elegido.

① No ocupa espacio

A diferencia de otros sistemas de calefacción, el suelo radiante deja libres las paredes. Dado que los circuitos van empotrados bajo el pavimento, no afectan a la distribución del mobiliario.

② Posibilidad de trabajar con energías renovables

La instalación de suelo radiante por agua, puede funcionar con sistemas de energías renovables. Como son las bombas de calor con geotermia o aerotermia o bien la energía solar. De este modo, además de eficiente, se convierte en un sistema de calefacción ecológico. Aunque si es eléctrico resulta menos eficiente, y aumenta el precio de la calefacción por suelo radiante durante su uso.

③ Rendimiento elevado

Las tuberías por las que circula el agua son delgadas, por lo general alrededor de 12 mm. Pero el caudal que debe moverse es grande, ya que la temperatura del agua que circula por ellos es de apenas 45 ºC. Mientras que en los radiadores debe circular a 85-90°C. Esto convierte al suelo radiante por agua en un sistema muy eficiente ya que el rendimiento se mantiene en el suelo radiante por gas y se mejora cuando usamos energías renovables.

④ Gran confort

En el suelo radiante por agua el calor se reparte de manera uniforme en lugar de quedarse en puntos concretos como sucede con los radiadores. Esta forma de funcionar aumenta la sensación de confort.

⑤ Consumo reducido

Debido a que la instalación de suelo radiante por agua funciona a temperaturas relativamente bajas, el consumo que haremos se reduce considerablemente. Comparándolo con los sistemas de calefacción tradicionales, que trabajan a temperaturas que rondan los 85º. Y mejoramos el precio de la calefacción por suelo radiante si lo utilizamos con energías renovables.

⑥ Opción de refrigeración

Una instalación de suelo radiante por agua tiene la posibilidad de usarse también durante el verano. Esto significa que también es posible enfriar el ambiente. No obstante, el suelo refrescante funciona correctamente cuando apenas existe humedad en el ambiente. Con la generación de frio la humedad puede provocar gotas de agua sobre el suelo. Esto se evita con un sistema de deshumectación, pudiendo utilizar fan-coils de apoyo.

Volver al menú de contenidos

Consumo del suelo radiante

El precio de la calefacción por suelo radiante, siempre y cuando no instalemos la modalidad eléctrica, no se verá incrementado por el consumo energético. Una de las principales ventajas de este sistema es el ahorro que nos permite en las facturas. Al trabajar a bajas temperaturas, es decir, el agua está entre los 30º y los 45º, podemos obtener un alto rendimiento. Pero debemos manejarlo adecuadamente, y dejar que coja la inercia adecuada, sin volver loco al termostato.

Como tiene un elevado rendimiento, y los requisitos para proporcionar calor agradable son bajos, logramos mantener el consumo controlado. Así la inversión hecha al principio es amortizada en un plazo de tiempo breve. Por otra parte, no solo ahorramos en el consumo, sino que también este tipo de sistema nos permite disponer de todo el espacio útil de nuestra vivienda. Ya que no ocupa espacio como los radiadores, que nos limitan la ubicación de muebles en las paredes.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "Cambiar de calefacción"