¿Caldera de pellets o de astillas?

9 de agosto de 2022
Las calderas de biomasa son una alternativa a los combustibles derivados del petróleo y al gas. No obstante, elegir entre una caldera de pellets y una caldera de astillas de madera puede conllevar muchas dudas. Aquí solventamos las más generales, establecemos las diferencias entre dichas calderas y la biomasa que usan. Analizamos los aspectos fundamentales para su elección y comentamos como son las calderas poli-combustibles.
Marcos Carbonell
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCaldera de biomasa ↳ Pellet vs astilla

Menú de contenidos:

caldera-pellet-o-astillas-madera

Fuente de la imagen: ©Fotolia


¿Calderas de pellets o de astillas de madera?

Aunque todas las calderas a biomasa parezcan similares por tener en común el tipo de combustible, la biomasa, lo cierto es que cada tipo de biomasa hace que la caldera sea diferente. No solo por el tamaño de la propia biomasa, sino por sus características, por su combustión o necesidades de almacenamiento.

Es por ello que debemos tener claro que tipo de caldera a biomasa nos viene mejor. Así, podemos diferenciar entre las calderas de pellets, las calderas de astilla de madera, las calderas de leña o las calderas poli-combustibles. De ellas, las más instaladas son las de pellets, aunque las calderas de astillas de madera son una opción también muy demandada.

¿Cómo funciona una caldera de pellets?

El funcionamiento de la caldera de pellets es relativamente sencillo, ya que se basa en el aprovechamiento del calor que se desprende de la combustión de los pellets. Sin embargo, la necesidad de facilitar el confort y el uso a los particulares, ha provocado que se implementen en este tipo de calderas sofisticados mecanismos.

Tanto para el suministro de los pellets, como para el encendido y control de la llama, hasta la retirada de las cenizas a su depósito. Por supuesto, también se ha automatizado la limpieza mecánica de las conducciones para evitar que la carbonilla se acumule y los obstruya.

Todos estos sistemas se han desarrollado e implementado para que las calderas de pellets son mucho más cómodas de usar. De modo que los usuarios que instalamos en nuestras viviendas este tipo de calderas no tenemos que estar pendientes de ellas continuamente. No obstante, es recomendable darles un vistazo cada dos días, comprobando que funcione correctamente.

Aunque esto es en algunos modelos de calderas de pellets innecesario, puesto que disponen de un sistema de control y comunicación que nos envía a nuestro Smartphone de toda la información. De manera que utilizando la aplicación que facilita cada fabricante podemos controlar y modificar diferentes parámetros de la caldera.

¿Cómo funcionan las calderas de astillas de madera?

El funcionamiento de las calderas de astillas de madera es similar a las de pellets, aunque con la diferencia y dificultad que genera el propio combustible. Esto es así, por la gran variedad de tamaños y formas de las astillas de madera. Al contrario que los pellets que tienen un tamaño estándar, las astillas de madera son trozos no uniformes de madera troceada.

No obstante, cuando se tritura la madera, se hace pasar por un tamiz, de modo que se asegure que el tamaño de estas no sea superior a uno determinado. Sin embargo, es normal encontrar astillas de diferentes tamaños. Es por ello que el suministro de las astillas hasta el hogar o cámara de combustión de la caldera de astillas de madera es algo diferente.

Por ejemplo, hay calderas de astillas que disponen de un sistema mecánico que corta los trozos grandes, que superan el tamaño del conducto de suministro.

En todo lo demás, la caldera de astillas funciona de modo similar a la cadera de pellets. Aun así, no debemos olvidar que cada fabricante ha desarrollado sus propios sistemas, que por lo general están patentados. Por ello debemos tener en cuenta que el funcionamiento es similar en todas las calderas de astillas y de pellets, pero no idéntico.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Calderas poli-combustibles

Para facilitar el uso de diferentes tipos de biomasa, algunos fabricantes han desarrollado soluciones especiales que pueden utilizar 2 o más tipos de biomasa. Lo más común son las calderas poli-combustibles de pellets y astillas. Sin embargo, hay fabricantes que disponen de modelos de caldera de leña que pueden combinarla con los pellets, y con astillas o virutas.

En algunos modelos, para cambiar de biomasa se necesitan pequeños ajustes. Estos ajustes pueden ser realizados por el propio usuario, en algunos casos y en otros, por personal autorizado por el fabricante. No obstante, existen algunas calderas de pellets que admiten otros tipos de combustible sin necesidad de ningún ajuste.

Para nuestra comodidad, estas calderas de astillas o pellets disponen de sistemas especiales para asegurar el tamaño de la biomasa que se le suministra. Como podemos ver en el siguiente video, se las dota de un sistema en rotación que trocean las astillas o biomasa de mayor tamaño. Asegurando que pasan por los canales de suministro y combustión.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Características de las calderas de pellets y de astillas

Las características de cada uno de los tipos de calderas de biomasa, en esta caso la caldera de pellets y la caldera de astillas de madera, hacen que aparezcan entre ellas ciertas diferencias. En el siguiente cuadro analizamos ambos tipos para distinguir sus propiedades.

Características Calderas de pellets Calderas de astillas
Depósito de combustible Es normal que esté integrado en la propia caldera Es normal que sea exterior en una tolva de gran capacidad
Potencia Suelen ser de pequeña y mediana potencia De media y gran potencia
Uso Para uso doméstico y pequeñas instalaciones industriales Para usos de mayor requerimiento
Cámara de combustión Suelo ser pequeña y compacta Mayor que en la caldera de pellets
Eliminación de las cenizas Sistema automático Sistema automático, pero más robusto
Cantidad de cenizas Poca cantidad de cenizas (aprox. 0,5 %) Mayor cantidad de cenizas y con impurezas
Confort de la calefacción Gran confort en la calefacción Gran confort en la calefacción
Instalación Relativamente sencilla y más económica Mayor dificultad de instalación y por ello más cara

Instalador-bomba-de-calor

Volver al menú de contenidos

Elegir la caldera a biomasa más adecuada

La decisión de elegir entre una caldera de pellets o una caldera de astillas de madera se basa en diferentes aspectos que analizamos a continuación.

Suministro de la biomasa

Antes de decidirse por un tipo de caldera u otro, debemos saber la capacidad de suministro que tiene cada tipo de ellas. En este punto suelen ganar los pellets, ya que hay bastantes fabricantes de pellets y su distribución está muy extendida. Sin embargo, las astillas de madera no suelen tener distribución en todo el territorio español.

Nuestra vivienda

El tamaño de nuestra vivienda y el espacio que dispongamos para la propia caldera va a condicionar que tipo elijamos. Así, para pequeños espacios, el instalador que nos estudie el proyecto nos recomendara con más probabilidad una caldera de pellets, o incluso algún modelo de estufas de pellets.

Potencia calorífica necesaria

En cuanto a las necesidades de calor que tengamos en nuestra vivienda, negocio o almacén, deberemos comprobar la potencia calorífica que puede proporcionar la caldera de pellets o astillas de madera. Así, por ejemplo, para grandes necesidades, la caldera de astillas de madera dispone de mayores potencias.

Almacenamiento de la biomasa

El espacio disponible para el almacenamiento de la biomasa es también un aspecto importante que nos va a condicionar. En el caso de viviendas el espacio no suele ser grande y por lo general será en la misma estancia en la que se instale la caldera. Por ello, lo más razonable será instalar una caldera de pellets, ya que el suministro puede ser con sacos que son fáciles de almacenar e ir utilizando.

En el caso de disponer de alguna estancia donde almacenar la biomasa, podremos acudir a las astillas. Por lo general, estas se suministran a granel y necesitamos un depósito, tolva o una habitación especialmente destinada a su almacenamiento.

almacenamiento-astillas-de-madera

Fuente de la imagen: ©Heizomat

El tipo de biomasa

Por último, cada biomasa puede proporcionar una cantidad de energía diferente. Es por ello que en algún caso no interesará la caldera de pellets por el poder calorífico, o la caldera de astillas. Así, hemos preparado un punto específico para diferenciar estos dos tipos de biomasa y conocerlos mejor.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Características de los pellets y las astillas

Debido su diferente constitución y fabricación, los pellets y las astillas de madera tienen diferentes clasificaciones para conocer su calidad.

Pellets

Al instalar de una caldera de pellets debemos saber que, en promedio, se considera que un kilo de pellets equivale a unos 5 kWh, o que 2 kilogramos de pellets proporcionan la misma energía que 1 litro de gasoil.

Los pellets se separan en cinco tipos o categorías básicas, según su certificado o su grado de calidad. Así encontramos el ENplus, el DINplus, la clase A1, la Clase A2 y la Clase B. La calidad de los pellets implica que se componga únicamente de serrines o deshechos de madera, sin contener otro tipo de materias.

✓ Los pellets por su certificación

- Pellets ENplus: es la certificación que otorga la asociación Avebiom (Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa). Esta homologación es la más difundida y reconocible en España. Cabe decir que las empresas que recurren a esta certificación sobrepasan el millar. Esto garantiza que encontremos pellets de calidad con gran facilidad.

- Pellets DINplus: es una certificación de origen alemán y más exigente en las pruebas. Por lo que los expertos consideran que el uso de productos con ella certificados, permite alargar la vida de la caldera de pellets.

✓ Los pellets por sus clases

La certificación DINplus solo considera los pellets de la Clase A1, mientras que la ENplus si diferencia entre la A1, la A2 y la B.

- Pellets Clase A1: son fabricados con madera virgen, o lo que es lo mismo, madera que tiene su origen en restos forestales sin tratamiento químico. Por ello genera un bajo resto de cenizas, de cloro y nitrógeno. Dispone de los certificados DINplus y ENplus.

- Pellets Clase A2: son similares a la Clase A1, aunque generan mayor contenido de cenizas, de cloro y nitrógeno. Es por ello que solo dispone del sello ENplus.

- Pellets Clase B: se fabrican con maderas recicladas y residuos de origen industrial. Aunque no dispongan tampoco de la certificación DINplus, si estimulan el reciclaje y la reutilización de materiales de desecho de la industria de la madera.

Astillas de madera

Las astillas son trozos de madera que pueden tener una longitud de entre 1 y 12 centímetros y un espesor de 1 o 2 centímetros. Su principal diferencia con los pellets es su casi nulo tratamiento. Mientras los pellets se fabrican triturando la madera o desechos de esta para luego comprimirla en forma de pequeños cilindros, las astillas solo son madera troceada.

La cantidad de humedad que contengan las astillas va a influir en su poder calorífico, y por ende en su rendimiento. Por ejemplo, cuando las astillas tienen un contenido de humedad entre el 15 y 20 %, tiene un poder calorífico aproximado 4 kWh/kg. En cambio, si el contenido de humedad es del 50 %, el poder calorífico es menor, apenas llegando a 2 kWh/kg.

Para clasificar las astillas de madera por categorías o calidad se definió la norma UNI EN 14961-4. Esta separa las astillas en diferentes categorías:

- Clase A1 e A2: formada por plantas sin raíces, troncos, residuos de madera no tratados químicamente, restos de la industria de la madera en procesos de corte y desbaste. Su generación de cenizas es inferior al 1 % de la masa quemada.

- Clase B1: formada por madera para extracción, cultivos de ciclo corto y otros tipos de madera virgen, además de otros residuos de madera no tratados químicamente. La generación de cenizas debe estar por debajo del 1,5 % de la masa quemada.

- Clase B2: son subproductos y residuos generados en la primera vez que se procesa la madera o de la madera post-consumo. Los residuos de ceniza deben ser inferior al 3 % de la masa quemada.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés " ↳ Biomasa hueso de aceituna"