Presupuesto para instalar una caldera eléctrica

27 de julio de 2021
Las calderas eléctricas son un sistema de calefacción que ha adquirido popularidad en los últimos años. Los beneficios de contar con una caldera eficiente y adecuada para nuestra vivienda empiezan desde que empezamos a mejorar el confort térmico hasta poder abastecernos de agua caliente sanitaria sin tener interrupciones. Su principal característica es que utiliza la electricidad para abastecer de calefacción y ACS toda la vivienda. Pero no sólo eso, si estás pensando en instalar o cambiar una caldera eléctrica en casa, tenemos que tener en cuenta, diferentes aspectos y factores que influyen en la elección final y, por supuesto, en el presupuesto. A continuación, te contamos todos los detalles.
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónPide presupuestoPresupuesto caldera eléctrica

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Instalar caldera eléctrica: factores que influyen en el precio

En tu hogar, el tipo de caldera que tengas instalada puede marcar una gran diferencia tanto en el confort de tu familia como en tu consumo a final de mes. Elegir una u otra dependerá del uso, del tipo de calefacción disponible en el domicilio y del presupuesto. Por ello, es importante tomar la decisión correcta a la hora de elegir la mejor caldera eléctrica.

Las calderas eléctricas suponen una alternativa válida a los modelos más convencionales de combustión de gas o gasoil. Si el gas natural no es una opción para tu hogar porque no llega la red de distribución, no tienes de qué preocuparte ya que una caldera eléctrica, también mantendrá tu vivienda caliente. Te explicamos a continuación, los factores que influyen en la decisión:

1. Para calefacción y ACS o sólo calefacción

Un tema decisivo que determina la potencia y funcionamiento de nuestra caldera depende de si necesitamos ambos servicios de calefacción y ACS o sólo calefacción. La diferencia entre la producción de calor de una caldera eléctrica y una de otro tipo es que la eléctrica no utiliza combustible (madera, gas, gasóleo) sino electricidad. Para diferenciar las calderas según los servicios que se quieran cubrir debemos saber que existen calderas eléctricas de solo calefacción y calderas mixtas de ambos servicios.

2. Tamaño y n° de personas de la vivienda

Así como el tamaño de la vivienda y el número de servicios de calefacción y ACS es importante, también lo es el número de personas que residan en la vivienda. No es lo mismo una vivienda en la que viven 2 personas adultas y un menor, en las que pueden usar el fregadero y el baño simultáneamente disponiendo de ACS suficiente, a una vivienda con 4 adultos y 2 menores con 2 o 3 baños que se estén usando al mismo tiempo.

Normalmente en las viviendas donde residen más personas, la potencia de la caldera eléctrica tendrá que ser superior y debemos tenerlo muy en cuenta para no quedarnos sin ACS en momentos puntuales del día cuando más falta nos hace. Por ello es por lo que en viviendas de gran tamaño (superiores a los 180 m2) suele encontrarse una conexión trifásica a la que podemos adaptar nuestra caldera eléctrica trifásica consiguiendo una potencia y rendimiento mayor.

3. Potencia

En calefacción y ACS, la potencia de una caldera eléctrica vendrá determinada por los servicios que tiene que abastecer dependiendo del tamaño de la vivienda. La cantidad de zonas de la vivienda en las que se da uso al agua caliente sanitaria así como a la calefacción. Según las normativas se consideran necesarios 115 W de potencia por cada m2 de la vivienda. Pero si nuestra caldera es solo para calefacción también podemos realizar el cálculo dependiendo de los elementos de calefacción que tenemos instalados.

Para calcular la potencia exacta que necesita tu caldera eléctrica debes tener en cuenta todos los aspectos anteriormente nombrados como elementos de calefacción, servicios simultáneos, nº de personas en la vivienda, entre otros. Sin embargo, dado que las calderas suelen corresponder a potencias estándares, podemos encontrar diferentes rangos entre 24 kW, 28 kW, 32 kW, 36 kW hasta 75 kW incluso más.

Además, otra de las ventajas más destacadas de las calderas de calefacción eléctrica es el rendimiento. De acuerdo con los estudios que se han realizado, dicho rendimiento se encuentra alrededor del 95%. Por ejemplo, para una vivienda con 8 radiadores de 400W cada uno, la caldera tendrá que ofrecer un mínimo de 3,2 kW. Para hacernos una idea de cuanta potencia necesita nuestra caldera eléctrica según el tamaño y servicio de nuestra vivienda, podemos ver la siguiente tabla orientativa:

Potencia de la caldera según el tamaño de la vivienda
Tamaño de la vivienda m2 Cantidad de baños Potencia necesaria en ACS Potencia necesaria en calefacción
Menos de 100 1 24 kW 24 kW
100 - 180 2 28 kW 24 kW
Hasta 180 3 35 kW 28 kW
Más de 180 Más de 3 35 kW con Microacumulador 30 kW
Más de 240 Más de 3 Superior a 45 kW Superior a 35 kW

4. Gasto eléctrico

La adquisición de una caldera eléctrica de bajo consumo tiene un coste más elevados que una caldera tradicional de combustible. Sin embargo, este se amortiza a largo plazo. Además, las calderas eléctricas de bajo consumo también tienen sus inconvenientes, y este lo encontramos en el coste de la potencia contratada. En la mayoría de los casos, para poder utilizarlas habrá que aumentar la potencia contratada, lo que supone un gasto extra al consumo de las calderas. Además del trámite, el precio mensual se eleva con este coste fijo, al que habrá que sumar lo que consumamos.

Otro detalle a tener en cuenta, aunque el coste del suministro es más barato en la caldera de gas, la electricidad resulta más segura. Y si contamos con el servicio de discriminación horaria en la tarifa y solemos utilizar la calefacción por la noche, el consumo de las calderas eléctricas puede ser más bajo que el de las de gas.

Para una misma vivienda, el consumo de las calderas eléctricas será de 8.260 kWh al año, mientras que el consumo de las calderas de gas natural ascendería a 8.540 kWh. A simple vista, vemos que una caldera de bajo consumo eléctrica resulta más eficiente. Pero no debemos olvidar que habrá que sumar el coste fijo del aumento de la potencia. Además, por cada grado por encima de 21º, la factura subirá en un 7%.

5. Instalación completa o solo la caldera

En cuanto instalar caldera eléctrica, es posible encontrar modelos de tipo mural o de pie. Y entre los diferentes tipos de calderas eléctricas, las de calefacción y ACS tendrán un coste mayor ya que son más completas, mientras que las de solo calefacción son más baratas. También es posible combinar la caldera eléctrica con radiadores ya instalados en el hogar, de modo que se aprovecha una antigua instalación. Por el contrario, se debe instalar además de la caldera eléctrica, el sistema conexionado hasta el lugar de los elementos de calefacción.

Tanto para la instalación completa como para la instalación únicamente de la caldera debemos asegurarnos de que se cumplen estos puntos esenciales:

1. Inspección preliminar de la instalación a modo de evaluación general

2. Mano de obra para la instalación de la caldera eléctrica

3. Caja o armario donde instalar la caldera

4. Instalación de equipos y sistemas

5. Colocación de los elementos de desagüe

6. Instalación de los elementos de calefacción y conexionado

7. Emisión del Certificado de Instalación, indispensable para comprobar que el sistema cumple con los requisitos de seguridad mínimos

6. Eficiencia energética

Una de las ventajas más destacadas de instalar caldera eléctrica es el rendimiento y la eficiencia de estas. De acuerdo con los estudios que se han realizado hasta hoy, dicho rendimiento se encuentra alrededor del 95%. Es, sin duda, una estupenda noticia para el cuidado del medio ambiente y para nuestro bolsillo. Este óptimo rendimiento en el mecanismo de una caldera eléctrica se debe principalmente a tres elementos, de los cuales hablaremos a continuación:

  • Programador: nos permite regular la activación y desactivación del dispositivo. Muchas calderas eléctricas incorporan, además, un temporizador o programador de horario, con lo que podremos seleccionar en qué momento queremos que la caldera empiece a funcionar o deje de hacerlo.
  • Termostato: ayuda al sistema a conseguir una correcta regulación de la temperatura, de modo que podamos aprovechar mejor la energía para ahorrar en el consumo eléctrico.
  • Bomba aceleradora: gracias a este dispositivo se lleva a cabo la entrada del agua fría y se calienta hasta alcanzar la temperatura que deseamos, regulada por el termostato.

El termostato de las calderas eléctricas logra regular el gasto de la energía según las necesidades. Así, al mantener una temperatura constante, el esfuerzo para calentar el agua y el coste económico del mismo se reducen. Un funcionamiento más seguro, más respetuoso con el medio ambiente, más limpio y estable. No solo la instalación de las calderas eléctricas es muy sencilla y, por ello, de menor coste, sino que gracias a su óptimo rendimiento logramos reducir el uso de energía y el importe de nuestras facturas.


¿Estás pensando en cambiar o instalar una calefacción nueva en tu casa?
- PIDE PRESUPUESTOS SIN COMPROMISO -

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué tiene que tener un presupuesto de caldera eléctrica?

El coste de una caldera eléctrica sin instalación puede estar entre los 600 € y los 1700 €. Dependerá del modelo seleccionado y la marca de la caldera eléctrica. El presupuesto que requiere una caldera eléctrica más su instalación será aproximada a los 1200 €. Variará dependiendo del profesional contratado y de la instalación a realizar.

Presupuesto de caldera eléctrica
Concepto Precio
Mano de obra del instalador 250 – 350 €
Gestión y tramitación de licencias, permisos y puesta en servicio

100 - 200 €
Regulación de potencia eléctrica
Conexión eléctrica
Caldera eléctrica 1.500 – 2.500 €
Calefacción
Calefacción (Precio por radiador) 280 €
Calefacción (Precio m2 suelo radiante) 40 – 60 €
Memoria de calefacción y Certificado RITE 190 €

Pide presupuestos sin compromiso

¡Muy fácil, Cliquea aquí!

Volver al menú de contenidos

Beneficios de un caldera eléctrica

Beneficios que aporta una caldera eléctrica
Beneficios Características
Buen rendimiento ✓ Se caracterizan por tener un excelente rendimiento, llegando este a alcanzar el 95%
Libre de ruidos y olores ✓ Las calderas eléctricas son muy silenciosas y no desprenden olores de ningún tipo
Fácil instalación y mantenimiento ✓ La instalación de una caldera eléctrica es bastante sencilla y su coste de mantenimiento no es elevado
Son más seguras ✓ Se reduce considerablemente el riesgo de explosiones
Ecológicas ✓ No generan gases ni humos contaminantes

¿Y si ya tengo una caldera eléctrica y quiero cambiar a gas?

La diferencia principal entre una caldera eléctrica y una de gas reside en su funcionamiento. La primera utiliza la electricidad para calentar el agua que circula por su interior, mientras que la segunda utiliza el gas para la combustión. Por lo cual, para la instalación de una caldera de gas debemos comprobar si nuestra vivienda tiene acometida de gas natural para poder optar al suministro. En el caso de que la red de distribución no llegue hasta tu vivienda, deberás contactar con la compañía de suministro de gas natural de tu comunidad y llegar a un acuerdo para realizar las obras pertinentes para instalar el conexionado hasta tu vivienda.

Las características de las calderas de calefacción eléctricas también varían, con respecto a una caldera de gas ya que, de la mano de su funcionamiento, emplean como suministro electricidad que las hacen más respetuosas con el medio ambiente y más seguras para el hogar. Con esto, nos referimos que la instalación de una caldera de gas conlleva la creación de una salida de humos si aun no la tenemos hecha. Esto puede diferir en el precio de caldera eléctrica, ya que no necesitamos esta salida de gases de combustión.

El rendimiento de las calderas eléctricas es mucho mayor que el de una de gas. Gracias al termostato mantenemos una temperatura estable y reducimos los costes que se generan de su actividad. Pero al cambiar a caldera de gas, el uso del combustible gas natural, será más económico que el gasto de electricidad. Además, solo pagamos por lo que consumimos del gas natural y no tenemos que aumentar la potencia eléctrica de nuestra vivienda como en el caso de la caldera eléctrica.

Pasos para cambiar de una de caldera eléctrica a gas:

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Otro tema de interés "Presupuesto bomba de calor"