Registro de empresa

Calefacción ecológica: la energía del futuro

Los esfuerzos para ampliar la cuota de las energías limpias y que se realizan día a día para mejorar la eficiencia energética están cada vez más relacionados uno con el otro. El planeta consume menos energía cuando se llevan a la práctica medidas de eficiencia energética como instalaciones de aislamientos en las casas o edificios o también con la práctica de una iluminación eficiente. Con las nuevas tecnologías que se desarrollan constantemente podemos decir que a menor consumo de energía, gracias a las medidas de eficiencia energética, mayor es la proporción de energías renovables. La calefacción ecológica es ya una realidad en nuestras casas y apunta hacer el futuro de este sector. En este artículo vamos a sumergirnos en los tipos de calefacción ecológica existentes o los datos más recientes en cuanto a las instalaciones de las mismas.
Menú de contenidos:

Eficiencia energética y consumo de las energías renovables

En estudios recientes se afirma que en el momento en que se combinen la eficiencia energética y los potenciales de las energías renovables, la demanda mundial de energía se podría reducir hasta en un 25 % en el año 2030. Son muchas las personas que entienden que solamente la eficiencia energética podría permitir reducir el consumo de energía, pero lo que debemos tener en cuenta es que el uso de la energía renovable también contribuye a la reducción de la demanda actual y futura de energía. Si seguimos hablando de datos, según varios estudios las medidas de eficiencia energética representarían entre el 50 y el 75 % de los ahorros globales de todas las energías. Donde la parte restante se debería a la energía renovable o energía ecológica.

calefacción-ecológica

Fuente de la imagen: © Unclesam - Fotolia.com

Todo esto se debe gracias al uso de de tecnologías modernas de energías renovables o energías ecológicas. Tales como la implementación de cocinas eficientes que aumentan la eficiencia de conversión en 2,3 veces disminuyendo el consumo de combustibles de las mismas. O el uso de tecnologías de electrificación como las conocidas bombas de calor geotérmicas, que consumen pequeñas cantidades de energías renovables, pero son capaces de generar hasta 3 o 4 veces más de su propio consumo de energía. Bien sea en forma de calor o en forma de frío. O la utilización de la energía solar o eólica que no requiere de conversión térmica y de combustible. Pero ¿qué es lo que se pretende con todo esto? Pues garantizar el acceso universal a servicios energéticos modernos, la duplicación de la tasa global de mejora de la eficiencia energética y de las energías renovables, en lo referente, al mix energético global.

Volver al menú de contenidos

Situación de las energías renovables en España

La situación de las energías renovables en España, en comparación con otros países, está a la cola en lo que a desarrollo se refiere. Si nos vamos al pasado, en el año 2010, el principal objetivo basandonos en el Plan de Fomento de Energías Renovables era generar hasta el 30 % de energía eléctrica a partir de las fuentes de las energías renovables. Esta cifra se logró conseguir gracias a la energía eólica como primera fuente y también mediante la energía hidráulica. Pero la idea de utilizar energía solar aún estaba muy distante para llegar a abastecer a toda la península.

A finales del año 2016 casi el 16 % de toda la energía que se consumía en España era proveniente de energías renovables, y casi el 40 % de la generación de electricidad. Estas cifras son muy similares a las del 2018 referentes al uso de energías renovables en España. Sin embargo, debemos recalcar que se han marcado unos determinados objetivos energéticos para de esta forma mejorar la situación de las energías renovables en España, en conjunto con Europa y que tiene como objetivo el año 2020. Entre los diferentes objetivos, se espera la reducción de las emisiones de gases, el aumento de las energías renovables y la mejora de la eficiencia de energética en un 20%. Por lo que a este plan se le denomina triple "20" o "20-20-20".

Volver al menú de contenidos

Calefacción Solar

El uso de la calefacción solar permite conseguir hasta un 55 % de ahorro al momento del consumo de gasoil o gas para la calefacción; o producción del agua caliente sanitaria. Al utilizar menos combustible, se ayuda a reducir las emisiones de gases que producen el efecto invernadero y de esta forma es posible mantener limpia la naturaleza. La energía solar térmica posibilita al usuario final a disponer de energía para la calefacción. Los sistemas de calefacción solar se dividen básicamente en 3 tipos: fancolis, radiadores y suelos radiantes.

  • Fancolis: consiste en una instalación de calefacción con un equipo que produce agua fría o caliente, el mismo se encuentra situado en el exterior de la vivienda o de la estancia que se pretende climatizar.
  • Radiadores: la instalación lleva incorporado colectores que tienen un gran rendimiento y también cuenta con un tanque de acumulación que almacena el agua caliente para que sea posteriormente utilizada en la calefacción durante las horas de la noche.
  • Piso radiante: este tipo de calefacción que se le conoce como la de piso radiantes es sin duda alguna la que mejor se adapta al uso de la energía solar. En este tipo de sistema la bomba hace circular el agua caliente por el tapete que se encuentra instalado en el concreto cuando la temperatura del colector solar marca la cifra de 30 grados centígrados. El calor es almacenado en el concreto y una pequeña parte comienza a irradiarse a través de las habitaciones de la vivienda. Una vez que el sol se oculta el sistema tiende a apagarse y el calor que se encuentra acumulado en el piso logra una temperatura confortable dentro del hogar hasta que dicho ciclo comience de nuevo una vez que salga el sol nuevamente.

De acuerdo con los datos de ASIT, la capacidad total nacional de producción es de 1.300.000 m2. Pero en el año 2016 se fabricaron 149.500 m2, de los cuales 63.500 m2 se instalaron en España y 86.000 m2 se exportaron. Sin embargo a día de hoy, existe una gran cantidad de energía solar térmica destinadas al calentamiento del agua sanitaria y sus otras aplicaciones, como el calentamiento de piscinas, calefacción e incluso para las aplicaciones industriales. En la actualidad se contabiliza la cifra de más de 4.000.000 de metros cuadrados, que anualmente reportan más de 5.840.000 kWh.

Volver al menú de contenidos

Calefacción aerotérmica

La aerotermia en modo de agua caliente o calefacción, extrae energía que contiene el aire, incluso con temperaturas exteriores que se encuentren por debajo de los 0 grados centígrados para posteriormente ser transferida a las habitaciones, estancias o a la corriente del agua. En España se calcula que existen más de 12 millones de bombas de calor instaladas, bien sean en casas particulares o en complejos. Las mimas se utilizan principalmente para la calefacción, producción de frío y calentamiento del agua sanitaria. La tendencia de la instalación de las bombas de calor aerotermicas en España tiende a tener un crecimiento muy grande mensualmente. De hecho, las bombas de calor aerotérmicas son los sistemas más utilizados en cuanto a energía renovables se refiera.

Volver al menú de contenidos

Calefacción geotérmica

Se puede definir la energía geotérmica como la energía almacenada en forma de calor por debajo de la superficie de la tierra. Engloba el calor almacenado en los suelos, aguas subterráneas, rocas indiferentemente de cual sea la temperatura de las mismas, su profundidad o la procedencia. Este tipo de energía se utiliza o explota a través de bombas de calor geotérmicas que generan calefacción, o producen frío o calientan agua para el agua sanitaria en los hogares.

La geotermia en sí, es aún un poco desconocida en nuestro país, pero se calcula que hay instaladas 1.000.000 de sistemas, en zonas con un mayor potencial de energía geotérmica. Tales como A coruña con un 41,5% y Pontevedra con un 35%. Seguidas de Madrid, País Vasco o Barcelona con alrededor de 0,15 unidades por cada mil habitantes.

Volver al menú de contenidos

Calefacción biomasa

Las calderas de biomasa utilizan como fuente de energía combustibles naturales tales como los pellets de madera, cascaras de frutos secos o residuos forestales. Y de esta forma poder generar la calefacción que requiere el usuario final. El proceso es posible mediante radiadores, aire o suelo radiante y son consideradas como las calderas más ecológicas que se encuentra a la venta en el mercado.

La biomasa ha ganado mucho terreno en España para ser utilizada para la calefacción. Al cierre del 2017 operaban en España 244.197 instalaciones de calefacción que son alimentadas con biomasa. Un aumento de 46.027 unidades (23%) en comparación al año al anterior. El uso de las energías renovables en nuestro país crece rápidamente y se prevé que para el año 2020 el crecimiento aumente por lo menos un 20%. Y que además, se impulsen nuevas normativas para que los usuarios finales se animen a utilizar las mismas.

Ventajas de los diferentes tipos de calefacción ecológica
Tiende a ser la más económica para la producción de calefacción ecológica, aire frío y calentamiento del agua sanitaria.
Es una de las principales apuestas del futuro en la energía.
Son muy respetuosas con el medio ambiente.
La calefacción por paneles solares es muy potente y limpia en zonas en las que el sol está siempre presente.
La calefacción por bombas de calor es una de las más eficientes en la actualidad.
Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es