Calefacción ecológica: la energía del futuro

12 de mayo de 2020
La calefacción ecológica es en la actualidad una de las más innovativas. Su principio se basa en el ahorro energético generado a través de energías renovables. De esa forma conseguimos reducir el consumo de energía, y principalmente de combustibles fósiles, llevando a cabo medidas de eficiencia energética. Sin olvidar que ayudan en la mejora de aislamientos en las casas o edificios. O también con el uso de una iluminación más eficiente. En este artículo vamos a ver los tipos de calefacción ecológica existentes. Así como, los datos más recientes en cuanto a sus instalaciones en España.
Artículo escrito por:
Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Eficiencia energética

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

Eficiencia energética y consumo de las energías renovables

En estudios recientes se afirma que cuando se combinan la eficiencia energética y los potenciales de las energías renovables, la demanda mundial de energía se podría reducir hasta en un 25% en el año 2030. Son muchas las personas que entienden que solamente la eficiencia energética podría permitir reducir el consumo de energía. Pero lo que debemos tener en cuenta es que el uso de la energía renovable, también contribuye a la reducción de la demanda actual y futura de energía.

Gracias a la mejora en la eficiencia de los elementos de calefacción, iluminación y otros, varios estudios indican que estas medidas de eficiencia energética representarían entre el 50 y el 75% de los ahorros globales de todas las energías. Y la parte restante se debería al ahorro que aportaría la energía renovable o energía ecológica.

Todo esto se debe gracias al uso de modernas tecnologías y de energía ecológica o renovable. Tales como la implementación de cocinas con menor consumo que aumentan la eficiencia en 2,3 veces, con un consumo de combustibles sensiblemente inferior a sus antecesoras. El uso de tecnologías de climatización como las bombas de calor geotérmicas, que consumen pequeñas cantidades de energías renovables, pero que son capaces de generar hasta 3 o 4 veces más kW en climatización que su consumo eléctrico.

Pero, ¿qué es lo que se pretende con todo esto? Garantizar el acceso universal a servicios energéticos modernos, la duplicación de la tasa global de mejora de la eficiencia energética y de las energías renovables, en lo referente, al mix energético global.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Situación de las energías renovables en España

La situación de las energías renovables en España, en comparación con otros países, está a la cola en lo que a desarrollo se refiere. Si nos vamos al pasado, en el año 2010, el principal objetivo, basándonos en el Plan de Fomento de Energías Renovables, era generar hasta el 30% de energía eléctrica a partir de las fuentes de las energías renovables. Esta cifra se logró conseguir gracias a la energía eólica como primera fuente y también mediante la energía hidráulica. Pero la idea de utilizar energía solar aún estaba muy distante para llegar a abastecer a toda la península.

A finales del año 2016 casi el 16% de toda la energía que se consumía en España provenía de energías renovables, y casi el 40% de la generación de electricidad. Estas cifras son muy similares a las del 2018 y 2019 referentes al uso de energías renovables en España.

Estos resultados aún distan del objetivo marcado por la Comisión Europea, que deben cumplir todos los estados miembros. Estos objetivos energéticos deben servir para mejorar la situación de las energías renovables en España, en conjunto con Europa y que tiene como objetivo el año 2020. La comisión Europea las marcó el año 2007, y fueron incorporadas a la legislación en el 2009, un "Paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020", que tiene tres objetivos fundamentales:

Paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020
✓ 20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (en relación con los niveles de 1990)
✓ 20% de energías renovables en la UE
✓ 20% de mejora de la eficiencia energética

Volver al menú de contenidos

Calefacción solar

El uso de la calefacción solar permite conseguir hasta un 55% de ahorro del consumo de gasoil o gas para la calefacción; o producción del agua caliente sanitaria. Al utilizar menos combustible, producimos menos las emisiones de gases de efecto invernadero, ayudando a que el Medio Ambiente no se degrade tanto o tan deprisa, e incluso a que mantenga un equilibrio natural. La energía solar térmica posibilita al usuario final a disponer de energía para la calefacción. Los sistemas de calefacción solar se dividen básicamente en 3 tipos: fancolis, radiadores y suelos radiantes.

✓ Fancolis: el fancoil es como un radiador, pero al que se incorpora un ventilador que fuerza el paso del aire a través de él, robando la temperatura del agua que circula por su interior y difundiendo ese aire atemperado en la estancia.

✓ Radiadores: elementos metálicos por los que circular en su interior el agua calentada por las placas solares, calderas o bomba de calor, y como su nombre indica irradian el calor del agua a la estancia donde se ubican.

✓ Suelo radiante: es un tipo diferente de radiador. Consiste en tubos de un material plástico (antiguamente eran metálicos) embebidos en el hormigón que forma el suelo de la vivienda. Por su interior circula agua a una determinada temperatura (17-21°C en verano o 35-40°C en invierno) y que tienen la misión de transmitir esa temperatura o energía térmica al hormigón. Este irá soltándola gradualmente a ambiente. Consiguiendo la que es considerada la mejor calefacción ecológica existente.

De acuerdo con los datos de ASIT (Asociación Solar de la Industria Térmica), la capacidad total nacional de producción es de 1.300.000 m2 de paneles solares. En el año 2016 se fabricaron solamente 149.500 m2, de los cuales 63.500 m2 se instalaron en España y 86.000 m2 se exportaron. Sin embargo a día de hoy, existe una gran cantidad de placas de energía solar térmica destinadas al calentamiento del agua sanitaria y sus otras aplicaciones, como el calentamiento de piscinas, calefacción e incluso para las aplicaciones industriales. En la actualidad se contabiliza la cifra de más de 4.000.000 de metros cuadrados, que anualmente reportan más de 5.840.000 kWh.

Volver al menú de contenidos

Calefacción aerotérmica

La aerotermia en modo de agua caliente o calefacción, extrae energía que contiene el aire, incluso con temperaturas exteriores que se encuentren por debajo de los 0 grados centígrados para posteriormente ser transferida a las habitaciones, estancias o a la corriente del agua. En España se calcula que existen más de 12 millones de bombas de calor instaladas, bien sean en casas particulares o en complejos.

Se utilizan principalmente para la calefacción, producción de frío y calentamiento del agua sanitaria. La tendencia de la instalación de las bombas de calor aerotérmicas en España tiende a crecer. Y con las nuevas legislaciones que favorecen el uso de energía ecológica, y penaliza el consumo de combustibles fósiles, se espera un crecimiento aún mayor. De hecho, las bombas de calor aerotérmicas son los sistemas más utilizados en cuanto a energía renovables se refiere.

¿Estás pensando en usar alguna fuente de energía renovable como sistema de calefacción? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Calefacción geotérmica

Se puede definir la energía geotérmica como la energía almacenada en forma de calor por debajo de la superficie de la tierra. Engloba el calor almacenado en los suelos, aguas subterráneas indiferentemente de cual sea su temperatura, profundidad o la procedencia. Este tipo de energía se utiliza o explota a través de bombas de calor geotérmicas que generan calefacción, o producen frío o calientan agua para el consumo humano en los hogares.

La geotermia en sí, es aún un poco desconocida en nuestro país, pero se calcula que hay instaladas 1.000.000 de sistemas, en zonas con un mayor potencial de energía geotérmica. Tales como A Coruña con un 41,5% y Pontevedra con un 35%. Seguidas de Madrid, País Vasco o Barcelona con alrededor de 0,15 unidades por cada mil habitantes.

Volver al menú de contenidos

Calefacción biomasa

Las calderas de biomasa utilizan como fuente de energía combustibles naturales, tales como los pellets de madera, cascaras de frutos secos o residuos forestales. Y de esta forma poder generar la calefacción que requiere el usuario final. El proceso es posible mediante radiadores, aire o suelo radiante y son consideradas como las calderas más ecológicas que se encuentra a la venta en el mercado.

La biomasa ha ganado mucho terreno en España en el uso para calefacción. Al cierre del 2018 operaban en España 298.399 instalaciones de calefacción que son alimentadas con biomasa. Un aumento de 53.480 unidades (16,2%) en comparación al año al anterior. Actualmente, el número de estufas operativas en España es de 267.920. El uso de las energías renovables en nuestro país crece rápidamente y se prevé que para el año 2020 el crecimiento aumente por lo menos un 20%. Y además, se están impulsando normativas para que los usuarios finales se animen a utilizar las mismas.

Ventajas de tipos de calefacción ecológica
✓ Tiende a ser la más económica para la producción de calefacción ecológica, aire frío y calentamiento del agua sanitaria.
✓ Es una de las principales apuestas del futuro en la energía.
✓ Son muy respetuosas con el medio ambiente.
✓ La calefacción por paneles solares es muy potente y limpia en zonas en las que el sol está siempre presente.
✓ La calefacción por bombas de calor es una de las más eficientes en la actualidad.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo