Registro de empresa

¿Qué calefacción puedo instalar en mi vivienda?

Ha llegado la hora de instalar una calefacción en la nueva vivienda o probablemente quieras renovarla y optar por un nuevo sistema de calefacción más eficiente. La calefacción en los hogares representa uno de los principales gastos de la economía familiar. Siendo además, la energía que más se consume en los hogares españoles. El calentamiento del agua sanitaria representa en la actualidad un 17 % y el resto es utilizado para la calefacción de los hogares, estancias o establecimientos. Cuando nos decidimos a instalar un nuevo sistema de calefacción en el hogar encontramos una gran variedad de oferta en el mercado, que van desde : termos, calderas, acumuladores radiadores, chimeneas, estufas, bombas de calor, etc. Tomar la decisión de cuál puede ser mejor para nuestra casa, resulta a veces complicado.
Menú de contenidos:

Sistemas de producción de calor en la instalación de calefacción

instalar-una-calefacción

Fuente de la imagen: ©Robert Przybysz - Fotolia.com

En la actualidad, las nuevas tecnologías ayudan a producir energía calorifica a bajo coste y a la vez con mínimas repercusiones en el medio ambiente. Los sistemas de producción que más se utilizan desde hace años son combustión, calefacción eléctrica y los sistemas híbridos.

Por combustión

La caldera es un mecanismo que ha sido diseñado para transmitir el calor generado y todo ello se lleva a cabo mediante un proceso de combustión. Las mismas se pueden utilizar para la producción de vapor (en este caso para la calefacción) o también de agua caliente (producción de agua caliente sanitaria). Dependiendo del combustible que se utilice se pueden enumerar de la siguiente forma:

  • Calderas de gas: entre estos equipos el suministro que más se utiliza son el gas natural y el gas propano. En los últimos años el gas natural a ganado mucha fuerza debido a su capacidad, eficiencia y comodidad.
  • Calderas de gasoil: estos equipos son aptos cuando no llega la red de gas natural, aunque no debemos olvidar de que es una energía que contamina mucho más y bastante sucia. Por lo general, se acumula el gasóleo en depósitos dentro de los establecimientos o viviendas.
  • Calderas de biomasa: esta energía se obtiene a través de diferentes materias orgánicas. Este tipo de calderas han ganado bastante fuerza en los últimos años por los grandes cambios tecnológicos con los que se fabrican los equipos.
  • Calderas convencionales: son calderas que ya no se utilizan. Se han prohibido por emitir altas emisiones de gas y ya se han dejado de fabricar en la mayoría de los casos.
  • Calderas de bajo Nox: son aquellas que limitan las emisiones de óxidos nitrosos refrigerando el quemador mediante los tubos del circuito de agua de la caldera, rebajando así la temperatura de los humos y el nivel de contaminación.
  • Calderas de condensación: son equipos de gran eficiencia ya que en su proceso utilizan el calor propio de la condensación para posteriormente calentar el agua de retorno. Son equipos bastante respetuosos con el medio ambiente y tienden a consumir menos energía.

Volver al menú de contenidos

Por electricidad

Muchas personas en la actualidad optan por la electricidad a la hora de la instalación de calefacción en el hogar. Se trata de una de las energías más limpias del mercado, de mucha comodidad ya que su suministro es ininterrumpido, y no requiere de relleno de bombonas de gas o los depósitos dentro del hogar. Solamente es necesaria una instalación de calefacción para abastecer la energía requerida en el hogar. Entre los sistemas de calefacción por electricidad, podemos encontrar diferentes equipos o sistemas:

  • Acumuladores de calor: el funcionamiento de estos equipos es bastante sencillo. El calentamiento de la estancia se produce a través de las resistencias eléctricas y se almacena dentro del acumulador el calor producido para su posterior liberación. Dentro de estos sistemas encontramos dos tipos diferentes: estático, donde la energía calorífica se libera de una forma natural; y los dinámicos, incluyen un ventilador que se encarga de ayudar a la transmisión de la energía.
  • Convectores: se trata de uno de los sistemas eléctricos menos eficaces, y por lo general se suele utilizar solamente en viviendas pequeñas o segundas viviendas. Utilizan el calor al igual que los acumuladores. La calefacción es posible gracias a la resistencia eléctrica y el termostato que se encuentra incorporado en su interior.
  • Suelo radiante: uno de los sistemas más modernos para irradiar calor dentro de la vivienda. La estructura del mismo está basada en la instalación de tuberías o cables que transportan el agua caliente bajo el suelo de la casa o establecimiento.
  • Bomba de calor: Uno de los sistemas más revolucionarios de la actualidad de calefacción eléctrica. En este tipo de equipos se requiere de mucha menos energía y son de gran eficiencia y respetuosos con el medio ambiente.
  • Placas radiantes: Se trata de aparatos un tanto costosos pero eficaces al momento de la distribución del calor en la habitación de una forma homogénea gracias a las ondas radiantes.

Volver al menú de contenidos

Por sistemas híbridos

Los sistemas híbridos permiten combinar sistemas de calefacción que utilizan para la producción de energía combustibles fósiles y sistemas que utilizan energías renovables. Es posible aprovechar las instalaciones de calefacción que ya existe en el hogar de una caldera (generador de calor) y a su vez añadirle un sistema renovable que nos ayudará a ahorrar energía y a reducir los costos que se derivan de la calefacción y producción del agua caliente sanitaria. Entre estos sistemas se pueden realizar bastantes variaciones, sin embargo uno de los más utilizados es el siguiente:

  • Calefacción formada por una caldera de condensación a gas y una bomba de calor aerotérmica: se trata de uno de los sistemas de calefacción más eficientes y que permiten cubrir todas las necesidades del hogar.
  • Distribución de calor por agua caliente: se les conoce de esta forma ya que utilizan el agua caliente como caloportador entre el sistema de generación, que por lo general es una caldera y los emisores ubicados en las estancias a calefactar. El agua es transportada mediante unas tuberías y se trata de uno de los sistemas más extendidos en la actualidad.
  • Distribución de calor por aire y por agua: se puede considerar una instalación de calefacción – refrigeración muy similar a los sistemas centralizados de calefacción con caldera y radiadores que se utiliza en muchos edificios. En ambos sistemas hay un elemento generador de energía térmica (central térmica) y elementos terminales (fan-coils/radiadores).

Volver al menú de contenidos

Precio de la calefacción en función del sistema de producción

Calefacción de gas natural - Caldera Radiadores eléctricos Sistemas hibrídos en aerotermia
  • Normalmente el precio oscila entre 300 y 1.400 euros.
  • Normalmente el precio oscila entre los 300 y 800 euros.
  • El precio de la instalación en una casa unifamiliar oscila entrelos 4.000 y 8.000 euros.
  • Los modelos más baratos rondan los 300 euros.
  • Los aparatos tienen este precio en función a su potencia.
  • El precio de los equipos variando la caldera y una bomba aerotérmica oscila entre los 2.000 y 4.000 euros.
  • Se recomienda gastarse un poco más para de esta forma comprar un modelo más seguro.
  • Potencia:
500 W (5 o 6 m2) = de 50 € a 190 €
800 W (hasta 10 m2) = de 90 € a 260 €- 1.000 W (entre 10 y 15 m2)- = de 120 € a 400 €
  • Se debe tener en consideración que gracias al ahorro y eficiencia de estos equipos, se podrá amortiguar el precio en un par de años.
  • El precio de la instalación varia según la ciudad en que se quiera llevar a cabo.
  • Mayor potencia:
1.500 W (entre 15 y 18 m2) = de 140 € a 450 €
1.800 W (hasta 20 m2) = de 160 € a 500 €
  • Se puede combinar dos equipos completamente diferentes utilizando las instalaciones ya existentes del sistema de calefacción ya instalado.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo se regula la calefacción?

  • Por tiempo

Los horarios de la calefacción central así como el encendido y apagado de los mismos, suelen ser motivo de debate entre los vecinos de las comunidades. Para ello se debe tener en cuenta que un acuerdo del funcionamiento de los mismos debe ser adoptado por las Juntas de Propietarios y por mayoría simple. Al día de hoy, no existe ninguna normativa que regule la fecha ni el horario de encendido o apagado de las calefacciones centrales y por ello es una decisión mayoritaria de los propietarios o inquilinos de los pisos.

  • Por temperatura:

Según recomendaciones del IDAE (Instituto para la Diversificación del Ahorro y la Energía) la temperatura ideal vendría siendo entre los 19 y 21 grados centígrados. Por cada grado que se suba de esa temperatura, se verá incrementado la factura o el consumo en un 7% y a la vez se produce un exceso de calor.

  • Por caudal:

Para subsanar las deficiencias en las instalaciones de calefacción, y de esta forma poder obtener el mejor rendimiento posible, es necesario llevar a cabo un equilibrado hidráulico. Este procedimiento asegura un caudal correcto del agua por los radiadores y se consigue a través de la adaptación entre sí de todos los componentes que conforman una instalación de calefacción: válvulas termostáticas, radiadores, bombas, válvulas de equilibrado y tuberías.

Volver al menú de contenidos

Calefacción en España: datos significativos

1. En España aproximadamente 4,5 millones de viviendas disponen de un sistema de calefacción instalado en el hogar.
2. 1,5 millones de viviendas cuentan con un sistema centralizado de calefacción.
3. Más de 3 millones de viviendas cuentan con un sistema de calefacción individualizado que utiliza electricidad, gas natural, propano, butano, biomasa, fuel, entre otros, como fuente de energía.
4. Alrededor del 15% de las viviendas españolas no utiliza ningún sistema de calefacción.
5. El 10% de los hogares cuenta con calefacción centralizada, en la que una fuente de calor ofrece servicio de calefacción a varias viviendas.
6. Más del 25% de los hogares cuenta con calefacción individual, independiente del resto del edificio (estufas, radiadores, bombas de calor...).
Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es