Registro de empresa
Actualizado: 9 oct. 2019

Problemas que pueden sufrir las estufas de calefacción

Uno de los sistemas de calefacción más eficientes sin duda alguna son las estufas y sus diferentes tipos. En la actualidad 1 de cada 4 instalaciones en los hogares españoles cuenta con una estufa de calefacción. Su funcionamiento es bastante sencillo y son equipos muy confiables. Pero para lograr el máximo rendimiento y evitar posibles averías, se les debe realizar el mantenimiento adecuado. Siguiendo los consejos de nuestros especialistas, podrás asegurar el buen funcionamiento, mantenimiento y evitar las averías.
Menú de contenidos:

reparación-de-las-estufas-de-calefaccion

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

¿De qué forma debemos realizar el mantenimiento de las estufas de calefacción?

El mantenimiento es uno de los puntos más importantes para asegurar el funcionamiento correcto de las estufas de calefacción, alargar su vida útil, ahorrar en energía consumida por las mismas y así evitar posibles averías que significan costes extras y que gracias a un buen mantenimiento se pueden evitar. Existen diferentes tipos de estufas, pero sin embargo en este artículo nos concentraremos con las que necesitan mayor mantenimiento:

Para las estufas de pellets

  • Usa pellets de calidad: un buen mantenimiento comienza siempre con un buen uso, y dentro del buen uso es recomendable utilizar pellets de una buena calidad, como por ejemplo, ENPLUS. Un pellet de baja calidad ensuciará mucho más nuestra estufa y disminuirá su durabilidad.
  • Limpia el deposito de cenizas: si notas que la llama está débil o tiene un tono rojizo, puede significar que hay depósitos de cenizas o incrustaciones que impiden el buen funcionamiento. Por la misma razón, debes controlar el cajón de la ceniza cada dos días para verificar si hay que vaciarlo. Según la frecuencia de uso, se acumularan en el deposito una mayor o menor cantidad de residuos y por tanto, habrá que limpiar con mayor o menor frecuencia.
  • Limpia la cámara de combustión: hay que revisar semanalmente la cantidad de ceniza que se acumula en la cámara combustión. Esta ceniza se puede aspirar (hay aspiradores específicos para ello).
  • Limpia el vidrio de la puerta: mantener siempre limpio el vidrio es muy importante para poder ver en todo momento si la combustión de la llama es correcta. Lo debes hacer cuando no la utilices o que el aparato esté completamente frío. Utilizando sustancias desengrasantes pero que no sean corrosivas ya que podrían echar a perder la pintura de la estufa.

Si la limpieza la realiza una empresa especializada o técnico profesional, debe tener un certificado que garantizará su buen funcionamiento posteriormente.

Para las estufas de parafina

Para que la estufa funcione de un modo adecuado, el máximo tiempo posible, debes tener algunas cosas importantes en cuenta:

  • Vigila a la hora de encenderla: nunca dejes más de 3 o 4 segundos el botón presionado, ya que sino se funde la resistencia y habrá que cambiarla para poderla encender.
  • Mantenimiento de la mecha: al final de cada temporada deberás dejar quemar toda la parafina del depósito hasta que la estufa se pare por sí sola. Con esto consigues que la mecha quede seca y evitas que se endurezca inutilizando su uso, lo que supondría tener que cambiarla para garantizar de nuevo el encendido de la estufa.
  • En el caso de que tengas que sustituir la mecha y la resistencia, se venden los recambios y lo puedes hacer tú mismo, accediendo a la parte interna de la estufa donde se encuentran ambas piezas. Tendrás que desmontar toda la carcasa para poder hacerlo, es muy fácil y de esta manera mantendrás tu estufa como nueva.
Si estás interesado en un presupuesto de mantenimiento para este tipo de sistemas, lo puedes hacer a través del siguiente formulario

Para las estufas de gas

  • Asegúrate de que tenga la presión necesaria: es de suma importancia, verificar la presión que tiene la estufa de gas, ya que de aquí dependerá mucho su consumo y su buen funcionamiento. Revísalo con frecuencia y en caso de no tenerla, deberas ajustarla.
  • El quemador debe estar en buen estado: el quemador no puede presentar averías, ya que si la llama no es constante, el gas no se calentará de forma adecuada. Si es necesario cambiarlo y no dispones de práctica, te recomendamos contratar a un profesional en la materia.
  • Limpieza de la estufa: no tengas miedo en limpiarla, sino que al contrario es recomendable hacerlo con regularidad, para ello debes esperar que la estufa de gas esté fría y posteriormente limpiarla con productos que no sean inflamables sino neutros.
  • Cambiar el conducto: si además del conducto tuviésemos que cambiar el regulador, lo más aconsejable sería utilizar un práctico kit regulador de gas butano para botellas de uso doméstico, que contiene ya todas las piezas necesarias.
  • Buena instalación: conservando la instalación de gas de esta estufa en perfecto estado evitaremos posibles accidentes, obteniendo un buen rendimiento de nuestra estufa catalítica.

Para las estufas de leña

  • Las juntas: las juntas plateadas de la puerta tienen que revisarse regularmente. Si no son totalmente estancas, hay que reemplazarlas.
  • Limpieza de la estufa: para limpiar la parte exterior de su estufa le recomendamos que use, o una aspiradora con un pequeño cepillo suave, o un trapo seco. No use ni alcohol, ni disolventes ya que estos productos dañan la pintura.
  • Limpieza del cristal: usar leña húmeda puede producir manchas de hollín en el cristal. La forma más sencilla de limpiar el cristal es usar un trapo húmedo impregnado de cenizas.
  • Cámara de combustión: las placas amarillas de la cámara de combustión se desgastan de forma natural con el uso, y tienen que cambiarse cuando aparecen grietas de más de 0,5 cm de profundidad. En caso de que estén deterioradas, debemos reemplazarlas o dejar que un experto en la materia lo haga.
  • Reparar las superficie exterior de la estufa : si notamos que la estufa tiene arañazos, podremos solucionar este problema con un spray de pintura, aplicándolo directamente en la zona afectada y dejando secar a continuación un par de horas.

Volver al menú de contenidos

Averías más comunes de las estufas

Las estufas pueden presentar averías cuando no le damos un mantenimiento adecuado y eficiente. Entre las averías más comunes podemos encontrar las siguientes:

1- La estufa no calienta bien

Suele suceder cuando existe una obstrucción en la salida de humos o la hemos graduado de una forma incorrecta. Una de las soluciones posibles y que suele ser la más frecuente es el emplazamiento de los quemadores.

2- La estufa quema mal

Es una de las típicas averías de las estufas y todo ello se debe a que por la falta de poco mantenimiento y las cenizas que se han acumulado en la cámara, la misma no puede funcionar bien. La solución es, realizarle primeramente una limpieza a fondo a la cámara y posteriormente revisar el quemador, quitarle la suciedad y limpiarlo.

3- La estufa eléctrica se apaga con frecuencia

Es un indicativo de que la estufa no esta funcionando bien debido a la falta de mantenimiento o problemas dentro del circuito eléctrico. Es importante revisarla a fondo antes de ponerla nuevamente en funcionamiento y si observas que no enciende, posiblemente tengas que contar con la reparación de las estufas.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué hacer si se avería la estufa?

Si la estufa se avería y no logras solucionar el problema con los consejos anteriores, te recomendamos que te dejes asesorar por un especialista en calefacción, ya que no debemos olvidar que la estufas y principalmente las de gas y pellets deben funcionar sin ningún defecto para evitar los posibles peligros dentro del hogar.

Antes de asesorarte con un especialista para el posible arreglo de la estufa, ten en cuenta los siguientes consejos:

Averías más comunes Posible solución
La salida de humos ⇨ Revisar frecuentemente que no tenga ninguna obstrucción. Puede presentar un peligro
La limpieza ⇨ Asegúrate de limpiar la cámara antes de encender la estufa nuevamente
Temperatura ⇨ Comprobar que la estufa esté bien graduada y tenga la temperatura deseada
Quemadores ⇨ Limpiar los quemadores y en caso de que estén quemados, deben ser remplazados
Alimentación eléctrica ⇨ Asegúrate que la red eléctrica no esté sufriendo de alguna bajada de tensión
Este artículo ha sido escrito por: Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es