¿Por qué elegir un suelo radiante eléctrico?

15 de noviembre de 2022
La calefacción por suelo radiante eléctrico es una de las varias modalidades de suelo radiante que existen en el mercado. Funciona gracias a una resistencia eléctrica que se encarga de la obtención de energía calorífera. Para elegir el tipo que mejor se adapta a nuestras circunstancias, conviene conocer su funcionamiento, así como sus principales ventajas y desventajas. A continuación vamos a conocer con más detalle qué es la calefacción radiante eléctrica y las razones por las que decantarse por este sistema.
Marcos Carbonell
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCalefacción eléctricaSuelo radiante eléctrico

Menú de contenidos:

suelo-radiante-electrico

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es


¿Qué es el suelo radiante eléctrico?

El suelo radiante eléctrico es un sistema de calefacción que funciona gracias al efecto Joule. Básicamente, es una resistencia que disipa la electricidad que circula a través de ella, en forma de calor. Es decir, el fenómeno por el que, cuando por un conductor eléctrico hacemos pasar una corriente eléctrica, parte de la energía cinética que poseen los electrones se transforma en calor.

El suelo radiante eléctrico tiene diversas formas de presentarse en el mercado, aunque no por ello aumenta el precio del mismo. Bien como una malla de fibra en la que se sujeta el cable radiante, zigzagueando en el ancho de dicha malla. Hay fabricantes que la presentan como un hilo, que podemos extender como más nos interese. E incluso, podemos encontrar este tipo de calefacción eléctrica como un folio radiante, de apenas un par de milímetros de espesor. Sin embargo, este tipo de calefacción radiante es algo diferente y por eso lo explicamos en otro artículo, que se puede leer aquí.

tipos-suelo-radiante-electrico

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

¡Pide Presupuestos Sin Compromiso!

Volver al menú de contenidos

¿Cómo funciona el suelo radiante eléctrico?

El suelo radiante eléctrico tiene un funcionamiento relativamente sencillo. Es una resistencia eléctrica, que está preparada para disipar la electricidad en forma de calor. Los fabricantes han calculado las dimensiones que debe tener para una disipación adecuada, consiguiendo un aumento de la temperatura de las estancias donde se instala.

Es por ello, que la forma más normal de venderse es en la malla. Esta consiste en una malla de fibra en la que se ha distribuido el hilo radiante. La separación que se deja entre las diferentes pasadas del hilo radiante, está calculada para optimizar la función de calefacción radiante. No obstante, se puede modificar la distribución durante su instalación con facilidad.

Como en otros sistemas de calefacción, se utiliza un termostato de suelo radiante para el control de temperaturas e incluso programar su funcionamiento. En muchos modelos de termostatos existe la posibilidad de su conexión al sistema domótico y realizar el control desde el Smartphone.

¿Cuánto tarda en calentar el suelo radiante eléctrico?

El tiempo que necesita un suelo radiante eléctrico en dar confort a los usuarios depende del tipo de instalación y del pavimento que se elija. Así, podemos tener un sistema de calefacción radiante que nos aporte calor en apenas una hora, a otros que necesitan más de un día.

Tipo de pavimento Soporte Tiempo de confort
Gres o porcelánico Con capa de mortero Más de un día
Sin capa de mortero Entre 10 y 12 horas
Mármol o piedras naturales Con capa de mortero Más de un día
Sin capa de mortero Entre 12 y 14 horas
Suelos hidráulicos Con capa de mortero Entre 12 y 14 horas
Cemento pulido Con capa de mortero Entre 10 y 12 horas
Parquet o suelo de madera Con capa de mortero Más de un día
Sin capa de mortero Entre 10 y 12 horas
Suelos laminados Con capa de mortero Más de un día
Sin capa de mortero Entre 8 y 10 horas
Suelos vinílicos* Con capa de mortero Más de un día
Sin capa de mortero Entre 4 y 6 horas

* Para instalar un suelo radiante eléctrico debajo de un suelo vinílico, deberemos consultar la información técnica que los respectivos fabricantes ofrecen de sus productos. Además, contar con la experiencia y conocimientos de un instalador nos ayudará a evitar problemas con el pavimento de vinilo.

solicita-presupuesto-bomba-calor

Volver al menú de contenidos

Instalación del suelo radiante eléctrico

La instalación de un suelo radiante eléctrico es relativamente sencilla. No obstante, es un trabajo que debe ser calculado y ejecutado por un profesional de la calefacción. La malla de un suelo radiante eléctrico es delicada y debe ser manipulada con cierto cuidado. Al ser una resistencia formada por un hilo radiante puede quedar partida e impedir el paso de la corriente eléctrica. En esos casos deberemos retirar toda la malla y sustituirla por otra en buenas condiciones.

El suelo radiante eléctrico se instala distribuyendo sobre el forjado de la estancia el hilo radiante y se conecta a una toma eléctrica, mediante un termostato de suelo radiante. Además, se instala una sonda de temperatura en el suelo, sin estar en contacto con el hilo radiante. El termostato recibe constantemente la señal de la sonda y se encarga de apagar o encender el suelo radiante eléctrico, según la temperatura de consigna que le hemos marcado.

Por lo general, para su instalación se extiende un aislante y sobre este se dispone la malla radiante. El motivo para colocar el aislante es evitar que el calor generado se escape hacia el forjado, puesto que lo interesante es que caliente la habitación. Posteriormente, se echa una capa de mortero que se comportará como una batería que almacena el calor, para dar inercia al suelo radiante eléctrico.

En caso de reforma, donde la altura disponible no es mucha, esta capa de mortero no se realiza, pasando directamente a la colocación del pavimento. En función del tipo de pavimento, la colocación del suelo radiante eléctrico variará. Por ejemplo, en caso de un suelo cerámico, se extiende la cola que sirve de agarre a las baldosas. En cambio, en el caso de un suelo laminado, simplemente se instala sobre el mortero o directamente sobre el suelo radiante eléctrico las piezas del laminado.

instalacion-suelo-radiante-electrico

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

¡Pide Presupuestos Sin Compromiso!

Volver al menú de contenidos

¿Por qué elegir calefacción por suelo radiante eléctrico?

La elección de un sistema de calefacción concreto debe ajustarse al tipo de vivienda y a las necesidades específicas de calor que tengamos. De este modo, hay que fijarse en aspectos como el tamaño de la vivienda, la altura de los techos, las temperaturas mínimas que se alcanzan en el exterior, el número de personas y los suministros disponibles.

Basándonos en todos estos factores, y con el asesoramiento de un profesional, elegiremos la calefacción que más se adapte a la vivienda. No obstante, si estamos planteándonos la posibilidad de instalar calefacción por suelo radiante eléctrico, vamos a conocer algunas razones por las que es una opción interesante.

1. Instalación del suelo radiante eléctrico

La calefacción radiante es una instalación muy sencilla y económica cuando se utiliza la opción eléctrica. El elemento calefactor se coloca directamente por debajo del pavimento. Tanto sí hablamos de suelo templado, como de calefacción principal. El funcionamiento de este tipo de calefacción radiante tiene una potencia entre 60-120 W/m2.

Dependerá del tamaño de la vivienda y del aislamiento, la potencia que necesite el suelo radiante eléctrico. Además, si se trata de suelo templado, es decir, calefacción radiante auxiliar, también afectarán las pérdidas en la principal. Para dicho suelo la potencia es de 150 W/m2.

La calefacción por suelo radiante se adapta también a las circunstancias. Cuando se usa el hilo radiante, la potencia lineal de este está limitada entre 10 y 15 W/m. Así, se proporciona una distribución del calor homogéneo.

2. Como sistema principal o auxiliar

La calefacción radiante se caracteriza por ser muy eficiente energéticamente y por disminuir el consumo. Además, en el caso de la calefacción radiante eléctrica, la instalación es más sencilla que por agua. De esta manera, el precio del suelo radiante también es menor.

Las características de la calefacción por suelo radiante difieren según se hable de principal o auxiliar. Lo más común es que sea la principal, y su finalidad es elevar la temperatura hasta una deseada. En cuanto a la calefacción por suelo radiante eléctrico como sistema auxiliar, esta recibe también el nombre de suelo templado.

El objetivo de este es ofrecer una temperatura agradable en la vivienda. Las características aquí difieren, ya que no se usa como referencia la temperatura del aire, solo la del suelo. Esta opción se instala generalmente en zonas específicas de la casa, como en el baño delante de la ducha.

3. Las ventajas de la calefacción radiante

Otro de los motivos por el que conviene decantarse por la calefacción por suelo radiante eléctrico son las ventajas que ofrece. Aunque su instalación inicial puede ser algo más elevada que otras opciones, precio del suelo radiante no es tan caro como de agua. Además, la eficiencia energética es elevada, ya que las temperaturas que se alcanzan no son tan altas como en otros sistemas de calefacción.

Por otra parte, la calefacción radiante no interfiere con el mobiliario de la vivienda, puesto que toda la instalación se realiza bajo el pavimento de la vivienda. Por último, aunque no menos importante, la calefacción por suelo radiante permite una distribución del calor homogéneo. Algo que suele suceder con otros sistemas, en los que el calor se concentra en puntos concretos de una estancia.

4. Consumo medio de una vivienda

El consumo medio de la calefacción por suelo radiante eléctrico dependerá del tiempo que se utilice, del tamaño de la vivienda y de la temperatura que se establezca. Por tanto, resulta muy complejo establecer una cifra para la calefacción radiante, ya que son aleatorias.

Sin embargo, la calefacción radiante tiene un consumo más bajo que otros sistemas. Se necesitan temperaturas más bajas para calentar las estancias y el calor se mantiene durante más tiempo en toda la vivienda. Si buscamos una calefacción eficiente y bajo consumo, la calefacción radiante es la solución.

5. Comparación con el suelo radiante por agua

El consumo de la calefacción radiante varía si se trata de calefacción por suelo radiante eléctrico o por agua. En este último, se emplea un circuito de tuberías de pequeño tamaño. Por ellas circula agua en poca cantidad, que necesitará de menos calor para elevar su temperatura.

La calefacción radiante por agua tiene un consumo más bajo, ya que para trabajar no alcanza ni los 50 ºC de temperatura. El inconveniente es que precio del suelo radiante de agua es mucho más caro que cuando se trata de calefacción por suelo radiante eléctrico.

6. Ahorro energético

Una de las grandes beneficios de la calefacción por suelo radiante eléctrico es el ahorro energético. Como decíamos en el apartado anterior, estos sistemas de calefacción radiante trabajan a temperaturas inferiores para calentar la vivienda. Con esto se consigue un mejor rendimiento y un mayor ahorro energético.

Todo lo que se ahorre en el consumo de energía vendrá reflejado en las facturas de la luz. Por tanto, aunque la inversión inicial pueda ser mayor, la calefacción radiante es una elección eficiente y de rápida amortización.

7. Desventajas de la calefacción radiante

El motivo por el que las desventajas también son una razón para decantarse por la calefacción por suelo radiante, es que no son tantas como en otros sistemas. La calefacción radiante es eficiente y trabaja a un alto rendimiento. Sin embargo, al conectarse al suministro eléctrico elevará el importe de las facturas de este.

Otra de las desventajas de la calefacción radiante es que se recomienda en viviendas nuevas o en aquellas que se están reformando. Si no tenemos pensado hacer ningún trabajo en nuestro hogar, la calefacción por suelo radiante no será la opción más indicada. Además de la obra, es necesario colocar pavimento, y se dispara el precio del suelo radiante por metro cuadrado.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Suelo radiante eléctrico o por agua: diferencias

El suelo radiante puede ser eléctrico o de agua. Aunque su función última es la misma, entre ellos hay grandes diferencias que analizamos en el siguiente cuadro.

Suelo radiante de agua Suelo radiante eléctrico
✓ Recomendable para viviendas de gran tamaño ✓ Recomendable en viviendas pequeñas o para estancias como el baño
✓ Es posible combinarlo con otros sistemas como bombas de calor
✓ Es recomendable combinarlo con una instalación fotovoltaica de autoconsumo
✓ Consumo energético reducido ✓ Consumo energético medio debido a que utiliza el suministro eléctrico con una potencia elevada
✓ Trabaja a temperaturas bajas ✓ Trabaja a temperaturas medias
✓ Instalación de coste elevado ✓ Instalación económica
✓ Instalación compleja ✓ Instalación sencilla y rápida
✓ Recomendado para nuevas viviendas o en rehabilitación si hay altura suficiente ✓ Recomendado para nuevas viviendas o en rehabilitación
✓ Respuesta no tan rápida ✓ Rapidez de respuesta.

¡Pide Presupuestos Sin Compromiso!

Artículos relacionados que te pueden interesa:

Otro tema de interés "Folio radiante"