Registro de empresa

Razones por las que elegir un suelo radiante eléctrico

La calefacción por suelo radiante eléctrico es una de las modalidades de suelo radiante que existen en el mercado. Funciona gracias a una resistencia eléctrica que se encarga de la obtención de energía calorífera. Para elegir el tipo que mejor se adapta a nuestras circunstancias, conviene conocer su funcionamiento, así como sus principales ventajas y desventajas. A continuación vamos a conocer con más detalle qué es la calefacción radiante eléctrica y las razones por las que decantarse por este sistema.
Menú de contenidos:

Calefacción por suelo radiante eléctrico: funcionamiento e instalación

El suelo radiante es un circuito de tuberías que se instalan debajo del pavimento de una vivienda o local. En función de su modalidad, dichas tuberías podrán calentarse siguiendo un proceso diferente. O bien, se utilizará una malla. Así, podemos distinguir entre la calefacción por suelo radiante eléctrico y la de agua. La calefacción radial eléctrica utiliza la resistencia eléctrica. De esta manera, no se utiliza agua como sucede en otros tipos de calefacción, sino que todo va por el suministro eléctrico.

suelo-radiante-electrico

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Dentro de la calefacción por suelo radiante eléctrico podemos hacer a su vez otra distinción. Por un lado, encontramos la instalación que utiliza un cable calefactor o una malla calefactora. Estos irán embebidos con un material que sea conductor. Como por ejemplo, el cemento o el cemento cola, o el hormigón. Al utilizar estos materiales se logrará una disipación adecuada del calor, desde la cubierta del propio cable hasta el pavimento que se pisará. Este tipo de instalaciones son recomendables en viviendas de nueva construcción o en aquellas en rehabilitación.

En segundo lugar, es posible instalar un folio calefactor en seco. Esto es, irá instalado directamente bajo el suelo que hayamos elegido, bien sea parqué, suelo laminado o tarima flotante.En este tipo de suelo radiante eléctrico no se utiliza cementos. La ventaja de prescindir de este material es que supone un ahorro importante en la instalación de la calefacción radiante eléctrica. Sin embargo, tiene el inconveniente de que no puede instalarse bajo suelos de cerámica. El motivo está en que estos requieren de dicho material para poder ser fijados. Esta modalidad, al ser más sencilla, se recomienda en viviendas en rehabilitación.

Volver al menú de contenidos

Razones para elegir la calefacción por suelo radiante eléctrico

La elección de un sistema de calefacción concreto debe ajustarse al tipo de vivienda y a las necesidades específicas de calor que tengamos. De este modo, hay que fijarse en aspectos como el tamaño de la vivienda, la altura de los techos, las temperaturas mínimas que se alcanzan en el exterior, el número de personas y los suministros disponibles. En base a todos estos factores, y con el asesoramiento de un profesional, elegiremos la calefacción que más se adapte a la vivienda. No obstante, si estamos planteándonos la posibilidad de instalar calefacción por suelo radiante eléctrico , vamos a conocer algunas razones por las que es una opción interesante.

1. Instalación del suelo radiante eléctrico

La calefacción radiante es una instalación muy sencilla y económica cuando se utiliza la opción eléctrica. El elemento calefactor se coloca directamente por debajo del pavimento. Tanto si hablamos de suelo templado como de calefacción principal, que más adelante veremos lo que son. El funcionamiento de este tipo de calefacción radiante utiliza una potencia entre 60-120 W/m2. Todo dependerá del tamaño de la vivienda y del aislamiento. Además, si se trata de suelo templado, es decir, calefacción radiante auxiliar, también afectarán las pérdidas en la principal. Para dicho suelo la potencia es de 150 W/m2. La calefacción por suelo radiante se adapta también a las circunstancias. Cuando se utiliza el cable calefactor, la potencia lineal de este está limitada entre 10 y 15 W/m. Así se proporciona una distribución del calor homogénea. Si se usa folio en la calefacción radiante, este irá acompañado de suelo laminado únicamente. Para las zonas más húmedas, se emplea la manta de aluminio, que también se instala en seco.

2. Como sistema principal o auxiliar

La calefacción radiante se caracteriza por ser muy eficiente energéticamente y por disminuir el consumo. Además, en el caso de la calefacción radiante eléctrica, la instalación es más sencilla que por agua. De esta manera, el coste de instalarla también es menor. Las características de la calefacción por suelo radiante difieren según se hable de principal o auxiliar. Los más común es que sea la principal, y su finalidad es elevar la temperatura hasta una deseada. Existe además el termostato para suelo radiante eléctrico. Para la regulación, se mide la temperatura del aire y a través del suelo se regula con un límite máximo.

En cuanto a la calefacción por suelo radiante eléctrico como sistema auxiliar, esta recibe también el nombre de suelo templado. El objetivo de este es ofrecer una temperatura agradable en la vivienda. Las características aquí difieren ya que no se usa como referencia la temperatura del aire, solo la del suelo. Esta opción se instala generalmente en zonas específicas de la casa, como en el baño delante de la ducha.

3. Las ventajas de la calefacción radiante

Otro de los motivos por el que conviene decantarse por la calefacción por suelo radiante eléctrico son las ventajas que ofrece. Aunque su instalación inicial puede ser algo más elevada que otras opciones, no resulta tan cara como la calefacción radiante por agua. Además, la eficiencia energética como decíamos es elevada, ya que las temperaturas que se alcanzan no son tan altas como en otros sistemas de calefacción. Por otra parte, la calefacción radiante no interfiere con el mobiliario de la vivienda, ya que toda la instalación se realiza bajo el pavimento de la vivienda. Por último, aunque no menos importante, la calefacción por suelo radiante permite una distribución del calor homogénea. Algo que suele suceder con otros sistemas, en los que el calor se concentra en puntos concretos de una estancia.

4. Consumo medio de una vivienda

El consumo medio de la calefacción por suelo radiante eléctrico dependerá del tiempo que se utilice, del tamaño de la vivienda y de la temperatura que se establezca. Por tanto, resulta muy complejo establecer una cifra para la calefacción radiante ya que son aleatorias. Sin embargo, como ya hemos dicho con anterioridad, la calefacción radiante tiene un consumo más bajo que otros sistemas. Se necesitan temperaturas más bajas para calentar las estancias y el calor se mantiene durante más tiempo en toda la vivienda. Si buscamos eficiencia y bajo consumo, la calefacción radiante es la solución.

5. Comparación con el suelo radiante por agua

El consumo de la calefacción radiante varía si se trata de calefacción por suelo radiante eléctrico o por agua. En este último, se utiliza un circuito de tuberías de pequeño tamaño. Por ellas circula un torrente de agua muy fino, que por tanto, necesitará de menos calor para elevar su temperatura. La calefacción radiante por agua tiene un consumo más bajo, ya que para trabajar no alcanza ni los 50º de temperatura. El inconveniente de esta opción es que la instalación es mucho más costosa y más elevada que cuando se trata de calefacción por suelo radiante eléctrico.

6. Ahorro energético

Una de las grandes beneficios de la calefacción por suelo radiante eléctrico es el ahorro energético. Como decíamos en el apartado anterior, estos sistemas de calefacción radiante trabajan a temperaturas inferiores para calentar la vivienda. Con esto se consigue un mejor rendimiento y un mayor ahorro energético. Todo lo que se ahorre en el consumo de energía vendrá reflejado en las facturas. Por tanto, aunque la inversión inicial pueda ser mayor, la calefacción radiante es una elección eficiente y de rápida amortización.

7. Desventajas de la calefacción radiante

El motivo por el que las desventajas también son una razón para decantarse por la calefacción por suelo radiante, es que no son tantas como en otros sistemas. La calefacción radiante es eficiente y trabaja a un alto rendimiento, sin embargo, al conectarse al suministro eléctrico elevará el importe de las facturas de este. Otra de las desventajas de la calefacción radiante es que se recomienda en viviendas nuevas o en aquellas que se están reformando. Si no tenemos pensado hacer ningún trabajo en nuestro hogar, la calefacción por suelo radiante no será la opción más indicada. Además de la obra, es necesario colocar pavimento, y se dispara el precio del metro cuadrado de suelo radiante.

Volver al menú de contenidos

Suelo radiante eléctrico o por agua: diferencias

Suelo radiante eléctrico o por agua

Por agua

Eléctrico

Recomendable para viviendas de gran tamaño

Recomendable en viviendas de pequeño tamaño o para zonas de reducido tamaño como el baño

Es posible combinarlo con otros sistemas como calderas de condensación, bombas de calor o radiadores

Es posible combinarlo con otros sistemas como calderas de condensación, bombas de calor o radiadores

Consumo energético reducido

Consumo energético medio debido a que utiliza el suministro eléctrico con una potencia elevada

Trabaja a temperaturas muy bajas

Trabaja a temperaturas medias

Instalación de coste elevado

Instalación económica

Instalación compleja

Instalación rápida

Recomendado para nuevas viviendas o en rehabilitación

Recomendado para nuevas viviendas o en rehabilitación

Rapidez de respuesta

Rapidez de respuesta