Registro de empresa

¿Qué es un emisor térmico y cómo funciona?

Un emisor térmico es un sistema de calefacción que funciona con corriente eléctrica. Los emisores térmicos están hechos,por lo general, de aluminio, ya que este tipo de material es un buen conductor térmico y suele tener un factor de transmisión del calor muy elevado. Son equipos programables, y la función principal de este tipo de calefacción es repartir el calor de forma gradual dentro de las habitaciones o las estancias donde se encuentran instalados. Los emisores térmicos son considerados más eficientes que otros tipos de calefacción eléctricos ya que logran mantener mejor el calor y, por tanto, necesitan de menos energía para seguir calentando durante más tiempo que los sistemas eléctricos convencionales. ¿Quieres saber más sobre ellos? Sigue leyendo.
Menú de contenidos:

¿Cómo funcionan los emisores térmicos?

Si hablamos de emisores térmicos, debemos hablar primero de la radiación. La radiación es uno de los sistemas más eficientes y saludable. ¡El sol nos calienta durante miles de años por radiación!, y en este caso, los emisores térmicos funcionan prácticamente de la misma forma. Se trata de un sistema de calefacción que funcionan como radiador fijo conectados a la red eléctrica, y todo ello mediante un enchufe. El cuerpo exterior al estar elaborado de aluminio se convierte en un diseño óptimo para poder transmitir el calor de una forma uniforme. Un fluido termo-conductor de alta transferencia térmica, que se calienta por resistencia, se reparte y circula de forma uniforme por el interior del aparato.

Volver al menú de contenidos

Tipos de emisores térmicos

Según el tipo de resistencia interna que presenten existen tres tipos de emisores térmicos:

1. Emisores térmicos de aluminio

La principal característica de este tipo de emisor térmico es que el cuerpo interior que conserva el calor está elaborado con aluminio. Los mismos están diseñados para transmitir el calor por conducción y su principal ventaja es que suelen calentar de manera muy rápida. Sin embargo presentan una gran desventaja y es que el calor dura muy poco tiempo. No más de 5 horas. A parte de ello, entre la gran variedad de emisores térmicos que encontramos en el mercado, debemos mencionar que suelen ser lo que más energía consumen. Por esta misma razón, el mercado tiende a decantarse cada vez más por modelos que tengan una tecnología, más eficiente y más avanzada.

2. Emisores térmicos de fluido

Los emisores térmicos de fluido se caracterizan porque la resistencia que conserva el calor es un líquido alojado en el interior del equipo. Estos sistemas consiguen que el calor se conserve mucho mejor. El calor circula por el interior del aparato gracias a la naturaleza líquida de la resistencia y se expulsa a la habitación de manera mucho más regular. Tardan un poco más en calentarse si los comparamos con los de cuerpo de aluminio. Sin embargo, también consiguen conservar el calor mucho más tiempo. Hasta ocho horas.

3. Emisores térmicos cerámicos

Este último tipo de emisores térmicos son posiblemente los más eficientes que se pueden encontrar en la actualidad en el mercado. En el caso de estos emisores térmicos, la resistencia interna está elaborada con un material cerámico de tipo solido. Dispone de una gran conductividad y una inercia térmica muy elevada. Se podría decir, que son los mejores si estamos más de ocho horas en casa. La única desventaja que presentan es que son más lentos a la hora de alcanzar la temperatura máxima. Sin embargo, esto queda compensado por la elevada inercia térmica que presentan.

Por lo general, a la hora de la elección de un emisor térmico, se debe tener en cuenta las necesidades particulares que tenemos en casa. Cuando nos decidimos a escoger un emisor térmico para el hogar, es aconsejable pensar primeramente el tiempo que estaremos en casa, o mejor dicho que vayamos a utilizarlo. Así, si se trata de una estancia muy utilizada, lo mejor será optar por un emisor cerámico. Mientras que si el tiempo que vayamos a pasar en la habitación es sólo unas horas, lo mejor será decantarse por uno de fluidos o de aluminio.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Ventajas de los emisores térmicos

qué-es-un-emisor-térmico-y-como-funciona

Fuente de la imagen: ©Jerome Rommé - Fotolia.com

Los emisores térmicos poseen múltiples ventajas: su fácil instalación, el hecho de que no necesiten mantenimiento, la simplicidad de su uso, su versatilidad de programación y adaptación al ritmo de vida diario, la eficiencia energética gracias a su gestión y control, su larga vida útil, etc. Pero si quisiéramos destacar las tres principales ventajas de los emisores térmicos serían las siguientes:

1- El ahorro económico y energético del emisor térmico

Los expertos recomiendan que para lograr mantener el equilibrio entre el consumo y el confort dentro del hogar es recomendable tener en el mismo una temperatura ambiente que oscile entre los 19 grados centígrados y los 21 grados centígrados. Ya que si se excede de esta temperatura conllevará a un consumo eléctrico mayor y así mismo un mayor gasto. De hecho, se estima que cada grado más de temperatura significa un 7 % de más consumo de energía. Los expertos aconsejan que no sobrepasemos los 22 ºC durante el día o los de 17 ºC durante la noche. Además, un exceso de calor puede ocasionar síntomas como dolores de cabeza, irritación cutánea, mareos, sequedad de las vías respiratorias, etc.

Los emisores térmicos resultan la mejor opción para paliar este tipo de problemas, ya que los mismos son completamente programables y reparten el calor de una forma gradual. Con su modo de funcionar, realizan un gasto menor que otros sistemas de calefacción, ya que necesitan un 30 % menos de potencia, lo que se refleja directamente en el consumo. Los emisores térmicos suelen traer también incorporados termostatos adecuados para ajustar la temperatura de la habitación a la exterior, de modo que cuando esta es más suave la sensación de confort se consigue seleccionando temperaturas más bajas en el interior, que además suelen ser cronometrables, lo que permite realizar programaciones personalizadas para cada día de la semana.

2- Respeto con el medio ambiente

El funcionamiento de los emisores térmicos y gestión energética, no solo supone un ahorro económico y energético, sino a la vez, contribuye a la utilización de energía de bajo consumo que es respetuosa con el medio ambiente. Al emplearse energía eléctrica, los emisores térmicos trabajan de una forma limpia y renovable ya que no utilizan ningún tipo de combustible que genere olores, residuos o humos. Debemos mencionar que, los emisores térmicos tampoco requieren de mantenimiento, revisiones como en otros tipos de sistemas de calefacción..

3- Fácil instalación y programación

Este tipo de equipos no requiere realmente de una instalación. Con esto lo que queremos decir es que solamente deben ser colgados a la pared de la habitación donde lo necesitamos y posteriormente conectarlos a una red eléctrica. La programación de este tipo de equipos se hace a través de los termostatos, lo que nos permite hacerlo de una forma muy sencilla y sin complicación alguna.

Volver al menú de contenidos

Emisores térmicos vs radiadores

Tanto los emisores térmicos como los radiadores, son equipos muy utilizados para la calefacción de los hogares españoles. Sin embargo y a pesar de las ventajas de ambos sistemas, son las necesidades de los usuarios las que toman fuerza al momento de decidirse por un sistema o el otro. En la siguiente tabla te queremos presentar 5 diferencias entre ambos sistemas, que es recomendable tenerla en cuenta a la hora de decidirse por uno o otro.

Emisores térmicos Radiadores
Son equipos utilizados normalmente para pequeños espacios Se utilizan para habitaciones o estancias más grandes
Son más económicos que los radiadores Más costosos que los radiadores
Son más faciles de programar (más exactos) Los más utilizados suelen ser los eléctricos
Son de fácil instalación La instalación es un poco más complicada que la de los radiadores, sin embargo, es bastante sencilla
Adaptables al ritmo de vida Son más potentes que los emisores térmicos
Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es