Registro de empresa

El futuro de la energía solar en España

En España hemos pasado por un periodo de varios años en los que no era viable para los particulares ni empresas autoabastecerse de energía eléctrica a partir de energías renovables (solar fotovoltaica principalmente), el llamado “impuesto al sol”, desde que el anterior gobierno pusiera en vigor el Real Decreto 900/2015, por el que se establecían severas restricciones a la generación de energía eléctrica para autoconsumo. Pero eso ha cambiado con el Real Decreto-ley 15/2018, de 5 de octubre, de “medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores”. Promovido por diversas directivas europeas que están enfocadas al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables. Bien es cierto que este nuevo Decreto-Ley, no tendrá efectos hasta el año 2021.
Menú de contenidos:

La-energia-solar-en-Espana

Fuente de la imagen: ©reimax16 - Fotolia.com

¿Cómo nos afecta el cambio de legislación? (el impuesto al sol)

El texto específica que el usuario tiene derecho a ser un autoconsumidor, como ya recomendaba la Comisión Nacional De los Mercados y de la Competencia en un informe. Todo ciudadano que lo desee (y cumpla con ciertos requisitos) podrá instalar un panel solar o un molino eólico para generar electricidad. Y además, también se permite que el usuario pueda producir más energía eléctrica (proveniente de la energía solar o eólica, principalmente) de la que necesita en su hogar para vender el sobrante a la red eléctrica, a valor de mercado. Este anuncio supone un cambio para las grandes empresas eléctricas y energéticas. A partir de su aprobación los países tendrán seis meses de margen para adaptar sus normativas a esas medidas, y será en ese momento cuando nuestro "impuesto al sol" tendrá que ser anulado.

Pero a los ciudadanos de a pie, ¿cómo nos afecta directamente la eliminación del impuesto al sol?. Pues hay dos formas en que nos puede beneficiar, una es con la instalación de energía solar o de equipos fotovoltáicos (paneles, inversores, generadores eólicos, etc.) para autogenerar la electricidad que necesitamos y la que nos sobre venderla a la red a un precio razonable, y de esa forma compensar la factura de la luz consumida durante las horas en que nuestros equipos no generen electricidad. Es decir, por la noche o cuando no haga viento. Si sucede esto, es de esperar que las empresas de energía, bajen sus precios para evitar que la inversión que tienen que hacer los ciudadanos para instalarse en sus casas, no se rentabilice en un plazo de tiempo razonable. Y es aquí donde surge la segunda forma de beneficiarse, con dichas bajadas de precios de la electricidad.

Volver al menú de contenidos

Objetivo 2030: cambios y qué se persigue

Los gobiernos de la Unión Europea y el Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo, el pasado junio de 2018, para fijar un objetivo vinculante de energías renovables del 32% para 2030, e incluso incluir una cláusula de revisión al alza en 2023, pero no consiguieron establecer una meta en el caso de la eficiencia energética. El objetivo pactado del 32% se situó en un punto intermedio entre las pretensiones de la Eurocámara, que quería situarlo en el 35%, y de los Estados miembros, que solicitaban del 27%, aunque había países más ambiciosos, interesados en la postura de los eurodiputados, como España.

El texto también modifica las tasas actuales, por lo que no se podrán aplicar cargos al autoconsumo, pero solo hasta diciembre de 2026, como el famoso 'impuesto al sol' en España. A partir de entonces, los Estados miembros podrán recurrir a la aplicación de impuestos en el caso de alguna de las tres alternativas que la directiva contempla para justificar la imposición de estas tasas. Estos tres casos son:

  • El autoconsumo de instalaciones con potencia instalada superior a los 25 kW,
  • de autoconsumidores que reciben ayudas cuando el impuesto no sea superior al apoyo recibido, o
  • si un estudio concluye que la inexistencia de un impuesto amenaza la sostenibilidad financiera a largo plazo del sistema eléctrico (en caso de que las instalaciones de autoconsumo representen más del 8% de la potencia total instalada de un país).

Todo esto debe servir para revertir la situación que se ha generado en los últimos años, en los que España ha perdido el tren de las energías renovables, y en especial en la energía solar, principalmente por el conocido impuesto al sol, siendo la potencia eléctrica registrada en instalaciones de autoconsumo (entre el parque eólico y energía solar) de unos 1.196 megavatios (MW), de los cuales 170 MW corresponden a instalaciones de fuentes de energía renovables, y sólo existen apenas un millar de autoconsumidores, frente al más de un millón que existe en Alemania.

Volver al menú de contenidos

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Ventajas y desventajas del autoconsumo fotovoltaico

Ventajas Desventajas
Diferentes aplicaciones: iluminación, calefacción, cocina, ordenador - TV ... Fuente de energía intermitente: energía solar, energía eólica,...
Autoabastecimiento total. En zonas aisladas se podría conseguir un total abastecimiento de la vivienda Posibles impuestos o tasas que se impongan para su venta u otro
Fuente de energía inagotable: energía solar, eólica, biomasa,...
Almacenamiento caro. (baterías)
Abaratamiento continuo de la tecnología Necesidad de un tejado o jardín donde ubicar las placas de energía solar
Escaso mantenimiento Reciclaje de los materiales
Aumento del valor de la propiedad Inversión inicial aún elevada

Antes de lanzarse a instalar placas solares en nuestras casas, debemos sopesar estas ventajas e inconvenientes, comprobar la radiación solar en nuestra zona, y sobretodo, consultar a un experto, quien nos aconsejará tanto en la tecnología como en la valoración económica y el rendimiento que podemos sacar a nuestra inversión. Porque no olvidemos, estas instalaciones deben ser una inversión que se pague ella sola en pocos años, e incluso nos aporte algunos beneficios.

Mapa de radiación solar en España

mapa-radiacion-solar-españa

Fuente: AEMET. Agencia Estatal de Meteorología. - Irradiancia Global media (Kwh/m2 dia).

Volver al menú de contenidos

¿En cuánto tiempo se amortiza una instalación de energía solar?

Debido al cambio normativo que ha habido en nuestro país, los cálculos que podemos encontrar en diferentes organismos o empresas del sector deben ser revisados, mejorando las perspectivas. Pero sin olvidar el horizonte del año 2026, como hemos mencionado antes, cuando los diferentes países de la Eurozona, podrán aplicar tasas e impuestos en los casos mencionados (como el actual "impuesto al sol"). De todos modos podemos decir que hay distintos factores que determinan el periodo de amortización de una instalación para autoconsumo:

  • Determinación de las necesidades y su cálculo correcto
  • La optimización de la instalación de energía solar
  • Una adecuada instalación del equipo de energía solar y calidad de materiales
  • Las posibles subvenciones públicas obtenidas (aunque con este factor es mejor no contar, y considerarlo en su caso como un beneficio posterior, nunca como un fin)
  • Y, principalmente, su uso.

Por regla general, las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo pueden quedar amortizadas a partir de los 6 años, según el tamaño y complejidad de la instalación fotovoltaica.

Volver al menú de contenidos

Reacciones del fin del impuesto al sol

Cabe decir que con anterioridad a la publicación del Real Decreto-ley 15/2018, que elimina el llamado impuesto al sol, ya se especulaba en la Feria de la Energía Eólica de Hamburgo, con un cambio normativo en España y muchas empresas que operan en toda europa ya están tomando posiciones, no solo en el campo eólico, sino también en el fotovoltaico (energía solar), aprovechando la eliminación del "impuesto al sol". Pero no sólo las empresas de tecnología, o constructoras relacionadas con estas energías, sino otras muy diferentes como IKEA, por ejemplo, ya han anunciado que están estudiando su entrada en el mercado de nuestro país. En el caso de IKEA, la empresa sueca quiere desembarcar en España vendiendo placas solares, como ya hace en el Reino Unido, Holanda, o Japón. Pero además, tiene una lista de entre 12 y 15 países para entrar en el sercor de la energía solar, entre ellos España.

Para esta aventura, IKEA se ha unido a la empresa británica Solarcentury, para ofrecer conjuntamente soluciones en la venta e instalación de placas fotovoltaicas, y estiman que esta solución podría reducir la factura de electricidad hasta en un 70%, aunque la inversión en el kit se amortizará en 12 años, superando los cálculos de algunos expertos consultados. Otra empresa que está trabajando desde hace tiempo es este sector es Tesla, que ya se ha lanzado a la venta de sus placas solares y sus baterías PowerWall, a través de almacenes mayoristas (BricoDepot), pero no ha traído a nuestro país, aún, su famoso techo solar. Y así, otras muchas. El camino está abierto, y aún no sabemos los límites que se pueden alcanzar, pero lo iremos descubriendo juntos.

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido redactado por: Marcos Carbonell, redactor www.HogarSense.es