Registro de empresa

Como mantener el suelo radiante de forma correcta

La calefacción radiante aún no ha adquirido la popularidad que merece en nuestro país. Puesto que en España se han venido utilizando durante muchas décadas los tradicionales radiadores como sistemas de calefacción principal, el cambio está siendo gradual. Sin embargo, para nuevas viviendas o grandes reformas es la opción más eficiente y que proporciona un mayor confort. Pero como en cualquier instalación, las averías pueden producirse, así que vamos a conocer en qué consiste la reparación del suelo radiante.
Menú de contenidos:

¿Necesita mucho mantenimiento un suelo radiante?

Si nuestros conocimientos sobre la calefacción por suelo radiante no son excesivamente amplios, es normal que se nos presenten dudas con respecto a ella. No solo sobre su funcionamiento y su eficiencia energética, sino también referentes al mantenimiento de la misma o las posibles averías que puedan aparecer. El suelo térmico o losa radiante es un sistema de calefacción que va colocado debajo del pavimento de la vivienda. Es por esto que la instalación de suelo radiante está recomendada en aquellas viviendas que son de nueva construcción o bien cuando se está llevando a cabo una reforma integral.

reparación-del-suelo-radiante

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Hay que tener en cuenta que este tipo de calefacción radial no es viable en cualquier hogar, ya que necesitamos contar con una profundidad mínima para su colocación. Su funcionamiento se basa en la instalación de una red de tuberías muy delgadas por las que circulará agua. Esta red se extiende por toda la superficie de la vivienda, por lo que obtenemos una temperatura homogénea en esta.

Esto supone una ventaja frente a otros sistemas, ya que evitamos que haya partes de la casa frías, mientras que otras tienen una temperatura agradable. Además, y puesto que el calor sube, al partir del suelo evitamos la desagradable sensación de pies fríos.

El suelo radiante también puede ser eléctrico, que aunque en principio es diferente, y se puede decir que no necesita mantenimiento, también puede sufrir averías o mal funcionamiento. Aunque en algunas ocasiones lo identificaremos fácilmente ya que nos saltará el automático del cuadro eléctrico, si hay una rotura del cable eléctrico.

En lo que se refiere al mantenimiento y reparación del suelo radiante, encontramos el preventivo y el correctivo. La prevención hace referencia al control del caudalímetro y la posible oxidación de los conductos, así como la limpieza del circuito. El correctivo consiste en reparar posibles averías.

Volver al menú de contenidos

Averías más comunes de un suelo radiante y de dónde vienen

Las averías o problemas más comunes que hacen necesaria la reparación del suelo radiante no son demasiado elevados. Además, la mayoría de ellos pueden evitarse llevando a cabo un mantenimiento preventivo. Los fabricantes o los instaladores nos darán las pautas a seguir para el cuidado adecuado de él.

En el caso de que la avería no se solucione con nuestro mantenimiento y haya que realizar la reparación del suelo radiante, habrá que contactar con algún profesional para que detecte el problema y lo solucione. En cualquier caso, las averías que con más frecuencia se dan en el suelo radiante son las que detallamos a continuación.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

1. Fugas de agua

Para saber si hay fugas de agua y por lo tanto será necesaria la reparación del suelo radiante, debemos observar manchas de humedad o de agua. Cuando estas aparecen, es un indicativo de que no hemos llevado a cabo el mantenimiento de forma adecuada, o se ha producito una rotura o avería. Aunque en algunas ocasiones este problema puede deberse a que la instalación no se realizó correctamente.

Si la capa de mortero que se coloca sobre el circuito de tuberías no está bien sellada, pueden quedar espacios. Al suceder esto, y debido a que circula agua caliente, la humedad comienza a acumularse en estos huecos. Con el tiempo, termina saliendo al exterior. Esta reparación del suelo radiante tiene cierta complejidad.

2. Aumenta la energía que se consume

Otra avería que requiere la reparación del suelo radiante es el aumento repentino del consumo. Tanto si hablamos de suelo eléctrico como por agua, puede haber un problema en el circuito que dificulta la transmisión del calor. De este modo, es necesario consumir más para alcanzar el mismo confort.

3. Pérdidas en la transmisión del calor

Otro problema que revela que no estamos llevando a cabo un mantenimiento correcto es el de las pérdidas en la transmisión del calor. Como dijimos, este tipo de calefacción permite una distribución de aquel de forma uniforme y a lo largo de toda la superficie. Cuando notamos que la temperatura no es la que debería o hay diferencias de temperatura entre diferentes partes del suelo, es el momento de llamar a un especialista para la reparación del suelo radiante.

4. Distribución irregular del calor

Igual que sucede con las pérdidas en la transmisión, es posible que la distribución también sea irregular. Cuando aparece este problema, debemos llevar a cabo la reparación del suelo radiante, ya que no estamos disfrutando de una de las principales ventajas que nos ofrece. Esta es la obtención de calor uniforme en toda la vivienda.

A diferencia de otros sistemas de calefacción, como los tradicionales radiadores, la losa radiante distribuye el circuito de tuberías por toda la vivienda con una separación homogénea. De este modo, nos encontramos que la zonas más alejadas del radiador están templadas mientras que las próximas a este se mantienen calientes. Por tanto, es fundamental llevar a cabo la reparación del suelo radiante.

5. Mal estado de algunas zonas

Con el tiempo, y si no realizamos un mantenimiento adecuado, será necesaria la reparación del suelo radiante por la propia falta de cuidados. Además de proceder con la limpieza del suelo radiante, será necesario verificar el funcionamiento de las bombas, las tuberías, las válvulas y la caldera. Como sucede con cualquier equipo, la falta de cuidados acelera el deterioro de los mismos.

6. Agua putrefacta

Por último, otra de las averías que pueden hacer necesaria la reparación del suelo radiante es la aparición de agua putrefacta. El origen de este problema lo encontramos en la oxidación de los tubos conductores. Al oxidarse, el agua que circula por el interior de los mismos se va espesando hasta convertirse en lodo. Llegados a este punto será necesaria la limpieza y reparación del suelo radiante. No obstante, para evitarlo basta con llevar a cabo una limpieza regular.

También puede suceder que se utilizaron tubos sin barrera de oxigeno. En estos casos, por el mismo funcionamiento de la calefacción, el agua circula constantemente entre la caldera y todos los tubos del suelo radiante y de vuelta a la caldera. En este movimiento constante se genera oxigeno que acompaña al agua en su recorrido. Esta combinación de oxigeno gas y agua, va generando con el tiempo deposiciones y suciedad que pueden causar la obstrucción de algunas partes del circuito.

Te parece interesante la información que te ofrecemos. Estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o instalarlo porque aún no tienes calefacción, pues nosotros te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Importancia del control y la revisión del suelo radiante

Como hemos dicho, la mejor manera de evitar la reparación del suelo radiante es el mantenimiento del mismo. Por ello, no solo es conveniente realizar una limpieza periódica, sino que habrá que controlar y revisar su funcionamiento. El mantenimiento, salvo que hayan aparecido averías que impliquen la reparación del suelo radiante, deberá ser simplemente preventivo. La labor que sí debemos realizar es la limpieza del suelo. Sin embargo, esta la llevará a cabo un profesional o una empresa especializada en esta labor.

Si no tenemos claro cuándo debemos hacerla, la propia marca del sistema de calefacción suele especificarla. Para proceder con esta, así como cuando es necesaria la reparación del suelo radiante, se vaciará todo el contenido de agua que haya en la instalación. Utilizando agua a presión se limpian los circuitos y los colectores. Con respecto a la frecuencia, la limpieza deberá hacerse cada temporada. Así, podremos regular los parámetros y optimizar su marcha antes de comenzar a utilizarlo durante la época fría. Nuevamente, serán el fabricante y el instalador quienes nos indiquen la frecuencia exacta.

Volver al menú de contenidos

Cómo hacer una reparación del suelo radiante correcta

Aunque ya hemos visto cómo se realiza la limpieza y la reparación del suelo radiante, insistimos en que estas labores deben ser llevadas a cabo por personal cualificado. Dado que la instalación de la losa radiante no es visible, será imprescindible conocer exactamente cuál es la distribución del circuito de tuberías así como su funcionamiento.

Si realizamos de manera adecuada el mantenimiento preventivo, no será necesaria la reparación del suelo radiante. Con la salvedad de que puedan aparecer algunos problemas derivados del paso del tiempo. Sin embargo, en este caso, o cuando se produce alguna avería de las citadas anteriormente, habrá que llamar inmediatamente a un técnico especialista. Preferiblemente elegiremos a quienes hicieron la propia instalación. Si esto no fuera posible, elegiremos a un profesional o a una empresa especializada en suelos radiantes, para la limpieza y en la reparación del suelo radiante.

Volver al menú de contenidos

La importancia del control y limpieza periódica

Por último, para evitar una reparación del suelo radiante, que puede ser compleja y costosa, debemos prestar atención al control del funcionamiento y la limpieza periódica del suelo. En resumen, además de proceder con el mantenimiento preventivo que hemos descrito en los apartados anteriores, debemos realizar la limpieza cuando nos lo hayan indicado.

Si dejamos pasar el tiempo y seguimos haciendo uso de este sistema de calefacción, estamos arriesgando a que se produzca una avería que puede derivar en un problema mucho más grave. Por lo tanto, si queremos evitarnos el disgusto de tener que proceder con la reparación del suelo radiante, debemos hacer caso a las indicaciones que nos hayan dado cuando se instaló la calefacción.

Volver al menú de contenidos

Cómo mantener en buen estado el suelo radiante

En la siguiente tabla se exponen de forma resumida los consejos básicos que debemos y podemos hacer para mantener el suelo radiante en correcto funcionamiento:

Consejos para un buen uso y mantenimiento

- Lleva a cabo el mantenimiento preventivo recomendado por el fabricante.

Este consiste en el control del caudalímetro, la oxidación que puede darse en los conductos y que producirá agua putrefacta y la limpieza de los circuitos.

- Consulta todas las indicaciones que te haya dado el fabricante, así como el profesional o la empresa que haya llevado a cabo la instalación del suelo.

Ambos son quienes te darán todas las instrucciones para alargar la vida útil del mismo y evitar las averías.

- Respeta la frecuencia establecida para la limpieza y la revisión del suelo radiante.

La prevención siempre es más barata que la reparación de averías que hayan surgido por el mantenimiento y la limpieza indebidos.

- Contacta con profesionales expertos y cualificados, tanto para la propia instalación del suelo radiante como para la reparación y limpieza del mismo.

Una colocación indebida puede ocasionar humedades de difícil solución

Artículos relacionados que te pueden interesar: