Registro de empresa

​5 cosas por las que cambiar a suelo radiante

Escuchar hablar sobre suelos radiantes hoy en día es algo bastante común, ya que es uno de los sistemas de calefacción-climatización que están teniendo más impacto en la actualidad. El suelo radiante suele ser uno de los sistemas más eficientes y con los cuales podemos lograr hasta un ahorro del 40 % de energía en comparación con otros sistemas de calefacción o climatización. Pero para su instalación o cambio del anterior sistema, debemos tener en cuenta unos cuantos puntos que te aclaramos a continuación.
Menú de contenidos:

¿En qué consiste este tipo de suelo?

Se trata de colocar un panel aislante sobre el suelo forjado de la vivienda o establecimiento (el forjado es el elemento de hormigón que está por debajo de las baldosas del suelo). Posteriormente, a través del panel se fijan tuberías teniendo en cuenta una debida separación, las cuales parten de unos colectores de distribución en forma de armario donde llegan todas las tuberías. Esta especie de armario, suele estar escondido en algún rincón de la vivienda o establecimiento. Una vez se llenan los circuitos de agua se vierte el mortero encima del panel aislante y encima se colocará el suelo de la casa. Para separar esta losa de la pared, se dispone de unas bandas perimetrales también aislantes. El objetivo es que el calor o el frío suba y climatiza la vivienda de una forma apropiada.

Volver al menú de contenidos

5 razones por las cuales cambiar el sistema de calefacción existente por un suelo radiante

1. Menor consumo pero mejor rendimiento

La instalación de un suelo radiante garantiza la máxima eficiencia de la caldera existente en casa. Todo ello es posible, ya que gracias a la moderada temperatura del agua que circula a través del sistema, siendo esta de 35º a 45ºC a diferencia de los 70º a 90ºC que llegan a alcanzar los radiadores tradicionales. Estas bajas temperaturas de impulsión aseguran los mejores rendimientos para la fuente de generación de calor. Gracias a la baja temperatura requerida por este sistema, la instalación de suelo radiante se puede combinar con fuentes de energía renovable como la aerotermia, geotermia o energía solar. El gasto de energía se verá reducido considerablemente y en consecuencia obtendremos un importante ahorro y colaboraremos en el cuidado del medio ambiente reduciendo de manera significativa las emisiones de CO2.

2. Tiene una larga vida y ningún mantenimiento

Sin duda alguna, una de las características más apreciadas por los usuarios de este tipo de sistema, es la ausencia de mantenimiento que hay que darle a la mayoría de los sistemas de calefacción. En la actualidad, los suelos radiantes no necesitan de ningún tipo de mantenimiento, ni de cuidados especiales. El suelo radiante ofrece una gran tranquilidad a los consumidores gracias a la larga vida de todos sus elementos.

3. Tienen una temperatura homogénea

Una de las grandes ventajas del suelo radiante es la homogeneidad de la temperatura que se consigue. El sistema funciona y está repartido por todo el suelo eliminando de esta manera los puntos de calor característicos en la tradicional calefacción con radiadores.

cambiar-suelo-radiante

Fuente de la imagen: ©galitskaya - Fotolia.com

4. Seguridad para los miembros del hogar

La seguridad que aportan estos sistemas climatización es muy elevada, ya que la instalación queda completamente cubierta y de esta forma se evitan sustos con los más pequeños del hogar o con las mascotas. Con el suelo radiante y los termostatos existentes, se puede disfrutar de temperaturas diversas en las diferentes estancias del hogar. De esta forma es posible lograr un mayor confort para cada uno de los habitantes de la vivienda. Otra ventaja a destacar sobre este sistema de climatización es la desaparición de corrientes de aire gracias a la falta de puntos de calor. Esta característica reduce el polvo y consigue una baja humedad que evita la aparición de ácaros

5. Bienestar y confort

Con una instalación de un suelo radiante se logra una temperatura homogénea lo cual es ideal para el bienestar del usuario. Pero ya que los suelos radiantes funcionan sin radiadores, se logra ganar mucho espacio dentro de las estancias y un menor impacto visual que también se convierte en confort y bienestar.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Qué debemos tener en cuenta para su instalación?

No necesariamente debemos tener muchos aspectos en cuenta antes de la instalación de un suelo radiante, sin embargo para garantizar la mejor instalación, podemos analizar los siguientes consejos:

1. Tipos de suelos: ¿es posible instalarlo en todos?

El suelo en el que lo instalaremos no debe tener inercia térmica ( la capacidad de conservar la energía térmica e ir liberándola progresivamente). Un ejemplo de ello es si se instala debajo de un suelo de parquet ya que no funcionaría bien. Además hay que tener en cuenta que se necesita levantar el suelo existente o instalarlo sobre el mismo, y eso supone unos 8-10 centímetros. Y se requiere de un espacio donde colocar la máquina de aerotermia, que es la encargada de producir el frío y el calor. Sus dimensiones dependen del área que queramos climatizar y además debe estar en contacto con el exterior.

2. La ubicación garantizará su efectividad

También, el aislamiento de la casa y su ubicación influirá para estimar si este sistema será efectivo o no. Es decir, en la ubicación por ejemplo depende de si es un ático, una entreplanta o si está orientada al sur o al norte. Otra cosa que hay que valorar es que necesitarás de unos pequeños armarios, de unos 60 cm. de alto con un fondo de 15 cm. aproximadamente, para alojar los colectores.

3. Tamaño de la vivienda

El tamaño de la vivienda a pesar de no jugar un papel importante, es otro punto que no se debe olvidar, ya que si se trata de una vivienda muy grande, probablemente no sea necesario la instalación de un suelo radiante en cada uno de sus espacios, sino podría alcanzar solamente en las estancias principales.

Si quieres instalar un suelo radiante en la vivienda al mejor precio y por los mejores técnicos de la región, puedes pedir el presupuesto a través de este formulario completamente gratis

Ventajas e inconvenientes del suelo radiante

Ventajas Inconvenientes
  • Es un sistema más saludable ya que al no producirse corrientes de aire se reduce el polvo, no produce sequedad como lo hacen otros, y la baja humedad consigue evitar la aparición de ácaros.
  • La instalación de suelo radiante puede suponer un ahorro entre un 10% y un 20% en relación a otros sistemas de calefacción convencional.
  • Este sistema puede trabajar de forma continua muchas horas por lo que es muy útil para las casas o edificios con una ocupación de horario alta.
  • Gracias a su menor consumo es amigable con el medio ambiente.
  • La instalación es mucho más costosa que otros tipo de sistemas de calefacción.
  • Requiere de obras ya que se debe instalar antes que el suelo que lo cubrirá posteriormente.
  • Suele tardar un poco más en calentar las estancias, pero posteriormente lo hace de una forma pareja.
  • Es un tipo de instalación que no realiza cualquier técnico por lo compleja que pueda resultar.

Volver al menú de contenidos

¿Y si ya tengo suelo radiante pero quiero cambiarlo?

Si ya cuentas con un suelo radiante en casa, pero probablemente quieres mejorarlo ya que el anterior es antiguo, debemos mencionarte que es posible pero sin embargo debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Obras: cambiar el suelo radiante actual, implicará nuevamente en la realización de obras, ya que se deberá levantar nuevamente el suelo para poder colocar los paneles o gomas nuevas. Sin embargo y si las tuberías se encuentran en buen estado, se podrán reutilizar y esto bajará los costos de la misma.
  • Paneles: la mayoría de las personas que se decide por cambiar el suelo radiante, lo hace con el propósito de cambiarle los paneles actuales por unos más modernos o de mayor tecnología. Si se hace con este propósito se recomienda comprar unos con los que podamos amortizar los costes en un periodo no mayor a los 5 años.

Volver al menú de contenidos

¿Cuanto costaría una nueva instalación o el cambio?

Todo esto depende de la cantidad de metros cuadrados con los que cuenta la vivienda y las estancias a las que queremos realizarle la instalación. Son muchos los factores que intervienen aquí pero si hablamos de una nueva instalación, al final todo va a depender de las calidades que selecciones, aunque en este caso los expertos recomiendan invertir en una buena instalación y con garantía para evitar futuros problemas. Pero hablemos del coste final. Según los especialistas, poner suelo radiante en un piso de 100m² en Madrid, te costaría 7.117€. Es decir, alrededor de 70€/m².

En el caso de que lo que quieras es reemplazar, el monto total, probablemente y dependiendo del estado del anterior, podrá reducirse hasta en un 30 % de su totalidad. Si piensas hacer un cambio, te recomendamos que pidas presupuesto con antelación.

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es