Registro de empresa

¿Emisores térmicos u otros sistemas de calefacción?

La elección de un sistema de calefacción no es una tarea fácil si desconocemos detalles precisos que nos puedan ayudar con la misma. No existe un sistema de calefacción ideal que pueda ser utilizado en cualquier vivienda, sino al contrario, dependerá mucho de la vivienda, de las condiciones de la vivienda y de las necesidades del usuario. En el siguiente artículo haremos una comparativa de sistemas de calefacción con bastante demanda. Entre los mismos encontramos: Emisor térmico o fluido, emisor térmico o radiador de aceite, emisor térmico o infrarrojo, emisor térmico o radiador y por ultimo emisor térmico o bomba de calor. Descubre cuál es el que mejor se puede adaptar a tú hogar...
Menú de contenidos:

Comparativa-emisor-térmico-y-otros-sistemas-de-calefacción

Fuente de la imagen: ©Kange studio - Fotolia.com

Elección de un emisor térmico seco o un emisor fluido

Los emisores térmicos bien sean secos o fluidos son equipos muy similares, en su funcionamiento, a los radiadores tradicionales de toda la vida. Emite calor por convección, y se encarga de calentar una estancia, siendo un complemento de nuestro sistema principal de calefacción. Además, son aparatos con termostato y programables, lo que significa que te permiten seleccionar cuánto tiempo debe estar encendido. La calefacción eléctrica directa (cualquiera usando el efecto Joule) dará 1kWh de calor por 1kWh de electricidad consumido: no importa ni colores, ni piedras, ni fluidos (como mucho tardarán más en cederlo al ambiente después de haberlo generado la resistencia).

Calidad y potencia de calentamiento

  • Emisores secos: calientan unos paneles internos (normalmente de mica) que acumulan el calor; proporcionan calor al instante ya que se calientan de forma rápida. Lo normal es que este tipo de emisores tengan una inercia térmica media (mantienen el calor) de una hora, es decir, que están emitiendo el calor durante ese tiempo. Si necesitas calor durante un tiempo más prolongado es mejor que optes por uno de los otros tipos. Ideales para habitaciones que debas calentar rápidamente y durante un tiempo concreto.
  • Emisores fluidos: cuentan con un líquido interno (fluido caloportador) que circula por el emisor y lo caliente de modo más uniforme. Este tipo de emisor calienta de manera más lenta que el emisor seco, pero tiene una inercia térmica (mantienen el calor) más larga que puede llegar hasta las 4 horas. Son ideales para un uso continuo de entre 5 y 8 horas al día y apropiados para instalaciones completas.
Ventajas de tener un emisor térmico en vez de otro sistema de calefacción
¿Por qué?
1- Instalación sencilla - Existen métodos de calefacción que pueden ser útiles en determinados momentos pero que resultan algo aparatosos para su instalación, como el suelo radiante.
- En este caso, no tendrás que mover nada, solo fijar tu equipo a la pared y conectarlo a un paso de corriente eléctrica.
2- Sin alteraciones en el ambiente - No modifica de ningún modo las condiciones del entorno, ya sea por la presencia de gases, humos u olores desagradables.
- Conveniente para toda la familia (incluso cuando se tienen bebés).
3- Fácilmente programables - Simplemente deberás programarlo para que se active en el tiempo que lo desees.
- Una idea es programar que comience a trabajar un par de horas antes de que llegues a casa, así conseguirás tu ambiente calientito y confortable.

Volver al menú de contenidos

¿Emisor térmico o radiador de aceite?

Ambos equipos funcionan también de una forma muy similar y la potencia no varia mucho. Son equipos ampliamente utilizados en la mayoría de los casos en pisos o estancias pequeñas. En el caso de los radiadores de aceite una de las ventajas es que se mantiene un poco más caliente incluso después de ser apagado. A pesar de ser muy similares en su funcionamiento, se puede observar un par de características en la que los podemos diferenciar:

Costo y consumo

  • Emisores térmicos: dependiendo de lo modernos que sean los equipos suelen más caros. Pero son dispositivos que suelen consumir menos energía. Por lo que para la calefacción no es tan agradable como la de un radiador de aceite. Por otro lado, los emisores disponen de un cronotermostato. A diferencia de los radiadores de aceite, puedes programarlos a las horas mas indicadas para que el ahorro pueda ser mayor y también controlar la temperatura de forma mas exacta.
  • Radiador de aceite: actualmente suelen encontrase una gran variedad de radiadores de aceite en el mercado y los precios suelen variar. Sin embargo, los radiadores de aceite son mucho más económicos que los emisores térmicos. Una de las desventajas es que consumen más que los emisores térmicos y la potencia es similar.

Ambos equipos se suelen utilizar para la calefacción de habitaciones pequeñas, que no tengan más de 15 metros cuadrados. Se recomienda que se compren ambos sistemas con termostatos, aunque los emisores térmicos suelen traerlos integrados.

Volver al menú de contenidos

Emisor térmico vs infrarrojo

Muchos suelen asociar frecuentemente los emisores térmicos con las calefacciones por infrarrojo y podríamos decir que son sistemas que tienen un funcionamiento muy parecido al generar el calor. Sin embargo ambos sistemas tienen características muy especiales y más aún los infrarrojos. Si buscamos tecnología más moderna pero menos eficiente, podríamos optar seguramente por los infrarrojos, pero si lo que buscamos es una calefacción más sencilla al momento de su instalación, podríamos decantarnos por los emisores térmicos. Ambos sistemas los podríamos clasificar y diferenciar por dos conceptos:

Eficiencia y consumo

  • Emisores térmicos: calientan muy rápidamente y dos de sus tres tipos producen calor incluso un par de horas después de apagarse el equipo. El consumo de los emisores térmicos basándonos en su eficiencia, es mucho más elevado que el calor infrarrojo, sin embargo la eficiencia es mucho más notoria en estos equipos ya que están en la capacidad de generar más calor y de una forma más rápida en las habitaciones o estancias que nos proponemos a calefactar.
  • Infrarrojos: una tecnología que no deja de sorprender a muchos. Se trata de un sistema bastante desconocido y al que mayormente se le conoce por estufa de infrarrojos o radiadores de infrarrojos. El calor por infrarrojos no se transmite a través del aire, sino por ondas infrarrojas ( es decir el calor radiante). El suelo, el techo y las paredes son los que acumulan el calor y lo desprenden lentamente a su alrededor (su nombre técnico es templado envolvente).

El calor infrarrojo es menos eficiente que un emisor térmico, pero el consumo de los mismos es mucho menos elevado, lo que hace de este sistema de calefacción, un sistema ideal si se utiliza como sistema de apoyo o segundo sistema. Ambos equipos o sistemas de calefacción, no están diseñados para grandes estancias, pero son equipos que se pueden utilizar para habitaciones no mayores de los 15 a 17 metros cuadrados.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Emisor térmico o radiador

Tanto los emisores térmicos como los radiadores son dos sistemas de calefacción que funcionan exactamente igual, en el caso de si los dos son eléctricos. Los radiadores eléctricos son equipos muy demandados en España. Además, podríamos decir que la eficiencia tanto de los emisores como de los radiadores es exactamente igual: por cada 1kW de energía consumida, producen 1kW de calor. Sin embargo los podemos diferenciar por las siguientes características:

Calidad y potencia

  • Emisores térmicos: al ser equipos con materiales menos costosos que los de un radiador tipico de calefacción suelen ser más baratos,. Y por este mismo hecho la calidad se puede ver un poco disminuida en diferentes equipos que encontramos en el mercado. La potencia suele ser no muy elevada y lo que conlleva posiblemente, a que el usuario se vea en la necesidad de instalar más de un emisor térmico para una determinada estancia.
  • Radiadores: existen diferentes tipos de radiadores que funcionan con diferentes combustibles. Sin embargo, los radiadores eléctricos suelen ser equipos de mejor calidad o elaborados con mejores materiales que los emisores térmicos. Gracias a esta condición, en la mayoría de los casos aumenta considerablemente su potencia y pueden servir perfectamente como único sistema de calefacción en una estancia o habitación.

Volver al menú de contenidos

Emisor térmico o bomba de calor

Si comparamos emisores térmicos y bombas de calor, debemos hablar de tradición vs tecnología. Los emisores térmicos son equipos que se han instalado durante muchos años en España y aún siguen teniendo mucha demanda. Las bombas de calor son equipos que gracias a su avanzada tecnología están ganando mucha fuerza, y ya son muchas las viviendas que cuentan con un sistema de calefacción por el estilo. Sin embargo, ambos sistemas se pueden diferenciar por dos características:

Eficiencia y consumo

  • Eficiencia y consumo de los emisores térmicos: suelen ser aparatos bastante pequeños y sin embargo suelen tener una buena eficiencia pero con un alto consumo, lo que los puede hacer menos atractivos en comparación con otros sistemas.
  • Eficiencia y consumo de la bomba de calor: si hablamos de eficiencia en forma de calor inmediato, debemos dejar en claro que las bombas de calor son menos eficientes que los emisores térmicos. Sin embargo, las bombas de calor son equipos en relación a consumo-eficiencia que valen mucho la pena. Suelen aprovechar el calor del aire y con 1kW de energía consumida, son capaces de generar 3kW, lo que hace de estos equipos muy atractivos en cuanto a su consumo. Suelen ser equipos muy utilizados en regiones donde el clima no es tan duro y en la que el aire se puede utilizar como complemento adicional. A su vez, son equipo más complicados al momento de instalación y mucho más costosos que un emisor tradicional.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es