Presupuesto para instalar radiadores

Instalar un sistema de calefacción en casa es una de las maneras más eficaces de combatir los meses de frío. Pero antes de tomar esta decisión es normal plantearse varias cuestiones, entre ellas: ¿Qué tipos de radiadores existen?¿Cuánto cuesta instalar radiadores? ¿Qué aspectos debo tener en cuenta a la hora de elegir un tipo u otro? Te contamos todo lo necesario para calefactar tu vivienda.

Publicado el 9 oct. 2023

Calefacción Pide presupuesto Presupuesto radiadores
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Fotolia

¿Qué opciones de radiadores tengo?

Los radiadores juegan un papel muy importante ya que son los que se encargan de emitir y distribuir el calor en las estancias. En la actualidad existen tres tipos de radiadores para las diferentes calefacciones, los radiadores eléctricos, de agua y los de aceite, o en su evolución los de calor azul. Por lo mismo, te explicaremos, a continuación, con más profundidad acerca de ellos para que hagas una buena elección al momento de su compra y según tus necesidades.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

✓ Radiadores de agua

Los radiadores de agua han sido los clásicos durante mucho tiempo, especialmente antes de que salieran al mercado los radiadores eléctricos. Estos tipos de radiadores son un sistema de calefacción fijo instalado en hogares en los que se cuenta con una caldera de gas, gasóleo o electricidad, o quizás bomba de calor, para emitir calor en la vivienda. Los radiadores de agua van conectados al sistema de calefacción principal y emiten el calor al momento de que el agua caliente circula por las tuberías.

Para poder utilizar los mismos, es necesario una instalación completa y de hecho es la más compleja, en comparación con los demás tipos de radiadores. Además, el material de los radiadores suelen ser de aluminio, hierro fundido o acero inoxidable. Pero actualmente los que más demanda tienen son los que están fabricados en aluminio.

✓ Radiadores eléctricos

Los radiadores de calefacción eléctricos gracias a su fácil instalación son los más demandados en la actualidad. Ya que a diferencia de otros radiadores, estos no se deben conectar a la caldera. Para su funcionamiento utilizan energía directamente de la red eléctrica y de esta forma emiten un calor radiante y directo.

✓ Radiadores de fluido o calor azul

Los radiadores de calor azul son radiadores de última generación ya que se tratan de la evolución de los clásicos radiadores eléctricos de aceite, pero en este caso también emplean resistencias para calentar. Se les denomina radiadores de calor azul porque en lugar de utilizar aceite para calentar, utilizan un fluido denominado caloportador denominado sol azul.

Precios de radiadores por tipo de energía
Radiadores de aguaRadiadores eléctricosRadiadores de calor azul
✓ Sistemas de calefacción muy rápidos al calentar las estancias✓ No necesitan de obras ya que solamente van pegados a la pared✓ Son equipos que se pueden transportar de una habitación a la otra
✓ Vida útil de más de 15 años✓ Generan calor limpio✓ Genera un calor muy confortable
✓ Más ahorro que los eléctricos✓ Muy completos con termostatos y otros extras✓ No necesitan salidas de humos
100 – 1.500 €200 – 1.500 €100 - 700 €

¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Aspectos que influyen en la instalación de radiadores

Instalación completa: tiempo y dificultad

Antes de hablar de las condiciones de la vivienda para poder instalar los radiadores, debemos dejar en claro que existen dos tipos de radiadores. Los radiadores que funcionan con agua caliente y los que funcionan con electricidad.

En el caso de querer instalar los radiadores eléctricos, la mayoría de las viviendas cuentan con las condiciones necesarias para su instalación. Ya que este tipo de radiadores no necesita de ninguna obra. Solamente se necesitaría un par de cuñas que se deben instalar a la pared y, posteriormente, colocar los mismos. El único requisito para la instalación de este tipo de radiadores es contar con una toma de corriente cercana, y en lo posible lo más cercano al radiador.

En el caso de los radiadores de calefacción de agua, su instalación es un poco más compleja. La vivienda debe contar con tubos entre las paredes que serán los que se encargan de suministrar el agua caliente anteriormente calentada por una caldera o bomba de calor. Esto significa un poco más de obras y por lo tanto, las viviendas deben contar con las condiciones necesarias para su implementación.

El sistema principal que suministra el agua caliente suele estar ubicado en los sótanos de las viviendas y la tubería debe tener una cabida entre los diferentes pisos que tenga la vivienda. La instalación, en sí, de los radiadores es bastante sencilla. Ya que deben ir fijados a la pared y estarán sostenidos por un par de cuñas. Pero es importante tener en cuenta que deben estar al lado de la salida de las tuberías.

En la actualidad son muchas las viviendas nuevas que cuentan con las tuberías ya integradas. Sin embargo, en caso de no tenerlas o de ser una casa antigua, se recomienda estudiar primeramente el ancho de las paredes y ver si es factible la integración de las tuberías o por el contrario pensar en instalar otro tipo de sistema de calefacción. Es muy común que en una reforma se instalen estas tuberías por la pared interior de la vivienda. De esta forma, además de evitar una obra más larga, podemos usar el calor que desprenden estos tubos como calefacción.

Otro punto que debe tenerse muy en cuenta, es saber colocarlos de forma correcta y de la forma que sean más eficientes. Son muchos los que recomiendan colocarlos debajo de las ventanas para evitar la condensación de las mismas, pero sin olvidar que también se trata del lugar donde suele perderse más energía. Es recomendable, en caso de que la vivienda no cuente con un buen aislamiento externo, colocar aislantes detrás de todos los radiadores que se encuentran instalados en casa.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

✓ Mano de obra

Como hemos visto en el punto anterior, la instalación de radiadores eléctricos no requiere de mayor experiencia o dificultad para instalar con cuñas y tornillos los radiadores a la pared. Pero en el caso de ser una instalación de calefacción a través de tubos de agua, si debe hacerla un técnico profesional capacitado para este tipo de instalaciones. Por ello, es que si nuestra vivienda no cuenta con el conexionado de tuberías para solo tener que incorporar los radiadores, la mano de obra aumentará, obviamente, el presupuesto final considerablemente.

✓ Materiales de los radiadores

Cuando nos decidimos por la compra de un radiador encontramos una gran variedad en el mercado. Gracias a los diferentes tipos y modelos, encontramos radiadores que se adaptan perfectamente a los diferentes tipos de viviendas y necesidades de cada usuario. Veamos qué tipos de radiadores existen dependiendo del material de fabricación y cuales son sus características más destacadas:

✓ Precio de los radiadores

- Radiadores de aluminio

Su principal ventaja es que se calientan muy rápido, esto se debe al elevado rendimiento térmico del material. Además, el aluminio es muy ligero y versátil, lo que facilita el diseño y una estética más cuidada. Son los más utilizados por su fiabilidad y su capacidad conductiva. En este tipo de radiadores el 80% de la emisión de calor se realiza por la convección y el 20% restante por la conocida radiación. Lo que los convierte en equipos muy rápidos al momento de calentar las habitaciones.

- Radiadores de hierro fundido

Son radiadores de calefacción muy robustos y a pesar de tardar un poco más en conseguir la temperatura deseada, conservan el calor por más tiempo. El funcionamiento en el caso de este material el 80% de la emisión del calor se produce mediante radiación y el 20% por convección. Los radiadores de hierro fundido son ideales para casas más espaciosas y se recomiendan su instalación un poco alejado de los muebles**.** Además, suelen ser por lo general mucho más grandes en tamaño y más robustos, por lo que se debe pensar su ubicación más detalladamente.

- Radiadores de acero

Son equipos muy resistentes tanto a golpes como a la corrosión, lo que eleva su vida útil en comparación con los de aluminio. La instalación es bastante sencilla debido al peso y tamaño de los mismos. Son aconsejables en casas más grandes y con mayor necesidad de potencia.

Precio de radiadores por tipo de material
Radiadores de aluminioRadiadores de hierro fundidoRadiadores de acero
✓ Más económicos y ligeros ✓ Trabajan por convección y radiación✓ Gran inercia térmica manteniendo el calor mucho tiempo ✓ Durabilidad y resistencia alta✓ Alta inercia térmica y mantenimiento del calor ✓ Altas prestaciones trabajando por convección
100 – 150 €130 – 250 €150 - 500 €

✓ Potencia

Hay muchas formas de calcular la potencia necesaria para que nuestros radiadores calienten las estancias de nuestra vivienda. A la hora de elegir qué tipo de radiador necesitamos conocer algunos aspectos de nuestra vivienda como: la superficie de la estancia (m²), la orientación de la vivienda, su nivel de aislamiento y la zona climática en la que se encuentra.

Utilizando una sencilla ecuación en la que se tienen en cuenta los distintos aspectos que hemos nombrado, se puede sacar que potencia (W) necesitaría nuestro radiador para calentar ese espacio. * Esta fórmula será válida para estancias que no tengan más de 2,5 metros de altura*:

Potencia del radiador requerida (W)= A x B x C x D x 85
(A): superficie de la estancia (m²)(C): nivel de aislamiento
-Buen aislamiento:0,93 Aislamiento sencillo: 1 Sin aislamiento: 1,10
(B): orientación de la vivienda(D): zona climática
Norte: 1,12 Sur: 0,92 Este: 1 Oeste: 1Zona A: 0,88 Zona B: 0,95 Zona C: 1,04 Zona D: 1,12 Zona E: 1,19

Un ejemplo podría ser calentar una habitación de 10 m2, en Asturias con orientación hacia el sur y con aislamiento sencillo.

Potencia del radiador requerida (W)= 10 x 0,92 x 1 x 1,04 (zona C) x 85 = 813,28 Wattios

Un truco bastante fácil para calcular la potencia del radiador eléctrico puede ser el siguiente:

➪ Los radiadores eléctricos son 100% eficientes, lo que significa que toda la electricidad consumida es convertida directamente en calor.

➪ Para calcular la potencia necesaria de un radiador eléctrico, calcula unos 80 W por cada m² y suma un 30% más al resultado.

Para calentar un espacio de 20 m² se necesita uno o más radiadores de al menos 1.660 W.

Para calentar un espacio de 5 m² se necesita un radiador de unos 550 W.

¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Mantenimiento

Los radiadores, al igual que los circuitos de calefacción, deben de mantenerse con frecuencia. Esto evitará la ineficiencia y te ahorrará dinero en la factura al final del mes. Si crees que puedes hacerlo tú mismo, te ahorrarás un dinero en mantenimiento, no obstante siempre puedes contratar un técnico especializado que pueda llevar el mantenimiento. Es necesario revisarlos al principio y al final de cada período de frío, así como hacer una revisión de vez en cuando siguiendo los consejos que te facilitamos a continuación:

Cómo hacer un buen cuidado de los radiadores en la vivienda
✓ Revisa continuamente el nivel de la caldera
✓ Purgar los radiadores del aire que se ha acumulado
✓ Enciende la calefacción no solamente en los meses de invierno
✓ No coloques muebles cerca de los radiadores
✓ Limpia la parte externa de vez en cuando con agua
✓ Revisa los tapones
✓ Revisa el estado de las tuberías

Volver al menú de contenidos

¿Qué debemos tener claro antes de pedir presupuesto?

Ubicación de los radiadores

En caso de querer instalar radiadores eléctricos se pueden cambiar de ubicación sin muchos problemas. Este tipo de radiadores se recomienda instalar en las paredes que se encuentran frente a las puertas de las habitaciones, sin embargo no se recomienda del todo instalarlos debajo de ventanas para evitar la pérdida de calor.

Por el contrario, con los radiadores de agua sí que debemos tener cuidado, ya que una instalación incorrecta podría significar más obras, demoliciones etc... Y es algo que se puede evitar desde un principio. Al igual que los radiadores eléctricos, los radiadores de agua caliente deben estar ubicados, en lo posible, enfrente de las puertas de las habitaciones.

La colocación de las tuberías debe realizarse en paredes internas y evitar las paredes principales de la vivienda. Ya que por las condiciones externas puede ser que influya un poco en la temperatura del agua que corre por la misma.

Por lo general, la ubicación perfecta de cualquier tipo de radiador, según cuentan los expertos en la materia, es alejado de muebles para lograr de esta forma el mejor confort y evitar la pérdida de calor. Los muebles suelen robar un poco de la energía generada por los radiadores y esto hace que el calor generado por los mismos no se pueda esparcir de forma correcta por toda la habitación.

Si estás pensando hacer obras, te recomendamos contratar un profesional en calefacción, ya que este te podrá dar consejos realmente valiosos y te podrá decir con certeza la mejor ubicación de los radiadores. Además, de poder hacerte una evaluación de la casa.

¿Instalar termostatos o programadores?

Algunas personas consideran que es mejor mantener la calefacción encendida las 24 horas del día para lograr que la casa se mantenga a una temperatura constante. Sin embargo, esta creencia es errónea. Dado que el gasto en calefacción puede llegar a superar la mitad del consumo de energía que realizan los hogares en invierno. Usar un termostato o un programador puede contribuir a hacer un uso más racional de la energía, garantizando el confort y sin derrochar. Para salir de dudas te dejamos algunos consejos:

✔ Para los casos en los que la vivienda esté vacía durante un número de horas elevado, se recomienda sustitución del termostato normal por otro programable o por un programador. De ese modo se pueden fijar las temperaturas en diferentes franjas horarias e incluso para fines de semana o días especiales.

✔ Si bajamos la temperatura del termostato en 4 - 5 grados, los efectos positivos se notan. La clave está en bajar la temperatura al salir de casa durante un prolongado periodo de tiempo y volverlo a subir al regresar.

¿Son mejores los radiadores o el suelo radiante?

Lo cierto es que ambos sistemas utilizan el agua caliente para calentar un espacio de la vivienda. Por un lado, la calefacción por suelo radiante consiste en la emisión de calor por parte del agua que circula por tubos, ya sea en la placa de hormigón que conforma el suelo como por debajo de la plancha de nopas, encima del suelo existente. En invierno el agua recorre la tubería integrada en el suelo a una temperatura baja si la comparamos con la temperatura que circula por los radiadores (en torno a los 30-40 º frente a los 70-80º que requieren los radiadores) y aporta el calor necesario para lograr una temperatura de confort en la vivienda.

La ventaja de funcionar con agua a baja temperatura es que el sistema de suelo radiante resulta ideal para trabajar con una bomba de calor, que aprovecha la energía térmica contenida en el aire para calentar la vivienda, consumiendo muy poca energía y considerándose como renovable. También existe un suelo radiante que funciona con resistencias, pero el consumo de energía eléctrica de estos equipos es notablemente alto.

En cuanto al funcionamiento de la calefacción por radiadores, son elementos emisores de calor que pueden distribuir el calor procedente del agua calentada en una caldera de gas. Como hemos comentado, los radiadores tradicionales de aluminio o acero necesitan que el agua que circula por su interior alcance los 70-80 grados para poder transmitir calor a la estancia. Sin embargo, hoy en día existen lo que se llaman radiadores a baja temperatura, que también son capaces de funcionar a 55 - 60ºC, con el bajo consumo de energía que garantiza este tipo de instalaciones.

¿Cada cuánto hay que cambiar los radiadores?

Por lo general, no todos los equipos de calefacción suelen durar toda la vida. Alrededor del 40% de las instalaciones de calefacción en nuestro país están desactualizadas, lo cual provoca un aumento en el consumo. En el caso de los radiadores, son elementos a los que hay que darle un mantenimiento prolongado ya que usan temperaturas superiores a los 55 - 60 ºC, pudiendo producirse múltiples causas para que se averíen o, simplemente, se queden obsoletos. En ese preciso momento es cuando nos preguntamos cuándo debemos cambiar los radiadores de casa.

Debemos recordar que, cambiar los radiadores de agua no implica que debamos sustituir la caldera, ya que los radiadores son un complemento de la caldera y son reemplazables sin necesidad de cambiar todo el sistema de calefacción. En algunos casos, es más favorable mantener en buenas condiciones tu sistema de calefacción que estar sustituyendo constantemente elementos por un mal uso o mantenimiento escaso. Para entender mejor cuándo debemos cambiar los radiadores, podemos apoyarnos en las distintas situaciones que se pueden dar:

➪ Quizás encendemos la calefacción y notamos que los radiadores no se calientan en su totalidad. También es síntoma de que el conexionado hasta el elemento falla o alguna parte interna obstruye la entrada del agua caliente.

➪ Si descubrimos que nuestro radiadores tienen algún tipo de fugas de agua importantes. En estos casos, se suelen generar en las llaves de los radiadores más viejos por desgastes de piezas

➪ Has decidido en reformar tu vivienda y te dispones a hacer una gran inversión en una nueva caldera. Sería ideal verificar, si tus radiadores antiguos funcional al 100%, si no cambiarlos. "Algunos radiadores son como los colchones: hay que cambiarlos cada 25 años"

➪ Si los radiadores son de material hierro fundido y presentan un mal estado. Por lo general, este tipo de material es el más antiguo para los radiadores y quizás quieras sustituirlos por unos de aluminio.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Artículos relacionados que te pueden interesar: 

- ¿Qué es un radiador de calefacción y cómo funciona? 

- Tres tipos de radiadores: de agua, eléctrico y aceite 

- Termostato para radiadores: buscar, cambiar e instalar