Registro de empresa

Caldera estanca o de condensación: ¿cuál me conviene más?

Hoy en día son muchas las opciones existentes en lo que a equipamiento del hogar se refiere, y esto sin duda alguna es una excelente noticia para todos aquellos que buscamos mejorar las prestaciones de los sistemas de climatización y calefacción, así como la tecnología y seguridad de los mismos. Pero hoy nos queremos concentrar en uno de los campos que más ha avanzado en los últimos años y se trata nada más y nada menos que el de las calderas de calefacción. El gran avance que presenta el mismo se debe a la creciente demanda de soluciones energéticamente eficientes y que sean respetuosas con el medio ambiente.
Menú de contenidos:

caldera-estanca-o-de-condensación

Fuente de la imagen: ©Alexey - Fotolia.com

¿Qué caldera debo elegir?: estanca o de condensación

Lo primero que debemos hacer para saber la diferencia entre la caldera de condensación y la estanca es conocer lo que significa cada una de ellas. De lo contrario, nos resultará difícil comprender su funcionamiento y las características específicas de cada una de ellas. Así, la principal diferencia entre la caldera de condensación y la estanca es que esta última cuenta con una cámara que está completamente sellada. Dentro de esta es donde tiene lugar la combustión del gas, por lo que es considerada una caldera de gas muy segura. Esta zona se coloca en un lugar independiente al resto del equipo. Así, si buscamos seguridad en nuestro hogar, este punto es clave para elegir entre una caldera de condensación o estanca.

  • Caldera estanca:

Las calderas estancas se llaman así porque la cámara en la que se produce la combustión del gas de las calderas mixtas está totalmente hermética de la sala en la que se encuentre instalada. De esta forma, se evitan riesgos de accidente, ya que el gas no tiene forma de filtrarse a tu vivienda e intoxicarte en caso de fuga. Está conectada directamente al exterior por medio de unos tubos con un ventilador que fuerza la entrada de oxígeno para la combustión y la salida de los gases quemados.

  • Calderas de condensación:

Se trata de uno de los sistemas de calderas más eficientes. Todo ello se debe a que, antes de que se evacue por la chimenea, aprovecha el calor que se genera al enfriar el vapor de agua del interior del humo de la combustión de las calderas mixtas. El agua es precalentada durante el proceso y se ahorra energía al requerir nuevamente de agua caliente sanitaria.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de las calderas estancas y de condensación

Al igual que todos los sistemas de calefacción, las calderas estancas o de condensación tienen ventajas y desventajas, sin embargo te queremos dar a conocer las mayores ventajas de cada tipo de calderas.

  • Calderas estanca

1. Son calderas más seguras y limpias, ya que la cámara de combustión esta completamente cerrada. El sellado impide que los gases de combustión que se producen durante su uso salgan al exterior.

2. Tienen un mayor rendimiento gracias su proceso de funcionamiento- Suelen estar incluidas dentro de los planes de renovación, con lo que te queremos decir que si compras una caldera estanca es muy posible que te beneficies de una ayuda económica por la sustitución de la antigua.

3. Utilizan el aire del exterior y no de de la estancia, es decir, del interior de nuestras viviendas, esto impide que exista contacto alguno con los humos de combustión o que nos robe oxígeno de nuestras habitaciones.

4. El precio de las mismas puede que sea su mayor ventaja.

  • Calderas de condensación

1. Ahorro, ya que si cambiamos nuestra caldera vieja por una de condensación el ahorro a medio plazo puede resultar bastante. Hablamos de hasta un 15 % de energía total.

2. Menor consumo de gas por tanto menor emisión de CO2. El máximo rendimiento de este tipo de calderas se produce a una temperatura media de 45º-50º, es decir cuando están trabajando a una baja temperatura por lo que hace un menor consumo de combustibles fósiles.

3. Tienen un alto rendimiento, ya que el calor proveniente de la misma combustión es aprovechado y transformado en energía.

Volver al menú de contenidos

Funcionamiento de la caldera estanca y de condensación

  • Funcionamiento de la caldera estanca

El funcionamiento de las calderas estancas es bastante básico y sencillo. Una vez que se demanda algún servicio bien sea agua caliente sanitaria o calefacción, posteriormente la tarjeta del sistema inicia el proceso de ventilación. Para que cuando la cámara esté ventilada el presustato se da cuenta y manda la señal a la tarjeta electrónica para que inicie el encendido del fuego a través del electrodo y posteriormente se mantiene la llama encendida durante el tiempo necesario.

Volver al menú de contenidos

  • Funcionamiento de las calderas de condensación

Las calderas de condensación son un tipo de caldera de gas más reciente que las estancas. La diferencia entre la caldera de condensación y la estanca es que estas aprovechan todo el calor que se va generando cuando se enfría el vapor de agua en los humos que se desprenden de la combustión. En lugar de expulsarse y perder el poder calorífico de estos, todo este calor se recupera y se emplea. Su uso es el de calentar el agua que vuelve del circuito de calefacción y cuya temperatura es fría. Posteriormente, pasa al quemador de la caldera para terminar de calentarse.

Volver al menú de contenidos

¿Qué diferencia hay entre el rendimiento de cada una?

El rendimiento de ambas calderas, a pesar de tener un funcionamiento similar, se diferencia por su PCI (Poder calorífico inferior). El mismo se trata del calor generado en la combustión que no es aprovechado en la condensación del agua. Este calor es aprovechable y producido sin contar con la energía de la condensación del agua. El rendimiento del proceso de calefacción de las calderas estancas es próximo al 90-95 % sobre el CPI. Por otro lado, las calderas de condensación son capaces de alcanzar hasta un 105-110% .Ya que consumen menos combustible y aprovechan por otro lado la energía de la condensación del vapor de agua. Un rendimiento mayor que se ve reflejado en el consumo final y por tanto en la factura.

Además, en la actualidad, debido a las nuevas normativas que se van incorporando desde Europa, en las nuevas instalaciones estamos obligados a elegir una caldera de condensación. Aunque el desembolso inicial sea mayor debido a la instalación y a su precio, esta inversión se verá amortizada en un espacio breve de tiempo. Esta es la principal ventaja que diferencia entre la caldera de condensación y la estanca. Se trata de calderas más eficientes y que nos permiten un mayor ahorro energético.

Por otra parte, entre las calderas estancas o de condensación, estas últimas son mucho más ecológicas. Además del ahorro de hasta un 30% en combustible, la reducción de las emisiones de gases tóxicos llega al 70%. Cumplen, así, con las nuevas normativas referentes a la emisión de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono. En resumen, entre la caldera de condensación o la estanca, las primeras son más ecológicas, reducen el consumo de combustible y por tanto el importe de las facturas, y tienen un rendimiento mucho mayor.

Calderas estancas Calderas de condensación
  • Son sistemas menos eficientes
  • Son calderas con más tecnología
  • Son más económicas
  • Son sistemas un poco más costosos
  • No utilizan los humos que se producen por la condensación
  • Utilizan los humos que se producen por la condensación para la calefacción
  • Son equipos un poco más ruidosos
  • Son poco ruidosos

Volver al menú de contenidos

Cuando debemos cambiar la caldera en casa

Cambiar la caldera que tienes en casa puede ser una decisión inteligente, ya que en muchos hogares aún tienen calderas muy viejas y las mismas representan en muchas oportunidades altos costos para nuestros bolsillos. Si ves que la caldera ya no funciona de una forma correcta es recomendable reemplazarla si ya tienen más de 7 años. Una caldera estanca o de condensación tiene mínimo una vida útil de 10 años, pero sin embargo no debemos olvidar, que actualmente gracias a las nuevas tecnologías, hay calderas que tienen muy buena eficiencia energética. Por eso recomendamos siempre que las calderas sean revisadas una vez al año por un profesional. Ya que un especialista podrá valorar si necesitamos que el sistema sea cambiado o no. Además, no podemos olvidar que las calderas antiguas deben ser reemplazadas según establece la ley española.

Volver al menú de contenidos

Normativa en la instalación de calderas estancas o de condensación

Debido a las nuevas normativas europeas para las calderas estancas o de condensación, el montaje de estas últimas es obligatorio en las obras nuevas. La finalidad es la reducción de la contaminación del medio ambiente. Si lo que queremos es sustituir una caldera por otra, debemos valorar las limitaciones existentes para las calderas estancas o de condensación. En los edificios de viviendas, las calderas de condensación pueden colocarse si hay salidas de humos, tanto a la fachada como a los patios interiores. Sin embargo, debe existir una instalación para los desagües.

Cualquier tipo de caldera que adquiramos debe contar hoy en día con una etiqueta en la que se indique la contaminación acústica y la eficiencia energética. Así, podremos valorar la diferencia entre la caldera de condensación y la estanca. La mejor opción es contar con el asesoramiento de expertos en calderas que puedan realizar un estudio de nuestras necesidades e indicarnos la solución mejor de acuerdo con las normativas vigentes. Otro punto clave en las normativas, es que todas aquellas calderas que no reúnan los requisitos establecidos, deben dejar de ser fabricadas. Se potencia así la salida del mercado de las calderas estancas o de condensación que no se ajusten a aquellos.

Volver al menú de contenidos

La caldera de condensación y estanca en España

Según las últimas cifras sobre las calderas estancas o de condensación en España, el 2017 finalizó con ventas de más de 720.000 calderas y calentadores. En cuanto a los radiadores, se comercializaron más de 890.000 unidades. Dentro del mercado de calderas estancas o de condensación, se vendieron en 2017 más de 280.000 unidades de calderas murales. Y de calderas de pie, sobre todo gas, gasóleo y biomasa, más de 31.000 unidades. Vista la diferencia entre la caldera de condensación y la estanca, queda claro que el futuro es de las primeras. Debido a la búsqueda de la eficiencia y del respeto por el medio ambiente, no hay debate entre las calderas estancas o de condensación. Si podemos elegir, estas últimas nos ayudarán a ahorrar mucho en las facturas sin repercusiones negativas.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es