¿Conoces los acumuladores de agua caliente para calderas?

20 de noviembre de 2020
Un acumulador es un tanque o depósito de agua caliente, con aislante térmico que se puede acoplar a una caldera para almacenar agua a la temperatura programada. Ésta agua caliente luego puede ser utilizada cuando se requieran varios servicios simultáneos. Este sistema surge como solución para algunas calderas que por circunstancias deben ajustarse a los nuevos consumos de agua caliente en la vivienda. A continuación, todos los beneficios de incorporar un acumulador a una caldera.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
CalefacciónGuía para comprar una calderaCaldera con o sin acumulador
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©blog.suner.es

¿Cómo funciona un acumulador de agua?

Este depósito almacena el agua caliente para luego poder suministrar a la calefacción o a la instalación sanitaria. La caldera obtendrá la energía por medio de la combustión del gas natural, gasoil, butano, propano, o biomasa. Además,existen acumuladores que llevan una resistencia eléctrica interna por lo que pueden funcionar como un termo eléctrico. Esta alternativa permite calentar el agua en verano sin necesidad de poner en marcha la caldera.

Los acumuladores se instalan normalmente en viviendas que cuentan con una caldera de gas o gasoil solo para calefacción. Al instalarle un acumulador podemos disponer de una mayor cantidad de agua caliente almacenada para momentos puntuales donde la demanda supera la media diaria por hora. El suministro de agua caliente estará a una temperatura constante y la temperatura del agua no bajará si se abren o cierran otras llaves conectadas al acumulador. Además, permite calentar una mayor cantidad de agua que un termo con menos consumo eléctrico.

También, a modo de ventaja, calentar agua a través de la energía producida por la caldera es más barato que calentar mediante la resistencia eléctrica de un termo. No obstante, debemos tener en cuenta que al instalar el acumulador de agua cerca de la caldera, es necesario contar con espacio extra debido al tamaño del tanque y los periodos de recuperación del calor.

Si estás pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una instalación nueva, te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

¿En qué circunstancias es importante decantarse por un acumulador de agua para la caldera?

El agua caliente sanitaria es un requisito indispensable para la comodidad de cualquier hogar. Actualmente, es difícil ver una vivienda sin suministro de agua caliente. Como hemos nombrado en otros post, existen distintas opciones para conseguir agua caliente entre las que se encuentran la caldera de gas, caldera de gasoil, bomba de calor, energía solar o termo eléctrico, pero no son los únicos. Algunos de esos sistemas ya incluyen un depósito de acumulación en los que se calienta el agua para luego distribuirla. Por ello es por lo que la propuesta de añadir un depósito de acumulación a la caldera, no es tan desorbitada.

Si haces un estudio en una vivienda que cuente con un sistema de calefacción con caldera, podrás descubrir que el gasto energético y, el esfuerzo que supone al sistema poner en marcha la caldera, hacen que un acumulador de agua sea una de las mejores soluciones. Por este motivo, muchos hogares cuentan con un acumulador de agua caliente ayudando a reducir la factura de combustible o de luz de forma significativa.

Volver al menú de contenidos

¿Qué diferencia una caldera instantánea de una por acumulación?

Una caldera instantánea es un sistema que nos puede abastecer de agua caliente para un servicio de uso continuo en una vivienda como puede ser una ducha, lavadora o lavavajillas. Sin embargo, si se diera el caso de dos servicios simultáneos como por ejemplo dos personas duchándose al mismo tiempo, se tendría que reducir y distribuir el caudal de agua para que se puedan abastecer ambos grifos de agua. Obviamente es una molestia no disponer de toda el agua caliente que se requiera en un momento determinado del día.

Si en una vivienda existe la necesidad de combinar varios servicios de agua caliente a la vez en determinados momentos debemos de instalar una caldera con acumulador. En esta caldera se acumula agua caliente para así poder atender dos o más servicios a la vez.

Un ejemplo claro, lo podemos ver en esas viviendas donde existe una caldera instantánea para calefacción y ACS. Por un lado, cuando la familia va creciendo se requiere mayor servicio de ACS, por lo cual es más que necesario una caldera con acumulador. En cambio cuando en la vivienda viven pocas personas, no hace falta una caldera de acumulación ya que, esta gasta algo más de gas y de gasoil por el simple hecho de estar continuamente calentado el agua caliente del acumulador.

Una caldera con acumulador nos soluciona con seguridad la producción necesaria de ACS, aunque si el gasto es muy alto podemos montar una caldera de menor potencia que se ajuste mejor a las necesidades de calefacción y ACS de la vivienda. Una familia que se ducha más o menos en los mismos horarios notará un gran aumento de confort si instala una caldera y acumulador. Las calderas instantáneas podemos recomendarlas para usos en viviendas que no se habiten constantemente o bien, que el número de usuarios sea muy reducido. Un ejemplo de este tipo de usos puede ser en una vivienda para una persona soltera.

Volver al menú de contenidos

¿Cuántos litros de acumulación necesito?

El acumulador de agua caliente es la solución ideal para asegurar agua caliente sanitaria en la vivienda en todo momento. Para poder calcular la capacidad de tu acumulador deberás tener algunos aspectos en cuenta. El agua caliente la podemos almacenar para usarla en un tiempo determinado o en el preciso momento. Para hacernos una idea más tangible, si tenemos 10 litros de agua almacenados a 45 ºC, podemos darnos una ducha alrededor de 1 minuto más o menos. Es decir, 10 L/min ya que los grifos suelen tener ese consumo, y en ese tiempo no haría falta encender nuestra caldera.

Sin embargo, gracias al acumulador podemos tener 10 litros de agua caliente acumulada a 70 ºC. Por lo que podemos tener más agua para la ducha ya que normalmente las personas nos duchamos a temperaturas entre 35 - 40 ºC. Para conseguir esta temperatura, abrimos simultáneamente el grifo de agua fría y agua caliente mezclando 10 litros de agua caliente a 70 ºC más 10 litros de agua fría a 20 ºC. Esto nos daría una media de unos 20 litros de agua a 45 ºC y una ducha el doble de placentera.

La mayoría de las familias constan de 3,4 o 5 personas de media por vivienda. Generalmente, la mayoría de las personas se duchan al final del día por lo que el consumo de una ducha es de 10 L/min. Si tardamos unos 10 minutos en ducharnos deberíamos tener 100 litros acumulados para un uso de máximo confort. También podemos destacar que una caldera de 25, 30 o 35 kW es capaz de recalentar 100 litros de agua a temperatura de uso en minutos. De hecho en cuanto nos empezamos a duchar y empezamos a consumir agua del acumulador, la caldera empieza a producir agua caliente y la introduce en el acumulador por la parte de abajo.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Aspectos a tener en cuenta en la instalación de un acumulador

A la hora de realizar la instalación de un acumulador de agua caliente es un proceso complejo donde debemos tener en cuenta muchos factores que no debemos pasar por alto. Por razones de seguridad, la instalación debe ser realizada únicamente por técnico cualificado ya que, adaptar el acumulador a la caldera no es tarea fácil y debe tener cierta experiencia y formación. Veamos que factores debemos tener en cuenta a la hora de adaptar este tipo de sistemas:

1. Elegir un lugar correcto

El acumulador de agua caliente se debe instalar en un lugar seco y en zonas interiores que no se encuentren a la intemperie. El lugar de instalación debe ser acorde con la distancia a la caldera y cerca de las zonas donde se usará el agua caliente. De este modo, reducimos las pérdidas térmicas a través de las tuberías y las pérdidas de carga. El acumulador se puede colocar en forma de mural aprovechando los detalles del diseño, o en el suelo. Si se coloca en el suelo, es mejor que sea sobre una base o soporte destinado a ello.

2. Conexión de tuberías de ACS

El conexionado debe realizarse de manera correcta siguiendo las instrucciones del manual del fabricante. Además se debe tener en cuenta que es mejor aislar las tuberías de agua, unas de las otras para minimizar las pérdidas de calor. También conviene limpiar internamente las tuberías antes de hacer la instalación. De este modo se evita que partículas metálicas o de cualquier tipo queden dentro del sistema y se pueda averiar en el futuro.

Si nos encontramos con sobrepresiones, el tubo de evacuación de seguridad debe tener una pendiente continua y pronunciada. Se deben aislar hidráulicamente los circuitos primario y sanitario usando para ello válvulas de seccionamiento y antirretorno en el circuito de agua fría. Esto facilitará los futuros trabajos de mantenimiento.

3. Conexionado de electricidad

Las conexiones eléctricas cambian mucho según el modelo y la marca del acumulador. Para realizar la instalación eléctrica lo más responsable es seguir las instrucciones del manual de fábrica que incorporará esquemas y diagramas concretos. Algo importante a tomar en cuenta es que para evitar la corrosión del acumulador debemos conectarlo directamente a tierra. También es importante recordar que antes de hacer el trabajo eléctrico, es mejor cortar el suministro de corriente del lugar.

4. Seguridad y temperaturas recomendables

Para poder llevar a cabo una instalación segura debemos tomar algunas medidas de precaución ya que trabajamos con agua caliente a alta temperatura y puede llegar a quemar. Se recomienda instalar una válvula mezcladora termostática ajustada que suministre agua caliente a un máximo de 60 °C. Esto nos protege de posibles quemaduras, y además evita la proliferación de la bacteria Legionela. La salida de la válvula de seguridad debe dar al desagüe de la instalación y el grupo de seguridad sanitario nunca se debe instalarse sobre el acumulador de agua caliente. Si hay que usar anticongelante en el circuito primario, no debe ser tóxico (usar un glicol de propileno).

5. Verificar que la instalación es segura

Lo correcto antes de iniciar el sistema es repasar si todo está bien configurado. Debemos asegurarnos de que esté todo conectado eléctricamente y que la instalación esté llena de agua y purgada. Las conexiones de ida y vuelta del primario de agua caliente deben estar correctamente conectado y el termostato bien ajustado. Además para que no haya fugas de ningún tipo, los radiadores deben estar bien purgados. Luego de comprobar todo esto, ya puedes poner en marcha el aparato.

6. Puesta en marcha del acumulador de agua caliente

Para poner en marcha el acumulador debes realizar un control, de que todo el sistema está estanco, con agua alimentaria. El acumulador debe de estar siempre lleno y con una presión mínima antes de poner a presión superior el circuito primario. Luego de este paso debemos tener en cuenta que para llenar el acumulador, necesitamos abrir la llave de agua caliente. Esto eliminará el aire del interior del acumulador. Seguidamente abre la llave de llenado y las llaves de corte para llenar el depósito sanitario de producción de agua caliente.

Ultimando detalles, debes cerrar la llave de agua caliente cuando el caudal de agua se haya estabilizado y el aire se haya evacuado por completo. Además se necesita controlar la estanqueidad de todas las conexiones de la instalación, así como el llenado del circuito primario del acumulador. Finalmente, comprueba que la llave de vaciado esté cerrada para poder abrir las llaves de corte del circuito de calefacción conectado a la caldera. Abre el purgador de aire y cuando el aire se haya evacuado, cierra el purgador de nuevo.

Por último, además de tener en cuenta todos los aspectos anteriores, te queremos dar algunos factores extras desde Hogarsense en base a nuestra experiencia, creemos que son necesarios para realizar un correcta instalación y un buen uso del sistema:

✔ Utiliza siempre las herramientas correctas

Usa siempre las herramientas adecuadas para instalar el acumulador de agua caliente o para cualquier tipo de trabajo de instalación o mantenimiento de calderas. Este detalle es fundamental a la hora de instalar cualquier sistema en nuestra vivienda. Encarecidamente puedes evitar posibles riesgos innecesarios, tales como romper la pieza durante la instalación, dañar la caldera por usar herramientas imprecisas, o provocar averías futuras porque la pieza haya quedado mal instalada.

✔ Agrega protección contra la bacteria Legionela

El técnico o profesional cualificado que instale el acumulador debe tener en cuenta esto, ya que la ley dispone que los aparatos de acumulación deben incorporar un sistema de desinfección antilegionela. Tanto los acumuladores como la caldera en sí deben ser accesibles para su limpieza y deben estar provistos de algún tipo de apertura para evitar la acumulación de óxido y lodos.

La bacteria de la Legionela se suele alojar en los depósitos de agua natural o artificial. Algunos de sus focos de contaminación se incluyen los tanques y acumuladores de agua caliente. Esto puede llegar a convertirse en un problema de salud pública cuando se propaga en acumuladores de edificios. En casos de incrustaciones y suciedad interna, la bacteria Legionela encuentra mayor posibilidad de propagarse. En estos casos la temperatura del agua no podrá destruirla, debido a que la suciedad las protege del calor.

✔ Incorporar una válvula de sobrepresión y llave para vaciado

Algo que también hay que incluir al instalar correctamente un acumulador de agua caliente es una válvula de sobrepresión que desemboque en el desagüe, además de una llave habilitada para asegurar el vaciado.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de las calderas con acumulador de agua

Si pasamos por alto la desventaja del gran espacio que ocupa el acumulador de agua caliente en el hogar, podemos decir que todo lo demás que este equipo trae, son ventajas. Los beneficios de instalar un acumulador de agua caliente a tu caldera son muchos:

Beneficios Características
Mayor almacenamiento ✓ Como el agua caliente se acumula, no es necesario encender cada vez la caldera. De este modo se evitan continuos encendidos y apagados que gastaría más energía
Temperatura constante ✓ El agua suministrada por la caldera se mantendrá a una temperatura constante, sin las habituales subidas y bajadas de temperatura durante el uso cuando no hay un acumulador
Servicios simultáneos ✓ El acumulador permite la utilización de agua caliente en dos puntos del hogar al mismo tiempo. La temperatura del agua no se verá afectada aunque se abran o cierren otras llaves conectadas al mismo calentador
Ahorro energético ✓ Es más barato calentar agua a partir de la energía generada por la misma caldera del sistema de calefacción, que mediante la resistencia eléctrica de un termo. Por ello es que el sistema de acumulador de agua caliente es más económico que el sistema de termo eléctrico independiente
Fácil instalación ✓ El sistema de caldera con acumulador es muy fácil de adaptar al uso de energía solar, ya que el agua se calienta en el momento en que haya sol y se almacena hasta el instante de su utilización
Sistema eficiente ✓ El acumulador es un sistema eficiente, ya que permite calentar mayor cantidad de agua que un termo eléctrico, siempre con menos consumo eléctrico
Siguiente artículo