Presupuesto suelo radiante: precio, tipos y ventajas

6 de mayo de 2022
Una vez que ya hemos decidido instalar suelo radiante como sistema de calefacción, nos queda pedir un presupuesto para poder concretar el proyecto. Pero, antes de pedir presupuesto de suelo radiante ¿sabías que es posible combinar este sistema de calefacción con fuentes de energía con mayor ahorro energético? En este artículo, te vamos a informar no sólo de todos los factores a valorar en una instalación de este tipo, sino también de las ventajas e inconvenientes de un suelo radiante. Además, te daremos información detallada de precios y costes. Empecemos.
Marcos Carbonell
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónPide presupuestoPresupuesto suelo radiante

Menú de contenidos:

Presupuesto-suelo-radiante

Fuente de la imagen: ©fg-haustechnik.at

3 aspectos para tener en cuenta antes de instalar suelo radiante

❖ Tipo de suelo que tenemos

El tipo de acabado que queremos para nuestro suelo es importante cuando queremos instalar suelo radiante, ya que depende del material que instalemos encima. Esto influirá en la transmisión de calor, que según el tipo de suelo que tengamos puede que será mejor o peor. No obstante, podemos instalar suelo radiante con cualquier pavimento.

Bien es cierto que las maderas y sus derivados, sean parquets, suelos laminados, u otros, son de por sí materiales aislantes, por lo que retendrán el calor y no se hará una difusión adecuada por toda la vivienda. Por ello, para conseguir una mejor eficiencia y ahorro energético, siempre son recomendables los suelos cerámicos tipo gres.

❖ El sistema de calefacción

También debemos tener en cuenta que, para instalar un suelo radiante por agua, necesitaremos de un equipo que nos caliente y/o enfríe el agua, si queremos también que funcione como climatización. Para esto disponemos de dos opciones, por un lado, las calderas de gas, gasoil, biomasa o eléctricas; por otro lado, las bombas de calor de aerotermia o geotermia.

Las calderas nos ofrecen solo la opción de calefacción, que es un punto en su contra, pero también son más económicas de las bombas de calor, por lo que compensan de alguna forma la desventaja anterior. Las bombas de calor de aerotermia tienen su gran ventaja en la posibilidad de funcionar en modo invierno o verano, por lo que el suelo radiante lo podremos aprovechar durante todo el año, tanto como sistema de calefacción, como de refrescamiento para los meses de más calor. Pero son más caras, por lo que el presupuesto de suelo radiante se verá incrementado con respecto a la utilización de calderas tradicionales.

❖ Instalación y mantenimiento

Otro aspecto importante al instalar suelo radiante es su propia instalación, ya que, al ocupar todo el suelo de nuestra vivienda, necesitamos que este completamente vacía. Además, en muchas ocasiones, para no perder altura disponible, tendremos que quitar el pavimento existente, si queremos instalar suelo radiante en una vivienda ya construida, es decir en una reforma.

En cuanto al mantenimiento del suelo radiante, es algo que no debe preocuparnos, ya que con las mejoras que introducen los diferentes fabricantes, no se necesitan grandes mantenimientos para el suelo radiante. Únicamente basta con revisar los equipos antes de empezar la temporada y al finalizar esta, para dejarlo todo en perfectas condiciones.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cuánto cuesta poner suelo radiante?

El precio de suelo radiante no se puede dar sin tener en cuenta muchas consideraciones, como los aspectos comentados anteriormente. Es decir, el cuánto cuesta poner suelo radiante dependerá de factores como, por ejemplo, incluir el cambio de pavimento, aunque por lo general el instalador este aspecto no lo tiene en cuenta. Por ello, debemos ser nosotros los que busquemos a un albañil o carpintero que luego nos instale el pavimento definitivo.

Para determinar cuánto cuesta poner suelo radiante también influirá el tamaño de la vivienda y si las estancias son grandes o pequeñas, ya que cuanto más pequeñas y más recovecos haya, la dificultad para la instalación aumenta, y con ello el precio de suelo radiante. Otro factor que influirá en el presupuesto de suelo radiante es el tipo de calefacción que elijamos, ya que como hemos comentado anteriormente, con el suelo radiante de agua deberemos contar también con una caldera o bomba de calor que encarece la instalación.

En cambio, si elegimos un suelo radiante eléctrico, no hace falta ningún elemento adicional, por lo que el precio de suelo radiante será inferior. En estos casos, al instalar suelo radiante no contaremos con el precio de la caldera u otro elemento similar.

Precio de suelo radiante según el tipo
Tipo de suelo radiante Precio m2
Suelo radiante por agua para calefacción (*) 40 – 60 €/m2
Suelo radiante por agua, suelo radiante refrescante (*) 40 – 60 €/m2
Suelo radiante eléctrico 75 a 150 W/m2 (**) 40 – 65 €/m2
Folio radiante eléctrico 75 a 150 W/ml (**) 45 – 65 €/m2
Hilo radiante para suelo radiante eléctrico 150 W/m2 105 – 120 €/m2

(*) Precio de la instalación de suelo radiante, si la caldera o bomba de calor, ni trabajos de albañilería, hormigón, etc.

(**) incluye aislamiento térmico inferior e instalación.

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Ventajas de poner suelo radiante

Instalar suelo radiante nos aporta diferentes ventajas como la versatilidad, la distribución de calor y la opción de enfriamiento, entre otros. A continuación, presentamos una serie de ventajas y explicamos los puntos positivos de este sistema de calefacción.

➀ Versatilidad

Instalar suelo radiante en nuestra vivienda nos da versatilidad y mayor eficiencia energética al poder combinarlo con diferentes fuentes de calor o frío para el agua que circula a través de él. Gracias a esto es posible usar este sistema con una caldera tradicional de biomasa, de gas, de gasóleo, o eléctrica. También podemos instalar suelo radiante con una bomba de calor de aerotermia. Además, si lo preferimos podemos instalar suelo radiante eléctrico en sus diferentes formas y no necesitaremos ningún tipo de caldera.

➁ Distribución de calor uniforme

El calor se reparte de manera uniforme en lugar de concentrarse en puntos concretos de la vivienda, esto aumenta el confort de las personas que lo disfrutan. Al instalar suelo radiante y ponerlo en marcha, creamos un gran emisor de calor, que es todo el suelo de la vivienda, de forma que se caliente todo el hormigón que hay encima del aislamiento térmico, y esto hace que se difunda muy gradualmente y de forma muy uniforme. Este es un factor clave para un consumo energético eficaz.

➂ Opción de enfriamiento

Otra de las ventajas que se obtienen al instalar suelo radiante de agua, es que se puede dejar preparado para que pueda funcionar en frío, es decir, impulsar el agua a unos 18 – 20°C, de forma que lo que hacemos es enfriar el pavimento, y así conseguiremos una refrigeración muy natural. Aunque en el caso de refrescamiento, ya que el aire caliente tiende a ascender y el frío a descender, los profesionales y fabricantes recomiendan la instalación de un techo radiante para funcionar en modo frío y un suelo radiante para calefacción, de esta manera disfrutaremos de un consumo energético mucho más eficiente.

techo-refrescante-hogarsense

Fuente de la imagen: Zehnder Group Deutschland GmbH. Placa para techo radiante.

➃ Amigable en la distribución de la vivienda

Como hemos comentado, el suelo radiante queda oculto debajo del pavimento que pisaremos por toda la vivienda, por lo que deja las paredes libres para que podamos hacer la configuración de los muebles que queramos. Esta ventaja que se obtiene al instalar suelo radiante se pierde con los radiadores que, al ocupar un lugar en las paredes, nos imposibilitan disponer de los muebles como nosotros queramos, estando condicionados por los mismos radiadores.

➄ Elevado rendimiento energético

Al instalar suelo radiante de agua no necesitamos calentar el agua a grandes temperaturas como con los radiadores. Estos últimos necesitan recibir el agua entre 80 - 85°C, mientras que el suelo radiante funciona con agua a tan solo 40 – 45°C. Esto hace que no necesitemos consumir tanta energía ya sea eléctrica, gas, gasóleo o biomasa, para calentar el agua. Por lo tanto, a lo largo de todo el año gastamos menos y bajamos en la factura de la energía consumida, generando un gran ahorro energético. No olvidemos mencionar que el suelo radiante es compatible con el uso de paneles solares o bombas de calor. Esto lleva al suelo radiante de agua a ser más eficiente energéticamente hablando que otros sistemas.

¿Estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una nueva instalación?, Hogarsense te ayudar a contactar con empresas homologadas que estudian tu instalación.

Volver al menú de contenidos

Inconvenientes de poner suelo radiante

Entre los inconvenientes que podemos encontrar existen la inversión inicial, el tiempo que le toma al sistema para cambiar la temperatura del ambiente, la condensación y los posibles efectos negativos a la salud. A continuación, veamos con mayor detalle estos puntos negativos de instalar un suelo radiante.

➀ Inversión inicial elevada

Aunque poner suelo radiante por agua tiene un precio más elevado que la instalación de radiadores convencionales, a largo plazo el decidirse por la primera opción nos representará un mayor ahorro energético. Esto se debe a que este sistema cuenta con uno de los mejores desempeños en materia de eficiencia energética por las razones que hemos mencionado en el apartado anterior.

➁ Tiempo de variación de la temperatura

Probablemente este sea una de las grandes desventajas de este sistema, es decir, al momento de encender o apagar el sistema tardará en cambiar la temperatura del ambiente. Esto se debe a que para transmitir el calor a través del suelo las tuberías deben calentarse. Sin embargo, este problema se puede solucionar gracias al uso de un termostato programable.

➂ Riesgo de condensación

En el caso de que vivas en una zona de humedad alta no es recomendable tener refrigeración por suelo radiante, es decir, la opción de aire acondicionado, ya que existe un riesgo de condensación. La condensación en el interior de nuestra vivienda ocurre en el momento cuando el aire entra en contacto con un cuerpo más frío. Esto crea gotas de agua que tienden a acumularse y formar humedades. Una alta humedad al interior de nuestra vivienda incentivará la aparición de manchas o mohos en las paredes y techos. A la larga esto influirá en el deterioro de los materiales y nuestra salud.

Sin embargo, es posible regular esta refrigeración por suelo radiante instalando controladores de punto de rocío. Estos controladores tienen la función de detectar el riesgo de condensación y modificar la temperatura antes de que esto pase. Otra posible solución ante este problema es la constante ventilación de la estancia.Llegado a este punto quizás ya tengamos en mente que cuando necesites un sistema de calefacción muy probablemente te decidas por el suelo radiante. Pero aún debes considerar algunas cosas, como por ejemplo cuando se puede o debe instalar suelo radiante.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿En qué viviendas es recomendable instalar suelo radiante?

Llegados a este punto quizás ya tengamos en mente que cuando necesitemos un sistema de calefacción muy probablemente nos decidamos por el suelo radiante. Pero aún debemos considerar algunas cosas, como por ejemplo en qué circunstancias es conveniente instalar suelo radiante.

☉ Viviendas de obra nueva

En las viviendas de nueva construcción es muy recomendable poner suelo radiante ya que es un proceso más dentro de toda la construcción. En este caso será sencillo, ya que cuando están los forjados terminados se puede poner los elementos del suelo radiante antes de echar la capa de hormigón. De esta manera, no tendríamos ningún inconveniente, como sí pasaría en una vivienda ya habitada.

☉ Viviendas a reformar

Poner suelo radiante es una buena opción cuando se pretende hacer una reforma integral de la vivienda, ya que eliminaremos la mayoría de los elementos de la antigua vivienda, incluso los suelos y las paredes. Una vez tengamos todo vacío podemos realizar la instalación del suelo radiante sin molestias y aprovechando toda la altura disponible.

☉ Zonas con inviernos especialmente fríos

También es muy recomendable instalar suelo radiante en aquellas zonas en las que los inviernos suelen ser largos y continuos, sin variaciones importantes de la temperatura. Por ello, cuando se adquiere o construye una vivienda en estas zonas es muy importante considerar la opción y solicitar un presupuesto de suelo radiante para su instalación.

☉ Obtener más espacio en la vivienda

Cada día más se intenta optimizar el espacio en las viviendas, los arquitectos y promotores diseñan viviendas más pequeñas y en las que se aprovecha cualquier espacio. Por ello, al poner suelo radiante dejaremos las paredes libres para muebles, armarios y otro tipo de instalación. La distribución de espacio en el hogar es fundamental si uno quiere disfrutar de una mejor eficiencia energética.

☉ Contar con una instalación renovable

Al instalar suelo radiante ya ganamos en eficiencia energética, como hemos explicado antes. Aunque aún podemos mejorar en este aspecto si lo combinamos con una bomba de calor de aerotermia, ya que, por ejemplo, para la generación de agua caliente o fría nuestro consumo energético será mejor que con una caldera de gas o gasoil.

Pero si, además de instalar suelo radiante, lo complementamos con un conjunto de placas solares fotovoltaicas, para suministrar la electricidad que consumirá la bomba de calor de aerotermia, haremos mucho más eficiente nuestro sistema de calefacción y refrigeración. De esta forma, además, ayudaremos al medio ambiente.En las viviendas de nueva construcción es muy interesante su instalación ya que es un proceso más dentro de toda la construcción, y es sencillo ya que cuando están los forjados terminados se puede poner los elementos del suelo radiante antes de hechas la capa de hormigón con lo que los trabajos no perjudican, como si pasaría en una vivienda ya habitada.

Volver al menú de contenidos

Tipos de suelos radiantes

Suelo radiante por agua caliente

La instalación de suelo radiante consta de un circuito de tuberías que se conecta a una caldera de gas o bomba de calor, por el cual circula agua caliente, calentando así las zonas donde esté instalada la red de tuberías. Uno de los principales beneficios del suelo radiante por agua caliente es que necesita poca energía para transmitir el calor en comparación a los radiadores tradicionales. Y es que mientras que, con los radiadores es necesario que el agua llegue a una temperatura de unos 80°C para generar el calor necesario en una estancia, con el suelo radiante la caldera o bomba de calor sólo necesita generar una temperatura de alrededor 35 - 40°C.

Suelo radiante por agua fría

La instalación de suelo radiante por agua fría, es básicamente igual que para calefacción. Pero para dar refrescamiento se suelen instalar tuberías de menor diámetro. Cuando para la instalación de suelo radiante por agua caliente se suelen usar tuberías de polietileno reticulado de alta densidad, de 12 mm de diámetro, para el refrescamiento suelen ser de 10 mm. Pero cuando se combina con una bomba de calor de aerotermia, para poder utilizar la instalación de suelo radiante durante todo el año, se instalan unas tuberías aptas para ambos usos.

Suelo radiante por fresado de hormigón

Este tipo de suelo radiante no deja de ser como los anteriores, con tuberías de agua, pero con la particularidad que se realizan sobre el hormigón unos canales para la colocación de los tubos de agua, e inmediatamente encima se coloca el pavimento definitivo. Es una técnica muy poco utilizada en España, pero muy común en otros países como Alemania, Suiza, norte de Italia, etc.

suelo-radiate-por-fresado-hormigon-hogarsense

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Suelo radiante por hilo eléctrico

Dentro de la calefacción por suelo radiante eléctrico podemos hacer a su vez otra distinción. Por un lado, encontramos la instalación que utiliza un cable calefactor o una malla calefactora. Estos irán embebidos con un material que sea conductor del calor como, por ejemplo, el cemento o el cemento cola, o el hormigón. Al utilizar estos materiales se logrará una disipación adecuada del calor, desde la cubierta del propio cable hasta el pavimento que se pisará.

suelo-radiate-electrico-hogarsense

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Folio radiante eléctrico

En los últimos años se ha desarrollado el llamado folio radiante eléctrico. al igual que los anteriores sistemas de suelo radiante, el folio radiante va instalado directamente bajo el suelo que hayamos elegido, bien sea gres, terrazo, parquet, suelo laminado o tarima flotante.

Una gran ventaja que tiene este sistema, es que puede hacerse la instalación, con cemento o directamente debajo del pavimento que pisaremos. En estos casos, la ventaja de prescindir de cemento, mortero u otro tipo de fijación supone un ahorro importante en la instalación de suelo radiante.

Pide presupuestos sin compromiso

¡ Muy fácil, cliquea aquí !

Volver al menú de contenidos

Precio de suelo radiante por agua

En el mercado existen dos sistemas para calentar el suelo radiante: el sistema eléctrico y el sistema por agua. Entre estos dos sistemas de suelo radiante, el más usado es el suelo radiante por agua, ya que cuenta con un alto grado de eficiencia energética y una gran versatilidad. Es decir, el ahorro que hacemos en el precio de suelo radiante por agua al combinarlo con una bomba de calor se verá reflejado en nuestro consumo energético a largo plazo. Además, amortizaremos los gastos de instalación inicial a mediano plazo.

Esto no sucede de la misma manera con el sistema eléctrico, ya que este supone un consumo energético elevado. A continuación, ofrecemos una tabla orientativa sobre el precio de suelo radiante de agua, facilitando las diferentes opciones de calderas o bomba de calor considerando una vivienda de 100 m2 y que el suministro del combustible o energía eléctrica esta solucionada de forma independiente. Es decir, no se considera.

Presupuesto de suelo radiante con instalación completa
Tipo de suelo radiante Precio
Suelo radiante por agua para calefacción (*) 40 – 60 €/m2
Suelo radiante por agua, suelo radiante refrescante (*) 40 – 60 €/m2
Suelo radiante eléctrico 75 a 150 W/m2 (**) 40 – 65 €/m2
Folio radiante eléctrico 75 a 150 W/ml (**) 45 – 65 €/m2
Hilo radiante para suelo radiante eléctrico 150 W/m2 105 – 120 €/m2
Sistema generador de calefacción
Caldera de gas
1.000 - 2.500 €
Caldera gasóleo 1.500 - 2.500€
Caldera pellets, con deposito de reserva para 200 kg de pellet (aprox.) 4.000 - 5.500 €
Caldera eléctrica 1.700 - 2.000 €
Bomba de calor 4.000 - 8.000 €
Instalación de salida de humos 100 - 900 €
Instalación caldera, con termostato, conexión a tuberías suministro eléctrico 500 - 2.000€
Instalar suelo radiante, con colectores incluidos y termostatos
Instalación para una vivienda (1) 7.000 – 7.500 €
Mano de obra, por hora trabajada 20 – 40 €
Gastos adicionales
Mantenimiento, revisión anual 100 – 150 €
Apoyo solar fotovoltaico 5 kW 5.000 €

Precios orientativos, y sin impuestos.

(*) Precio de la instalación de suelo radiante, sin la caldera o bomba de calor, ni trabajos de albañilería, hormigón, etc.

(**) incluye aislamiento térmico inferior e instalación.

(1) Vivienda ejemplo de 100m2, con cocina, baño, aseo, comedor y 3 habitaciones. La instalación necesita de una semana, pero no seguida, ya que primero se instalan las tuberías en el suelo, y cuando ya este hormigonado se puede instalar los colectores, termostatos y la caldera o bomba de calor elegida. Incluye mano de obra de la instalación de calefacción, pero no las ayudas de albañilería, hormigonado, etc.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "Financiación "