Registro de empresa

Cómo hacer un buen mantenimiento de las estufas en casa

Ningún sistema de calefacción y mucho menos las estufas están exentas de mantenimiento. El mantenimiento es una de las tareas principales que debemos hacer después de haber adquirido este dispositivo como sistema de calefacción para nuestra casa. Muchas veces nos surgen las dudas de ¿cómo hacer el mantenimiento adecuado a la estufa? o ¿se le hace el mismo mantenimiento a todos los tipos de estufas? Nosotros te enseñamos en este artículo a realizar de la mejor forma posible su correcto mantenimiento.
Menú de contenidos:

mantenimiento-de-las-estufas

Fuente de la imagen: ©Glebchik - Fotolia.com

Consejos para un buen mantenimiento:

Para las estufas de pellets

  • Usa pellets de calidad: un buen mantenimiento comienza siempre con un buen uso, y dentro del buen uso es recomendable utilizar pellets de una buena calidad, como por ejemplo, ENPLUS. Un pellet de baja calidad ensuciará mucho más nuestra estufa y disminuirá su durabilidad.
  • Limpia el deposito de cenizas: si notas que la llama esta débil o tiene un tono rojizo, puede significar que hay depósitos de cenizas o incrustaciones que impiden el buen funcionamiento. Por la misma razón, debes controlar el cajón de la ceniza cada dos días para verificar si hay que vaciarlo. Según la frecuencia de uso, se acumularan en el deposito una mayor o menor cantidad de residuos y por tanto, habrá que limpiar con mayor o menor frecuencia.
  • Limpia la cámara de combustión: hay que revisar semanalmente la cantidad de ceniza que se acumula en la cámara combustión. Esta ceniza se puede aspirar (hay aspiradores específicos para ello).
  • Limpia el vidrio de la puerta: mantener siempre limpio el vidrio es muy importante para poder ver en todo momento si la combustión de la llama es correcta. Lo debes hacer cuando no la utilices o que el aparato esté completamente frío. Utilizando sustancias desengrasantes pero que no sean corrosivas ya que podrían echar a perder la pintura de la estufa.

Volver al menú de contenidos

Para las estufas de leña

  • Las juntas: las juntas plateadas de la puerta tienen que revisarse regularmente. Si no son totalmente estancas, hay que reemplazarlas.
  • Limpieza de la estufa: para limpiar la parte exterior de su estufa le recomendamos que use, o una aspiradora con un pequeño cepillo suave, o un trapo seco. No use ni alcohol, ni disolventes ya que estos productos dañan la pintura.
  • Limpieza del cristal: usar leña húmeda puede producir manchas de hollín en el cristal. La forma más sencilla de limpiar el cristal es usar un trapo húmedo impregnado de cenizas.
  • Cámara de combustión: las placas amarillas de la cámara de combustión se desgastan de forma natural con el uso, y tienen que cambiarse cuando aparecen grietas de más de 0,5 cm de profundidad. En caso de que estén deterioradas, debemos reemplazarlas o dejar que un experto en la materia lo haga.
  • Reparar las superficie de la estufa: si notamos que la estufa tiene arañazos, podremos solucionar este problema con un spray de pintura, aplicándolo directamente en la zona afectada y dejando secar a continuación un par de horas.

Volver al menú de contenidos

Para las estufas de gas:

  • Asegúrate de que tenga la presión necesaria: es de suma importancia, verificar la presión que tiene la estufa de gas, ya que de aquí dependerá mucho su consumo y su buen funcionamiento. Revísalo con frecuencia y en caso de no tenerla, deberas ajustarla.
  • El quemador debe estar en buen estado: el quemador no puede presentar averías, ya que si las tiene, la llama no será pareja y el gas no se calentará de forma adecuada. Si es necesario cambiarlo y no dispones de práctica, te recomendamos contratar a un profesional en la materia.
  • Limpieza de la estufa: no tengas miedo en limpiarla, sino que al contrario es recomendable hacerlo con regularidad, para ello debes esperar que la estufa de gas esté fría y posteriormente limpiarla con productos que no sean inflamables sino neutros.
  • Cambiar el conducto: si además del conducto tuviésemos que cambiar el regulador, lo más aconsejable sería utilizar un práctico kit regulador de gas butano para botellas de uso doméstico, que contiene ya todas las piezas necesarias.
  • Buena instalación: conservando la instalación de gas de esta estufa en perfecto estado evitaremos posibles accidentes, obteniendo un buen rendimiento de nuestra estufa catalítica.

Volver al menú de contenidos

Para las estufas eléctricas:

Más que hablar del mantenimiento de los radiadores eléctricos, deberíamos hablar del mantenimiento de la propia instalación eléctrica. En el caso de que el suministro de energía falle, los radiadores eléctricos llevan una memoria interna que permite que la configuración que previamente hayamos realizado, se quede grabada, por lo que lo único que hemos de hacer, es restablecer el suministro. Y como todos los componentes que lleva internamente son eléctricos, no necesita ningún otro tipo de mantenimiento a diferencia de los radiadores convencionales.

  • Limpia los derrames: limpiar los derrames que ocurran inmediatamente. Esto evitará que la estufa eléctrica presente algún derrame de algún liquido o mucha suciedad. Te recomendamos limpiarla inmediatamente y de esta forma no presentará acumulamiento de suciedad que pueda afectar su funcionamiento.
  • Ubica la estufa de una forma eficaz: una buena instalación es uno de los secretos para sacarle el mayor provecho a las estufas y evitar perdida de potencia o calor en un futuro. Si una estufa funciona libre, será mucho menos el mantenimiento que hay que realizarle.
  • No coloques cosas encima: somos muchos los que contamos con una estufa eléctrica y que nos aprovechamos del calor generado por la mismas para otras cosas como secar la ropa. Olvídate de ello, esto le restará no solamente potencia sino que afecta el buen funcionamiento de la misma y es posible que presente fallas en un futuro por ello.
Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

La prevención lo es todo: una buena limpieza de la estufa es importante

Prevenir las posibles averías que se puedan presentar en las estufas es lo más importante en el correcto mantenimiento de las mismas. Las estufas requieren, como cualquier dispositivo que tengamos en casa, de un mantenimiento, no sólo preventivo sino de durabilidad. Por ello, a continuación hablaremos de algunos pasos muy sencillos para poder llevar a cabo una buena limpieza de las estufas según con que tipo de combustible cuente.

Limpieza de las estufas de pellets y de leña

Limpieza diaria:

  • Extraer y vaciar las cenizas que se acumulan en el cenicero.
  • Levantar y retirar el quemador, luego vaciarlo y mantener los agujeros limpios (son costras, escorias, coques, etc).
  • Aspirar las cenizas en el interior de la cámara de combustión.
  • Limpie ele hollín del vidrio de la puerta interior con un paño suave o toalla de papel.
  • Aspirar el polvillo acumulado en el suelo alrededor de la estufa y en su parte trasera.

Limpieza semanal:

  • Se debe aspirar el receptáculo que se encuentra en la parte frontal de la estufa en la parte inferior.
  • Se debe desenroscar las dos palometas con la herramienta ideal sacando las dos arandelas que se encuentran en la misma y extraer la tapa.
  • Aspira el receptáculo de todas las cenizas que se encuentren en el mismo.
  • Se debe colocar la tapa, las arandelas y las dos tuercas.

Limpieza anual:

Al final de cada temporada es importante limpiar la estufa para prevenir cualquier anomalía y para ello limpiaremos el conducto de evacuación de humos, el registro de las cenizas que se encuentra en el conducto de humos. Realizar posteriormente la limpieza de la estufa (completa) y desechar los sacos que se encuentren abiertos o la leña restante.


Limpieza de las estufas de gas

  • Tienes que esperar a que se enfríe.
  • Limpia el exterior: Para ello asegúrate de que la estufa está apagada y bien fría. Comienza pasando un trapo húmedo por ella y otro seco a continuación.
  • Saca la parrilla y los platillos de los mecheros, déjalos remojar en agua fría durante unos 30 min y después frotarlos.
  • Saca los quemadores y déjalos también 30 min en remojo en agua tibia con un detergente suave.
  • Tras 30 minutos limpia los quemadores con un cepillo viejo. Si alguno de los agujeros está atascado pasa un alambre para eliminar la obstrucción.
  • El último paso es colocar los quemadores y las piezas restantes hasta que la estufa quede como se encontraba antes de la limpieza

Volver al menú de contenidos

Tipos de averías más comunes por mal mantenimiento

La estufa quema mal
    Es un problema frecuente que suele presentarse si no se le realiza un mantenimiento adecuado y se debe a que hay muchas cenizas acumuladas o el quemador está sucio y mal graduado.


La estufa se apaga
    Es un indicativo de que la estufa no esta funcionando bien debido a la falta de mantenimiento o problemas dentro del circuito eléctrico.
    Es importante revisar la misma primeramente a fondo así como la salida de humos antes de ponerla nuevamente en funcionamiento



La estufa ahuma
    Esto se puede deber a dos factores:
    1.Mala calidad del pellet o la leña
    2. La estufa no esta bien puesta a tiro y se esta realizando una mala combustión.
    Solución: se tendrían que comprobar los parámetros de la estufa y cambiarlos si es necesario, esto lo mejor es que te lo realice un técnico

La estufa calienta demasiado
    La estufa no esta bien graduada o existe una obstrucción de la salida de los humos. Puede que se deba reemplazar de quemadores ya que los mismos se verán afectados por el mal funcionamiento

En caso de que no se le de un buen uso de la estufa y presenta alguna de las averías que hemos notado anteriormente, es recomendable contactar con un técnico o especialista en la materia, ya que deberemos darle una solución lo más pronto posible y evitar costos extras.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es