Registro de empresa

5 consejos para un buen mantenimiento del acumulador de calo

Los acumuladores de calor son buenos aliados en cuanto a sistemas de calefacción nos referimos, pero para poder sacarle el mejor provecho es recomendable conocer unos cuantos consejos. Entre los mismos encontramos las horas en las que se debe hacer la recarga para ahorrar en electricidad, las dos famosas rueditas, programación de horarios o el mínimo mantenimiento que debes darle para obtener los mejores resultados. A continuación, te enseñamos consejos que resultan relevantes para su buen funcionamiento.
Menú de contenidos:

consejos-para-un-buen-mantenimiento-del-acumulador-de-calor

Fuente de la imagen: ©Dina777 - Fotolia.com

5 consejos para un buen mantenimiento del acumulador de calor

La gran ventaja, frente a la calefacción de gas natural con radiadores, por ejemplo, es que su instalación es mucho más sencilla y no requiere de un complicado circuito de tuberías para poder funcionar. Además, por lo general, el mantenimiento de los acumuladores es muy simple, porque ni tan siquiera necesitan ser purgados. Sin embargo es recomendable tener en cuenta los siguientes aspectos:

1- La rejilla de ventilación

Los acumuladores de calor suelen estar ubicados en lugares de nuestro hogar en los que suele acumularse normalmente mucho polvo y muchas veces nos olvidamos de limpiarlo. Esto puede significar un problema para los acumuladores ya que necesitan estar libres de polvo. Para ello, con limpiar la rejilla de ventilación de manera diaria bastará.

Además, te recomendamos, que cuando no se estén utilizando se puede retirar la tapa protectora. ¿Cómo se hace esto? Pues cada fabricante protege sus productos de manera diferente, aunque generalmente será necesario retirar unos tornillos. De esta forma se podrá acceder a su interior y pasarles la aspiradora para retirar el polvo que se haya podido almacenarse en su interior. Además, si hay suciedad en su exterior se podrá eliminar con un paño húmedo.

2- Mantener una temperatura media

Uno de los principales problemas con los que contamos en muchos hogares españoles es el abuso excesivo de la calefacción. Con esto queremos decir que, la mayoría de los hogares suele tener una temperatura mucho más alta que la indicada y mientras más alta tengamos la temperatura, más se dispara el consumo eléctrico lo que se refleja enormemente en nuestras facturas a final de mes.

Los expertos en consumo de electricidad recomiendan que la temperatura debe ser agradable sin llegar a la necesidad de quitarse prendas de ropa por el exceso de calor. Un grado menos en nuestros sistemas de calefacción y en este caso, en los acumuladores de calor, puede significar un ahorro de hasta un 7% por ciento en el consumo eléctrico total de la factura al final del mes.

Si mantenemos una temperatura no mayor a los 19 – 20°C, no solamente estamos ahorrando dinero; y protegiendo nuestra salud, sino que también estamos contribuyendo con un buen uso al buen mantenimiento de nuestro equipo, lo que puede significar una vida útil más larga ya que el acumulador no está trabajando más de lo debido. Así que no lo pienses más y baja la temperatura actual con la que lo tienes programado en uno o un par de grados.

3- El espacio a calentar lo debemos tener en consideración

Las características de los espacios a calentar son muy importantes. El sistema de aislamiento, así como los tiempos de temperatura de confort, deben ser estudiados con mucho detenimiento. Para el mantenimiento de una determinada temperatura en un espacio determinado se debe de aportar la energía que se pierde por la diferencia de temperaturas entre el exterior y el interior del mismo, y de la conductividad térmica (las pérdidas) que el recinto posee. Una vez realizado el cálculo, hay que dimensionar el acumulador de tal forma que logre realizar en las ocho horas de periodo valle, y por lo tanto barato, la carga completa de la energía precisa.

Uno de los mayores inconvenientes, es que la carga que se debe de realizar con antelación a las necesidades de calefacción. Esto obliga a que se deba realizar una programación de esa necesidades, es decir, una predicción de las condiciones meteorológicas que habrá al día siguiente. Otro posible problema es el de las pérdidas que tienen, al ceder la energía acumulada por radiación y haber ciertos períodos del día donde la aportación no es necesaria. Esto ocurre en la mayoría de la veces durante la primavera y el otoño. Las calificaciones por acumulación suelen combinar, por regla general, los dos tipos de acumuladores, por cuestiones económicas. Los estáticos son mucho más baratos que los dinámicos, pero lo ideal es realizarlas con acumuladores dinámicos fácilmente controlables.

Hay sistemas de control de carga que prevén las necesidades energéticas dependiendo de la temperatura exterior y de la previsión meteorológica. La calefacción eléctrica por acumulación tienen un muy bajo mantenimiento, no es necesario más que la limpieza anual de los acumuladores y la reposición de las pilas de los cronotermostatos.

4- La programación es parte fundamental del mantenimiento

Una de las principales ventajas de un acumulador de calor es que el equipo se carga mientras la electricidad es más barata (conocida como horario valle). Para posteriormente suministrar el calor durante todo el día en las estancias que pretendemos calentar. Pero para ello es recomendable tener contratada una tarifa que tenga una discriminación horaria (DH).

Lo más común es que la programación de los acumuladores esté centralizada, bien sea por un reloj programador en el cuadro de la vivienda; o por uno para el edificio que se encuentre centralizado. Durante el invierno debería de funcionar de 22h a 12h y durante el verano de 23h a 13h. Ojo que a finales de marzo ya se considera verano para la tarifa de discriminación horaria (DH), aunque posiblemente aún estemos utilizando la calefacción.

Existen acumuladores en los que la programación horaria de carga se ajusta en el interior de los mismos o con un enchufe programador, normalmente los encontramos en viviendas donde se han instalado posteriormente a la construcción de la misma. Indiferentemente del tipo de sistema de calefacción por acumuladores lo único que debe ser programado es la carga de calor, ya que la descarga es una función que está constantemente en proceso durante las 24 hora del día en función de la rueda de descarga y no es programable.

En el siguiente vídeo lo puedes ver con más lujo de detalles:

5- ¿Cómo debes utilizar los acumuladores de calor ?

Utilizar los acumuladores de calor de una forma correcta es bastante sencillo y cualquier personal o puede ajustar sin problema alguno. Pero existen un par de diferencias dependiendo del tiempo que pasamos en la misma:

Si tu vivienda está ocupada la mayor parte del día
  • Debes situar la descarga al mínimo y la carga en un punto medio aproximadamente.
  • Tienes que observar si la temperatura ambiente es buena por la mañana pero hacia el final del día la casa se queda fría, tienes que subir algo la carga.
  • Si la temperatura durante todo el día no llegó al nivel deseado subiremos la temperatura.
  • Si la temperatura es excesiva por la mañana y buena a final del día bajaremos la rueda de carga.
  • Ir corrigiendo hasta obtener el confort deseado o en caso de cambios en las condiciones exteriores (días más o menos fríos que los anteriores).
Si la vivienda tiene movimiento entre las 17-20 horas
  • Situar la descarga al mínimo y la carga en un punto medio aproximadamente.
  • En las horas que estemos en casa subir la descarga hasta un punto intermedio y en las que no estemos bajarla al mínimo de nuevo.
  • Si por la mañana la vivienda está relativamente fría significa que la temperatura actual no es suficiente y te recomendamos subir la rueda de carga.
Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cambia el mantenimiento de un acumulador dinámico de uno estático?

La diferencia entre el mantenimiento de ambos es que, los acumuladores estáticos presentan menos rendimiento ya que deben ser controlados de una forma manual y es recomendable hacerlo para obtener los mejores resultados. En el caso de los acumuladores dinámicos (tienen más demanda) es que tienen un termostato integrado con la que podemos controlar la temperatura y evitar que esta se eleve en exceso. Así, podremos conservar el calor para más tarde.

Volver al menú de contenidos

Importancia del buen uso del acumulador de calor en casa

Todos estos consejos que te hemos dado anteriormente, no solamente garantizarán el buen funcionamiento del equipo, sino también garantiza un consumo de energía eléctrica adecuado. Si nos apegamos a los consejos, podremos lograr un ahorro considerable mes a mes y también tener el confort necesario dentro de las estancias de nuestro hogar y para los miembros de la misma. Asegúrate de regular la temperatura de tal forma que, la casa se mantenga caliente pero no en exceso ya que también te sentirás mejor de salud y ninguno de los miembros del hogar presentarán problemas respiratorios.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es