Registro de empresa

Energias alternativas para calefacción: ¿las conoces?

Las energías alternativas para la calefacción se fundamentan en las fuentes de energías renovables. Estas se obtienen a partir de materias primas, como son el sol, la tierra, el viento o el agua. En función de la procedencia, estas energías renovables para la calefacción reciben un nombre diferente. La ventaja que tienen las fuentes de energías renovables frente a los combustibles fósiles es que son ilimitadas y gratuitas. Para utilizarlas debemos crear una manera de recogerlas, pero su obtención se produce de manera natural.
Menú de contenidos:

Qué son las energías alternativas para la calefacción

La calefacción, tal y como la conocemos hoy en día, se basa en los combustibles fósiles. Al ser recursos limitados, su precio va en aumento porque se agotan. Por este motivo, es el momento de pasarse a las energías alternativas. Si no las conoces, te las explicamos. Los combustibles fósiles se generan por la muerte de plantas y animales a lo largo de millones de años. Dado que no se da tiempo a que vuelvan a crearse, los recursos se van agotando. En otras palabras, su precio se encarece y corremos el riesgo de que dejen de estar disponibles.

energias-alternativas-calefaccion

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Por estos motivos, es conveniente que consideremos la opción de utilizar este tipo de energía. Además de ser ilimitadas y no incurrir, por tanto, en escasez, las fuentes de energías renovables son respetuosas con el medio ambiente. Cuando se queman los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas o el carbón, generamos dióxido de carbono. Estas emisiones son responsables del calentamiento global, así como de la destrucción del propio planeta. Las energías renovables no emiten este tipo de sustancias tóxicas.

Aunque la tecnología aún tiene que recorrer un largo camino para mejorar la explotación de energías alternativas para la calefacción, como la energía solar o la geotermia, estamos en el buen camino. Gracias a las tecnologías que permiten un control inteligente, podemos utilizar las fuentes de energías renovables con eficiencia y de una manera económica. A continuación vamos a conocer los distintos tipos de energías alternativas para la calefacción que ya podemos encontrar disponibles.

Volver al menú de contenidos

Tipos de energías alternativas para la calefacción

Las energías renovables para la calefacción que hoy día podemos encontrar son de diferentes tipos. Puesto que las fuentes de energías renovables son variadas, así mismo lo son las opciones para aprovecharlas. Podemos hablar entonces de la energía eólica, la energía fotovoltaica, la solar térmica, la aerotermia y la geotermia, y la biomasa. Utilizar estas energías renovables para la calefacción, además de permitirnos ahorrar dinero en el medio y largo plazo, suele ir acompañado de una subvención por parte del Estado. Esto es, por nuestra contribución al cuidado del medio ambiente, recibiremos una ayuda económica.

  • Energía solar

La primera de las energías renovables que se puede usar para la calefacción de nuestros hogares es la energía solar. Esta puede utilizarse también para el agua caliente sanitaria, siendo la cobertura para esta mayor que para la calefacción. Gracias a la instalación de placas lograremos aprovechar la energía solar dentro de nuestro hogar. Ya que estas energías renovables se instalan en combinación con otros sistemas, reducimos el importe de las facturas.

La instalación de estas energías alternativas para la calefacción suele cubrir cerca del 50% de la demanda total de energía. No compensa una instalación para el 100% ya que los meses fríos son pocos en el año. Además, se suelen combinarse con el suelo radiante. Estos funcionan a 40º C, siendo fáciles de calentar. Son una ventaja frente a los radiadores, que lo hacen alrededor de los 80º, con el consecuente gasto energético. Otra posibilidad son los radiadores que tienen una alta eficiencia. El funcionamiento se basa en un acumulador con un doble serpentín para intercambiar calor. Cuando el sol basta, el otro sistema, como la caldera, se detiene, activándose únicamente cuando es necesario.

  • Energía eólica

La segunda de las fuentes de energías renovables es el viento. La energía de este logra hacer girar las palas de las máquinas que se instalan para recogerla. Probablemente hemos visto alguna vez estos molinos gigantes. El movimiento de las palas es transmitido a un generador que lo transforma en electricidad. La potencia de estas energías renovables para la calefacción puede ser baja o muy baja. Se instala en viviendas que se encuentran aisladas y que están ubicadas en zonas muy ventosas. De lo contrario, estarías incurriendo en un desembolso elevado al que no podremos sacarle partido. Para el uso doméstico, estas energías alternativas para la calefacción son de una potencia inferior a 10kW, y sirven para bombear agua. También encontramos los minigeneradores eólicos (las palas), que producen energía eléctrica en conjuntos mixtos (eólico voltaicos). Se emplean, como decíamos, en viviendas aisladas.

  • Biomasa

La tercera de las fuentes de energías renovables es la biomasa que utilizan recursos naturales como combustible. Como por ejemplo, los huesos de aceituna, los pellets, astillas o cáscaras de frutos secos. Su combustión no produce emisiones tóxicas, por lo que son respetuosas con el medio ambiente y, por tanto, energías alternativas para la calefacción. Puesto que su rendimiento es la mitad que las calderas eléctricas, suele utilizarse también en combinación con otros sistemas. Principalmente, se usa con radiadores y con suelo y aire radiante. Sirven tanto para viviendas como para edificios. Estas energías renovables para la calefacción son las más ecológicas de las disponibles en el mercado.

Este sistema de energías alternativas para la calefacción queman el combustible y generan una llama. El calor que generan en la combustión se transmite al circuito del agua dentro del intercambiador. Para aumentar su rendimiento se utilizan con un acumulador. Estas energías alternativas para la calefacción suponen un desembolso inicial elevado, aunque la inversión se recupera a largo plazo. No obstante, no son adecuadas cuando necesitamos calentar viviendas con rapidez y con temperaturas excesivamente bajas.

  • Geotermia

La siguiente de las fuentes de energías renovables es la geotermia. A diferencia de otras energías alternativas para la calefacción, esta no utiliza la radiación del sol o la fuerza del viento, sino la variación entre las temperaturas del interior de la tierra y la superficie. En otras palabras, es energía que se almacena en forma de calor tanto en suelos, como rocas o aguas subterráneas.

En función de su entalpía o magnitud termodinámica las aplicaciones de estas fuentes de energías renovables varían. Cuando aquella es muy baja, se utiliza para la calefacción o la climatización de edificios residenciales, viviendas unifamiliares, colegios u oficinas. Siendo el sistema que más se emplea, especialmente a través de las bombas de calor. Las características de cada edificación determinarán si se instalará un circuito de tuberías con agua, sondas geotérmicas, etc. Al tener el terreno una temperatura constante durante todo el año, el rendimiento de la bomba de calor no depende de las condiciones externas.

  • Aerotermia

La última de las fuentes de energías renovables que veremos aquí es la aerotermia. Gracias a una bomba de calor, que extrae energía de un lugar para llevarla a otro, se obtiene energía del aire exterior. Se emplean tanto como energías alternativas para la calefacción como para el aire acondicionado. Las bombas de calor son de tipo aire-agua. Así, estas energías renovables para la calefacción extraen la energía del aire del exterior o la pasan al agua del sistema de calefacción o a la sanitaria. Su principal ventaja es que están diseñadas para rendir al máximo en inviernos muy fríos o en veranos muy calurosos.

Volver al menú de contenidos

Consumo y eficiencia energética de las fuentes de energía renovable

Todas las fuentes de energías renovables poseen una buena eficiencia energética. Sin embargo, la revista Energy and Environmental Science realizó un estudio que hacía una comparativa. Al parecer, la energía eólica es la más eficiente entre las energías renovables para la calefacción. En segundo lugar, las energías más eficientes son las que se basan en la energía solar concentrada. Tras estas, en tercer lugar están las fuentes de energías renovables por geotermia. Y después la energía mareomotriz, la energía fotovoltaica y la de las olas.

El motivo por el que la energía eólica es la primera en las energías renovables para la calefacción son las ventajas que ofrece para obtener electricidad. Su capacidad para generarla es equivalente a unos 1000 Kg de petróleo. Sin embargo, a diferencia de lo que sucede con este, las fuentes de energías renovables no contaminan ni dañan el entorno.

Tipo de energía

Eficiencia

Zona geográfica

Energía solar

Alta

Extremadura, Castilla la Mancha

Energía eólica

Muy alta

Castilla León, La Rioja

Biomasa

Media

Galicia

Geotermia

Alta (con bomba de calor)

Andalucía, Castilla y León, Cataluña y Galicia

Aerotermia

Media

Zona climática mediterránea

Volver al menú de contenidos

Ventajas de las energías alternativas para la calefacción

Las energías alternativas para la calefacción son ante todo, una forma ecológica de aprovechar los recursos naturales para su transformación en energía. Aunque su desembolso inicial es más elevado, estamos apostando por la eficiencia energética y una recuperación de la inversión. Además, cuidando al planeta. Desde hace más de 10 años, la certificación energética de una vivienda contiene información sobre su aislamiento, sistemas de calefacción, acristalamientos, etc. Cuando vayamos a elegir una de las energías renovables para la calefacción, debemos conocer estos datos sobre sus componentes estructurales y los sistemas de climatización. Utilizando fuentes de energías renovables podemos llegar a obtener hasta un 70% de ahorro en nuestro hogar.