¿Suelo radiante o radiadores?: por cuál me decido

7 de octubre de 2020
Al momento de la instalación de un sistema de calefacción nos puede surgir la duda: ¿instalar un suelo radiante o radiadores? La elección del mejor sistema no es tarea fácil. Los dos sistemas de calefacción tienen diferentes características, ventajas y desventajas que vale la pena comparar. Debemos dejar claro que, el suelo radiante y los radiadores, pueden ser tanto sistemas por agua, como eléctricos y, que además, ambos pueden resultar una buena elección para nuestra vivienda. ¿Te interesa sigue leyendo?
Artículo escrito por:
Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

suelo-radiante-o-radiadores

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

Radiadores y suelo radiante: diferencias y tipos

Los radiadores son uno de los sistemas más instalados en España y se pueden conseguir en muchas variaciones. Así todo, el suelo radiante es una gran alternativa en la actualidad. Cada vez son más los usuarios que se deciden por instalar este sistema en sus viviendas y están ganando gran terreno en el mercado español. A pesar de que ambos sistemas, por lo general, utilizan agua caliente para la calefacción de las estancias, su funcionamiento es bastante diferente. A continuación, te queremos explicar su funcionamiento y características.

1. Suelo radiante de agua y eléctrico

Este tipo de calefacción consiste en la emisión de calor, por parte del agua que circula a través de los tubos que están instalados en el suelo, en la placa de hormigón combinada con este. El suelo radiante logra una superficie de calefacción muy ámplia debido a la instalación de gran cantidad de tubos. En la época de frío, el agua corre a través de las tuberías pero a baja temperatura (30-40 °C) y aporta el calor suficiente para lograr el confort necesario en las estancias.

La ventaja de funcionar con agua a baja temperatura lo hace óptima para funcionar en conjunto con una bomba de calor. Este tipo de sistemas aprovechan la energía térmica del aire y son equipos que consumen poca energía. Por lo que se les puede determinar como sistema de energía renovable.

El funcionamiento del suelo radiante eléctrico es bastante similar al anterior. Pero se diferencia al funcionar con resistencias y no con agua caliente. Este tipo de suelo radiante logra el confort necesario en el hogar. Aún así, tienen la desventaja de que el consumo de energía eléctrica es alto y por lo tanto, afecta al usuario final en las facturas a fin de mes.

2. Calefacción con radiadores de agua caliente y eléctricos

Es muy común encontrar, en la mayoría de los hogares españoles, radiadores que funcionan con agua caliente. Combinados con una caldera de gas encargada de distribuir directamente a los radiadores el calor necesario, a través de las tuberías instaladas dentro de las habitaciones. Los radiadores tradicionales de aluminio o acero necesitan que el agua circule por su interior a una temperatura promedio (70-80 °C) para poder suministrar el calor necesario dentro de las habitaciones.

Sin embargo, no debemos olvidar que en la actualidad existen los radiadores de baja temperatura que también pueden funcionar con una bomba de calor y aprovechar el bajo consumo que estas aportan. Los radiadores eléctricos funcionan con un sistema de resistencias y son muy fáciles de instalar. No necesitan de obras excesivas. Este tipo de radiadores tienen un consumo mayor de energía ya que, funcionan directamente con la corriente de la red eléctrica.

¿Estas pensando en combinar dos sistemas de calefacción? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de cada sistema

Suelo radiante de agua caliente:

✓ Sistema bastante eficiente: reparte el calor dentro de las viviendas de una forma muy confortante y garantiza llegar a todos los rincones uniformemente.

✓ Bajo consumo: al no necesitar agua muy caliente para poder funcionar, el consumo es menor en comparación con los radiadores.

✓ No ocupan espacio: al estar instalado en el suelo cubierto, no se necesitará de espacio extra para algún otro equipo.

✓ Inversos: pueden calentar e incluso ser utilizados para la opción de enfriar las estancias.

Radiadores de agua caliente:

✓ Sistema económico: por lo general suelen ser equipos mucho más económicos que otros equipos y los precios varían según la potencia de los mismos pero son igualmente económicos.

✓ Alcanzan rápidamente la temperatura necesaria: son equipos que suelen calentar muy rápidamente ya que por lo general están hechos de aluminio y funcionan con agua caliente de bastante temperatura.

✓ Encendido: son equipos de muy fácil funcionamiento, el encendido y apagado es muy sencillo en comparación con el del suelo radiante.

Suelo Radiante Radiadores de agua
Se pueden utilizar en invierno en modo de calefacción y en verano en modo de climatización Se pueden prender y encender cuando se quiere sin necesidad de esperar mucho tiempo.
Generan calor en las habitaciones de una forma muy uniforme Calientan muy rápidamente ya que funcionan con agua caliente de alta temperatura.
Consumen poca energía ya que trabajan con poca temperatura Se pueden comprar por precios realmente económicos.
El calor es bastante agradable Encendido y apagado fácil

Volver al menú de contenidos

¿Es viable combinar suelo radiante con radiadores?

La respuesta es sí. Sí se pueden combinar ambos sistemas de calefacción siempre y cuando la caldera tenga la potencia suficiente. Para la instalación del resto de la vivienda, se distribuirá desde un armario o registro de colectores y, desde ese punto hay que derivar la instalación a la planta sótano.

Son muchos los hogares que tienen instalado suelo radiante en las habitaciones principales y en las demás radiadores de agua caliente, lo que puede ser de gran ayuda con el ahorro de energía. Ya que los radiadores o el suelo radiante solamente se utilizarían cuando fuese necesario. La instalación de ambos sistemas es mucho más costoso. Se necesitarán hacer obras para el suelo radiante y la compra de radiadores extras para las habitaciones. Además, la caldera debe contar con una buena potencia o posiblemente, sean necesarias dos según la cantidad de metros cuadrados que tiene la vivienda.

Debemos tener en cuenta que los radiadores que se pongan tienen que ser de baja temperatura para no influir en la diferencia de temperatura de salida prefijada de la caldera. Ya que, el suelo radiante trabaja a una temperatura inferior que los radiadores convencionales. De la misma manera serian comandados a través de los circuitos de los colectores de suelo para que se puedan graduar a través de los caudalimetros para regular su caudal, siendo aconsejable en el sótano incluir una válvula de presión diferencial.

Volver al menú de contenidos

¿Se puede combinar el suelo radiante con otros sistemas de calefacción?

El suelo radiante suele resultar una gran opción en la mayoría de los casos. Pero no debemos olvidar que se trata de una instalación mucho más compleja y costosa que otras. Sin embargo, no necesariamente se debe realizar la instalación del suelo radiante en todas las estancias del hogar sino en unas cuantas y combinarlas con otros sistemas para lograr la calefacción perfecta.

El suelo radiante se presta para ser combinado principalmente con los radiadores y se recomienda la utilización de una caldera para el suministro del agua caliente. Pero ¿sabías qué el suelo radiante también se puede combinar con sistemas de calefacción?: radiadores eléctricos, bombas de calor, e incluso sistemas inversos que funcionen directamente con redes eléctricas.

Volver al menú de contenidos

Para que tipo de viviendas y zonas de España se recomienda cada sistema

Una de las características que distinguen al sistema de suelo radiante de los radiadores e incluso de otros sistemas es su alta inercia térmica. Lo que queremos decir, es que después de haberlo encendido tarda bastante en calentarse y de la misma forma enfriarse. Esto puede resultar una ventaja bien sea positiva o negativa dependiendo de los hábitos del usuario dentro de la vivienda. Una instalación de suelo radiante es conveniente para aquellos espacios en los que su utilización se haga de forma continuada o en zonas muy frías donde siempre conviene mantener una temperatura mínima.

Para viviendas en zonas templadas en las que el uso de la calefacción va a ser puntual, por ejemplo sólo unas horas al día (de 7 de la tarde a 8 de la mañana), es más recomendable instalar y trabajar con radiadores. Para las casas grandes con habitaciones con amplias dimensiones, el suelo radiante también puede resultar una buena opción, sin embargo para casas con habitaciones pequeñas, los radiadores producirán el calor necesario y aportarán el confort requerido.

Artículos relacionados que te pueden interesa:
Siguiente artículo