¿Cuál es el consumo de una caldera?

12 de abril de 2022
El consumo de una caldera es algo que nos preocupa con frecuencia. A decir verdad, resulta complejo establecer un consumo específico. Cuanto consume una caldera de gas depende de diferentes aspectos como el tamaño de la vivienda, el aislamiento, el tipo de caldera o la temperatura exterior, etc. En muchas ocasiones nos debemos conformar con tener un dato aproximado. ¿Te preocupa la factura del gas? Vamos a conocer a grandes rasgos cuanto puede llegar a consumir una caldera.
Desirée Izquierdo
Artículo escrito por:
Desirée Izquierdo para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCalefacción a gasConsumo de la caldera

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

¿De qué depende el consumo de gas de una caldera?

El importe de las facturas de gas que tenemos que pagar cada mes depende de los kWh que consume una vivienda. Este consumo depende de varios factores que a priori no dependen de nosotros. Sin embargo, siempre tenemos la posibilidad de mejorarlos o en su caso buscar una forma de que nos afecten menos:

» El tamaño de la vivienda

En principio no podemos hacer la casa más pequeña, una vez construida. Aunque seguro que no lo queremos hacer. Sin embargo, siempre podemos cerrar los radiadores de las habitaciones que no usemos, manteniendo su puerta siempre cerrada. De esta forma reducimos la superficie a calefactar y el consumo de la caldera bajará.

» La cantidad de radiadores o superficie de suelo radiante

Podemos aplicar la misma solución que en el caso anterior. A fin de cuentas, es el mismo problema.

» Número de personas que habitan la vivienda

Lógicamente, no vamos a echar a nadie de casa, pero si actuar con lógica. Así, es recomendable concentrar las actividades en una estancia, por ejemplo, el salón para reducir las necesidades de calefacción.

» Hábitos o costumbres de los habitantes de la casa

Debemos analizar nuestros horarios para programar el termostato con las horas de utilización adecuada de la calefacción. Ventilar la casa sólo unos minutos al amanecer y concentrar la actividad importante por la tarde cuando todos regresan a casa.

» Se utiliza gas en la cocina: gas natural, propano o butano

Dependiendo cómo sea la cocina y el horno, consumiremos más gas o electricidad. En estos casos, depende también del hábito culinario que tengamos. Según la cantidad de comidas que cocinemos será interesante cambiar la cocina a la energía más barata.

» El servicio de agua caliente de la vivienda se realiza también con gas

Al igual que la cocina o el horno, siempre es conveniente recurrir al equipo de ACS más económico. En el caso de disponer de calefacción es interesante que la caldera de gas sea mixta.

» El tipo y la potencia de la caldera de gas

Aquí debemos ponernos en manos de un instalador con experiencia que nos calcule las necesidades reales de la caldera y nos instale una de la potencia adecuada.

» El aislamiento de la vivienda

Cuanto mejor aislada este nuestra vivienda, menos consumo en calefacción y aire acondicionado tendremos. Por eso, siempre es recomendable invertir en mejorar el aislamiento y cambiar las ventanas por unas mejor aislantes.

» La zona climática donde se ubica la casa o edificio.

Tampoco podemos mover la casa de sitio, pero si adecuar el aislamiento para reducir el consumo de la caldera.

¿Necesitas cambiar tu caldera? ¡Te llamamos!

Volver al menú de contenidos

El consumo de una caldera según su tipo

Con la llegada del otoño, muchas calefacciones comienzan a encenderse, y con ellas vuelve el debate del consumo de las calderas. Del total del consumo energético de un hogar, cerca del 70% corresponde a la calefacción. Debido a ello, es normal preguntarse cuál es la mejor caldera de bajo consumo. Los diferentes tipos de calderas que existen actualmente en el mercado hacen que las cifras de consumo sean muy dispares.

Las nuevas tecnologías que se incorporan a una caldera de gas buscan un menor consumo y menores emisiones de gases efecto invernadero. A pesar de ello, el consumo de gas de una caldera, aunque sea de bajo consumo, puede ser superior a otra si no se dan las condiciones necesarias para poder aprovechar su eficiencia energética. Así, previamente a la compra e instalación de una caldera, conviene realizar un estudio de la vivienda. Además, debemos saber qué presupuesto tenemos en mente para destinar a esta inversión inicial.

En la actualidad, algunos tipos de calderas están desapareciendo, como las estancas de gas o las calderas de gasoil. En su lugar aparece la caldera de bajo consumo, utilizando diferentes tipos de combustibles y buscando una mayor eficiencia. Para conocer el consumo de una caldera en un hogar, es necesario conocer antes la eficiencia energética de la vivienda donde se instala. Además, existen diferencias importantes cuando está centralizada o no y cuando podemos controlar el consumo de las calderas por termostato.

A pesar de la dificultad para estimar el consumo de una caldera de gas dada la diversidad de viviendas existente, realizaremos una estimación. La finalidad es comprender el funcionamiento de cada tipo y cómo afecta al consumo energético. No obstante, algo si está claro, la diferencia de consumo caldera estanca y condensación es de un 20%. Naturalmente menor en la caldera de condensación.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿Qué consume más caldera de gas o de gasoil?

Hablar del consumo de una caldera de gasoil resulta hoy en día irrelevante. Con la llegada de las nuevas normativas, estas calderas están desapareciendo con gran rapidez. No obstante, nos sirve para comprender la evolución a la caldera de bajo consumo. El gasóleo es un hidrocarburo líquido y, por tanto, un combustible fósil. Resulta muy dañino para el medio ambiente y requiere un gran mantenimiento.

La ventaja del consumo de las calderas de gasoil es el ahorro en gastos fijos. El gasto de una caldera de gas, al menos cuando se trata de gas natural, implica el coste de los peajes de Acceso de Terceros a la Red o ATR. El mantenimiento de estas instalaciones corresponde a la empresa distribuidora, aunque se repercute luego al consumidor final.

Si ponemos como ejemplo 10.000 kWh de consumo de una caldera al año, utilizando el poder calorífico de cada suministro, será posible realizar una estimación de la cantidad de combustible que necesitamos. Así, podemos comparar el consumo de una caldera de gas propano y el consumo de una caldera de gasoil.

Para la primera, si dividimos el consumo de gas de una caldera, es decir, 10.000 kWh entre 12 kWh/kg, obtenemos un total de 833 kg de propano. Mientras que para el consumo de una caldera de gasóleo serían 10.000/9,98 kWh/l, con un total de 1.000 litros de este combustible. Al ser el rendimiento de una caldera de gasoil del 85%, necesitaríamos 1.176 litros para cubrir el suministro requerido. Si su precio es de 1,438 €/l, gastaremos algo más de 1.691 €/año en gasóleo.

Como el coste del propano es de aproximadamente 1,3 €/kg, el coste anual no llegaría a los 1.100€. En definitiva, si nos preguntamos qué calderas de gas consumen menos, entre estas dos la respuesta es la de gas propano. No obstante, el gas natural supone una alternativa más económica.

¡ Pide presupuestos sin compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿Qué consume más caldera de gas o eléctrica?

Pasamos ahora a comparar los consumos de las calderas de gas con el consumo de una caldera eléctrica. La adquisición de una caldera eléctrica de bajo consumo tiene un coste más elevado, sin embargo, este se amortiza. No obstante, la caldera de bajo consumo eléctrica también tiene sus inconvenientes, y este lo encontramos en el coste de la potencia contratada.

En la mayoría de los casos, para poder utilizarlas habrá que aumentar la potencia eléctrica contratada. Esto supone un gasto extra al consumo de la caldera en sí. Además del trámite, el precio mensual se eleva con este coste fijo, al que habrá que sumar lo que consumamos. Aunque el coste del suministro sea más barato en el gas, la electricidad resulta más segura. Y si contamos con el servicio de discriminación horaria en la tarifa y solemos usar la calefacción por la noche, el consumo de las calderas eléctricas puede ser más bajo que el de las de gas.

En el caso de que la red de gas natural esté disponible, esta opción se vuelve más interesante. El problema lo encontramos cuando ha de realizarse toda la instalación. Aquí, en cambio, una caldera de bajo consumo eléctrica será mejor. Una caldera de bajo consumo eléctrica puede trabajar a un rendimiento del 99%, lo que resulta muy eficiente.

Para una misma vivienda, el consumo de las calderas eléctricas será de 8.260 kWh al año, mientras que el consumo de las calderas de gas natural ascendería a 8.540 kWh. A simple vista, parece que una caldera de bajo consumo eléctrica resulta más eficiente. Sin embargo, no debemos olvidar que habrá que sumar el coste fijo del aumento de la potencia. Además, por cada grado por encima de 21 ºC, la factura subirá en un 7%.

En cuanto al consumo eléctrico de la caldera de gas no debe preocuparnos. Las calderas de gas necesitan un pequeño suministro de electricidad para diferentes funciones. Los equipos actuales disponen de un pequeño módulo de control que funciona con electricidad. Así mismo, el encendido de la caldera se realiza con un tren de chispas. Sin embargo, el consumo de electricidad es algo insignificante que no debe quitarnos el sueño.

¡ Pide presupuestos sin compromiso !

Volver al menú de contenidos

Caldera de gas o de pellets: ¿qué es mejor?

Los pellets tienen un poder calorífico relativamente bajo. Tanto el PCI apenas llega a 5,23 kWh/kg como el PCS, que es de 5,81 kWh/kg, son menores que el de cualquier gas combustible. Esto hace que para conseguir la misma cantidad de calor necesitamos mucha más cantidad de pellets que con gas. A esto se le suma el problema del suministro. Ya que los pellets debemos comprarlos en sacos o a granel.

Es por ello, que en las ciudades o en poblaciones con edificios de viviendas no es muy cómodo o práctico tener una calefacción con caldera de pellets. Si es posible utilizar estufas de pellets, porque consumen menos, puesto que están encendidas tiempos más reducidos. Por ello, y aunque su precio es muy inferior y no pagamos cuotas fijas como por ejemplo en el gas canalizado, no es muy empleado.

Esto no representa un gran problema en las viviendas unifamiliares o adosados, o en las poblaciones pequeñas. En casas que disponen espacio para almacenar los pellets y el suministro es más cercano. Sin embargo, la volatilidad de los precios, los cortes de suministro, la dependencia de otros países u empresas internacionales, hace que tengamos que valorar no solo por el espacio que se necesita o el precio. Por eso, cuando necesitamos hacer un cambio de caldera o una instalación nueva, es mejor que un instalador cualificado nos asesore.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Consumo de la caldera de gas natural, butano y propano

Antes de hablar del consumo de las calderas, debemos conocer las diferencias entre los tipos de gas. El butano y el propano son conocidos por venir envasados en bombonas, aunque este último tiene también otros formatos. Ambos son gases licuados del petróleo (GLP) y por ello muy contaminantes. En zonas muy frías, el butano deja de funcionar, aunque la botella esté llena.

Cuando el consumo de gas de una caldera es elevado, se recomienda una caldera de propano porque gasifica mejor, así que nos centraremos en este. Estas bombonas se diferencian en la banda negra. Además, el propano tiene mayor autonomía y poder calorífero por botella.

Los precios de ambos, en cambio, son similares. Aunque no se trata de una caldera de bajo consumo, las diferencias entre los consumos de las calderas son importantes. Así, para una vivienda que se encuentra en una zona intermedia, con veranos no demasiado calurosos ni inviernos muy fríos, los consumos de las calderas serían los siguientes:

¿Cuánto consume una caldera de gas?

Metros cuadrados de la vivienda Coste medio propano Coste medio gas natural
Vivienda de 70 m2 570 € 410 €
Vivienda de 90 m2 720 € 530 €
Vivienda de 110 m2 880 € 610 €
Vivienda de 130 m2 1.040 € 710 €

Haciendo una comparativa entre los consumos de las calderas a gas podemos ver que el gas natural es más eficiente. Otra ventaja del gas natural es que su suministro es ininterrumpido. Si no podemos costear una caldera de bajo consumo, conviene recordar que el consumo de las calderas de gas natural es más bajo que las de propano. Si queremos una caldera de bajo consumo que use gas habrá que adquirir una caldera de condensación. En la actualidad, estas son las únicas que pueden instalarse, ya que las estancas están en desuso.

¿Necesitas cambiar tu caldera? ¡Te llamamos!

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "Instalar una caldera"