Registro de empresa

Cómo mejorar la eficiencia en casa con un radiador

La definición oficial de la palabra “eficiente” es: “Actuar o producir con eficacia con un mínimo de residuos, gasto o esfuerzo innecesario.” Se puede argumentar que todos los radiadores de calefacción son igualmente eficaces en la medida en que la energía sea puesta en un radiador y será igual a la cantidad de calor que da hacia fuera. En otras palabras, todos los radiadores que consumen menos y que funcionan correctamente con la misma capacidad de producción de calor, le darán la misma cantidad de calor que otros y utilizarán la misma cantidad de energía para hacerlo.
Menú de contenidos:

radiador-eficiente

Fuente de la imagen: ©Arthur Palmer - Fotolia.com

Factores que debemos tener en cuenta para la elección del radiador

Un sistema de calefacción en casa no sería del todo completa si no se cuenta con un radiador, ya que el mismo es el que tiene la función final de repartir el calor en las habitaciones y lograr el confort que tanto buscamos los usuarios. Pero no todos los radiadores son eficientes y por lo mismo también existen muchas razones al momento de elegir el que más nos conviene. Es de suma importancia conocer los tipos de radiadores que se comercializan en la actualidad y el tipo de instalación que tenemos en casa.

1- El tipo de radiador

  • Radiadores eléctricos: no requieren de instalación compleja y obtienen la energía de la red eléctrica directamente. Los radiadores eléctricos resultan especialmente rentables para consumos de calefacción medios, como los que se producen en zonas de clima templado.
  • Radiadores de agua: son los sistemas más utilizados en España. Son radiadores muy eficientes que obtienen el calor a través del calentamiento del agua de la caldera instalada en casa y que funciona con gas natural.
  • Radiadores de aceite: son equipos muy similares a los dos anteriores pero funcionan con aceite. Suelen ser equipos más caros y que tardan más en calentar. No son tan instalados como los dos anteriores.
Radiadores eléctricos Radiadores de agua Radiadores de aceite
  • Son equipos de buena calidad y con extras incluidos.
  • De muy fácil instalación en comparación con los de gas.
  • Precios económicos pero más caros que los de gas.
  • El segundo sistema más instalado en España.
  • Los sistemas más instalados en España.
  • Requieren de más obras.
  • Equipos de gran potencia e ideales para casas grandes.
  • Bastante económicos pero requieren de una caldera.
  • Este radiador consume menos energía.
  • Son más caros que los anteriores.
  • De fácil instalación.
  • No son muy utilizados en España.
  • Son equipos potentes pero tardan más en calentar las habitaciones.

2- El material con el que están fabricados

La gama de materiales que se utilizan en la fabricación de los mismos es bastante amplia y por lo general suelen estar hechos de hierro fundido, aluminio o acero. Los fabricantes utilizan este tipo de materiales ya que tienen un gran poder caloportador y la temperatura que aportan es muy homogénea, pero sin embargo tienen unas cuantas diferencias que te la explicamos a continuación:

  • Radiadores de aluminio

Son radiadores que calientan muy rápidamente y es uno de los materiales más utilizados en la actualidad. Este material es más fácil de trabajar y se encuentran diseños bastantes originales y formas más estéticas. No suelen ser radiadores tan resistentes como los de acero pero cuentan con una buena resistencia de corrosión en instalaciones que sean bien hechas.

  • Radiadores de acero

Son equipos muy resistentes tanto a golpes como a la corrosión lo que eleva su vida útil en comparación con los de aluminio. La instalación es bastante sencilla debido al peso y tamaño de los mismos. Son aconsejables en casas más grandes y con mayor necesidad de potencia.

  • Radiadores de hierro fundido

Son sin duda alguna los equipos más resistentes del mercado, pero la tendencia es remplazarlos a radiadores de acero o aluminio ya que son equipos más costosos y más difíciles de instalar. Son equipos menos modernos pero pueden resultar una excelente opción para aquellos usuarios que quieran darle un poco de aire antiguo a las estancias.

3- Diseño de los radiadores

Para muchos usuarios es un factor decisivo y no es para menos, ya que debemos utilizar lo mejor posible cada espacio en nuestro hogar. Hoy en día se encuentra una gran variedad, para todos los gustos y para todos los espacios. Sin embargo, la mayoría de los radiadores con más diseño están fabricados de aluminio o acero y funcionan con agua o electricidad.

4- Potencia

No todo puede ser diseño, la potencia juega uno de los papeles principales ya que a fin de cuenta será la que se encargue de darnos el confort deseado. Es recomendable calcular la potencia necesaria que necesitas en tu estancia antes de la compra de los mismos. La potencia necesaria la puedes ver en el siguiente artículo.

5- Contenido de agua de un radiador de calefacción

En teoría, cuanto menor cantidad de agua tiene un radiador, menos tiempo se necesita para calentarla, y menos combustible se requerirá para alcanzar la temperatura que se desee. En consecuencia, cuanto menor es el contenido de agua de un radiador, más “eficiente” podría ser considerado.

6- Tamaño y el área de superficie del radiador

La superficie determina la capacidad máxima de producción de calor de un radiador. Cuanto mayor sea el área de superficie, mayor es el potencial de producción de calor.

Volver al menú de contenidos

¿Has escuchado hablar de los radiadores de bajo consumo?

Son muchas las personas que preguntan frecuentemente a los técnicos sobre los radiadores de bajo consumo, de su eficiencia etc. Ahora bien, un radiador de bajo consumo no es otra cosa que un radiador eléctrico que funciona con el sistema de la inercia térmica. Hay que tener en cuenta que este tipo de calefactores no sirven siempre para calentar toda la casa. Sirven para estancias concretas o para mantener el calor en dichas habitaciones. Por ello, los fabricantes apuestan por modelos que se calientan a través de resistencias pero reparten muy bien el calor. Si quieres tenerlo controlado, te recomendamos buscar en una tienda a la que le tengas confianza los radiadores con función de control de consumo, con lo que podrás saber el consumo diario que tienes en el hogar y de esta forma favorecer el ahorro energético. No olvides, que solamente por tener esta función no ahorrarás más, sino muy al contrario lo lograrás con tus hábitos.

Volver al menú de contenidos

¿Qué tipo de radiador ahorra más?

Seguramente que todos los fabricantes te dirán que con sus radiadores se consigue el mejor ahorro, pero para conseguir realmente un ahorro relevante depende de muchos factores, que van desde el tipo de la vivienda, aislamiento de la misma, hábitos del usuario, combustible empleado para el calentamiento y la ubicación geográfica de las viviendas. Pero si lo que queremos saber es el radiador más eficiente en relación a energía y costo lo podemos deducir de la siguiente forma. El sistema de calefacción más utilizado en los hogares españoles son los sistemas que trabajan con gas como fuente principal de combustible. Y no es para menos, ya que el gas es el combustible más barato si lo comparamos con la electricidad y supone un ahorro económico anual de hasta un 35 %, lo que hace que estos sistemas sean los más ahorradores en relación precio – combustible.

Sin embargo también te queremos mencionar los radiadores eléctricos. Con los radiadores eléctricos lograrás un ahorro eficiente si mantienes solamente encendidos los principales en el hogar, ya que podrás regular el uso y la temperatura a tu elección. Los expertos recomiendan sin embargo radiadores de agua en viviendas donde ya existe una instalación previa y comprarlos con equipos extras como venían siendo en este caso los termostatos.

Volver al menú de contenidos

Calefacción por radiadores de calor azul

Los denominados radiadores de calor azul, son un dispositivo más evolucionado en lo que a eficiencia se refiere, dentro de los radiadores de la gama de aluminio eléctricos. Este tipo de radiadores contienen en su interior un producto conocido como sol azul que tiene más poder calorífico que el aceite de los radiadores tradicionales. Su funcionamiento se basa en el calentamiento de dicho aceite especial en su interior provocando que el exterior del radiador se caliente y emita calor de forma más eficiente en las estancias. Además, con este tipo de radiador es posible programar la temperatura y los horarios. Dispone de un diseño más moderno en comparación con los radiadores tradicionales y su instalación suele ser más fácil. Por lo general, los fabricantes de radiadores de calor azul afirman que es un sistema muy duradero y al funcionar con energía eléctrica, no solo no produce ningún tipo residuo sino que nos deja exentos de cualquier tipo de olor. Ya que no emite gases de ningún tipo. Así todo si quieres saber más sobre si el radiador de calor azul es una una buena inversión o no, puedes asesorarte en el siguiente artículo.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es