Registro de empresa

¿Cuál es la mejor caldera para mi vivienda?

Cuando hablamos de la mejor caldera, debemos tener en cuenta que no puede hablarse de un modelo en concreto. Puesto que cada hogar o instalación tiene unas características distintas y unas necesidades particulares, la mejor caldera para una vivienda no tiene por qué ser la misma que para otra. Para poder elegir la que más se adapta a nosotros debemos valorar el tamaño de nuestra vivienda, la altura de los techos, la temperatura mínima en el exterior y la rapidez con la que queramos calentar las habitaciones. Todos estos factores nos darán pistas para saber cuál es la mejor caldera.
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Además de tener en cuenta características de nuestra casa, para elegir las mejores calderas hay que prestar atención al consumo. Es decir, el uso que vayamos a darles. La eficiencia energética y el rendimiento varían mucho de un tipo a otro, por lo que si no elegimos la mejor caldera, las facturas pueden incrementarse en gran medida. El consumo de la caldera, en lugar de ayudarnos a ahorrar, nos supondrá un coste extra.

La mejor caldera: ¿estándar o de condensación?

Una vez que tenemos claro el tipo de vivienda en el que vivimos y nuestras necesidades, nos toca comparar calderas. Para elegir las mejores calderas miraremos tanto el precio como el gasto anual que nos supondrá su consumo. Debido a la evolución de las normativas, en la actualidad cualquier caldera es de circuito estanco. ¿Y qué significa esto? Pues que la cámara en la que se produce la combustión está cerrada herméticamente. Se trata de mejores calderas dado que no tiene contacto con el exterior, por lo que resulta más segura. La entrada del oxígeno va desde el exterior hasta la cámara por un conducto de aire. Cuando se ha consumido el combustible y se ha liberado la energía térmica, los gases son expulsados a través de un extractor mecánico con un conducto independiente.

Gracias a este sistema se convirtieron en una buena opción para el interior de las viviendas. Se eliminaba totalmente el riesgo de intoxicación por la inhalación del monóxido de carbono (CO) o del anhídrido carbónico (CO2). Sin embargo, la duda para elegir la mejor caldera se presenta entre las tradicionales y las calderas de condensación. Para ayudarnos a comprender mejor, vamos a conocer algunos detalles más sobre ambas.

  • Cuáles son las calderas estándar

Las calderas estándar o tradicionales son las que hasta hace muy poco se consideraban las mejores calderas. Pero, debido a los avances y al aumento de la concienciación por el medio ambiente, han ido quedándose atrás. El motivo es porque necesitan calentar el agua a temperaturas muy altas para poder funcionar. De este modo, su gasto anual se incrementa mientras que la eficiencia se reduce. Esto se traduce en un rendimiento peor pero más costoso económicamente.

La ventaja que tienen, y la razón por la que sus ventas son elevadas, es que son las más baratas. Además, no es necesario realizar ninguna obra extra como sucede con las calderas de condensación. Por ello, aunque no son las mejores calderas, sí que son la elección de muchos hogares. Lo que hay que preguntarse para saber si es la mejor caldera es si el desembolso inicial que hacemos se verá amortizado. O si por el contrario, el habernos ahorrado algunos euros en un principio nos va a suponer un coste elevado a la larga.

  • Qué son las calderas de condensación

La pregunta que muchas personas se hacen a la hora de elegir la mejor caldera es si el desembolso inicial se verá amortizado. Y podemos responder a esta pregunta con un sí rotundo cuando elegimos las calderas de condensación. Es conveniente añadir que en la actualidad, si se trata de una obra nueva, es obligatorio adquirir calderas de condensación. En otras palabras, si es la primera caldera que vamos a comprar para una vivienda, deben ser de este tipo.

Se trata de las mejores calderas sin ninguna duda, aunque su precio suele superar a las estándar en unos 300€. Su eficiencia es muy alta, ya que condensan el vapor de agua que se encuentra en los gases de combustión. El calor que se extrae por la propia condensación es utilizado por la caldera, lo que mejora enormemente el rendimiento. Su reducido consumo y sus bajas emisiones las hacen no solo la mejor opción, sino también de las más ecológicas. Si contamos con el dinero suficiente para el desembolso inicial, las calderas de condensación son sin duda de las mejores calderas del mercado. Teniendo claro estas diferencias, vamos a pasar a valorar: calderas de gas y eléctricas.

Volver al menú de contenidos

Mejores calderas de gas

Las calderas de gas utilizan como combustible el gas propano o butano. A largo plazo ofrecen una buena eficiencia, especialmente cuando se trata de las de condensación. Las cantidades de calor pueden oscilar entre los 75.000 y los 400.000 BTU a la hora. Además, la temperatura de los gases es más baja y se desperdicia menos calor. Son consideradas las mejores calderas en muchos hogares debido a su precio asequible, especialmente cuando las comparamos con otras opciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que si queremos decantarnos por las calderas de condensación, el precio se eleva considerablemente.

Además, del gas propano, pueden funcionar con gas natural; todo dependerá de si existe un circuito de distribución en nuestra área de residencia. Si tenemos esta opción, se convierten en mejores calderas que las de butano, ya que el ahorro es mayor. No obstante, debido a que el natural no está filtrado es improductivo, por lo que se necesitan cantidades mayores. En cuanto al rendimiento, las mejores calderas son las que traen incorporada una válvula. De este modo, podremos regular la temperatura. En cuanto a las tuberías del agua, es conveniente que se encuentren aisladas para evitar las pérdidas de calor.

En los referente a la eficiencia, la mayoría de los modelos presentan ya una alta eficiencia energética (categoría A). Así, la utilización del combustible gira en torno al 80% e incluso más. Estos diseños son mejores calderas ya que incorporan un sistema de ventilación y de eliminación de los gases de la combustión. Además, en la actualidad, las mejores calderas de gas traen también un dispositivo para el encendido intermitente. En las antiguas, el piloto quemaba de manera continua. Esto se traduce en un mayor ahorro energético.

Volver al menú de contenidos

Mejor caldera eléctrica

Estas se consideran la mejor caldera frente a las de gas, ya que incluyen un termostato que permite ahorrar energía. Gracias a estos, la eficiencia se ve aumentada, al evitar los calentamientos innecesarios. Es posible también mantener en el hogar una temperatura regular a lo largo del día. Así gastaremos menos energía y aumentaremos el rendimiento al máximo. Para evitar problemas de circulación del calor, es posible añadir una bomba de baja presión o un tanque sellado presurizado. Esto hará que sea una mejor caldera al no fluctuar las temperaturas en lo que se distribuye el calor. También podemos establecer diferentes configuraciones.

En cuanto a eficiencia se consideran la mejor caldera con respecto a las de gas, debido a que pueden alcanzar un 99% de eficiencia. Además, al no requerir combustibles fósiles contribuyen al cuidado del medio ambiente. Sin embargo, el consumo eléctrico de la caldera puede llegar a ser muy elevado si las temperaturas exteriores son muy frías. Debido a su eficiencia, la mejor caldera eléctrica tendrá un precio bastante más elevado que una de gas. Es por ello que para muchos hogares la opción intermedia entre el desembolso y una buena eficiencia es la caldera de gas por condensación.

Las calderas de condensación pueden tener entre 20-30 kW de potencia térmica nominal, que equivale a una potencia térmica mínima de 6 y 8,5kW respectivamente. La potencia útil mínima de estas calderas de condensación sería 6,5kW y 9,2kW a 60-80ºC. Así, el rendimiento en potencia nominal de estas sería del 97,4% y 98,2%. Las calderas eléctricas vienen en una gama de potencias muy amplia, desde 4,5kW a 21kW. A potencias altas el suministro pasa a ser siempre trifásico. El rendimiento de la mejor caldera eléctrica es muy alto, sin embargo implica un aumento de la factura.

Mejores calderas por rendimiento

Calderas de gas (estancas)

Rendimiento del 98% por pérdidas del equipo y calentamiento del agua

  • Precio económico pero dependencia del combustible.
  • Las de gas natural no tienen este problema.

Calderas de condensación (gas)

Rendimiento entre el 105% y el 108% por aprovechamiento del calor del vapor de agua

  • Precio de venta más elevado pero recuperación de la inversión por su elevada eficiencia.

Calderas eléctricas

Rendimiento al 99% de eficiencia

  • Precio intermedio y rapidez para elevar la temperatura, pero aumento de la factura de electricidad.

La mejor caldera si las temperaturas son muy frías son las calderas de gas, en particular las calderas de condensación. Los radiadores tradicionales son también una alternativa interesante, sobre todo si hay suministro de gas natural. Si las necesidades son menores, podemos optar por las eléctricas, también con buena eficiencia.