Registro de empresa

Consejos para un buen mantenimiento de una caldera biomasa

Una de las principales ventajas de las calderas de biomasa es la obtención de calor a un bajo coste, reduciendo al mismo tiempo las emisiones de CO2. El mantenimiento diario de este tipo de calderas es bastante sencillo, por lo que cualquier persona que posea una lo puede realizar por sí misma. Las calderas de tipo biomasa, por las características del combustible utilizado, generan cenizas y suciedad en su interior, que debe limpiarse con cierta periodicidad para que no afecte a la caldera ni reduzca su rendimiento. Además, el mantenimiento también variará en función del tipo de combustible. Sin olvidar la revisión anual que hay que llevar a cabo de manera oficial con un profesional. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo.
Menú de contenidos:

mantenimiento-caldera-biomasa

Fuente de la imagen: ©Kange-studio - Fotolia.com

¿Cómo funciona una caldera biomasa?

El funcionamiento de las calderas biomasa es bastante similar a cualquier otro tipo de caldera. Lo peculiar de este tipo de calderas es en la clase de combustible que utiliza para la calefacción: la biomasa. El calor que se genera durante la combustión, es transmitido a un intercambiador de calor mediante un circuito de agua caliente. Al momento de que el intercambiador obtiene el calor transmite a su vez el calor al agua caliente sanitaria mejor conocida como ACS. En lo que respecta al tipo de combustible, los que más se utilizan son los siguientes:

  • Pellets: se trata serrín prensado en forma de virutas y es un combustible ideal para aquellas instalaciones de bajo consumo y alta eficiencia. Este tipo de combustible se consigue muy fácilmente y es muy comercializado.
  • Leña: se utiliza mayormente en zonas rurales en las que los usuarios tienen fácil acceso o son propietarios de fincas. La leña es cargada de forma automatizada al sistema.
  • Astilla: la madera astillada es un combustible idóneo en zonas donde se generen residuos de limpieza de bosques.
  • Huesos de aceituna y cáscaras de almendras: un combustible muy utilizado en muchas regiones de España en donde se generan estos residuos en gran volumen.

La alimentación de las calderas biomasa es realizado mediante un contenedor en donde el usuario almacena el biocombustible. Desde dicho contenedor la biomasa es dirigida al interior de la caldera en donde se lleva a cabo la combustión y posterior generación de la energía térmica. El residuo debido a dicha combustión son las cenizas, las cuales se acumulan en una parte de este sistema conocido como el cenicero. De aquí el mantenimiento, limpieza y vaciado un par de veces al año dependiendo del uso que se le da a la caldera.

Diferencias entre una caldera de gas de una caldera biomasa

Caldera biomasa Caldera de gas
  • El combustible es origen orgánico
  • Son equipos menos utilizados en España
  • Necesitan de un depósito para la biomasa
  • Suelen ser más costosos
  • De fácil instalación
  • Requieren de mayor mantenimiento
  • Equipos con alta eficiencia
  • Funcionan a gas, gasoil
  • La mayoría de los sistemas de calefacción en España son a gas
  • El gas es suministrado en la mayoría de las veces por la comunidad
  • Hay equipos muy baratos en el mercado
  • También son de fácil instalación
  • Una revisión anual podría bastar
  • El gas es bastante accesible

Volver al menú de contenidos

El mantenimiento de una caldera biomasa

El mantenimiento de las calderas biomasa están divididos en dos partes. El mantenimiento que debe realizar el usuario y el que se debe hacer de manera oficial. En el caso del mantenimiento de la caldera biomasa propio, tenemos que tener en cuenta que para llegar a cabo un correcto seguimiento de la misma se debe llevar un control periódico de las mismas efectuado por el mismo usuario. Para ello se debe revisar si todo funciona correctamente, si la caldera esta generando el calor necesario y a su vez una limpieza de los residuos que se generan por la quema de la biomasa. Ya sea pellets, leña, astillas, entre otros.

Por el contrario, en el mantenimiento de la caldera biomasa llevado a cabo por un profesional, no debemos olvidar que la legislación estipula que: "Las calderas de biomasa deben ser sometidas por lo menos a un mantenimiento oficial anual". Este mantenimiento debe ser realizado una vez que la caldera biomasa deje de funcionar regularmente. Es decir, antes de los meses de invierno, o antes de que tengamos la intención de utilizarla, que por lo general se lleva en la mayoría de los hogares el mes de octubre. No solamente debe cumplirse por estar al día con la legislación, sino a la vez por la seguridad y un funcionamiento al 100 % de la caldera. El mantenimiento de la caldera será efectuado por un técnico que se asegurará de la eficiencia, revisar los elementos hidráulicos y eléctricos, limpiarla en profundidad, haciendo especial hincapié en el quemador y los pasos de humos. Además, de revisar los elementos de seguridad, y, en general, asegurarse de que todo funcione correctamente y que la misma pueda funcionar sin contratiempos por lo menos una temporada más.

Volver al menú de contenidos

5 consejos para el buen mantenimiento de una caldera biomasa

El mantenimiento regular no sólo le ahorrará dinero a largo plazo, también podría salvarle la vida, ya que una caldera defectuosa puede ser un peligro potencial para la familia y el hogar donde tengamos la instalación. No debemos olvidar que una caldera revisada diariamente es a su vez más eficiente, y lo podremos ver reflejado en las facturas de energía. Pero para realizar un buen mantenimiento debemos prestar atención a un par de recomendaciones:

1. Funcionamiento programado

Es posible que las calderas presenten problemas si no se utilizan regularmente. Los expertos recomiendan que, para un buen mantenimiento de las mismas es recomendable encender la calefacción unos diez a quince minutos de vez en cuando durante los meses de verano. Esto puede evitar posibles problemas de funcionamiento al momento de tenerlas encendidas en los meses de invierno.

2. Controlar la baja presión

Con el paso del tiempo las calderas pierden presión, lo que puede llevar a que el funcionamiento se realice de una forma incorrecta o ineficiente. Se debe comprobar el indicador de la presión y en caso de ser necesario meterle más presión. En caso de no estar seguro de realizar esta tarea, se recomienda contactar a un técnico en calderas o consultar el manual de la misma.

3. Limpiar el desorden

Si la caldera se encuentra dentro de un garaje, armario o trastero, etc. debemos tener siempre presente que estas necesitan ventilación, por lo que a los lados del equipo no debe haber desorden de ningún tipo.

4. El color de la llama

Las calderas deben tener una llama que sea de color azul claro y bastante intenso. Si observamos que la llama es amarillenta o ahumada, podría existir un problema con la misma y se debe llamar al técnico lo más pronto posible.

5. Tener en cuenta las señales de advertencia

Ruidos extraños, fugas, grietas o marcas de hollín negro, significa que existe un problema. Revisa la caldera con regularidad y no olvides tener en cuenta las señales de advertencia. Si se detectan a tiempo y se reparan se evitarán averías más graves en el equipo. Los respiraderos externos, también deben encontrarse libre de obstáculos o estar congelados.

Volver al menú de contenidos

Como realizar el mantenimiento de una caldera pellet y de leña

Mantenimiento de una caldera pellet

Pasos a seguir para un buen mantenimiento
1. Tirar de la palanca que se encuentra en las ranuras de la parte posterior de la caldera.
2. Abrir la puerta del deposito de las cenizas y vaciar el cenicero en su totalidad.
3. Posteriormente se debe revisar el quemador de la caldera y verificar que no se encuentre alguna piedra o impureza que pueda afectar el funcionamiento del mismo.
4. Se debe aspirar en todos los rincones donde se pueda llegar sin problemas después de haber vaciado el cenicero por completo
5. Cómo último se recomienda limpiar el vidrio de la estufa con un producto especial para ello

Mantenimiento de una caldera de leña

Diario o al encendido Semanal Mensual
- Controlar y ajustar la cantidad de aire y el combustible requerido por el quemador.
- Quitar la ceniza en la cámara de combustión. Vacíe el depósito de cenizas (si es necesario).
- Limpiar los orificios de la caja de humos.
- Vaciar el residuo de las parrillas y asegurar una limpieza a fondo de la cámara de combustión.

Debemos recordar que, para el mantenimiento anual, debemos contratar una persona o profesional que se encargue del mismo. Las calderas biomasa, deben pasar una inspección anual para evitar problemas o explosiones dentro del hogar. El mantenimiento anual, por lo general no suele durar más de 4 horas y su precio ronda entre los 200 - 400 Euros, dependiendo de la comunidad en la que vivamos.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es