Suelo radiante como opción de calefacción

El suelo radiante es un sistema de calefacción que consiste en una red de tubos que se instalan bajo el pavimento. Recomendable principalmente en nuevas viviendas o en aquellas que están siendo reformadas. Encaja perfectamente con distintas variantes y materiales y ofrece múltiples beneficios en la vivienda. Siendo una de las opciones más eficientes y con un mayor rendimiento. ¿Quieres saber más? En este artículo te damos todas las claves.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónTipos de calefacciónSuelo radiante

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©baddepot.de

¿Qué es el suelo radiante y cómo funciona?

Un sistema de calefacción basado en el suelo radiante es básicamente una red de tuberías que se instalan bajo la capa de mortero o el pavimento del hogar. Por estas tuberías hacemos circular tanto agua caliente como agua fría, de forma que podemos conseguir tanto calefacción, como refrescamiento por suelo radiante. Aunque también existe un suelo radiante eléctrico, que consiste en un hilo eléctrico distribuido por debajo del suelo, y que al pasar una corriente eléctrica se calienta, y consigue el mismo efecto que el suelo radiante por agua.

El agua caliente o fría se distribuye a lo largo de todo el tendido de tuberías que se haya instalado. De esta manera, el calor y el frío que se irradian parten desde el suelo logrando calentar y enfriar con mayor confort que otros sistemas de calefacción. Esto es ideal en épocas de mucho frío, ya que podemos obtener mayor sensación de confort cuando las temperaturas se regulan desde el suelo.

La instalación de suelo radiante es todavía en nuestro país poco utilizada, en parte porque el precio del suelo radiante es mayor que otras opciones. Sin embargo, en otros países este sistema se instala desde hace muchos años como principal opción. Esto se debe a los muchos beneficios que aporta a la salud, aplicando el concepto: "Pies calientes, cabeza fría".

☆ Funcionamiento

El suelo radiante funciona gracias al flujo de agua, bien sea caliente o fría, o de electricidad, según sea el tipo de suelo radiante. En el caso del agua, al pasar por todo el suelo, va cediendo su temperatura, bien sea calor o frío, que es absorbida por el cemento del suelo, y de ahí se difunde al ambiente.

En el caso de suelo radiante eléctrico, el funcionamiento es el mismo, salvo que solo sirve para el invierno, ya que el hilo eléctrico funciona como una resistencia que se caliente cuando pasa la corriente eléctrica. Es por ello que el suelo radiante se considera el mejor sistema de calefacción, ya que el calor se difunde muy gradualmente y por toda la vivienda por igual.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Tipos de suelo radiante

Suelo radiante por agua caliente

La instalación de suelo radiante consta de un circuito de tuberías que se conecta a una caldera de gas o bomba de calor, por el cual circula agua caliente, calentando así las zonas donde esté instalada la red de tuberías. Uno de los principales beneficios del suelo radiante por agua caliente es que necesita poca energía para transmitir el calor en comparación a los radiadores tradicionales. Y es que mientras que, con los radiadores es necesario que el agua llegue a una temperatura de unos 80°C para generar el calor necesario en una estancia, con el suelo radiante la caldera o bomba de calor sólo necesita generar una temperatura de alrededor 35 - 40°C.

Suelo radiante por agua fría

La instalación de suelo radiante por agua fría, es básicamente igual que para calefacción. Pero para dar refrescamiento se suelen instalar tuberías de menor diámetro. Cuando para la instalación de suelo radiante por agua caliente se suelen usar tuberías de polietileno reticulado de alta densidad, de 12 mm de diámetro, para el refrescamiento suelen ser de 10 mm. Pero cuando se combina con una bomba de calor de aerotermia, para poder utilizar la instalación de suelo radiante durante todo el año, se instalan unas tuberías aptas para ambos usos.

Suelo radiante por hilo eléctrico

Dentro de la calefacción por suelo radiante eléctrico podemos hacer a su vez otra distinción. Por un lado, encontramos la instalación que utiliza un cable calefactor o una malla calefactora. Estos irán embebidos también en el cemento cola o el hormigón. Al utilizar estos materiales se logrará una disipación adecuada del calor, desde la cubierta del propio cable hasta el pavimento que se pisará.

Folio radiante eléctrico

En los últimos años se ha desarrollado el llamado folio radiante eléctrico. Al igual que los anteriores sistemas de suelo radiante, el folio radiante va instalado directamente bajo el suelo que hayamos elegido, bien sea gres, terrazo, parquet, suelo laminado o tarima flotante.

Una gran ventaja que tiene este sistema, es que puede hacerse la instalación con cemento o directamente debajo del pavimento que pisaremos. En estos casos, la ventaja de prescindir de cemento, mortero u otro tipo de fijación supone un ahorro importante en la instalación de suelo radiante.

Volver al menú de contenidos

Materiales del suelo radiante

En lo referente a los materiales que se utilizan en la instalación, encontramos cuatro capas características. En primer lugar, empezando desde la capa más profunda encontramos un folio plástico, encima el aislamiento térmico. Sobre estos es donde se van a colocar las tuberías del suelo radiante por agua, o suelo radiante eléctrico.

La colocación del suelo radiante, concretamente de las tuberías, se hace en forma de espiral, de serpentín o de doble serpentín. Seguido se encontraría la capa de mortero de cemento, y por último el pavimento.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Elementos del suelo radiante eléctrico y por agua

Hasta ahora hemos visto lo que hay debajo de nuestros pies. Pero el suelo radiante es mucho más. Además de la instalación de suelo radiante, se necesitan de otros elementos para que todo el conjunto funciona correctamente.

▶ Colectores

Las cajas de colectores de una instalación de suelo radiante se colocan en la pared o dentro de un armario. De estos colectores parten las tuberías de todos los circuitos. Estos se empotran en la pared, por lo que no ocupan espacio extra.

▶ Zócalo o banda perimetral

También en las paredes, partiendo del suelo, se fija el zócalo o la banda perimetral del suelo radiante eléctrico o del suelo radiante por agua. Tanto, si es suelo radiante por gas u otro sistema. Este absorbe las dilataciones que tienen lugar en el mortero de cemento que va sobre los tubos emisores y funciona como un aislamiento lateral.

Fuente de la imagen: ©kesselheld.de

▶ Barrera de vapor o antihumedad

Entre el suelo base y la parte emisora del calor se instala una barrera antihumedad con film de polietileno. De esta forma se evita la humedad por capilaridad, por lo que es imprescindible en la instalación del suelo radiante eléctrico, y en el suelo radiante por agua, en todas sus variantes, como el suelo radiante por gas.

▶ Plancha de nopas

Encima del folio plástico que hace de barrera de vapor, se instalan un aislamiento térmico. Ya que nos interesa que el calor se difunda hacia arriba, no a la planta inferior. Estos paneles tienen forma moldeada, y además de sujetar los circuitos, facilitan el tendido al separar los tubos.

▶ Tendido de tubos radiantes

La tuberías son los conductores del agua para la calefacción, y cuentan con una barrera para la difusión del oxígeno. En el caso de suelos radiante eléctrico, en vez de tuberías, se distribuye una malla con hilo eléctrico, o el folio radiante eléctrico.

▶ Mortero de inercia

Cuando se han colocado los circuitos, se cubre la superficie de toda la vivienda con mortero de cemento. Este hormigón, es el que se calentara y difundirá de forma uniforme al calor a toda la vivienda, comportándose como una batería que va cediendo el calor gradualmente.

Los espesores de esta capa de mortero suele ser de unos 4 cm, desde la parte superior de la tubería, aunque puede ser un poco mayor. Hay que incluir un aditivo al agua en la mezcla para aumentar la fluidez del cemento durante el vertido. De esta forma se asegura que no queden burbujas de aire, y que haya un contacto adecuado con las tuberías emisoras. Con esto se evita que queden burbujas de aire, y aseguramos una mayor eficiencia energética, ya que las burbujas aire actua como un aislante.

¿Estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una nueva instalación?, Hogarsense te ayudar a contactar con empresas homologadas que estudien tu instalación.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con un suelo radiante

La instalación de suelo radiante nos aporta varios beneficios, que lo hacen uno de los mejores sistemas de calefacción. Y es por ello que en los países con inviernos más fríos y prolongados, es el sistema de calefacción más elegido.

① Rendimiento elevado

Las tuberías por las que circula el agua son muy delgadas, tienen un diámetro entre 10 y 14 mm. Pero el caudal que debe moverse es grande, ya que la temperatura del agua que circula por ellos es de apenas 45 ºC. Mientras que en los radiadores debe circular a 85-90°C. Esto convierte al suelo radiante por agua en un sistema muy eficiente ya que el rendimiento se mantiene en el suelo radiante por gas y se mejora cuando usamos energías renovables.

② Consumo reducido

Puesto que una instalación de suelo radiante por agua funciona a temperaturas relativamente bajas, el consumo que haremos se reduce considerablemente. Los sistemas de calefacción tradicionales trabajan a temperaturas que rondan los 85º, aumentando el consumo y las facturas. Si utilizamos el suelo radiante por gas natural o incluso con energías renovables, el consumo será aún más bajo.

③ Posibilidad de trabajar con energías renovables

La instalación de suelo radiante por agua, además de ser suelo radiante por gas, también puede utilizar las bombas de calor con geotermia o aerotermia o bien la energía solar para funcionar. De este modo, además de eficiente, se convierte en un sistema de calefacción ecológico. Aunque una instalación de suelo radiante eléctrico resulta menos eficiente.

④ No ocupa espacio

A diferencia de otros sistemas de calefacción, el suelo radiante por agua no ocupa espacio. Dado que los circuitos van empotrados bajo el pavimento, no afectan a la distribución del mobiliario.

⑤ Gran confort

En el suelo radiante por agua, e incluso en el suelo radiante por gas, el calor se reparte de manera uniforme en lugar de quedarse en puntos concretos como los radiadores, lo que aumenta la sensación de confort. No hay tampoco sequedad del aire ni humedad.

⑥ Opción de refrigeración

Una instalación de suelo radiante por agua tiene la posibilidad de usarse como del suelo radiante refrescante. Esto significa que no solo sirve para dar calor, sino que también es posible enfriar el ambiente. No obstante, el suelo refrescante funciona correctamente cuando apenas existe humedad en el ambiente, ya que puede provocar gotas de humedad sobre el suelo. Esto se evita con un sistema de deshumectación, pudiendo utilizar fan-coils de apoyo.


Ventajas y desventajas del suelo radiante
Ventajas
Alto rendimiento Se trabaja con temperaturas relativamente bajas, alrededor de los 45°C, por lo que la caldera o la bomba de calor trabajan con más eficiencia
Consumo reducido Al trabajar a temperaturas más bajas el consumo del suministro se reduce también, por lo que ahorramos en las facturas
Ecológico Combinado con bombas de calor de geotermia o aerotermia, o con paneles solares, estaremos utilizando un sistema de calefacción eficiente y ecológico
No ocupa espacio Al instalarse bajo el pavimento de la vivienda, no afecta a la distribución del mobiliario en el hogar
Gran confort El calor se reparte de manera uniforme en lugar de concentrarse en puntos concretos de la vivienda
Sistema con alta inercia La alta inercia térmica hace que el calor se acumules como una batería, por lo que la difusión es más prolongada y constante.
Desventajas
Instalación limitada la instalación de suelo radiante requiere de obra, por lo que no la podemos hacer siempre
Coste elevado El precio del suelo radiante, es sensiblemente más elevado que otros tipos como los radiadores
Conocimiento técnico La instalación del suelo radiante requiere de conocimientos especiales. Si no se coloca correctamente podemos tener problemas de condensación
Alta inercia en su arranque Al ser un sistema con mucha inercia la instalación de suelo radiante tarda en calentarse y enfriarse, no es tan rápido como los radiadores

Volver al menú de contenidos

El suelo radiante en España

Desgraciadamente no hay aún un censo con cifras específicas sobre el suelo radiante en España, lo cierto es que este sistema de calefacción está aumentando su popularidad. Puesto que las nuevas normativas europeas presionan para la búsqueda de sistemas de calefacción más eficientes y ecológicos, en las nuevas viviendas y en aquellas que se reforman, el suelo radiante por agua es una de las opciones más valorada.

Aún así podemos afirmar, según datos de FEGECA (Fabricantes de Generadores y Emisores de Calor), que el porcentaje de los metros cuadrados calentados con una instalación de suelo radiante va aumentando cada año significativamente. La calefacción por suelo radiante es una tecnología muy eficiente que destaca por su nulo impacto ambiental, versatilidad y mejora del rendimiento en la vivienda.

Volver al menú de contenidos

¿Para qué viviendas se recomienda el suelo radiante?

En lo que respecta a la instalación de suelo radiante, preferentemente el suelo radiante refrescante, se instalará en zonas en las que no haya demasiada humedad. De lo contrario podría causar condensaciones, cuando el sistema necesite alcanzar temperaturas lo suficientemente bajas como para disipar la cantidad de calor necesario para la vivienda.

En cuanto a la calefacción, se aconseja en zonas en las que no se produzcan cambios muy bruscos en las temperaturas exteriores. Además de para viviendas, el suelo radiante por agua funciona muy bien en centros de enseñanza, guarderías, hospitales, piscinas cubiertas o centros de trabajo.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Preguntas frecuentes sobre el suelo radiante

1. ¿Cuánto gasta el suelo radiante?

El consumo de un suelo radiante depende de muchos factores, como son el combustible que utilicemos, la cantidad de semanas que este encendido, de tener una buena regulación automática o domótica, de la zona donde este ubicada la vivienda, etc.

Es muy difícil dar unos datos concretos, ya que en cada caso puede variar en función de los diferentes factores que afectan en su consumo. Es por ello que te aconsejamos que consultes a un profesional autorizado para que te haga un estudio y un presupuesto adecuado para tu instalación.

2. ¿Cuál es el mejor pavimento para suelo radiante?

Un suelo radiante puede instalarse con cualquier pavimento. Bien es cierto que las maderas y sus derivados, sean parquets, suelos laminados, u otros, son de por si materiales aislantes, por lo que retendrán el calor y no se hará una difusión adecuada por toda la vivienda. Por ello, para conseguir una mejor eficiencia, siempre son recomendables los suelos cerámicos tipo gres.

3. ¿Cómo se instala un suelo radiante?

Como ya hemos comentado a lo largo de todo el articulo, el suelo radiante se instala debajo de nuestro pavimento. Por medio de una red de tuberías que repartirá el calor uniformemente. Estas tuberías están conectadas a los colectores a los que llega el agua caliente desde la caldera o bomba de calor.

4. ¿Qué es mejor radiadores o suelo radiante?

Desde el punto de vista de eficiencia y confort, claramente es la instalación de suelo radiante la mejor opción. Pero si lo que nos preocupa es el tema económico, esta claro que el precio del suelo radiante es bastante superior a los radiadores.

5. ¿Cuánto cuesta instalar suelo radiante?

El precio del suelo radiante depende de varios factores, como son el tamaño de la vivienda o zona donde irá la instalación de suelo radiante, y del sistema de acompañamiento, es decir si elegimos una caldera de gas o pellets, o una bomba de calor, etc. Pero centrándonos en lo que es el suelo radiante, el precio puede oscilar entre los 40 y 50 € por cada metro cuadrado de instalación de suelo radiante.

6. ¿Es caro el mantenimiento de un suelo radiante?

El mantenimiento de un suelo radiante no debe por que se caro, si hacemos un correcto uso de el. Y bastará con que una vez al año, un técnico cualificado realice una revisión de los caudales, de las regulaciones y compruebe que todo esta correctamente. Si bien, cada 5 años es conveniente variar todo el circuito de la instalación de suelo radiante. En este trabajo se limpian las tuberías de impurezas, lodos u otros residuos que se hayan generado. De esta forma vuelve a funcionar correctamente, sin afectar a la circulación del agua a través de las tuberías.

Otro tema de interés "↳Suelo radiante eléctrico"