Registro de empresa

5 consejos para el buen mantenimiento de la calefacción

Cuando instalamos algún sistema de calefacción en casa, tendemos a pensar que todo el trabajo está hecho. Sin embargo, para que esta funcione correctamente y nos dure a largo plazo, es necesario realizar un buen mantenimiento de la calefacción. En la actualidad, se buscan sistemas que tengan un funcionamiento eficiente. De esta manera, además de reducir el consumo energético de la calefacción, estamos alargando su vida útil considerablemente. Aquí te dejamos algunos consejos muy fáciles para no sólo alargar la vida de nuestro sistemas de calefacción, sino poder tener esa eficiencia energética y bajo consumo.
Menú de contenidos:

¿Por qué realizar el mantenimiento de la calefacción?

Toda instalación, con independencia de los métodos de calefacción que elijamos, requieren de unos cuidados. Hay que tener en cuenta que, todo lo que hagamos para cuidar la calefacción va a repercutir directamente en nuestros bolsillos. El mantenimiento de la calefacción siempre va a resultar más barato que una reparación. Como dice el dicho, "es mejor prevenir que curar". Una calefacción que no está cuidada puede sufrir averías de difícil arreglo, lo que supondría reemplazar por completo toda la instalación.

Por otra parte, dependiendo de los métodos de calefacción que tengamos en casa o de su antigüedad, puede resultar complejo encontrar algunas piezas que deban ser cambiadas. Por ello, lo mejor que podemos hacer es realizar un buen mantenimiento de la calefacción. Además, el mantenimiento de la calefacción no implica tener siempre a un técnico en casa. En el caso de las anomalías o fallos, sí es conveniente llamar a alguien experto. Sin embargo, revisar el funcionamiento y llevar a cabo determinadas acciones es algo que podemos hacer nosotros mismos. Estas pequeñas acciones pueden marcar la diferencia entre una vida útil larga y una reparación completa de la calefacción.

También, la renovación frecuente de los tipos de calefacción repercute negativamente en el medio ambiente. Por tanto, cuanto más tiempo podamos aprovechar la vida del circuito de calefacción, mayores ventajas obtendremos. No solo para nuestro bolsillo, sino también para el planeta en sí. Antes de pasar a los consejos para el mantenimiento de la calefacción, vamos a conocer los distintos problemas que pueden aparecer según los tipos de calefacción. Si los sabemos identificar, nos será más fácil ponerles remedio.

Volver al menú de contenidos

Problemas que pueden surgir por falta de mantenimiento de la calefacción

Si tenemos alguno de los tipos de calefacción tradicionales estaremos familiarizados con los problemas más comunes que pueden surgir. Así, es muy probable que nos hayamos preguntado alguna vez por qué la calefacción no calienta, por qué suena la calefacción o por qué se apaga la calefacción. Vamos a darle respuesta a nuestras preguntas. Lo primero que debemos tener claro es cuáles son los tipos de calefacción y cuál tenemos en nuestra casa. Por ejemplo, si se trata de una caldera con gas natural, termo eléctrico, de condensación, etc.

mantenimiento-calefaccion

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

También debemos conocer el circuito de la calefacción. Cuanta más información tengamos, mejor. Cuando el sistema de calefacción no funciona, la luz del piloto aparecerá en color rojo o apagado. En este caso basta con comprobar que el circuito de la calefacción está enchufado o que está recibiendo suministro eléctrico. Si es así, el problema es probable que sea ajeno al sistema de calefacción. Por ejemplo, algo podría estar obstruyendo el suministro de gas en la boquilla. En otras ocasiones, pueden no funcionar porque existe una fuga de agua o pérdida de presión en la válvula. Cuando se trata de fugas, lo más conveniente es llamar a un técnico especializado en calderas.

Si nos hemos preguntado por qué a veces no calientan los métodos de calefacción, la razón suelen ser los termostatos. Cuando están defectuosos, no regulan bien la temperatura e incluso pueden no calentar en absoluto. El mantenimiento de la calefacción cuando esto sucede es muy sencillo y podemos realizarlo nosotros mismos. Por último, a veces el circuito de la calefacción hace ruidos extraños. El motivo lo encontramos en la acumulación de cal en el interior del intercambiador de calor. Es por ello que muchos tipos de calefacción traen ya protección antical.

Volver al menú de contenidos

5 consejos para el mantenimiento de la calefacción

Cuando realizamos un mantenimiento de los métodos de calefacción en general, así como del circuito de la calefacción, estamos reduciendo el consumo energético en un 10% aproximadamente. A continuación, te vamos a dar una serie consejos para poder llevar a cabo dicho mantenimiento de la forma más fácil posible.

1. Comprobación de las conexiones del circuito de la calefacción

Los métodos de calefacción no se utilizan a lo largo de todo el año. ¿Qué significa esto? Pues que debido a la inactividad, es muy probable que puedan surgir averías o que la conexión en el circuito de la calefacción pueda obstruirse. En primer lugar, habrá que comprobar la red eléctrica de suministro de los métodos de calefacción. También las tomas de entrada y de salida del agua, así como el conducto de gas, en el caso de que tengamos este tipo de sistema. Si hemos podido comprobar que todo está en buenas condiciones, podemos ponerla en marcha y pasar al paso siguiente.

2. Ajuste de la presión del circuito de la calefacción

Para que estos sistemas de calefacción funcionen correctamente, debemos trabajar con la presión adecuada. Esta se sitúa entre los 1,2 y los 1,5 bares. Un bar viene a ser la unidad de presión con la que se mide el circuito de la calefacción. Tanto si se trata de calderas analógicas como digitales, siempre es posible ver el indicador de la presión. En el caso de que esta no sea la adecuada, bastará con girar la llave levemente para que la presión varíe. Un mantenimiento de la calefacción efectivo y fácil de realizar.

3. Elige una temperatura intermedia y agradable

Cuanto más alta sea la temperatura seleccionada para el circuito de la calefacción, más elevado será el consumo. Esto se traduce en un importe de la factura mucho más elevado. La clave para el mantenimiento de la calefacción está en la elección de la temperatura y su estabilidad. Si por la mañana ponemos una temperatura en el circuito de la calefacción muy elevada durante varias horas porque la casa se enfrió y no volvemos a conectarla a lo largo del día, no estaremos haciendo un buen uso de los métodos de calefacción.

Lo recomendable es mantener una temperatura de unos 18º si no estamos en casa, y al llegar no superar los 21º. Por encima de esta temperatura el consumo aumenta en un 7% por cada grado. Tanto para el mantenimiento de la calefacción como para el de nuestra economía, es mejor mantener el circuito de la calefacción encendido que dejar que se enfríe y que tenga que volver a realizar el esfuerzo de elevar la temperatura.

4. Comprueba los radiadores

Si nuestros métodos de calefacción son los radiadores, debemos purgarlos al menos una vez al año. El circuito de la calefacción suele acumular aire en su interior que impide que funcione correctamente. El mantenimiento de la calefacción consiste en apagar la caldera durante unas dos horas, abrir el purgador y dejar que emita un silbido para echar el aire y volver a cerrar la llave cuando cesa el sonido y empiezan a caer gotas de agua.

Retirar este aire sobrante del circuito de la calefacción evita un calentamiento poco uniforme y los ruidos cuando se pone en marcha. Además, con este sencillo mantenimiento de la calefacción, estamos permitiendo que estos métodos rindan en todo su potencial. El mantenimiento de la calefacción resulta muy sencillo de realizar y consiste en seguir únicamente unos pasos básicos. Todo lo que hagas por tu hogar va a repercutir directamente en tu bolsillo y en tu bienestar.

5. Llamar para el mantenimiento de la calefacción

Si consideramos que el circuito de la calefacción no está funcionando como debiera y no somos capaces de identificar la avería o de repararla, lo mejor que podemos hacer es avisar a un servicio técnico de calefacción. Este tipo de profesionales están familiarizados con los tipos de calefacción así como sus averías y reparación. Ponernos en manos de expertos cuando corresponde contribuye también al alargamiento de la vida útil. Si no sabemos lo que hacemos, es posible que toquemos algo que no debamos o que dañemos el circuito de la calefacción sin quererlo.

La frecuencia del mantenimiento de la calefacción dependerá del Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE). Para las calderas de gas domésticas, por ejemplo, la revisión obligatoria es cada dos años. Así aseguraremos un funcionamiento óptimo. Las de gasóleo, sin embargo, ya en desuso, deben revisarse anualmente o incluso antes, según el fabricante. En el caso del gas natural, son cada 5 años. Por último, para los métodos de calefacción eléctricos, la revisión no es obligatoria, sin embargo, no está de más realizarla cada pocos años, o anualmente si es algo más antigua.

Tipo de calefacción Revisión obligatoria
Calderas de gas Cada 2 años / 5 años para gas natural
Calderas de gasoil Anual
Calderas eléctricas Según fabricante
Radiadores Cada 2 años / mantenimiento anual
Suelo Radiante Anual
Bomba de calor Cada 2 años / mantenimiento anual