Registro de empresa

Pros y contras de tener una calefacción biomasa en casa

Las calderas biomasas son sistemas de calefacción eficientes y muy utilizados en nuestro país. Pero como todo tipo de calefacción tiene pros y contras que debemos conocer antes de su instalación. A parte de ello para elevar su eficacia debemos darle un correcto mantenimiento y conocer más de cerca datos específicos. En el siguiente artículo te explicamos estos puntos con todo lujo de detalles.
Menú de contenidos:

pros-y-contras-de-la-caldera-biomasa

Fuente de la imagen: ©BillionPhotos - Fotolia.com

¿Qué es la biomasa y de donde proviene?

La biomasa procede de manera directa o indirecta de la materia orgánica fijada mediante la fotosíntesis. En pocas palabras, podemos resumir que la energía de la biomasa procede en última instancia del sol. En este proceso de transformación de la materia orgánica se generan subproductos que no tienen valor para la cadena nutritiva o que no sirven para la fabricación de productos de mercado pero que pueden ser fuentes de energía a través de transformaciones termoquímica. Puesto que el aprovechamiento energético final de la biomasa suele conllevar la oxidación total de la materia orgánica o de los combustibles de ella derivados, el CO₂ emitido en ese proceso es equivalente al absorbido por la materia orgánica original, y por ello, el balance final del ciclo de CO₂ resulta prácticamente neutro.

Volver al menú de contenidos

Pros y contras de la calefacción biomasa

Pros

Es importante no olvidar las innumerables ventajas que presenta el uso de la biomasa si es utilizada con fines energéticos:

  • Es una fuente de energía inagotable y que no contamina casi nada nuestro planeta, por lo cual no contribuye con la destrucción de la capa de ozono.
  • El coste de este tipo de energía es hasta 3 o 4 veces más barato.
  • Se fomenta la creación de puestos de trabajo en los medios rurales.
  • El uso de cultivos energéticos, y el aprovechamiento de tierras abandonadas evita la erosión y degradación del suelo.
  • Los equipos en la actualidad tienen un gran rendimiento y están muy avanzados en la parte tecnológica. A parte de ello son equipos muy fiables a día de hoy.
  • Existe gran variedad de tipos de biomasa y muchas de las calderas admiten los diferentes tipos para su funcionamiento y tipos de calefacción en el hogar.
  • Los residuos de diferentes industrias son aprovechados y se incentiva y contribuye con la limpieza de los campos.

Contras

Sin embargo, a pesar de los muchos pros que tiene, también cuentan con una serie de inconvenientes tales como:

  • La materia que se utiliza para la calefacción biomasa tiene muchas veces elevados contenidos de humedad, por eso se requiere en oportunidades un previo secado.
  • Los almacenamientos que se tienen destinados para la biomasa deben ser mucho mayores que otros.
  • A pesar de tener muy buen rendimiento, las calderas de biomasa son algo inferiores en relación a rendimiento a una caldera de gas o algún combustible liquido.
  • Los sistemas de alimentación de combustible de las calderas y eliminación de cenizas generadas son más complejos y requieren unos mayores costes de operación y mantenimiento.
  • Al ser recursos que se utilizan desde no hace mucho tiempo, las redes y los canales de distribución no están tan desarrollados como los de gas o combustible.

Volver al menú de contenidos

Características de las diferentes calderas biomasa

Caldera de pellets Caldera de leña Caldera biomasa (residuos)
  • Son equipos muy eficientes.
  • Equipos más utilizados en zonas retiradas.
  • La biomasa es una mezcla de diferentes residuos y de fácil adquisición.
  • Diseños más grandes que los normales.
  • Se necesita un depósito grande para la leña.
  • Equipos muy avanzados y eficientes.
  • El pellets es altamente comercializado.
  • Diseños menos actualizados.
  • Necesitan de poco mantenimiento.
  • La biomasa utilizada es de precio regulado.
  • Equipos muy ecológicos
  • Eficientes y rápidos al calentar la estancia.

Volver al menú de contenidos

Mantenimiento y uso de las calderas biomasa

Como todos los tipos de calefacción, las calderas o calefacción biomasa también requieren de un uso y mantenimiento adecuado. Debemos recordar que, al darle ambos en forma adecuada evitaremos posibles daños irreparables, alargaremos la vida útil del equipo y evitaremos posibles peligros que pongan en riesgo nuestra vivienda o miembros de la familia.

  • Limpieza de una caldera

Las calderas de biomasa nos brindan grandes ventajas pero uno de los principales dolores de cabeza que nos pueden dar las mismas son la limpieza de los equipos. Aún así, actualmente muchos equipos tienen sistemas de limpieza automáticos, que reducen en cierta forma gran parte del trabajo manual. Si una caldera, tiene mucho hollín acumulado se disminuye la capacidad de intercambio de calor entre los gases calientes y el agua contenida de la caldera.

La limpieza principal de la caldera de biomasa y que en teoría debe ser realizada por el usuario semanalmente o cada 15 días es la parte donde se acumulan las cenizas, o mejor conocido como cenicero. Para ello es importante vaciar completamente las cenizas, limpiar los restos acumulados en las esquinas (con una aspiradora) y limpiar el vidrio del deposito. A pesar de ser una limpieza fácil, debemos tener también en consideración los siguientes puntos que se deben chequear no tan regularmente, pero por lo menos cada 3 o 4 meses:

    • Dispositivos mecánicos.
    • Dispositivos neumáticos mediante choque de aire.
    • Dispositivos semiautomáticos: ratones de limpieza con cilindro neumáticos.
    • En calderas grandes, sistemas de limpieza por vapor, martillos, ultrasonidos, etc.

La limpieza de los pirotubos debe realizarse cada 2 o tres en caso de ser necesario al igual que la parrilla que aporta el aire primario. En caso de tratarse de parrillas fijas, la limpieza debe efectuarse por lo menos 1 vez al mes, si son parrillas móviles o fijas que tengan un sistema de limpieza no será necesario su limpieza con tanta frecuencia.

  • Extracción automática de las cenizas

Para la extracción automática de las cenizas que se producen por la combustión de la caldera se usan sistemas de desplazamiento mecánicos que se encargan de transportar el material ya quemado hasta un área en la que, por lo general, con el tornillo sin fin se trasladan hasta un contenedor. Normalmente los hornos utilizados funcionan a depresión, por lo que es necesario el uso de una válvula rotativa metálica o un dispositivo que soporte altas temperaturas y que separe los dos circuitos de diferente presión.

Debemos también tener en cuenta también, la temperatura de fusión de las cenizas producidas por la combustión de la caldera biomasa. En caso de que en el horno donde se lleva a cabo la combustión alcanza temperaturas elevadas y la biomasa disponible produce cenizas con temperaturas de fusión reducidas, donde las mismas pueden llegar al punto de fundirse. Si diera el caso de que eso ocurra, el flujo del aire primario podría quedar limitado y tanto la calidad de la combustión o la extracción de las cenizas podrían sufrir no sólo bloqueos, sino que la efectividad y eficiencia de la caldera biomasa se vería reducida, En calderas biomasa de origen leñoso sin impurezas como por ejemplo las de pellets, la temperatura es lo suficientemente elevada para que aparezcan problemas que se pueden asociar a la fusión de las cenizas.

  • Corrosión y calidad del agua. Acciones preventivas

En las calderas biomasa de agua caliente si se usa combustibles (biomasa), agua de buena calidad y se lleva a cabo su respectivo mantenimiento, la misma puede tener una vida útil de hasta 20 años. De aquí la necesidad también de controlar la corrosión del agua que es surtida a la caldera. Las calderas por lo general se ven afectadas por la corrosión y esta se puede originar por los dos lados del tubo. El que se encuentra en contacto con el fuego y el que encuentra en contacto con el agua. Aunque la mayoría de las veces suele ser originada por el lado del agua. Los valores que debemos tener en consideración son los siguientes: dureza mínima: 0,2 °hf ; valor de pH: 9,5 - 10; alcalinidad: 2 - 4; O2 < 0,02mg/l.

También se debe tener en consideración la corrosión que es ocasionada por la electrólisis del agua que puede tener lugar cuando circulan por la caldera y las tuberías corrientes eléctricas. Este problema lo podemos atacar utilizando ánodos de sacrificio, que vendía siendo básicamente utilizando varas de un metal blando y de esta forma lograr la fuente eléctrica interferente. Recomendamos a los usuarios de las calderas biomasa no comprar combustibles que sean altos en niveles de azufre, ya que los mismos podrían generar ácidos no convenientes para el buen funcionamiento y mantenimiento de las calderas.

Volver al menú de contenidos

Situación de la biomasa en España: datos y evolución

La biomasa está cada vez más presente en nuestro país y la tendencia es que siga creciendo en los próximos años. Así lo reflejan los datos del Observatorio Biomasa de AVEBIOM, que explicamos a continuación. En el año 2015, España contaba con 160.036 instalaciones de biomasa, lo que supone un aumento de 25 puntos porcentuales si se compara con la cantidad de instalaciones del año anterior con un total de más de 127.000 instalaciones. En la actualidad se calcula que ha tenido un aumento de de un 23% en comparación con los años anteriores, lo que demuestra que este tipos de calefacción cada día es más utilizado y las redes de suministro son mucho mayores. En lo que se refiere al número de instalaciones por comunidades autónomas, Andalucía es donde más se está apostando por la biomasa. Con 257 MW de potencia instalada es la primera comunidad autónoma de España en consumo de biomasa para usos térmicos, la que tiene una mayor potencia eléctrica instalada y también es líder en capacidad disponible para producción de biocarburantes. De toda la energía térmica de origen renovable, Andalucía produce el 79% de esa energía.

Este artículo ha sido redactado por: Christian Abele, redactor www.HogarSense.es