¿Cuándo cambiar la caldera de gas?

La caldera de gas es un equipo imprescindible en nuestras viviendas. Además, cobra un especial protagonismo durante los meses templados y fríos. Un cambio de caldera asegura a la familia un invierno más agradable y confortable. Por ello, con el objetivo de hacer más llevadera la bajada del mercurio en los termómetros, existen subvenciones y facilidades. Tanto por parte de las administraciones públicas como por los fabricantes, para renovar la caldera de la manera más fácil y cómoda. ¿Sabes cuándo es mejor cambiar la caldera y por qué hacerlo? ¿Cuándo cuesta y que es el Plan Renove? Sigue leyendo.
Marcos Carbonell
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCalefacción a gasCambiar de caldera

Menú de contenidos:

cambiar-de-caldera

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

¿Cuándo cambiar de caldera?

Cambiar la caldera de nuestra vivienda es una decisión inteligente y más, cuando la caldera que tenemos en casa es muy antigua. Ya que lo más seguro no dispone de las nuevas tecnologías, que nos ayudan a ahorrar en la factura de gas y, además, no emiten tantos gases de efecto invernadero.

Cuando la caldera de gas que tenemos en casa tiene más de 10 años, debemos ir pensando en que pronto llegará su jubilación. Aun así, una caldera de gas bien cuidada y mantenida puede darnos servicio durante 15 años sin problemas. Sin embargo, aunque nuestra caldera esté funcionando aún, puede que nos interese el cambio.

En muchas viviendas aún están trabajando las calderas atmosféricas y las estancas. Las primeras son muy viejas y una fuente de peligro, pues consumen el aire de la estancia donde están. Además, puede haber revocos de aire e introducir los humos de la combustión en nuestra vivienda. Y si hablamos de rendimiento, las dos calderas de gas mencionadas consumen mucho más gas que las nuevas de condensación. Pero, ¿cómo sabemos cuándo es el momento de cambiar la caldera de gas?

¿Necesitas cambiar tu caldera? ¡Te llamamos!

Volver al menú de contenidos

8 indicadores para hacer el cambio de caldera

Los motivos por lo que nos decidamos a cambiar la caldera pueden ser variados. Obviamente, puede no haber un motivo que lo justifique y queramos cambiar la caldera de gas porque en ese momento nos viene bien económicamente. No obstante, este no suele ser un motivo muy común para renovar la caldera de casa.

① La caldera de gas tiene muchos años

Las calderas de gas suelen tener una vida útil de entre 10 y 20 años. No obstante, el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) recomienda sustituir la caldera de gas cuando esta llega a los 15 de años. Que se marque esta cantidad de años es relativo, pero se estima que a partir de los 15 años los materiales están muy desgastados y el rendimiento de la caldera de gas baja considerablemente.

② Se producen muchos fallos en la caldera

Cuando nuestra caldera da un fallo es porque ha ocurrido algo que puede afectar al funcionamiento de esta o por seguridad. Por lo general, cuando la caldera de gas da un fallo se para y deja de darnos servicio. Durante la vida útil de la caldera pueden ocurrir fallo, no obstante, si estos son muy frecuentes, quiere decir que algo no funciona bien. Algunos de ellos se pueden reparar, sin embargo, que estén produciéndose fallos muy seguidos nos indica que muy probablemente es momento de cambiarla para evitarnos reparaciones costosas.

③ La caldera de gas tiene averías constantemente

Como todas las herramientas, también las calderas de gas con el tiempo tienen piezas que se desgastan o estropean. Algunas de ellas no son importantes o relativamente baratas. No obstante, llega un momento que las averías pueden ser caras de reparar, o la caldera empieza a tener averías muy seguidas. No debemos dudarlo, ya es el momento de renovar la caldera.

Podemos pensar que la avería es más barata una caldera nueva, sin embargo, cuando empezamos a sumar averías, el precio de varias de ellas es incluso menos que el precio de una caldera de gas nueva. Para evitarlo, es recomendable realizar todas las revisiones que el fabricante y los instaladores recomiendan. Además, con un mantenimiento adecuado alargamos la vida de la caldera y evitamos reparaciones muy caras.

④ La cal incrustada estropea la caldera

Un gran problema al que se enfrentan todos los electrodomésticos que trabajan con agua es la cal que esta pueda contener. Las calderas no se libran de este problema y debemos tener en cuenta si vivimos en una zona con agua dura o muy dura. La cal es uno de los más importantes agentes que causan diferentes averías en las calderas. Esta se deposita en las paredes de las tuberías dentro de la caldera, reduciendo el paso de agua y disminuyendo el rendimiento.

mapa-dureza-agua-espana

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

⑤ Cambio en el sistema de calefacción

Cuando se efectúa una reforma en la vivienda es un buen momento para realizar el cambio de la caldera. Por lo general, al hacer una reforma se cambian los radiadores o se modifica el sistema de calefacción para poner un suelo radiante. Para asegurarnos que todo funciona correctamente suele ser recomendable cambiar también la caldera. Además, la que tengamos instalada, seguro, es ya muy vieja y no tardará en dar problemas.

⑥ La caldera de gas consume demasiado combustible

Con el tiempo, y a pesar de las revisiones y un correcto mantenimiento, las calderas empiezan a perder eficiencia. Esto supone que consumen más gas que cuando son nuevas. Además, sabemos que una caldera de condensación puede tener un rendimiento entre el 25 y el 30% menor que una tradicional. Esto, sumado a la perdida de eficacia de la caldera vieja, hace que la diferencia de rendimiento llegue al 50% entre ambas.

Esto supone una gran cantidad de gas que podremos ahorrar cada año. De forma que, en apenas 5 años el precio de la caldera ha quedado amortizado. Por otro lado, al instalar una caldera nueva estamos reduciendo la cantidad de gases perjudiciales a la atmósfera.

⑦ Cambiar a una caldera de gas natural

Cada año aumenta la red de tuberías para la distribución de gas natural. Cambiar a este gas nos ayuda a eliminar las botellas o el depósito que podamos tener. De manera que tenemos un dolor de cabeza menos, siempre pendientes de sí las botellas se quedan vacías.

Aunque las calderas se pueden modificar para usar un gas diferente, es un momento apropiado para poner una nueva específica para gas natural. Además, seguro que el equipo que tenemos instalado en casa ya es bastante viejo y una renovar la caldera de gas ayudara a mejorar el rendimiento.

⑧ Aumentar el confort térmico

Con el tiempo podemos notar que a pesar de tener la calefacción encendida, no terminamos de estar a gusto dentro de casa. Esto puede significar que la caldera ha perdido su capacidad para aportarnos la calefacción adecuada. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), el confort térmico oscila entre los 19 °C y los 21 °C en el interior del hogar.

Al cambiar la caldera de gas vieja por una de alto rendimiento y máxima eficiencia, como las calderas de condensación y las de baja temperatura, aumentaremos nuestro confort. También ayuda a mejorar la sensación de bien estar, el tener la instalación de calefacción correctamente dimensionada a nuestras necesidades.

Una alternativa a los radiadores convencionales para mejorar nuestro confort, es el suelo radiante. Ya que proporciona una sensación de calidez total difundida desde el suelo y a una temperatura menor. Esto hace que también ahorremos en el consumo de gas.

instalador-calefaccion

Volver al menú de contenidos

Ventajas de hacer la sustitución en verano

Aunque nos parezca un absurdo hacer el cambio de la caldera en verano, o incluso el mantenimiento de la caldera, no lo es en absoluto. Muchos instaladores y fabricantes insisten en que debemos prepararnos con anticipación a la llegada del frío. Para ello, hay diferentes motivos que a su vez son ventajas, con la que podemos ganar en diferentes sentidos.

Beneficios de cambiar la caldera de gas en verano

Ventaja Motivo
Planificación ✓ Al realizar el cambio de caldera en verano tenemos tiempo de planificar todo para que nos moleste lo más mínimo
Ofertas ✓ Podemos buscar mejor las posibles ofertas que hay y comparar mejor los presupuestos de varios instaladores
Carga de trabajo ✓ Al llegar el invierno, los instaladores suelen estar más atareados con averías y trabajos urgentes, con lo que no seremos los primeros en la lista de prioridades
Mejor atención ✓ Los instaladores de calefacción no suele tener mucho trabajo en verano, por lo que nos atenderán mejor y con más dedicación
No usamos calefacción ✓ En verano no necesitamos la calefacción, por lo que los trabajos no afectarán mucho a nuestra comodidad
Evitar urgencias ✓ Si esperamos al invierno, es posible que tengamos algún problema con la caldera y tendremos que acudir a una urgencia para tener servicio de calefacción. Esto suele ser más caro.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿Qué tener en cuenta antes de sustituir la caldera de gas?

Al renovar la caldera durante el verano tendremos más tiempo para meditar en todo lo que necesitamos, así planificamos mejor todos los trabajos. Sin embargo, para elegir la caldera que los instaladores nos ofrezcan deberemos tener en cuenta diferentes aspectos.

Calderas permitidas por la ley

Actualmente, únicamente están permitidas las calderas de condensación. En el caso de que algún instalador nos diga que puede instalarnos una caldera atmosférica muy barata, debemos negarnos. Puesto que estaremos incumpliendo la ley y podemos tener problemas.

Características de la vivienda

Debemos tener en cuenta el tamaño de la vivienda, cuantas habitaciones o radiadores tiene que soportar la caldera. Además, es muy importante conocer la orientación y el tipo de aislamiento que dispone la casa. Ya que todo ello influirá en la caldera adecuada.

Consumo de agua caliente

Por lo general, se suelen instalar calderas mixtas, que proporcionan calefacción y al mismo tiempo agua caliente sanitaria. Es por ello que debemos tener en cuenta si tenemos más de un baño que se puedan utilizar simultáneamente. La caldera de condensación deberá tener la capacidad de darnos el caudal de agua que necesitemos.

Sistema de calefacción disponible

Es relevante saber si tenemos radiadores normales, suelo radiante o radiadores de baja temperatura. Cada uno de ellos necesita el suministro de agua a una temperatura diferente. Es por ello, que la elección de la caldera debe considerar este aspecto.

Donde vivimos

Con esto nos referimos a la zona climática. No trabajará igual una caldera en la costa mediterránea que en el interior de la mancha, o en los Pirineos. Las temperaturas más extremas hacen que la caldera necesite de mayor potencia.

¡ Pide presupuestos sin compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿Cuánto cuesta instalar una caldera de gas?

El coste de la instalación de la caldera depende de dos factores básicamente. El precio de la caldera y la instalación o trabajos necesario en sí. Está claro que con la caldera deberemos pagar la salida de humos que sea necesaria, así como el sistema de regulación, termostatos y otros. Aun así, debemos tener en cuenta varios puntos para saber cuánto cuesta cambiar una caldera de gas.

- Precio de la caldera de gas

Podemos elegir entre calderas de solo calefacción o mixtas. En caso de ser mixtas tenemos diferentes opciones: instantáneas, con microacumulción, con acumulación y las calderas de pie.

- Coste de la instalación

La mano de obra es importante en la instalación de la caldera. Esto se debe a que los técnicos homologados tienen la gran responsabilidad de manipular la tubería de gas y esto debe hacerse correctamente. Además, nos deben preparar el certificado de la instalación.

- Puesta en marcha

En el caso de algunas calderas con alta tecnología y diferentes sistemas integrados, es preciso que el instalador avise al Servicio Oficial del fabricante. Estos técnicos son especialistas en unas determinadas calderas, por lo que sabrán revisar que todo está correcto y configurar la regulación para darnos el máximo confort.

- Termostato y sistema de regulación

Aunque las calderas pueden trabajar sin termostatos, estos nos aportan una mejora sustancial en el rendimiento. Cuanto más complejos sean estos sistemas, mayor eficiencia nos aportan. Esto repercute en el consumo de gas y en nuestro confort.

- Salida de humos

La salida de humos en las caderas de condensación es crucial, ya que nos asegura que se aprovecha la temperatura de los gases para mejorar la eficiencia de la caldera. Además, deben ayudar en la recogida de los condensados, para que los podamos eliminar por el desagüe.

- Ayudas o subvenciones

Si podemos acceder a alguna ayuda, subvención o descuentos que hacen los fabricantes, nos bajará el importe total de sustituir la caldera de gas. Es por ello que podemos preguntar si está en marcha el Plan Renove de calderas gas natural.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Plan Renove de calderas

Las ayudas denominadas Plan Renove de calderas surgen como una iniciativa enfocada a cumplir los objetivos de descarbonización. De forma que se mejore la eficiencia de los sistemas de calefacción y climatización de las viviendas. Estas subvenciones entren dentro de un grupo para la mejora de la eficiencia energética de las viviendas, en los que se pretende hacer de todas las edificaciones menos dependientes de las energías convencionales.

Así han surgido varios tipos de Plan Renove. Desde las diferentes administraciones se han promovido subvenciones para cambiar ventanas, ayudas para la instalación de bombas de calor, para mejorar el aislamiento de las casas, y por supuesto el Plan Renove de Calderas. Pero, ¿en qué consiste el Plan Renove de calderas?

¿Qué se incentiva con el Plan Renove de calderas?

Estas ayudas están destinadas al cambio de una caldera de cualquier tipo por una caldera de gas de condensación con una eficiencia energética mínima de A+. Aunque en algunos sitios se promocionen estas subvenciones como un Plan Renove de calderas gas natural, los cierto es que podemos también instalar una caldera de propano o de butano.

El objetivo es reducir las emisiones de gases y el consumo de gas natural o propano sea menor. Se subvenciona todas las marcas y potencias con una cantidad de dinero que puede variar en función de la Comunidad Autónoma o por los modelos de caldera de gas instalada. Únicamente se concede una ayuda por caldera y domicilio. El dueño de la vivienda y la dirección de instalación deben estar claramente reflejados en la factura realizada por la empresa instaladora.

¿Necesitas cambiar tu caldera? ¡Te llamamos!

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "Mantenimiento de caldera "