Diferentes combinaciones con caldera de gas

11 de noviembre de 2020
La caldera de gas es, sin duda, uno de los sistemas más eficientes que existen en el mercado en cuanto a calefacción y ACS se refiere. Estas aprovechan la condensación que se produce en la combustión del gas y la convierten en energía para seguir calentando agua y minimizar al máximo el gasto de combustible. ¿Pero sabes con qué sistemas de calefacción se combina mejor? A continuación, te mostramos las diferentes opciones de calefacción que podemos instalar con una caldera de gas.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Fotolia

Caldera con radiadores

Una de las combinaciones que más se utilizan, a nivel doméstico para beneficiar al hogar de calefacción y a su vez de agua caliente, es la caldera de gas y radiadores de agua o bajo consumo. Este conjunto nos permite calentar el hogar de forma rápida gracias a la potencia de la caldera de gas que calienta el agua en pocos minutos a diferencia de otros sistemas de calefacción. Además, no hacemos uso de la energía eléctrica y podemos ahorrar un poco más en la factura de la luz.

Por otro lado, los radiadores tienen múltiples ventajas frente a otros sistemas de calefacción. Se adaptan perfectamente a la distribución de la vivienda independientemente de que se trate de un piso de 65 o 100 m2 o que tenga 2 o 4 habitaciones. Gracias a los radiadores tendremos el sistema perfecto para que el calor llegue a cada rincón de nuestro hogar. Es, precisamente por esto, que un sistema de calefacción basado en caldera de gas y radiadores constituye una excelente “base” para darle calor a todo tu hogar.

Sin embargo, a la hora de hablar de los tipos de calderas de gas y radiadores que mejor funcionan, hay que tener en cuenta otros aspectos, como el de la eficiencia. En este sentido, podemos recalcar que una mayor inversión va a suponer un notable ahorro en el coste de la factura del gas. Aun así, si tienes una vieja caldera, siempre es conveniente pensar en cambiarla por una de condensación, tal y como establece la normativa vigente. El ahorro energético es más que evidente, ya que con una caldera de baja temperatura, ahorras entre un 10 - 20%, mientras que con la de condensación, pueden llegar a ahorrar hasta un 35%.

¿Y qué radiadores combinan mejor con la caldera de gas? Por un lado, tenemos los radiadores convencionales, como los de aluminio. Este tipo de radiadores funcionan con temperaturas mínimas de 65ºC. No obstante, hay otros radiadores que pueden funcionar a la perfección con una temperatura que va desde los 35 - 45ºC qué son los radiadores de baja temperatura. Gracias a que funcionan a menor temperatura y que requieren menos agua, pueden ahorrar hasta un 25% con respecto a uno convencional.

Si estás pensando en cambiar tu sistema de calefacción o hacer una instalación nueva, te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Caldera con suelo radiante

Si estás pensando en cambiar a un sistema de calefacción más eficiente, hacer una reforma o estás construyendo una nueva casa, seguramente te estés planteando qué tipo de calefacción escoger para tu hogar. Es muy probable que el suelo radiante sea una de las opciones que hayas valorado y puede que te preguntes qué caldera de gas debes elegir para lograr el mejor rendimiento del suelo radiante. El suelo radiante es un sistema de calefacción que ofrece comodidad, confort y un bajo consumo, especialmente, si se usa con una caldera de condensación a gas.

Este tipo de calefacción consiste en radiar calor, a través de los tubos de agua que están instalados en el suelo, ya sea a través de instalación debajo de las planchas nopas o bajo la placa de hormigón. El suelo radiante logra una superficie de calefacción muy amplia debido a la instalación de gran cantidad de tubos. En la época de frío, el agua corre a través de las tuberías pero a baja temperatura (30-40 °C) y aporta el calor suficiente para lograr el confort necesario en las estancias.

Fuente de la imagen: ©Fotolia

Ahora bien, si decidimos implementar en nuestra vivienda un sistema que combine caldera de gas y suelo radiante, debemos tener en cuenta dos factores importantes. Uno de ellos es la potencia de la propia caldera, según el espacio total de nuestro hogar y número de habitaciones. No debemos olvidar que se trata de una instalación mucho más compleja y costosa, aunque no necesariamente se debe realizar la instalación del suelo radiante en todas las estancias del hogar. Y el otro es el sistema de circulación del agua. Habrá que ver cuál es la mejor forma de instalar los tubos, dependiendo si queremos levantar el piso existente y montar uno nuevo de hormigón o colocar un piso encima del existente con planchas de nopas.

En temas de eficiencia, el suelo radiante combinado con las calderas trabaja a baja temperatura, lo que hace que la instalación condense con más facilidad y aproveche mucho más la energía liberada en este proceso. Por ello, las calderas de condensación funcionando a este nivel de forma constante, lograrán ahorros en torno al 30% del consumo. Además, tendrás otras ventajas como una temperatura más constante en todos los lugares de tu vivienda. Es cierto que el suelo radiante implica una obra de cierta importancia, pero sus beneficios en cuanto a comodidad y ahorro son tangibles desde el primer momento.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Caldera con placas solares

Las placas solares, pueden combinarse con cualquier otra instalación que ya tengamos en la vivienda. Son muchas las personas o usuarios que optan por las placas solares como medio de apoyo para otras instalaciones y de esta forma no solamente bajar el consumo eléctrico o de combustible, sino también lograr mayor confort en la vivienda. Estas pueden adaptarse a diferentes combinaciones como por ejemplo, dentro de lo que son las calderas, es posible combinar placas solares con el gas butano, el gas natural e incluso el gasóleo.

Para la instalación de las placas solares, debemos tener en cuenta que la misma está formada por dos elementos principales: los captadores solares y el sistema que calienta el agua combinado con el sistema de gas de la caldera. Los captadores solares deben colocarse en el exterior de la vivienda y tienen como finalidad la recolección del calor de la radiación solar con el fin de calentar el agua. Por otro lado, el depósito acumulador se instala en el interior de la casa y sirve para almacenar el agua calentada por los captadores.

Ambos sistemas irán conectados por medio de circuitos hidráulicos que permitirán el abastecimiento de agua caliente o la calefacción. Aún así, debemos tener en cuenta, que un sistema de calefacción por energía solar no es enteramente autónomo. Para los días sin sol, es necesario disponer de la caldera de gas convencional como apoyo en caso de que el consumo sea muy elevado dentro de la vivienda.

Este sistema de energía solar y combustible fósil es ideal para aquellas viviendas en las que ya se encuentre una caldera de gas como fuente principal de ACS y calefacción y no se quiera cambiar aun porque funciona correctamente. Además, también son ideales si se va a llevar a cabo una reforma que tenga que ver con el sistema de calefacción disponible. Dentro de lo que es el consumo energético de una vivienda, la calefacción supone cerca del 75%. Por este motivo, es conveniente invertir en aquel sistema que nos resulte más eficiente como son las placas solares y así beneficiarnos del ahorro.

Volver al menú de contenidos

Caldera con fancoils

Muchas personas se preguntan si es posible combinar una caldera de gas con fancoils y, efectivamente, la respuesta es sí. Los fancoils se suelen utilizar en sistemas de climatización por agua donde uno o varios equipos (caldera de gas, enfriadora o una bomba de calor aire-agua) generan agua fría o caliente que se distribuye por tuberías a los fancoils. Normalmente estos sistemas se usan en grandes instalaciones, aunque también es posible su instalación en viviendas individuales y adosados sin ningún problema.

Los fancoils, no es más que un dispositivo formado por una batería o intercambiador de frío o calor (coil) y un ventilador (fan). Es un equipo que produce energía calorífica mediante una bomba de aire-agua. Este incluye un ventilador que fuerza el paso del aire por el equipo, aprovechando todo el calor generado por él. Su naturaleza compacta, les hace ocupar muy poco y los convierte en una alternativa muy popular. Esta característica aporta mucha versatilidad al sistema y les permiten combinar de forma sencilla y efectiva diferentes sistemas de generación de frío o calor.

Está demostrado que cuando se combina con bombas de calor aire agua, calderas de condensación o aerotermia, ofrece un rendimiento superior al que produce normalmente. Por ello, combinado con caldera de gas forman parte de las mejores soluciones de calefacción del mercado. Hay que recordar que la caldera de gas sólo produce agua caliente, lo cual solo podremos dar calefacción con fancoils. Además, son muy fáciles de regular modificando el caudal de agua circulante como la velocidad de los ventiladores. Trabajan a temperaturas de entre 30 y 40ºC, lo que es algo muy significativo a diferencia de los radiadores normales que requieren de temperaturas superiores a 60º. Estos productos incluyen un filtro de aire que permite el filtrado de los ácaros y agentes alérgenos para cuidar de nuestra salud.

Volver al menú de contenidos

Tabla resumen de los aspectos más importantes de cada combinación

Combina tu caldera Beneficios
Radiadores ✔ Calentar el hogar de forma rápida
✔ Ahorramos en electricidad
✔ Se adaptan a la distribución de la vivienda
Suelo radiante ✔ Ideales para nuevas construcciones o reformas
✔ Confort y bajo consumo
✔ Gran ahorro de energía ya que no necesitan gran rendimiento de la caldera
Placas solares ✔ Adaptabilidad a cualquier sistema de calefacción
✔ Energía renovable y ahorro en gas
✔ Menos contaminación del medio ambiente
Fancoils ✔ Permiten combinar con diferentes sistemas de generación de frío y calor
✔ Ideales para superficies de gran tamaño
✔ Son muy fáciles de regular
Siguiente artículo