¿Qué tipo de calefacción de gas elegir?

3 de mayo de 2022
Un sistema de calefacción de gas es la forma más cómoda y práctica de soportar los rigores del invierno. Por lo general se utiliza la combinación de caldera de gas con radiadores de aluminio. Sin embargo, hay otras opciones que debemos conocer y también usan el gas natural o propano. En este artículo, hacemos un repaso a los tipos de calefacción a gas que podemos instalar en nuestra vivienda. Luego podremos consultar a los instaladores para que nos preparen los presupuestos. Empecemos.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell author_box.headline
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCalefacción a gasSistemas de calderas de gas completos

Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Tipos de calefacción a gas

La decisión de solicitar a un profesional una instalación de calefacción es muy acertada. La calefacción de gas nos aporta un gran confort en toda la vivienda. Sin embargo, debemos decidir qué tipo de calefacción queremos de entre los diferentes modelos que hay en el mercado y un técnico nos puede colocar en casa.

Hay situaciones en las que no podemos decidir todo lo concerniente a la instalación de calefacción. Por ejemplo, en el caso de una calefacción urbana o District Heating, en la que llega a nuestro edificio el vapor de agua para aplicarlo a radiadores, básicamente. Tampoco podemos decidirlo todo en una instalación de calefacción comunitaria, ya que la caldera está instalada en el sótano o la terraza y da servicio a todos los vecinos.

Sin embargo, cuando la instalación de calefacción es únicamente para dar servicio a nuestra vivienda, si podemos decidirlo toda lo concerniente a ella. La primera decisión es elegir el tipo de combustible y la calefacción de gas gana, básicamente por económica en el consumo. Ya tenemos claro que queremos una calefacción a gas, ahora debemos decidir entre los diferentes sistemas de emisión del calor.

Radiadores de gas

Los radiadores a gas o también llamados calefactores a gas, son equipos autónomos e independientes. No necesitan una instalación de agua, ya que funcionan como estufas, quemando el gas natural o propano y calentando el aire por radiación. Sin embargo, tampoco necesitan botellas, puesto que se conectan a una instalación de gas.

Caldera de gas con radiadores

Es el sistema más tradicional y utilizado en las viviendas, tanto en los edificios de las ciudades como en viviendas unifamiliares. La calefacción de gas por radiadores de agua es muy cómoda de emplear y económico de instalar.

Caldera de gas con suelo radiante

El sistema de calefacción a gas con suelo radiante es considerado el sistema que mayor confort proporciona. Sin embargo, tiene algunas pegas que hace que muchos no lo elijamos en primera instancia e incluso lo descartemos.

Caldera de gas con fancoils

Una instalación de caldera de gas con fancoils se puede considerar como si fueran radiadores. Sin embargo, se diferencian en que pueden trabajar a menor temperatura que los tradicionales radiadores.

¿Quieres instalar una calefacción a gas? ¡Avísanos!

Volver al menú de contenidos

¿Cuánto consume una calefacción de gas?

Según diferentes estudios, el consumo de gas en una vivienda se distribuye mayoritariamente para el servicio de calefacción, seguido del agua caliente sanitaria y, por último, para la cocina. Es por ello, que cualquier ahorro que podamos tener en la calefacción de gas es bien recibido.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

No obstante, debemos tener en cuenta donde se ubica nuestra vivienda. Puesto que, dependiendo de la zona climática, los inviernos son más rigurosos y necesitaremos más calefacción a gas. Ello repercutirá en el consumo, haciendo que el gráfico anterior se modifique un poco, aumentando el porcentaje que corresponde a la calefacción de gas.

Consumo de gas según la zona climática


Calefacción ACS Cocina
Atlántico-Norte 2.790 kWh 2.870 kWh 1.790 kWh
Continental 5.680 kWh 3.400 kWh 1.090 kWh
Mediterránea 3.380 kWh 2.760 kWh 775 kWh

* Datos orientativos

Si comparamos la calefacción de gas con un sistema completamente eléctrico, ya sea por radiadores eléctricos, por acumuladores o suelo radiante eléctrico, comprobamos que el gas es más económico. Evidentemente, todo depende de los precios o tarifas de gas y electricidad que tengamos. En la siguiente tabla se establece una media de todo el país. Para un cálculo aproximado y orientativo se han tomado como precios de referencia del gas natural 0,05 €/kWh. Para la electricidad se ha considerado un precio de 0,010 €/kWh-

Consumo anual de la calefacción de gas vs. eléctrica

Tamaño de vivienda Calefacción gas natural Calefacción eléctrica
Entre 70 y 90 m2 580 – 630 €/año 1.180 – 1.225 €/año
Entre 110 y 120 m2 760 - 800 €/año 1.575 – 1625 €/año
Entre 140 y 150 m2 990 – 1.030 €/año 2.125 - 2.225 €/año

* Precios orientativos.

Obviamente, si comparásemos una calefacción de gas con una con bomba de calor de aerotermia, esta última consume menos kWh. Puesto que la bomba de calor es capaz de generar hasta 4 kW de calor con solo 1 kW de electricidad. Su rendimiento está entre 3 y 4 veces el de una caldera de gas, aunque sea una caldera de condensación. Sin embargo, el precio de una bomba de calor aún es muy superior al de una caldera de gas.

Para ahorrar un poco más en el consumo del gas podemos apoyar a la calefacción de gas con unas placas solares térmicas. Con ellas precalentaremos el agua, tanto de la calefacción como la sanitaria y la caldera tendrá que trabajar menos. Esto hará que el consumo de gas y su factura bajen de forma sensible.

Volver al menú de contenidos

Radiadores o calefactores de gas

Los calefactores o radiadores de gas natural son un tipo de calefacción diferente que funciona como si fueran las tradicionales estufas catalíticas. Tienen como ventaja que no funcionan con la convencional botella de butano, sino que están conectados a una red de tuberías de gas natural o propano. Por ello, deben estar fijos a una pared y necesitan de una abertura al exterior para la chimenea de humos.

En realidad, tienen una apariencia de radiador tradicional, con una carcasa para proteger la cámara de combustión y que no la toquemos directamente. Con la diferencia respecto a un sistema de calefacción a gas con radiadores de agua que no necesitan de una caldera de gas, ni tuberías de agua.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

¡Pide presupuestos sin compromiso!

Volver al menú de contenidos

Caldera de gas con radiadores

Es una de las combinaciones que más se utilizan a nivel doméstico para aportar confort al hogar con la calefacción y agua caliente. El conjunto que forman la caldera de gas con radiadores de agua nos permite calentar el hogar de forma rápida. Esto se consigue porque la calefacción a gas trabaja con agua caliente a 85 o 90 °C.

La instalación de calefacción con radiadores es relativamente sencilla y apenas conlleva obras. Es por ello que muchas personas la eligen cuando se mudan a un piso sin calefacción. Su instalación es relativamente rápida, en apenas una semana puede estar lista y la suciedad que se genera es mínima.

Otra ventaja que nos ofrece la calefacción de gas con radiadores que su gran adaptabilidad. Esto es debido a que podemos elegir radiadores modulares que se amplían fácilmente. En caso de elegir radiadores no modulares, los fabricantes disponen de una gran variedad de modelos en diferentes tamaños o potencias. De modo que también dispondremos de radiadores que se adapten a cada estancia.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Caldera de gas con suelo radiante

La opción de instalación de calefacción por suelo radiante es posiblemente la mejor opción para la vivienda habitual. Según los expertos, es la calefacción de gas más confortable, ya que calienta el ambiente desde todo el suelo. No hay corrientes de aire ni puntos más calientes que otros. Es un sistema que aporta calor de forma muy uniforme y a una temperatura relativamente baja.

El suelo radiante funciona calentando el hormigón y el pavimento, a través de los cuales nos aporta lentamente el calor a toda la vivienda. Es por ello, que se recomienda en las viviendas de uso continuo y no en la segunda vivienda que únicamente utilizamos esporádicamente. Sin embargo, al trabajar a penas a 25 – 40 °C una vez que ha calentado todo el pavimento, su consumo se estabiliza, ahorrando en la factura del gas.

Fuente de la imagen: ©Fotolia

El gran problema de una instalación de calefacción por suelo radiante es la necesidad de una gran obra. Ya que se tiene que levantar todo el suelo de la casa para poder colocar el aislante, los tubos y echar el hormigón. Encima de este se monta el pavimento que queramos, bien un suelo porcelánico, una tarima o un suelo laminado. Sin embargo, el tiempo requerido para la instalación de calefacción con suelo radiante suele ser de varias semanas.

Además del tiempo necesario, su precio también es muy superior a una instalación de calefacción de gas con radiadores de agua. Tanto el precio como la obra dependen en gran medida de la superficie de suelo radiante que se necesita instalar. Así, el precio de un suelo radiante puede ser el doble o el triple que una calefacción a gas con radiadores.

¡Pide presupuestos sin compromiso!

Volver al menú de contenidos

Caldera de gas con fancoils

Los fancoils y los radiadores de baja temperatura son equipos parecidos a los radiadores, aunque con ciertas diferencias. La principal es que llevan una carcasa y unos ventiladores que fuerzan el paso de aire a través del radiador interno. Es por ello, que pueden trabajar a más baja temperatura, con el consiguiente ahorro de gas.

Si optamos por esta opción, la instalación de calefacción es igual que en el caso de radiadores tradicionales. Sin embargo, el instalador debe configurar la caldera de condensación para que trabaje a menor temperatura. Esto hará que el consumo de gas sea menor y ahorremos en la factura del gas.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Comparativa de sistemas de calefacción

Para poder decidir qué sistema nos conviene más, en la siguiente tabla se disponen las principales características de cada uno de los sistemas.

Sistemas de calefacción a gas

Sistema Beneficios
Radiadores de gas ✓ No necesitan de caldera ni tuberías de agua
✓ Apenas necesitan obra para su instalación
✓ Se adaptan a la distribución de la vivienda
Radiadores de agua ✓ Calentar el hogar de forma rápida
✓ Ahorramos en electricidad
✓ Se adaptan a la distribución de la vivienda
Suelo radiante ✓ Ideales para nuevas construcciones o reformas
✓ Confort y bajo consumo
✓ Gran ahorro de energía, ya que el agua solo se calienta hasta 35 – 40 °C
Fancoils ✓ Se pueden usar tanto con una caldera de gas, como con una bomba de calor
✓ Ideales para superficies de gran tamaño
✓ Son muy fáciles de regular

Con esta información, podemos hablar con varios instaladores con experiencia para perfilar como queremos nuestra calefacción de gas. Así, nos pueden preparar varios presupuestos y nos la instalen en nuestra casa.

¿Quieres instalar una calefacción a gas? ¡Avísanos!

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés "Bomba de calor"