Chimenea o estufa de leña: ¿cuál elegir?

7 de octubre de 2020
Tanto las estufas como la chimeneas de leña están pensadas para calentar las habitaciones o estancias dentro de nuestros hogares. Ambas unidades cuentan principalmente con dos partes que son básicas para su funcionamiento: la parte donde se realiza el proceso de combustión, y seguidamente el conducto vertical. Este último está dedicado a dar salida a los humos y residuos que se producen mediante el sistema de combustión. Sin embargo, si comparamos la arquitectura de ambas, son muy distinta. ¿Sabes por qué?
Artículo escrito por:
Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es
CalefacciónComparar sistemas de calefacciónChimeneas y estufas
Menú de contenidos:

Diferencias entre una chimenea y una estufa de leña

chimenea-o-estufa-de-leña

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

Las estufas de leña suelen ser equipos metálicos, construidos a base de hierro fundido o acero. De esta forma son capaces de gestionar la mayor parte del calor para una única habitación. Por lo que, las estufas no cuentan con recubrimiento y dejan a la vista el tubo de evacuación. Por otro lado, en el caso de las chimeneas, estas pueden estar constituidas por una simple caja metálica con una ventilación (que se les suele conocer como insert o chimenea cassette). O también puede tratarse de un hueco que cuenta con materiales refractorios que resisten temperaturas altas sin descomponerse.

Si estás pensando en cambiar tu calefacción o hacer una instalación nueva, te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

En las chimeneas, el tubo de evacuación de gases irá siempre oculto a través de una campana o bien por una pared empotrada. De esta manera, distribuiremos el calor por nuestra vivienda de una manera discreta. Ahora bien, en este tipo de unidades existe una gran diferencia con respecto a la eficiencia. Te hablamos del fuego abierto y fuego cerrado. No se trata de un tema estético, sino en este caso de una gran diferencia en la eficiencia energética y en la producción de calor. Gracias a un panel o a una puerta de cristal es posible aumentar la temperatura dentro de la conocida cámara de combustión en la que se realiza todo el proceso.

chimenea-o-estufa-de-leña

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

Si hablamos en cifras, podemos decir que, un fuego abierto logra apenas un rendimiento de un 15 %, en cambio una estufa de leña o chimenea moderna logran alcanzar un rendimiento energético de hasta más del 78 %. Con lo que es posible calentar la vivienda utilizando mucha menos cantidad de leña. Así mismo, el fuego cerrado genera una combustión más limpia y eficaz puesto que el humo se extrae por el laberinto de tubos. Además, una chimenea abierta emite 15 veces más CO2 que una cerrada.

Volver al menú de contenidos

Tipos de estufas y chimeneas

Estufas

En la actualidad podemos encontrar una gran variedad de estufas y muchas de ellas presentan grandes ventajas si se les da el uso requerido según las exigencias de cada usuario. La estufa transfiere el calor de dos formas: por radiación, que se produce por la misma llama que genera; y por convección, mediante un ventilador que impulsa el aire caliente, que hace que el ambiente se caliente de una forma más rápida. Entre los diferentes tipos de estufas podemos encontrar las siguientes: eléctricas, de butano, de aceite, de pellets, biomasa, de gas catalíticas, halógenas y de leña. De todas ellas en detalle, ya hemos hablado en el artículo: "Tipos de estufas para la calefacción del hogar".

Chimeneas

En la actualidad existen una gran variedad de chimeneas en el mercado. Sin embargo, nos enfocaremos en las 4 más comercializadas:

Chimeneas de leña

Las de toda la vida, las que todos conocemos y que tan agradables son de encender en un día invernal. Las chimeneas de leña se siguen instalando en la actualidad, pero cada vez es menos habitual encontrarlas en viviendas modernas. Este tipo de chimeneas generan mucho calor e incluso con una pequeña se logra calentar un salón completo. Pero lamentablemente, presentan algunas desventajas, lo que las hace menos atractivas para el comprador. El consumo de leña seca necesario para obtener 10 Kw. de potencia útil, variará si se quema en una abierta o cerrada.

Desventajas ¿Por qué?
No es adaptable para todas la viviendas ➪ Más asequible y recomendable para casas unifamiliares o áticos.
➪ Para otro tipo de viviendas es necesario siempre un permiso de la Comunidad.
Es un sistema de calefacción centralizada ➪ Sólo es capaz de generar calor en el salón y, según su tamaño, las estancias colindantes.
➪ Resto de habitaciones tendrán que contar con otro tipo de calefacción.
Mantenimiento complejo ➪ Se tienen que limpiar siempre después de su uso.

Chimeneas de gas

Se puede decir que son el siguiente paso a las chimeneas clásicas de toda la vida. Este tipo de chimeneas se han comercializado mucho en Europa, pero en España aún no están muy extendidas y no logran asentarse en el mercado. Su funcionamiento es tan sencillo como el de los fogones de una cocina y puede utilizar el mismo gas. Suelen ser chimeneas muy eficientes y, lo mejor de todo es que, no generan humo y son regulables. La mayor ventaja frente a las chimeneas de leña es que necesitan una instalación menor y que vale con colocar un tubo galvanizado, por lo que reduce significativamente la dificultad de la obra.

A la hora de calcular el consumo (kWh/m3, se utiliza un factor de conversión para calcular la cantidad de energía en kWh. El factor de conversión en España es de aproximadamente 11,63 kWh/m3 y el costo del gas es de 0,05 €/kWh. Para nuestro ejemplo de 5 kW x 0,062 €/kWh (IVA Incluido) = 0,31 €/h. Empleando esta potencia 4 horas diarias durante 30 días, tenemos un gasto de 0,31 €/h x 120 h = unos 37 € mensuales.

Chimeneas de bioetanol

Se trata de otra opción de chimenea para tener fuego real. El combustible que la misma utiliza (bioetanol) se obtiene de la fermentación de materias ricas en hidratos de carbono (azúcares) y la combustión que la misma genera es completamente limpia y, por lo tanto, no es necesario la instalación de un tubo de adicional. Es una extraordinaria alternativa a las chimeneas tradicionales ya que, obtenemos llamas reales (para el efecto decorativo) y al mismo tiempo tienen un rendimiento energético del 100%.

Para este tipo de chimeneas no es necesario ningún tipo de instalación, solamente se debe colocar como cualquier otro mueble en el espacio en la que deseamos tenerla. Son chimeneas transportables, de llama real, gran poder calorífico y regulables. Las biochimeneas consumen un litro de bioetanol cada 4 - 5 horas de combustión.

Chimeneas eléctricas

En este tipo de chimeneas no encontramos ni llamas ni calor, en realidad son chimeneas solamente decorativas que imitan a una chimenea real. Muchas de las chimeneas eléctricas tienen la posibilidad de generar calor, pero esto es posible gracias a una resistencia eléctrica. Lo que supone un gasto bastante grande si lo que deseamos es generar calor en una estancia grande. La mayoría de los usuarios que cuentan con este tipo de chimenea, la utilizan solamente de forma decorativa, ya que un uso indebido, podría significar un gran susto al momento de que nos llegue la factura de la electricidad.

Tipo de chimenea y estufa Consumo Precio apróximado
Chimenea de leña ✓ La calidad de la leña juega un papel importante
✓ Un mantenimiento adecuado reduce el consumo
26 - 30 €/mes
Chimenea de gas ✓ Dependiendo del modelo, tienen gran potencia y bajo consumo
✓ No necesitan de mantenimiento
37 - 40 €/mes
Chimenea de bioetanol ✓ Muy bajo consumo y un gran rendimiento energético
✓ Una estufa de bioetanol con una capacidad calorífica de 3 kW/h calienta una habitación estándar de unos 30 m
22- 28 €/mes
Chimenea eléctrica ✓ Alto consumo eléctrico
✓ Bajo rendimiento
60- 70 €/mes
Estufas eléctricas ✓ Alto consumo energético y eléctrico
✓ No son ideales para estancias de gran tamaño
80 - 130 €/mes
Estufas de butano ✓ Estufas muy eficientes en estancias pequeñas
✓ Hay que reemplazar constantemente el combustible
40 - 60 €/mes
Estufas de aceite ✓ Calientan un par de horas más incluso después de apagarlas
✓ Alto consumo eléctrico
80 - 130 €/mes
Estufas de pellets ✓ De las más eficientes para grandes estancias
✓ Combustible bastante económico
30 - 36 €/mes
Estufas de biomasa ✓ Muy eficientes y aportan confort
✓ Combustible muy económico
30 - 40 €/mes
Estufas de gas catalíticas ✓ Gran eficiencia
✓ Ideales para estancias pequeñas
38 - 46 €/mes
Estufas de leña ✓ Requieren de más mantenimiento
✓ Ideales para casas vacacionales o retiradas de las ciudades
25 - 35 €/mes

Volver al menú de contenidos

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Tipos de leña adecuados para tu chimenea

Teniendo en cuenta estas condiciones, podemos destacar algunos tipos de leña para alimentar el fuego de nuestras chimeneas.

Madera de encina: una de las más usadas, sobre todo en chimeneas abiertas y hornos de leña. Tarda un poco en arder, pero dura bastante más y genera más calor que otros tipos. Es importante asegurarse de que está bien seca, ya que su grado de humedad es elevado.

Briquetas de madera: se trata de troncos fabricados a partir de serrín y virutas, lo que los hace perfectos para arrancar y mantener el fuego vivo. Son ideales si la chimenea cuenta con una puerta o se utiliza una estufa cerrada.

Madera de fresno o de haya: su característica principal es que se seca muy bien, siempre que se almacenen de forma adecuada. Es importante cuidar donde se pone porque se pudre fácilmente y pierde capacidad para producir calor. Lo bueno es que es muy fácil encender un fuego con esta leña y la llama es muy vistosa.

Madera de olivo: el olivo es muy utilizado para la calefacción ya que al igual que la encina genera mucho calor y dura bastante en consumirse ya que, es una madera bastante dura. Buena para la mayoría de las chimeneas.

Tipos de combustibles adecuados para la estufa

El combustible más adecuado para las estufas lo podemos clasificar de la siguiente forma:

Estufas de pellets: son las estufas más utilizadas en la actualidad en España y la razón es que el pellet es uno de los combustibles más eficientes y más económicos en la actualidad. El pellet se quema fácilmente y se puede encontrar en la mayoría de los establecimientos. Las estufas que funcionan con pellet producen un calor muy agradable y de gran eficiencia.

Estufas de leña: son muy similares a las estufas de pellets, sin embargo la leña es menos eficiente que el pellet y produce más residuos. Idea para las viviendas donde se puede recoger leña en las cercanías y que no haga falta comprarla directamente en los establecimientos.

Estufas eléctricas: las estufas eléctricas no son tan eficientes como las demás, por lo mismo, debemos tener en cuenta que si tenemos estufas eléctricas en casa, debemos darle un uso inteligente y a la vez debemos hacer una comparación con las mejores tarifas de luz o electricidad para evitar llevarnos sorpresas al final del mes.

Estufas de gas: también se trata de un combustible muy económico y eficiente. Este tipo de estufa se utiliza mayormente en localidades en las que se cuenta con suministro de gas eficiente. Las estufas de gas son la solución para la calefacción de habitaciones grandes.

Estufas de aceite: las estufas de aceite son en realidad eléctricas, sin embargo se diferencian por que funcionan con aceite a la misma vez (no se debe reemplazar). Lo que hace que la estufa se mantenga caliente un par más de horas. Ideal para la calefacción de habitaciones, no mayores de 15 m² .

Estufas de butano: son estufas muy efectivas e ideales también para habitaciones pequeñas. El único inconveniente de estas estufas es, que debemos reemplazar con regularidad las bombonas del gas butano.

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo