Acumuladores de calor: guía completa

9 de septiembre de 2022
Los acumuladores de calor utilizan resistencias eléctricas para generar y acumular calor en su interior. Aunque su consumo puede ser elevado, son interesantes en pequeñas viviendas o combinadas con una instalación fotovoltaica. Vamos a conocer qué y cómo son, sus tipos, ventajas y desventajas que nos pueden ofrecer.
Marcos Carbonell
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell para www.HogarSense.es
¡Encuentra ahora a los mejores profesionales!
  • Empresas de confianza cerca de tí
  • Hasta 3 presupuestos con una sola consulta
  • Garantizado: ¡Fácil, gratis y sin compromiso!
CalefacciónCalefacción eléctricaAcumuladores de calor

Menú de contenidos:

acumuladores-de-calor

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es


¿Qué son los acumuladores de calor?

Los acumuladores de calor pueden catalogarse dentro de la gran familia de radiadores para calefacción, aunque su funcionamiento sea diferente. En el caso del acumulador eléctrico, no hay ninguna red de tuberías para distribuir agua caliente y, por ello, cada acumulador es independiente de los demás.

Al contrario que una calefacción tradicional por agua, los acumuladores de calor se alimentan únicamente de electricidad. Y su funcionamiento se basa en el efecto Joule (1), gracias a una resistencia eléctrica que contiene en su interior. Esta se encuentra rodeada por piedras refractarias o volcánicas que se calientan al entrar en funcionamiento la resistencia.

(1) Describimos el efecto Joule como: “el fenómeno irreversible por el que cuando por un conductor hacemos pasar una corriente eléctrica, parte de la energía cinética que poseen los electrones se transforma en calor, ocasionado por los choques entre estos y los átomos del material conductor por el que circulan, de modo que elevan la temperatura del mismo.”

¡Pide Presupuestos Sin Compromiso!

Volver al menú de contenidos

¿Cómo funcionan los acumuladores de calor?

Los acumuladores de calor utilizan la electricidad como combustible. Cuando una corriente eléctrica atraviesa la resistencia, esta se disipa en forma de calor por el ya mencionado efecto Joule. Esto provoca que su consumo sea muy elevado.

Es por ello, que el acumulador eléctrico se suele o debe emplearse con un suministro eléctrico de discriminación horaria. Este es el motivo por el que se le conoce como acumulador de tarifa nocturna o también como acumuladores nocturnos.

acumulador-electrico

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

Así, aprovechan las horas cuando la electricidad es más barata para calentar los ladrillos refractarios. Estos tienen la capacidad de poder alcanzar altas temperaturas, ya que pueden llegar a más de 1.500 °C. El calor que recogen los ladrillos lo desprenden poco a poco, cuando las resistencias dejan de trabajar. Aprovechando la temperatura que han adquirido durante las horas de tarifa valle, para desprenderlo a lo largo de todo el día.

Un acumulador de calor suele disponer de dos reguladores, uno de carga y otro de descarga. De manera que nosotros elegimos la cantidad de carga o calor que queremos que acumule, según el frío que haga. Esto hará que las sondas de temperatura interior controlen el calor de los ladrillos refractarios. Al llegar a esta temperatura, hacen de interruptor y corta la alimentación eléctrica a la resistencia, aunque aún estemos en tarifa valle.

Con el regulador de descarga, lo que hacemos es abrir o cerrar una compuerta superior. De modo que facilitamos o no la salida de calor. De igual modo, en días muy fríos nos interesará abrirla para dejar escapar el calor y que se difunda por la habitación lo antes posible. O, por el contrario, si no vamos a estar en casa, preferiremos que no se desprenda el calor. Y así, resérvalo para cuando lleguemos después del trabajo.

Componentes de un acumulador de calor

Para entender cómo funciona un acumulador eléctrico, es más fácil si vemos el interior de uno de ellos y conocemos los elementos más importantes que lo forman. Para ello nos servimos de la siguiente imagen:

① Aislamiento térmico superior e inferior

Por lo general se utiliza un material llamado vermiculita.

② Aislamiento térmico frontal y posterior

Para el aislamiento frontal y posterior se suele emplear microtherm.

③ Aislante térmico lateral

En esta parte se suele usar fibra mineral, que permite al instalador presionarla un poco para la colocación de los ladrillos refractarios.

componentes-acumuladores-de-calor

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

④ Carcasa de protección

Generalmente fabricada en acero.

⑤ y ⑥ Compuerta de descarga

El número 5 es el brazo que transmite el movimiento marcado en el regulador de descarga y el 6 es la propia compuerta. Ellos permiten la salida del calor con más o menos facilidad.

⑦ Reguladores de carga y descarga

Son los botones o mandos que nos permiten marcar la cantidad de calor que queremos almacenar y la rapidez con la que se distribuirá ese calor, respectivamente.

⑧ Ladrillos refractarios o volcánicos

Son también llamados acumuladores, ya que serán ellos los que capten todo el calor y lo “acumulan”, para ir desprendiéndolo poco a poco. Pueden llegar a temperaturas de 600 o 700 °C al final del ciclo de carga.

⑨ Resistencia eléctrica

Es el corazón del acumulador de calor, es la que convierte en calor la electricidad que se consume.

⑩ y ⑪ sensores de temperatura

Uno en la parte inferior y el otro en el lateral. Sirven como interruptores para parar el suministro eléctrico a la resistencia cuando se alcanza la temperatura deseada.

⑫ Limitadores de seguridad

Componentes eléctricos para evitar problemas de con la alimentación de electricidad.

⑬ Bornas de conexión

Son los cables que el fabricante deja preparados, para que el instalador conecte el acumulador eléctrico a los cables de alimentación que viene desde el cuadro eléctrico general de la vivienda.

⑭ Carcasa exterior

Sirve como embellecedor, además de como protección final. Suele estar recubierta en su parte interior por una lámina de aislante térmico, con el fin de evitar quemaduras a las personas en caso de tocar el acumulador de calor.


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

¿Cómo elegir un buen acumulador de calor?

El primer aspecto que debemos tener en cuenta es el tipo de acumulador de calor que queremos elegir. Básicamente, existen dos tipos de acumuladores de calor, aunque en los últimos años se les ha sumado una tercera clase, aunque no tenga diferencias reales con respecto a alguno de los dos primeros.

✓ Acumulador estático

Son el modelo de acumulador eléctrico más sencillo o básico. El acumulador estático se diferencia del acumulador dinámico, básicamente en el aislamiento, ya que es más sencillo o débil. La descarga o desprendimiento del calor se produce por convección y por radiación.

Para ello, dispone de unas pequeñas rejillas en la parte inferior y en la superior que ayudan a que el calor se difunda, aunque no hay una corriente de aire a través de ellos. De modo que la descarga se puede controlar en un 20 % aproximadamente. Mientras que el otro 80 % del calor acumulado se desprende por radiación, a través de las paredes de los acumuladores nocturnos.

✓ Acumulador dinámico

Este tipo de acumulador eléctrico dispone de un aislamiento mucho más eficaz que en los modelos estáticos. Además, tiene instalados unos pequeños ventiladores o turbinas que facilitan el paso de aire por su interior.

Al disponer de estos ventiladores y un mejor aislamiento, la descarga se realiza en su mayoría por convección, hasta en un 80 %. El restante 20 % del calor se disipa por radiación a través de su carcasa.

✓ Acumuladores de calor solares

En realidad, los llamados acumuladores de calor solares son un modelo dinámico, al que se ha añadido un sistema de control de carga más avanzado. Este sistema inteligente se conecta al sistema fotovoltaico, más concretamente al inversor. De modo que identifica cuando se está generando más electricidad de la que se consume en la vivienda.

Así, aunque estemos en horas de tarifa pico, es decir, la más cara, si nuestros paneles fotovoltaicos están generando más electricidad que la que consumimos, el acumulador aprovecha para cargarse. De este modo no dependemos únicamente de la tarifa nocturna para acumular calor. Por ello se les cataloga como un tipo de calefacción de bajo consumo.

Aspectos para elegir el mejor acumulador

Aunque desde Hogarsense siempre recomendamos contar con el asesoramiento de un instalador profesional, debemos estar informados y así entender mejor las explicaciones del técnico. Los aspectos más importantes que debemos observar en un acumulador eléctrico son los siguientes:

✓ Tipo de acumulador

Según los que hemos explicado en el punto anterior. Elegiremos aquellos que, por sus características, se adapten mejor a nuestros hábitos y horarios de estancia en la vivienda.

✓ Que dispongan de conectividad

Si elegimos alguno modelo de acumulador de calor que se pueda controlar desde el Smartphone o conectarlo a sistema domótico, ganaremos en eficiencia. Así, convertiremos un acumulador eléctrico normal en un equipo de calefacción eléctrica de bajo consumo.

✓ Que dispongan de termostato

En el caso de que no sea conectable, por lo menos que tenga un termostato exterior. Este ayudará a controlar mejor la temperatura de la estancia, cerrando o abriendo la compuerta de descarga. O encendiendo y apagando los ventiladores.

✓ Ajustar la potencia del acumulador

Motivo muy importante por el que debemos acudir a profesionales. Ellos nos calcularán la cantidad de calorías que necesitamos en cada estancia y nos propondrán los acumuladores nocturnos que mejor se adapten a cada habitación.

solicita-presupuesto-bomba-calor

Volver al menú de contenidos

Ventajas e inconvenientes del acumulador de calor

Antes de decidirnos debemos conocer las ventajas que nos aportan los acumuladores de calor.

Ventajas Motivo
Instalación ✓ Su instalación es relativamente fácil, sin necesidad de obras o reformas
Precio ✓ Suelen ser más económicos que otros sistemas de calefacción al comprarlos e instalarlos
Control ✓ Los dinámicos llevan incorporado un termostato que nos permite regular la temperatura para que no se eleve demasiado y así aprovecharla a lo largo del día
✓ Por ello, algunas personas los consideran como una calefacción de bajo consumo
Tarifa nocturna ✓ La carga se realiza en la franja horaria más económica, ayudando a reducir el importe de las facturas
Eficaz ✓ Disponemos de tamaños o potencias adaptadas a cada estancia, de manera que se calienta una vivienda con rapidez
Eficiente ✓ Cuando usamos un modelo de acumulador eléctrico solar, ya que aprovechamos electricidad gratis gracias a los paneles fotovoltaicos
Inconvenientes Motivo
Bajo control X Siempre hay perdidas de calor porque no pueden bloquearse completamente
Confort X Existen otros sistemas que aportan mayor confort con una mejor eficiencia
Acumulación temporal X Aunque se puede reducir la potencia de la descarga, esta no es acumulable para utilizarla en los días posteriores
Factura eléctrica X Si no tenemos contratada la tarifa de discriminación horaria, el consumo se elevará aumentando mucho la factura de la luz
Viviendas pequeñas X Cuando la vivienda es demasiado grande o vive una única persona, si la temperatura ambiente baja al estar fuera de casa resulta difícil alcanzar un confort adecuado


¿Necesitas una caldera o calefacción nueva para tu casa?

¡ Pide Presupuestos sin Compromiso !

Volver al menú de contenidos

Tarifas eléctricas para acumuladores de calor

Cuando tenemos claro que queremos instalar acumuladores nocturnos en nuestra vivienda, el siguiente paso es consultar las tarifas eléctricas que mejor se adaptan. Para ello, es también recomendable contar con el conocimiento de los instaladores. Ya que, dependiendo del tamaño de la vivienda, la cantidad de acumuladores de calor y nuestros hábitos u horarios, la más adecuada puede variar.

Algo tenemos claro, este tipo de calefacción se basa en el acumulador de tarifa nocturna. Salvo que queramos alimentarlos únicamente con los paneles solares fotovoltaicos, algo que no es recomendable. Aunque siempre podemos consultar a diferentes técnicos en la materia.

Así es que lo más importante es que consultemos las propuestas de las diferentes empresas comercializadoras de electricidad. De modo que elijamos aquella que nos ofrezca la mejor opción para una tarifa de discriminación horaria. Esta siempre dependerá de los kWh que necesitemos, en función de la cantidad de acumuladores nocturnos que hayamos instalado. Por lo general, en viviendas normales no superará los 15 kWh y por eso estamos en la tarifa 2.0TD.

tarifa-discriminacion-horaria

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

¡Pide Presupuestos Sin Compromiso!

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Otro tema de interés " ↳ Precio de acumuladores"