Energía eólica: ¿qué es, cómo funciona y beneficios?

7 de octubre de 2020
Obtener energía a través del viente ofrece innumerables ventajas: no contamina, es inagotable y reduce el uso de combustibles fósiles. Además, de eliminar las emisiones de efecto invernadero que causan el calentamiento global. Por lo que su impacto medioambiental es mucho menor que el de cualquier otro tipo de energía. Partiendo de la base de que la producción de energía cuesta millones diariamente y la emisión de gases contaminantes no para de elevarse, utilizar o contar sistemas energéticos alternativos, como en este caso provenientes del aire, no resulta una mala idea para el futuro de nuestro planeta. ¿Pero realmente sabes de que se trata? ¿Cómo funciona o sus beneficios? Te lo contamos todo en este artículo.
Artículo escrito por:
Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

energia-eolica

Fuente de la imagen: ©Mattof - Fotolia.com

¿Qué es la energía eólica?

La energía eólica es la forma de energía renovable que se logra obtener con la explotación de la fuerza del aire o de los vientos. Concretamente es la capacidad de un sistema para lograr transformar la impetuosa fuerza que genera el viento en electricidad. Por lo general, este tipo de energía renovable y conocida se explota a través de un equipo llamado aerogeneradores.

Este tipo de equipos esta compuesto por una turbina eólica que se encuentra situada en la parte superior de una torre de soporte y conjuntamente de un generador eléctrico. Para entenderlo más fácilmente, podríamos decir que el principio de funcionamiento es exactamente igual al de los antiguos molinos de viento, pero con la tecnología de hoy en día.

Volver al menú de contenidos

La energía eólica en la actualidad

En la actualidad, nuestro país es el segundo del mundo en cuanto a la potencia eólica instalada. Solamente nos encontramos por detrás de Alemania. En lo que respecta a nivel mundial, es el continente europeo el que produce la mayor parte de la energía eólica, llegando al 72%. Las iniciativas que se han ido fomentado para la instalación de aerogeneradores proceden de los gobiernos. Por ejemplo en Alemania la ley obligaba a las compañías eléctricas a pagar a los productores de renovables el 90% del precio abonado por el consumidor.

Lo que no podemos olvidar es que el mayor dolor de cabeza y donde las empresas están trabajando arduamente es en encontrar un sistema que no genere tanto impacto visual. De tal forma que no afecte a las aves. Otra alternativa que se está dando es la energía eólica con sistemas flotantes. Se instalan en el mar, y el impacto visual se reduce considerablemente. Una idea que ya se ha hecho realidad con la instalación del primer aerogenerador marino en Canarias.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo