Registro de empresa

¿Cómo ha evolucionado la calefacción?

Los tipos de calefacción que han surgido en los últimos años se ajustan a las directrices establecidas. Así, se trata de sistemas de calefacción que además de ser respetuosos con el medio ambiente, en la medida de lo posible, buscan una mejora de la eficiencia energética. De esta manera, además de reducirse la contaminación, es posible reducir nuestro consumo. Y la consecuencia es una reducción del importe de las facturas.
Menú de contenidos:

Novedades en los sistemas de calefacción

La utilización del calor siempre ha formado parte de la vida del ser humano desde su descubrimiento. Aunque en la antigüedad se utilizaba la energía solar o la del viento, a finales del siglo XIX, con la Revolución Industrial, comenzó a utilizarse la tecnología para la obtención de calor. Tras las calderas de vapor y las de carbón, comenzaron a introducirse las calderas de gas, todavía hoy muy populares en la mayoría de los hogares. Sin embargo, debido a los avances tecnológicos que han tenido lugar y a las nuevas directivas marcadas por Europa, la calefacción avanza, o quizás va de regreso, a las energías que se utilizaron en primer lugar.

Fuente de la imagen: ©Andrey Popov - Fotolia.com

Además de las novedades en calefacción en relación con las calderas ya existentes, como son las de condensación, que sustituyen a las atmosféricas y a las estancas, las nuevas tecnologías nos permiten aprovechas las energías renovables de una manera más eficiente. Aunque estas nuevas tecnologías todavía tienen mucho que investigar para poder explotar las fuentes de energías renovables, poco a poco estamos avanzando hacia los sistemas de calefacción menos contaminantes y menos dependientes de recursos limitados. Los tipos de calefacción tradicionalmente utilizados se basan en combustibles fósiles. ¿Y qué sucede con estos? Pues que se trata de recursos escasos que ya han comenzado a agotarse. Las nuevas tecnologías y las novedades en calefacción nos permiten dejar de depender de estos.

Volver al menú de contenidos

Evolución de los sistemas de calefacción

La temática de las nuevas tecnologías es muy amplia y las últimas novedades en calefacción no han dejado de producirse. Por estos motivos, vamos a analizar la evolución de los sistemas de calefacción para poder comprender su proceso. La adaptación a los nuevos tiempos es una obligación en cualquier sector. No solo porque en la actualidad cualquier producto queda obsoleto en un periodo de tiempo breve. Además, las nuevas tecnologías avanzan con rapidez y desde Europa nos imponen adaptarnos a ellas. No obstante, las novedades en calefacción siempre suponen una mejora, tanto para el planeta como para nuestro bolsillo.

Como decíamos, las primeras calderas funcionaban con vapor. Pero no se trataba únicamente de sistemas de calefacción, también los barcos y los ferrocarriles utilizaban esta tecnología temprana. Las calderas de vapor nos dejaron una imagen para el recuerdo, tanto en la fotografía como en el cine. Son esas alcantarillas en plena calle de las que salía un humo blanco. Sin embargo, tras las calderas de vapor y las de carbón, llegaron novedades en calefacción. Aparecían así las calderas de gas butano, estando en pleno auge entre los años 60 y 70. Pero debido a su baja eficiencia energética y a la emisión de sustancias tóxicas aparecieron las estancas. Estas mejoraban el ahorro y evitaban los malos olores.

Pero las nuevas tecnologías continuaron introduciendo novedades en calefacción. Las actuales calderas de condensación son las únicas que pueden ser ya instaladas (desde septiembre de 2015). Aunque su instalación es más costosa, el calor se distribuye mejor y se aprovecha más. Por otra parte, la llegada de los termostatos nos permite también controlar manualmente nuestro consumo. En la actualidad, los controles europeos y las nuevas tecnologías, van dejando las calderas de gas y las eléctricas atrás. Las novedades en calefacción apuntan hacia modalidades ecológicas.

Volver al menú de contenidos

Porqué evolucionan los tipos de calefacciones

Si nos preguntamos a qué se debe esta evolución que introduce novedades en calefacción, la respuesta es sencilla. La dependencia de los combustibles fósiles, es decir el carbón o el petróleo, no es sostenible. En primer lugar, se trata de recursos limitados que se han ido formando a lo largo de millones de años. Sin embargo, debido a su explotación, no se da tiempo a que puedan volver a formarse. En segundo lugar, puesto que la escasez es mayor cada vez, su precio continúa aumentando. Además de la costosa extracción, se añade la transformación y el transporte.

Las fuentes de energías renovables que las nuevas tecnologías potencian, son recursos ilimitados. Dado que pueden obtenerse a diario de la naturaleza, a través de la energía solar, la fuerza del viento o los restos de materias orgánicas, la Unión Europea apuesta por ellas y obliga a los Estados miembros a adaptarse a sus requisitos. Estas novedades en calefacción aún no son asequibles para muchas personas. Y además, su rendimiento es menor que otros sistemas de calefacción. Por tanto, aún queda un largo camino por recorrer para alcanzar la eficiencia energética y el rendimiento óptimo.

Mientras, las novedades en calefacción también han traído opciones menos contaminantes. Así, las calderas de condensación logran precalentar el agua con los propios gases procedentes de la combustión. Gracias a ello se necesita menos combustible. Si no logramos la transición completa a las energías renovables, al menos podemos reducir el consumo de los combustibles tradicionales. Con una mejor distribución del calor y un calentamiento del agua más eficiente, logramos varias mejoras. Además de reducir el daño al medio ambiente, logramos reducir el consumo y por tanto, lo que gastamos en facturas. La aerotermia, la geotermia o la biomasa son algunas de las novedades en calefacción.

Volver al menú de contenidos

Objetivos de la mejora en la eficiencia de la calefacción y sistemas de climatización

Los objetivos de la aparición de las nuevas tecnologías y las novedades en calefacción son la reducción del consumo y de la contaminación medioambiental. Por ello, los nuevos sistemas de climatización avanzan hacia el uso de energías renovables y la mejora en el rendimiento. Cuando se aprovechan al máximo las posibilidades de rendimiento, mejoramos la eficiencia energética. Esto sucede al utilizar sistemas que permitan controlar el consumo y la regulación de la temperatura (termostato). Los objetivos que se han fijado a nivel europeo son una reducción de la emisión de gases en un 20%.

Además, aumentar la utilización de las energías renovables también en un 20%. España, aún se encuentra bastante atrás en el uso de energías renovables, por lo que es necesaria una gran inversión en las nuevas tecnologías. Las novedades en calefacción que se están introduciendo para alcanzar estos objetivos fijados se basan en las calderas de biomasa y las bombas de calor aerotérmico y geotérmico, principalmente. La biomasa es la principal fuente de energía renovable a nivel mundial. Esto se debe a que los recursos se obtienen de los residuos de las propias cosechas y otras materias orgánicas.

Volver al menú de contenidos

Nuevas tecnologías: tipos, usos y coste (si se pueden añadir a antiguos y cómo se haría)

Las nuevas tecnologías, como veníamos diciendo, apuntan hacia las fuentes de energías renovables. Sin embargo, dado que España va con retraso en este aspecto, las calderas de condensación son las que predominan. Como medida para aumentar la eficiencia energética, se diseñaron estas calderas. Gracias a las nuevas tecnologías, consiguen hasta un ahorro del 30% del consumo de gas, ya que se recupera el calor perdido. Además, se reducen también las emisiones contaminantes al descender el consumo de gas. De este modo, el impacto medioambiental es menor y el rendimiento mayor. Las novedades en calefacción con respecto a las calderas de condensación es que pueden utilizarse con los radiadores tradicionales. Con estos, condensará un 82% del tiempo. Con radiadores dimensionados, bastará mantenerlos a temperatura tibia para obtener una temperatura ambiente adecuada.

Nuevas tecnologías



Biomasa

  • Utiliza residuos orgánicos no contaminantes.
  • Gran inversión inicial.
  • Combustión de la biomasa para obtener calor (pellets, astillas, cáscaras de frutos secos, etc.).
  • Necesitan almacenaje junto a la caldera y un espacio amplio.
  • 3 zonas diferentes: mezcla de combustible con aire, llama con aire secundario y combustión sin llama.
  • La ceniza que se produce se recoje en un cenicero que ha de vaciarse varias veces al año.
  • Opción ecológica en auge.



Geotermia

  • Energía renovable del suelo; obtiene calor de la tierra.
  • Funciona con bomba de calor (muy baja entalpía).
  • Captación horizontal enterrada, captación vertical con sondas geotérmicas (o con pilotes) y captación de lagos y ríos.
  • Se absorbe la energía del exterior (aire o agua) y se transmite al interior (también aire o agua). Diferentes combinaciones: aire-aire, aire-agua o agua-agua.
  • Independiente de las condiciones meteorológicas exteriores.


Aerotermia

  • Combina bomba de calor con acumulador.
  • Ciclo termodinámico que aspira aire del exterior y transforma su energía en calor que transmite al interior de la vivienda.
  • Energía renovable.
  • Se recomienda su uso con el suelo radiante (ahorro hasta del 55%).


Calderas de condensación

  • De gas o de biomasa.
  • Proceso de condensación: cambio de fase de una sustancia en estado gaseoso a estado líquido.
  • Instalación obligatoria en nuevas vivienda.
  • Mayor ahorro y eficiencia que las calderas estancas (en desuso).
  • Necesitan un desagüe cerca.

En el caso de la biomasa, estas nuevas tecnologías no generan aún agua caliente sanitaria inmediata., salvo que vayan conectados a una inercia con ACS instantánea. Por otra parte, es posible combinar diferentes instalaciones. Así, una caldera de biomasa puede instalarse con un suelo radiante, por lo que además de ahorro en combustible, obtendremos la máxima eficiencia energética por la distribución óptima del calor. El coste de las instalaciones de las nuevas tecnologías varía siempre en función del tamaño de la vivienda, del aislamiento y del tipo de reforma que debamos llevar a cabo. No obstante, las novedades en calefacción son muy amplias y se adaptan a todo tipo de viviendas.

Volver al menú de contenidos

Evolución de los avances tecnológicos en sistemas de calefacción

A modo de resumen, podemos decir que las novedades en calefacción van acorde a las nuevas tecnologías. Y además, pretenden cumplir con los nuevos requisitos que se marcan para reducir el impacto medioambiental. La utilización de combustibles limitados y altamente contaminantes solo puede conducirnos a la búsqueda de otros sistemas de calefacción. Estos, no obstante, además de cuidar el entorno, suponen un ahorro en el consumo energético, que siempre se verá reflejado en nuestros bolsillos. Las nuevas tecnologías seguirán avanzando y durante las próximas décadas las exigencias con respecto al uso de energías renovables seguirá avanzando. Aunque todavía queda un largo camino por recorrer para mejorar su aprovechamiento, las futuras novedades en calefacción serán el reflejo de los avances.