Registro de empresa

Calefacción central: cambios y eficiencia

La calefacción central es un sistema que permite proporcionar suministro a varias viviendas o locales que se encuentren en un mismo edificio o en bloques de edificios. Según las estadísticas sobre la calefacción centralizada, en España, aproximadamente el 10% de las viviendas utilizan este sistema. Además, en numerosas viviendas de la actualidad todavía podemos encontrar una o más de una caldera antigua. Tradicionalmente eran de carbón o de gasoil, pero hoy en día ya no se utilizan. Debido a que se trata de combustibles fósiles muy contaminantes, están ya en desuso. ¿Quieres saber más sobre la este tipo de calefacción? A continuación, te damos todos los detalles.
Menú de contenidos:

Cómo funciona la calefacción central

Tradicionalmente, la forma de repartir las facturas por el consumo se repartía por porcentaje según se acordase en la comunidad de vecinos. Por ejemplo, para que la distribución fuese equitativa en función del consumo, los porcentajes podían variar en relación a los m2 de la vivienda, del número de radiadores, etc. Uno de los problemas principales de la calefacción centralizada es que no suele ser posible regularla en cada vivienda. De esta manera, algunas viviendas se calentarían demasiado mientras que otras seguirían frías. La solución que siempre se ha llevado a cambio para estos problemas con la calefacción central ha sido la de abrir las ventanas. Sin embargo, esta acción supone un gasto energético bastante elevado, además de afectar al confort en la vivienda.

En cuanto al consumo total de la calefacción centralizada, este gasto gira en torno al 50% del total de la factura comunitaria. Toda reducción, por tanto, que logremos hacer en el consumo, afectará a toda la calefacción central. La razón principal por la que se utiliza la calefacción centralizada en los bloques de viviendas es una eficiencia más elevada y la despreocupación por el mantenimiento del sistema. Además, es posible obtener mejores precios por la energía. Así, como ejemplo, la calefacción central con gas natural es entre un 25% más barata que la individual. Un valor que se traduce en un gran ahorro en las facturas.

Volver al menú de contenidos

Cómo es una instalación de calefacción central

En numerosas viviendas de la actualidad todavía podemos encontrar una o más de una caldera antigua. Tradicionalmente eran de carbón o de gasoil, pero hoy en día ya no se utilizan. Debido a que se trata de combustibles fósiles muy contaminantes, están ya en desuso. Este tipo de calefacción centralizada es ineficiente, por lo que se recomienda sustituirlas lo antes posible. Si esperamos al fin de su vida útil, además de pagar más, la calidad y la eficiencia serán menores. Con las nuevas normativas, solo es posible instalar calderas de condensación. Si nos preguntábamos si instalar calefacción central de gas o gasoil, la respuesta es optar por el gas natural. Su rendimiento es muy elevado y es posible ahorrar en combustible hasta en un 25%.

calefaccion-central-o-individual

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Una particularidad de la instalación de la calefacción centralizada antigua es que no era posible controlar los radiadores para adaptarlos a las necesidades de cada vivienda. Esto supone un gasto energético enorme, ya que el número de personas en la vivienda es determinante. Así, muchas viviendas vacías consumen por una calefacción que nadie utiliza. Por este motivo, al instalar la calefacción central en un edificio, es conveniente instalar también válvulas de control. Con estos dispositivos en los radiadores podremos regular manualmente el suministro de agua caliente a cada uno. Cuando más caudal, mayor calor generado. También es posible instalar válvulas con un cabezal termostático. En lugar de ser manual, la temperatura de la calefacción central en la vivienda se ajustará automáticamente según decidamos. No obstante, la normativa ha cambiado y es obligatoria la calefacción central con contador individual. De esta manera, cada vivienda conocerá su consumo real y podrá realizar los ajustes pertinentes.

Volver al menú de contenidos

Características de la calefacción central

La principal característica de la calefacción central es que las decisiones con respecto a ella son comunitarias. Es decir, todos los propietarios de las viviendas deben decidir conjuntamente el horario de funcionamiento o la temperatura de la calefacción centralizada. Esta es una de las grandes diferencias entre la calefacción central o individual. En esta última, somos nosotros quienes decidimos cuándo encenderla y cuándo apagarla. Podemos, pues, ajustarla a nuestros propios horarios. La segunda de las características de la calefacción central es que el precio es proporcional. De esta manera, el importe total se reparte de manera equitativa entre todos los propietarios. No obstante, en el siguiente apartado entraremos en más detalle dado que la normativa sobre la calefacción centralizada ha sido modificada recientemente.

En tercer lugar, encontramos la posibilidad de la individualización. Tanto desde Europa como desde nuestro propio país se recomienda la instalación de las válvulas termostáticas que mencionábamos antes. Cuando se colocan en los radiadores, aunque se trata de calefacción central, podremos regular nuestra propia temperatura. Estas válvulas se acompañan actualmente de contadores individuales. Las principales ventajas que ofrece la calefacción centralizada es que se optimiza en gran medida la producción del calor. Al tratarse de una única fuente la que da servicio a varias viviendas el aprovechamiento es más elevado. Además, puesto que la instalación de la calefacción central es comunitaria, solo es necesario tener una caldera. Lo que también supone un alivio para el medio ambiente ya que no es lo mismo que una en cada vivienda. Por último, el precio del mantenimiento de una calefacción centralizada es generalmente menor. Esto es comparación con la suma de lo que sería mantener cada caldera individual. También, la cantidad de combustible es menor y el precio más bajo.

Volver al menú de contenidos

Cambios en la calefacción central

Dado que pertenecemos a la Unión Europea, debemos adaptarnos a las normativas que se fijan para todos los Estados miembros. Recientemente, se ha modificado la legislación que afecta a la calefacción centralizada y al agua sanitaria. Esta afecta a todas las viviendas de España. A partir de la Directiva 2012/21/UE sobre eficiencia energética, se ha redactado una nueva propuesta hecha por el Ministerio de Energía. La finalidad es equiparar las instalaciones de la calefacción central de nuestro país a las de los demás de la Unión. La variación introducida es que todas aquellas viviendas que sean parte de una calefacción central, deberán instalar un contador individual. Así, aunque la distribución del calor sea común, el consumo será individual y cada hogar pagará por el suyo propio.

Además de esta homogeneidad en la calefacción centralizada europea, se persigue la eficiencia. Al existir una contabilización más clara, se mejora la gestión del consumo, potenciando el ahorro energético y el alto rendimiento. El objetivo de la normativa sobre calefacción, además de la búsqueda de la homogeneidad, es la eficiencia. La mejora del rendimiento, el ahorro energético y una contabilización más clara y precisa son los principales motivos por los que se llevan a cabo estas normas de seguridad. Se trata de una medida que beneficia a quienes no tienen un consumo elevado. Hasta hoy, debían pagar una cantidad que no se correspondía con sus necesidades. Con la introducción de esta normativa para la calefacción central, pagamos únicamente por lo que consumimos.

Volver al menú de contenidos

Calefacción central o individual: ¿cuál es mejor?

Si nos hemos planteado pasar de la calefacción central a la individual, nos conviene saber que con la nueva normativa existe también la calefacción centralizada de contabilización individual. Vamos a ver algunas diferencias. La calefacción central utiliza la misma fuente de calor para varias viviendas, y que suelen estar en bloques de edificios. La caldera no se encuentra ubicada en el interior de estas, sino que que se coloca en una zona comunitaria que cumpla con los requisitos de las normativas vigentes. Como ya hemos dicho, el precio del mantenimiento, así como el del combustible, es menor para la calefacción centralizada que para la individual. Sin embargo, su pega es que el encendido y apagado de la calefacción central se decide por acuerdo.

La calefacción individual, en cambio, tiene una fuente de calor para cada vivienda, el mantenimiento es personal para cada una de ellas y los horarios son establecidos de manera personal. Con la introducción de la nueva normativa para calefacción central obtenemos las ventajas de cada sistema. Así, la fuente de calor sigue siendo única y el combustible y los costes de mantenimiento siguen manteniéndose bajos. Sin embargo, aunque los horarios siguen siendo comunitarios, podemos regular nuestra temperatura con las válvulas y pagar únicamente por nuestro consumo. De este modo, si decidimos bajarla, nuestra factura también lo hará. Por último, tanto si tenemos calefacción centralizada como individual, se recomienda revisar el aislamiento de las tuberías y la sala de calderas y de la propia vivienda. Con esta medida lograremos ahorrar también en el gasto energético.

Eficiencia por tipo de calefacción

Calefacción individual

Calefacción central

Gran control sobre el consumo propio al poder programar el encendido/apagado de acuerdo a nuestras necesidades

Bajo control del consumo al estar regulado de manera comunitaria para todas las viviendas

Regulación de la temperatura a conveniencia

Temperatura común para todos salvo que haya termostato

Mayores costes de mantenimiento

Coste de mantenimiento más bajo al ser una única caldera común

Coste del combustible más elevado

Precio más bajo para el combustible

Reparto del calor uniforme

Reparto irregular del calor, con unas viviendas muy calientes y otras frías

Costes soportados por un propietario

Costes cubiertos de manera comunitaria

*Con la nueva normativa, la calefacción central deberá tener obligatoriamente contadores individuales, por lo que cada usuario pagará únicamente por su consumo