Registro de empresa

Radiadores inteligentes: beneficios y ahorro

El futuro no puede concebirse sin la presencia de la tecnología. Y es que los dispositivos inteligentes o smart han llegado también a los sistemas de calefacción. Gracias a unas pequeñas válvulas no solo es posible controlar la temperatura y el encendido, sino que también podemos hacerlo desde fuera de casa. Su eficiencia energética les permite además un gran ahorro de energía. Se trata de los llamados radiadores inteligentes.
Menú de contenidos:

radiadores-inteligentes.1

Fuente de la imagen: ©AA+W - Fotolia.com

Cómo se puede lograr un calefacción inteligente de radiadores en casa

El consumo de la calefacción representa más de la mitad del total de las facturas durante el invierno. Una necesidad de la que no es posible prescindir en determinadas zonas. Sin embargo, con los avances que se producen continuamente en el sector tecnológico, la solución para el ahorro energético ha llegado también a los sistemas de calefacción. Los radiadores inteligentes son radiadores de bajo consumo, y esto lo consiguen porque llevan incorporadas unas válvulas para radiadores de calefacción especiales. En otras palabras, se trata de válvulas inteligentes o termostatos inteligentes.

Otras maneras complementarias o adicionales que nos pueden ayudar a convertir nuestro sistema de calefacción en radiadores inteligentes son, por ejemplo, el uso de los paneles reflectantes para radiadores. No obstante, el ahorro que estos permiten nos es equiparable al que lograremos con los termostatos inteligentes. Ya que aquellos no afectan a la transferencia del calor por convección, que es la principal en este tipo de calefacción. Además de ello, para aumentar la eficiencia de los radiadores hay que evitar colocar objetos encima o en sus cercanías. Una medida que es aplicable tanto para un radiador estándar como para los radiadores inteligentes.

Cuando utilizamos estos artefactos para secar la colada, estamos impidiendo que el calor circule hacia la estancia. De este modo, habrá que tener a los radiadores inteligentes durante más tiempo conectados para alcanzar el confort deseado. Algo similar sucede con el mobiliario, ya que no debemos colocar un sofá u otro mueble directamente delante de un radiador. Este absorbería todo el calor que aquel expulsa y la habitación no se calentaría. Pero puesto que el secreto del ahorro lo encontramos en las válvulas o en los termostatos, vamos a profundizar un poco más en ellos en el siguiente apartado.

Consejos para reducir las pérdidas de calor de los radiadores

Evita colocar los radiadores debajo de las ventanas

En el caso de que no haya otra opción, coloca un estante entre la ventana y el radiador, así el calor no se irá fuera.

No seques tu ropa mojada en los radiadores

Con esto conseguimos que el calor se quede estancado en ellos impidiendo que se eleva la temperatura en la estancia.

Utiliza un termostato

Si tus radiadores no tienen uno, es hora de incorporarlo. Así podemos regular la temperatura y el encendido/apagado en función de nuestras necesidades.

Purga los radiadores una vez al año

Cuando el aire entra en el circuito de agua, se impide que se caliente toda la superficie de aquellos.

Revisa el mobiliario

Un sofá delante de un radiador impide, igual que la ropa, que el calor circule por toda la estancia.

Volver al menú de contenidos

¿Qué productos existen para disponer de radiadores inteligentes?

Una sensación que puede resultarnos más familiar de lo que nos gustaría es la de sentir frío cuando nos levantamos de la cama o cuando llegamos a casa del trabajo. Es en estos momentos cuando, en el caso de tener un sistema de calefacción antiguo, desearíamos poder programarla. De este modo, cuando nos despertamos o cuando volvemos a nuestro hogar, este ya se encontraría con la temperatura correcta. Esta opción es posible en la actualidad gracias a los radiadores inteligentes. Así, sin tener que regularlos manualmente, podemos decidir sus horas de encendido y apagado para aumentar el confort en nuestro hogar. ¿Y cómo lo logramos? Pues gracias a los dispositivos que mencionamos anteriormente.

Las válvulas o los termostatos pueden ser controladas a través de un smartphone. De esta manera, además de controlar nuestra economía, realizar compras y muchas otras actividades ya disponibles desde un teléfono, ahora también podemos regular la calefacción en nuestro hogar. Con las válvulas inteligentes o los termostatos inteligentes no solo podemos regular la temperatura, sino que esta puede adaptarse de manera automática a los cambios en el exterior. También, en función de la hora del día, de la presencia de personas en la vivienda o de las estancias en particular. El concepto es similar al de un GPS. Otra característica de los radiadores inteligentes es que pueden detectar fallos en los equipos.

Por si esto fuera poco, son capaces de recopilar información sobre el consumo. Gracias a esta podemos ajustar el funcionamiento de los termostatos inteligentes a nuestros hábitos de consumo. Además de este tipo de sistemas, encontramos una eficiencia similar en el suelo radiante. Puesto que el calor se emite desde la superficie del pavimento se utilizan conductos muy finos, el consumo desciende.

Volver al menú de contenidos

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Cómo se instalan y funcionan este tipo de productos

Las válvulas o los termostatos inteligentes son aptos para cualquier sistema de calefacción por radiadores. Así, tanto si utilizamos una calefacción individual o central, como si utilizamos gas o el suministro eléctrico, podemos disfrutar de radiadores inteligentes. Estos dispositivos se instalan sobre los radiadores. Y de este modo podremos regular cada uno de ellos de manera individual. Las herramientas para hacerlo será una aplicación instalada en nuestro móvil o en la tableta. Un sistema muy cómodo y eficiente energéticamente.

Con el sistema que llevan incorporado, podemos hacer una personalización del consumo. Por ejemplo, si por la noche pasamos mucho frío, podemos elevar la temperatura a 18º. Pero únicamente en los dormitorios. Mientras, por el día, podríamos encender la calefacción una hora antes de que suene el despertador para encontrarnos la cocina o el baño a una temperatura agradable. Como vemos, gracias a los termostatos inteligentes ya es posible hacer las combinaciones que deseemos en nuestro hogar. Un aspecto importante cuando las personas que viven en el interior tienen horarios diferentes y necesidades específicas.

Por otra parte, si sucede un imprevisto o si nos encontramos lejos, también existe la opción del control remoto en los radiadores inteligentes. Sería el caso, por ejemplo, de las escapadas vacacionales. Además de esta programación, las válvulas inteligentes pueden detectar la apertura de ventanas o la entrada de aire frío. Cuando esto sucede, desactivan temporalmente la calefacción para evitar que se produzcan pérdidas energéticas. Las horas de sol también son tenidas en cuenta para regular la temperatura. Para que todo esto sea posible, es necesario disponer de Internet. Las válvulas inteligentes se conectan a la red a través del dispositivo móvil y así podemos regularlas. Hablamos pues de un termostato wifi o de termostatos para la calefacción wifi.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con radiadores inteligentes en casa

No hace falta decir que con la instalación de las válvulas inteligentes obtendremos una enorme cantidad de beneficios. No solo con respecto al ahorro en energía y a su vez en el consumo, que afecta directamente a nuestro bolsillo. Sino también en lo que se refiere al confort y la calidad de vida. A continuación vamos a ver cada uno de ello.

1. Eficiencia energética

Los radiadores inteligentes se caracterizan por su eficiencia energética. Están diseñadas para que el rendimiento sea muy alto y podamos obtener así el mayor beneficio. A diferencia de otros sistemas de calefacción o de los propios radiadores tradicionales, su diseño busca de manera específica maximizar las prestaciones. Como sucede con el frigorífico, el lavavajillas o las propias bombillas, a mayor eficiencia energética, mayor será el ahorro y mayor el rendimiento con el que trabajan. Además, el respeto hacia el medio ambiente será también más alto, puesto que la duración del artefacto será mayor.

2. Optimizar el gasto en calefacción

La calefacción representa más del 50% del total de nuestras facturas. Un desembolso muy elevado que no tiene que seguir costándonos un esfuerzo extra cada invierno. Gracias a los radiadores inteligentes el gasto se optimiza desde el minuto uno. Con la programación que nos permiten las válvulas inteligentes y los termostatos inteligentes reducimos las horas y la temperatura. No es lo mismo tener la calefacción durante muchas horas a una temperatura elevada, que lograr regular el calor para que la vivienda no termine de enfriarse. O que si lo hace, sea durante el tiempo que no estamos dentro.

Una de las principales ventajas, no obstante, es la posibilidad de regular cada radiador de manera individual. Al existir siempre habitaciones que no utilizamos, podemos llegar a reducir el gasto considerablemente. El ahorro puede llegar hasta un 37% en la factura de la luz con las válvulas inteligentes.

3. Ahorro de energía

Tal y como hemos visto, gracias a la eficiencia energética y a la reducción en el consumo, ahorramos también energía. Puesto que todo repercute directamente en nuestro bolsillo, los radiadores inteligentes son la mejor manera de ahorrar. Por otra parte, y como las normativas europeas han revelado, debemos avanzar hacia la reducción de la energía que empleamos. Los termostatos inteligentes son la herramienta que necesitamos para alcanzar ese objetivo.

4. Fácil instalación

La instalación de los termostatos inteligentes tampoco supone un problema. Las válvulas inteligentes cuentan con un juego de adaptadores que son compatibles con el 90% de las que ya traen los radiadores. En lo que se refiere al funcionamiento, este es posible controlarlo tanto con Android, como con Windows, Mac o iOS. Y para mantener la autonomía de las válvulas inteligentes, tanto estas como los termostatos inteligentes utilizan pilas. El sistema se conecta a la red eléctrica y este se comunica sin cables con la red wifi de la vivienda. Con las válvulas se utiliza la radiofrecuencia. Todo un avance en este sector. Los precios pueden oscilar entre los 80€ y los 200€.

5. Organizar mejor el hogar

Al poder controlar cada habitación de manera individual, logramos organizar nuestro hogar eficazmente. Las estancias que no se utilizan o aquellas en las que pasamos poco tiempo, pueden quedar desconectadas. En cambio, aquellas con mayores necesidades serán el centro del consumo en calefacción.

Artículos relacionados que te pueden interesar: