Registro de empresa

Cómo mantener la casa caliente en invierno

Calentar la casa durante las épocas de frío de forma económica, no solo puede lograrse a través de sistemas de calefacción de bajo consumo. Hay una serie de aspectos que pueden ayudarnos. Tanto si disponemos de sistemas de calefacción para mantener la casa caliente como si no, existen varios trucos que pueden ayudarnos a que la temperatura no baje demasiado. Para descubrir cuáles son, solo tienes que seguir leyendo. A continuación vamos a conocer cómo calentar una casa de manera sencilla.

Menú de contenidos:

Trucos para mantener la casa caliente en invierno

como-mantener-casa-caliente

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Calentar la casa durante las épocas de frío de forma económica, no solo puede lograrse a través de sistemas de calefacción de bajo consumo. Hay una serie de aspectos que pueden ayudarnos. Tanto si disponemos de sistemas de calefacción para mantener la casa caliente como si no, existen varios trucos que pueden ayudarnos a que la temperatura no baje demasiado. Para descubrir cuáles son, solo tienes que seguir leyendo. A continuación vamos a conocer cómo calentar una casa de manera sencilla.

  • Elige entre los tipos de calefacción

Hay muchas maneras de disponer de una calefacción económica para el hogar. En los meses de frío, calentar la casa es primordial. Además de evitar gripes y resfriados, una temperatura agradable nos permitirá descansar mejor y disfrutar de una mayor calidad de vida. En función de nuestro presupuesto y de las necesidades que tengamos, así como de las características de la vivienda, elegiremos el tipo de calefacción adecuado para calentar la casa. En la actualidad, solo pueden instalarse ya calderas de condensación, quedando las estancas en desuso. Además de la calefacción en casa a través de gas butano, natural o calderas eléctricas, existen otras formas de calentar la casa. El cuidado del medio ambiente impera, así como la reducción de los costes. El uso de la energía solar, las bombas de calor y los acumuladores nos ayudarán a calentar la casa sin subir la factura.

  • Instala siempre termostatos

Si nos preguntamos cómo calentar la casa sin arruinarnos, la respuesta son los termostatos. La calefacción en casa puede ser de muchos tipos, pero esta pequeña herramienta de control es la que marca la diferencia. Además de que es conveniente que la temperatura siempre se mantenga estable en casa, la calefacción en casa con termostato nos permite controlar el gasto. Lo ideal es que aquella se sitúe en los 21º. Por encima de esta cifra, el consumo se incrementa en un 8% por cada grado. Además, la diferencia entre la temperatura exterior e interior no debe superar los 12º. En el dormitorio, la temperatura puede ajustarse a 17º. Cómo calentar una casa no depende solo de la calefacción. Como veremos más adelante, nuestra vestimenta y la decoración de la casa también influyen para calentar la casa.

  • Frena las entradas de frío

Cómo calentar una casa puede ser una tarea sencilla si prestamos atención. En los momentos en los que salga el sol, conviene subir las persianas para calentar la casa. De igual modo, cuando este se va, debemos bajarlas para proteger la entrada del frío. Como medida aislante que complemente la calefacción en casa, podemos utilizar burletes en las rendijas. Se trata de un adhesivo de silicona o de caucho que se coloca tanto en ventanas como puertas. En el caso de defectos en la construcción, podemos taponar los huecos con masilla o con silicona. Con estos simples trucos para calentar la casa, podemos ahorrar hasta un 15% en el consumo.

  • Cubre las paredes más frías

Calentar la casa no consiste únicamente en tener calefacción en casa; podemos recurrir también a viejas costumbres. Así, si tenemos paredes en casa que estén orientadas hacia el norte, es probable que se enfríen con frecuencia. Cómo calentar una casa con estas paredes es muy fácil. Por ejemplo, podemos colocar paneles de madera sobre ellas, o también corcho o simplemente telas. Si además de calentar la casa queremos apostar por una bonita decoración, podemos colocar estanterías con libros. Es una manera muy eficaz de frenar el frío y que se complementa con la calefacción en casa. Además de abrigarnos nosotros, también debemos hacerlo con la casa, tal y como haríamos si quisiéramos calentar la casa sin calefacción. En el siguiente punto, lo veremos con más detalle.

  • Complementa los radiadores con papel de aluminio

Puede sonarnos a broma, pero si no sabes cómo calentar una casa en invierno a pesar de tener calefacción, quizás esta es la solución que buscabas. El papel de aluminio permite reducir la pérdida de calor de los radiadores de forma innecesaria. Colocados detrás de estos aparatos, hacen que el calor cambie de dirección y vaya de vuelta hacia la habitación. Podemos utilizar el mismo rollo de la cocina si es de buena calidad. Pero si queremos apostar por calentar la casa de manera segura, existe un papel de aluminio específico para los radiadores.

  • Revisa la ubicación de los muebles

Quizás nos preguntemos por qué nuestra calefacción en casa no calienta como debería. Tal vez estemos pasando por alto un detalle tan importante como es la colocación del mobiliario. Si utilizamos radiadores para calentar la casa, no debemos colocar sillones ni ningún otro objeto delante. Si lo hacemos, estos absorberían el calor, impidiendo que se caliente la estancia. Sin embargo, una forma curiosa de cómo calentar la casa si tenemos calefacción es colocar un estante sobre los radiadores. De esta manera canalizaremos el calor al impedir que suba el aire caliente. Es especialmente eficaz cuando esta calefacción en casa está situada bajo una ventana.

  • Viste el suelo

Cómo calentar una casa no se limita tampoco a las paredes y ventanas; el suelo también es fundamental. Si tenemos huecos o grietas en el suelo, a través de ellas se colará el frío. Sellarlas nos permitirá mantener el calor sin aumentar el desembolso en la calefacción en casa. Además de esto, las alfombras son otro truco para calentar la casa, al tiempo que resultan muy decorativas. Las que son de lana o tienen el pelo largo son las más eficaces para aislar del frío. Aunque no son la mejor opción si sufrimos alergias. En este caso elegiremos las de algas, yute o coco. El látex antideslizante tampoco es recomendable porque llevan químicos que son irritantes. Si en nuestra vivienda tenemos suelos de madera, las alfombras son especialmente recomendables para calentar la casa. Y si vamos a realizar una obra nueva, nos conviene valor la opción del suelo radiante. Se trata de la calefacción en casa más eficiente energéticamente.

Volver al menú de contenidos

Cómo calentar una casa sin calefacción

Si no disponemos de calefacción en casa, llega el momento de conocer cómo calentar una casa sin calefacción. Aunque existen muchos tipos de bajo consumo, no todo el mundo puede permitirse este desembolso. Por este motivo, también es importante conocer cómo calentar una casa con remedios naturales. Como veníamos diciendo, calentar la casa va más allá de encender la calefacción. La elección de las cortinas y la ropa de cama también influyen en cómo calentar una casa. Puesto que las ventanas son un agujero en la pared que difícilmente está sellado a la perfección, es el lugar por el que suele colarse el frío.

Si utilizamos cortinas gruesas combinadas con la calefacción en casa, lograremos aumentar la temperatura. Por otra parte, como indicamos con las persianas, conviene correr las cortinas cuando salga el sol. Es una manera gratuita de calentar la casa. También podemos aprovechar para abrir las ventanas y permitir la renovación del aire. En cuando a cómo calentar una casa con la ropa de cama, elige las que sean de algodón o de franela de lana. Las fibras sintéticas, aunque son más ligeras no transpiran y acumulan electricidad estática. Y si padecemos de alergias, nada mejor que apostar por las fibras naturales para calentar la casa.

Volver al menú de contenidos

Nuevas tecnologías en la calefacción

Debido a los nuevos avances, cómo calentar una casa con tecnologías modernas también es posible. La calefacción en casa puede basarse en la actualidad en la tecnología solar activa o en la pasiva. Ambas consisten en el aprovechamiento de la energía del sol para calentar la casa. La tecnología solar activa produce corrientes de aire por refrigeración o por ventilación, y almacenan el calor generado en bombas de calor o en ventiladores. Dentro de estos tipos incluimos los termosifones de agua caliente sanitaria, cuyos colectores solares pueden ser o bien planos o bien utilizar sistemas de concentración. Producen energía eléctrica o mecánica.

En lo que se refiere a la tecnología solar pasiva, esta calefacción en casa consiste en aprovechar de manera directa la luz solar sin transformarla. Aunque su regulación puede requerir sistemas mecánicos, ni su uso ni su almacenamiento requieren de estos. Pueden también, llegar a consumir una pequeña cantidad de energía para activar los complementos que mejoran su rendimiento. Los beneficios de esta calefacción en casa es que el coste es muy bajo o nulo. Su mantenimiento también es sencillo y no emiten ningún tipo de gases de efecto invernadero, por lo que respetan al medio ambiente. Así que si es posible calentar una casa por medio de soluciones renovables y de bajo coste.

En lo que se refiere a la instalación en otros países de Europa y del mundo, la instalación de paneles solares es obligatoria o está más avanzada (China, Israel, Grecia...), sin embargo en España, aunque la cifra de instalaciones ha aumentado, la biomasa va por delante en energías renovables. Así todo, a corto plazo el número de instalaciones aumentará para cumplir con las normativas europeas. En relación a su rendimiento, es bajo en comparación con otros sistemas de calefacción. Actualmente, se buscan nuevas tecnologías que permiten aprovechar de manera más eficiente la energía solar.

Beneficios de la calefacción activa Beneficios de la calefacción pasiva
  • Producen energía eléctrica o mecánica.
  • Energía renovable ilimitada.
  • No emite gases tóxicos para el medio ambiente.
  • Coste bajo de mantenimiento.
  • No necesita transformar la energía solar para utilizarla.
  • Consume una cantidad de energía muy pequeña para activar los complementos que puede requerir.
  • No emite gases dañinos para el medio ambiente.
  • Es una energía renovable ilimitada.
  • Coste muy bajo o nulo.
  • Mantenimiento sencillo.