Registro de empresa
Actualizado: 26 sept. 2019

¿Por qué comprar radiadores para calefacción?

En España, el 38 % de los hogares utilizan un sistema de gas combinados con caldera y radiadores de agua, como sistema de calefacción. Por otro lado, la instalación de radiadores eléctricos es una solución muy sencilla y económica, que actualmente abarca un 20 % de los hogares españoles. Los puntos básicos, a tener en cuenta para la correcta elección, son el consumo, su ahorro energético y la eficiencia de los mismos. Como podemos observar, tanto los radiadores de gas como los eléctricos, juegan un papel bastante importante en la calefacción de nuestros hogares. A continuación, te presentamos todos los detalles para que puedas elegir acertadamente.
Menú de contenidos:

comprar-radiadores

Fuente de la imagen: ©Fotolia.com

Consumo, eficiencia y ahorro energético de los radiadores

  • Radiadores de agua

Los radiadores de agua son los más extendidos en nuestro país, y no es para menos, ya que el gas es uno de los combustibles más económicos en la actualidad. El consumo de este tipo de radiadores es bastante bajo y el principal ahorro que notará como consumidor será una rebaja en la factura de electricidad, dado que no consumirá tantos kilovatios hora (kWh) como antes y eso significará pagar menos por el consumo generado. Pero lo cierto es que este cambio le ofrece otra forma de economizar en electricidad, mientras se obtenga un equipo o radiador que no consuma mucho y una buena tarifa de gas. El precio medio de la instalación de un sistema de calefacción de gas es de 3.100 € , mientras que si el combustible es de gasóleo C el precio medio llega a los 3.800 €.

  • Radiadores eléctricos

La instalación de radiadores eléctricos en el hogar significa un mayor consume energético, ya que los mismos funcionan con electricidad y esta fuente de energía es mucho más cara que el gas. Los radiadores eléctricos por cada 1kW de energía utilizada producen 1kW de calor, lo que eleva significativamente los costes de calefacción en el hogar. Este tipo de radiadores suelen ser muy potentes, sin embargo se recomiendan para viviendas que no cuenten con muchos m² y utilizar una tarifa eléctrica plana que abarate los costes de la energía consumida en el hogar. El precio medio de la instalación de un sistema de calefacción eléctrica de 1400 €, aunque puede variar dependiendo de factores como la calidad de los materiales. Sirven para calentar una zona muy específica, no son la mejor opción para calentar grandes espacios o para tenerla encendida muchas horas, ya que consumen mucha electricidad.

  • Radiadores de aceite

Estos tipos de radiadores son similares a los radiadores eléctricos, solamente se diferencian en el fluido del sistema. En este caso, el aceite, pueden tardar más en enfriar una vez que se apaga el equipo, pero también tardan más en calentar que un radiador eléctrico. El consumo de estos equipos es por cada 1,2kW de combustible (electricidad) utilizado, genera 1kW de calor dentro de las estancias. El precio medio de una instalación de un sistema de radiador de aceite, o mejor conocidos de calor azul, oscila entre los 1.800 y 2.200 €, todo ello dependerá del equipo que se elija y de la potencia de los mismos.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Ventajas de comprar radiadores como sistemas de calefacción

  • Radiadores de agua (gas)

Los radiadores de agua (gas) son equipos que suelen ser muy potentes y que tienen la capacidad de calentar grandes dimensiones. Por lo mismo, son equipos idóneos para viviendas grandes y donde las habitaciones suelen ser espaciosas. Aparte de ello, el gas, es uno de los combustibles más económicos en la actualidad y esto hará que notemos un gran ahorro en las facturas derivadas por el consume de energía en nuestros hogares. Este tipo de radiadores suele tener una instalación más compleja que sus similares de electricidad, sin embargo la misma no suele ser tan costosa en comparación con otros equipos como bombas de calor etc.

  • Radiadores eléctricos

La principal ventaja de este tipo de radiadores es, la fácil instalación de los equipos, ya que supone solamente colgarlos en la ubicación deseada y posteriormente enchufarlos a una fuente de corriente eléctrica cercana. Son equipos que tampoco requieren de mantenimiento y no suponen riesgo alguno, lo que los hace muy atractivos para la instalación. Sin embargo, no suelen ser muy potentes como sus similares de agua, por lo que es recomendable la utilización para estancias o habitaciones más pequeñas.

  • Radiadores de aceite

Este tipo de equipos suele crear controversia entre sus usuarios, ya que aseguran que el consume es mucho menor. Sin embargo, debemos dejar en claro que el consume es el más elevado de los tres pero que cuenta con ventajas como lo son su fácil instalación, un calor más agradable y menos seco en el hogar, muy poco mantenimiento y muchas veces suelen traer extras que puede hacer de estos equipos, instalaciones apropiadas para pequeñas estancias.

Volver al menú de contenidos

¿Te parece interesante la información que te ofrecemos? Si estas pensando en cambiar tu sistema de calefacción o instalarte uno porque aún no tienes calefacción, nosotros te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

¿Cómo elegir radiadores eléctricos?

1. La inercia térmica

Se trata de la velocidad que tiene el material para absorber o ceder calor. Al enchufar estos radiadores a la corriente, empiezan a calentar, y normalmente, debido a este fenómeno, tardan un tiempo en conseguir alcanzar la temperatura indicada. Al igual que cuando se apagan mantienen el calor durante cierto tiempo.

2. Tarifa por discriminación horaria

Este tipo de tarifa, que permite importantes descuentos en la factura de la luz, comprende un periodo de 14 horas en su franja horaria reducida (periodo Valle) en el que el precio del kWh es muy inferior al precio estándar y, un periodo de 10 horas (periodo Punta) en el que el precio del kWh es ligeramente superior al precio normal. De esta forma, si desplazamos parte de nuestros consumos energéticos a las “horas valle”, comprendidas entre las 22 p.m. a 12 p.m. en horario de invierno, podremos conseguir ahorros de entre un 30% y un 40% en la factura eléctrica.

3. La potencia necesaria

Una forma simple de calcular la potencia necesaria de un radiador eléctrico, es calcular unos 80 W por cada m² y sumar un 30% más al resultado. Para calentar un espacio de 20 m² se necesitaría uno o más radiadores de al menos 1.660 W. Para calentar un espacio de 5 m² se necesita un radiador de unos 550W.

4. Extras

En la actualidad, estos radiadores suelen traer muchos extras, sin embargo al momento de la elección de un radiador eléctrico, debemos tener mu y en cuenta que tengan un termostato y un regulador inteligente incluido, ya que esto representará no solamente un uso mucho más sencillo sino también un gran ahorro energético.

Volver al menú de contenidos

¿Qué radiador ahorra más energía?

Radiador de gas Radiador eléctrico Radiador de aceite
✓ El gas es el combustible más económico ✓ La electricidad es más costosa que el gas ✓ Tardan más en calentar pero se mantienen calientes después de apagarlos
✓ Ideales para calentar grandes estancias ✓ Se necesita radiadores eléctricos de gran potencia para estancias grandes ✓ Menos eficientes en relación consumo/energía
✓ Son sistemas de calefacción potentes ✓ Ideales para estancias o pisos <90 m ✓ Ideales para estancias pequeñas
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido escrito por: Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es