Registro de empresa
Actualizado: 4 oct. 2019

Como reparar una caldera y evitar averías

Las calderas de gas, por lo general, son sistemas muy potentes y que raramente sufren averías. Los especialistas en calefacción aseguran que una caldera con un mantenimiento adecuado, puede alcanzar una vida útil de hasta 10 años. Sin embargo no todas las calderas son eternas. Con el uso y el paso del tiempo, algunas empiezan a presentar variaciones en la combustión y por lo tanto, en su rendimiento. Por eso, es recomendable saber cuales son las averías más típicas que pueden sucederles a este tipo de sistemas.
Menú de contenidos:

Típicas averías de calderas

reparación-de-la-caldera-de-gas

Fuente de la imagen: ©by-studio - Fotolia.com

  • Bajadas de presión: un problema que les suele suceder a muchos con el paso del tiempo. Este tipo de problema deriva que el agua caliente y el calor de la calefacción desaparezcan. Por lo general no suelen considerarse como una avería, sino más bien a un desajuste que se puede resolver fácilmente en casa.
  • Obstrucción de la salida de humos: Se trata de un problema que puede resultar bastante grave, ya que el monóxido de carbono que genera su funcionamiento ha de evacuarse por la chimenea o conducto de salida, y esto no está sucediendo de forma efectiva. En caso de que se presente algo por el estilo, debemos llamar a un especialista o técnico en calefacciones ya que puede resultar muy peligroso para todos los miembros del hogar. Existe una forma bastante sencilla de detectarlo mirando el panel electrónico de las calderas. Si se detecta un error, se bloqueará el sistema de encendido ya que debe proteger el hogar.
  • La bomba de recirculación de la calefacción se bloquea: suele pasar que cuando enciendes caldera, sube la temperatura inmediatamente y repentinamente se apaga el sistema de calefacción. Todos estos síntomas apuntan a que este dispositivo presenta una avería o sencillamente ha quedado inutilizado. Se trata de un problema de difícil solución y que, es mejor llamar a un especialista para que se encargue inmediatamente de dar con la causa del bloqueo.
  • Un problema de gas que pasamos por desapercibido: en el caso de que los sistemas de gas dejan de funcionar y pasamos horas o días enteros tratando de encontrar cual es el problema del mismo y la solución puede ser bastante sencilla. Asegúrate de que ninguna de las llaves de gas estén cerradas o que estén obstruidas. También te recomendamos ver si la empresa que te suministra el gas, no ha hecho por alguna razón algún corte en el suministro del mismo. Aunque no lo creas, suele ser un problema que muchos de nosotros pasamos por alto y que nos quita muchas horas antes de poder dar con el mismo.
  • Avería en la sonda de temperatura: un problema que suele ser muy común cuando hablamos de estos sistemas de calefacción. Esta se encarga de detectar si el agua está caliente o no, para posteriormente dar la orden de calentar más agua. En caso de que esta pieza presente una avería, el resto del sistema puede pensar que todo el agua está a una temperatura perfecta y no ordena por lo mismo la producción de más calor. Si es este tu caso, será un técnico el que se encargue de sustituir la mismas para que puedas seguir gozando de la calefacción en casa.

Volver al menú de contenidos

¿Te parece interesante la información que te ofrecemos? ¿Necesitas reparar tu sistema de calefacción o hacer una nueva instalación?, pues nosotros te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Cómo solucionar los problemas en la caldera

Cuando adquieras una caldera, te recomendamos a no deshacerte del manual de la misma y en caso de tener tiempo, se recomienda leerlo a fondo al momento de la puesta en marcha de la misma. La mayoría de las soluciones o una buena puesta en marcha lo logras si te apegas a el manual de instrucciones que muchos de nosotros solemos dejar de lado y se trata de un gran error.

  • Si percibe olor a gas: no accione interruptores eléctricos ni cualquier dispositivo productor de chispa o llama. Abra las puertas y ventanas para crear corriente de aire que purifique el local. Cierre los grifos de gas. Tras estas actuaciones, solicite la intervención de personal profesionalmente cualificado fuera del hogar.
  • Reparaciones de calderas: como lo hemos comentado anteriormente, las reparaciones del sistema de calefacción tipo calderas debe ser efectuado por un técnico o servicio técnico de asistencia.
  • No se debe tocar el aparato con las manos mojadas: ni con las manos mojadas ni con pies descalzos ni con una tela húmeda.
  • En caso de tormentas eléctricas: aún estando la caldera protegida con fusibles, se aconseja desconectarla de la red eléctrica y, por extensión, al resto de aparatos eléctricos conectados.
  • La caldera no calienta el agua: asegúrate de que la caldera esté recibiendo corriente eléctrica. Es muy sencillo, ya que puedes ver el consumo de la misma a través de los termostatos.
  • La caldera gotea por la parte inferior: si el agua sale por la válvula de seguridad del circuito de calefacción (consultar su situación en el manual de la caldera), compruebe si en el termo–manómetro (situado en el panel de mando de la caldera) la presión está próxima a 3 bar. En este caso, se aconseja descargar parcialmente el agua de la instalación a través de un purgador de radiador, con el fin de reducir la presión a un valor aproximado de 1 o 1,5 bar, si el agua del circuito de calefacción está fría, o hasta 2 o 2,5 bar, en caso de estar caliente (sólo usuarios con conocimientos del funcionamiento de estas calderas).
  • La caldera al momento de utilizarla no se pone en marcha en modo de calefacción pero sí al momento de solicitar agua caliente: el termostato suele estar regulado a una temperatura inferior a la que tiene el medio ambiente o posiblemente el circuito del termostato se encuentre interrumpido. Si se trata del segundo caso, debes contactar a un servicio técnico en asistencia de calefacciones.

Volver al menú de contenidos

Los tipos de calderas existentes

Cuando hablamos de calderas como sistemas de calefacción, debemos saber que existen cuatro tipos diferentes de calderas y que debemos tener en consideración al momento de presentarse algún desperfecto y debamos contactar a los servicios de asistencia. Los tipos de calderas son los siguientes: caldera de gas, caldera de gasoil, caldera eléctrica, caldera de biomasa.

Tipo Posibles averías
Caldera de gas ⇨ Falta de gas
⇨ Falta de presión del agua
⇨ Bloqueo de la bomba de recirculación
⇨ Obstrucción en la salida de humos
⇨ Sonda de temperatura de ACS
Caldera de gasoil ⇨ Manómetro se haya estropeado
⇨ Puede ser que el vaso de expansión se haya estropeado
⇨ La válvula de seguridad tira agua
Caldera eléctrica
⇨ Las resistencias eléctricas se echan a perder
⇨ La temperatura no llega al máximo por la presión del sistema
⇨ El sistema de graduación ha dejado de funcionar
Caldera de biomasa
⇨ Obstrucción de la salida de Humos
⇨ Los filtros están obstruidos
⇨ Falta de biomasa

Volver al menú de contenidos

Qué debemos hacer para poder dar una reparación correcta a la caldera

A la hora de reparar nuestra caldera pueden surgir diferentes imprevistos a tener en cuenta. Para ello, es recomentable conocer estos 3 consejos que te ayudaran a realizar la correcta reparación de manera eficiente:

✓ Esperar que la caldera se enfríe por completo: un sistema caliente no es posible repararlo y deberemos pagarle al técnico seguramente por las horas que está en casa y esto podría demorar.

✓ La caldera debe estar completamente seca y limpia de cualquier suciedad: antes de la reparación de calderas, debemos darle un pequeño repaso a nuestra caldera, así lograremos detectar con más facilidad el problema que presenta la misma. No deberás darle una limpieza a fondo, pero si que bastará una pequeña limpieza por encima.

✓ Asegurarnos que es un problema de la caldera: muchas veces puede que no sea un problema de la caldera, sino puede ser que se trate de un problema del suministro de gas, electricidad o una baja presión del agua. Asegúrate de ver cual es el problema real.

Reparación de calderas en España y los problemas más frecuentes

Según estudios realizados sobre la reparación de calderas en España, se estima que cada dos de tres calderas que se manda a reparar no presenta una avería grave. La tercera parte en la mayoría de los casos se debe al poco mantenimiento que se le da a las mismas en su periodo de vida útil. Y un 10 % de las mismas deben ser reemplazadas por nuevos sistemas. El período o vida útil de la mayoría de los sistemas de calefacción es de aproximadamente 10 años. Sin embargo, este tipo de sistema de calefacción son peligrosos si no se tiene un conocimiento al 100 % en la reparación o mantenimiento de las mismas. Contactar con un especialista, no solamente nos ahorrará tiempo, sino que también evitará posibles daños mayores y perdida completa de la caldera. La reparación de calderas por lo general suele ser muchas veces más barata de lo que pensamos.

Volver al menú de contenidos

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido escrito por: Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es