Registro de empresa

Consejos para un sistema de calefacción eficiente

La calefacción eficiente y económica es aquella que nos permite conseguir el confort que deseamos con el menor coste económico. No obstante, no existe la calefacción más eficiente o la calefacción más económica, sino que todo dependerá en gran medida del consumo. Por este motivo, los sistemas de calefacción más eficientes del mercado no tienen por qué ser la mejor opción para una determinada vivienda. Habrá que valorar el tipo de casa, la temperatura exterior y nuestras necesidades en cuanto a temperatura y horas de consumo. Otros factores a tener en cuenta para una calefacción económica son el aislamiento de la vivienda, el número de personas que habitan en ella y el tiempo que pasamos en su interior. Así, las necesidades de una persona mayor que sale poco de casa no serán las mismas que las de una familia que pasa mucho tiempo fuera.
Menú de contenidos:

Si nos preguntamos ¿cuál es el sistema de calefacción más eficiente para mi vivienda?, debemos valorar nuestro caso particular. Cada tipo de combustible tiene un coste específico, y además, no todos los suministros están disponibles en cualquier hogar. También, las horas de uso elevadas pueden aumentar considerablemente el consumo energético. De esta manera, habrá que hacer una relación entre las necesidades que tengamos y cómo afectan estas al importe de las facturas.

calefacción-eficiente

Fuente de la imagen: ©ContenidosClick.es

Los sistemas de calefacción eficientes serán, en resumidas cuentas, aquellos que nos permiten ahorrar en su consumo al tiempo que satisfacen nuestras necesidades. No obstante, no todos los sistemas de calefacción que nos ofrecen un bajo consumo son los que tienen más garantías de ser los más eficientes para un hogar. Por lo que en lo que ser refiere al consumo, el principal inconveniente de este tipo de calefacción es que el desembolso inicial es más elevado. Pero la ventaja es que la inversión se recupera con mucha rapidez y el ahorro energético es muy alto.

Sistemas de calefacción más eficientes

Como venimos diciendo, los sistemas de calefacción más eficientes pueden variar de un hogar a otro. Pero a rasgos generales, si nos basamos en las temperaturas de la zona, podemos establecer ciertos parámetros. En las regiones de zonas cálidas, como pueden ser Alicante, Murcia o Andalucía, la aerotermia se presenta como el sistema de calefacción más eficiente. Esto se debe a que sus inviernos son bastante suaves y los veranos muy calurosos. Se trata de una calefacción que tiene un rendimiento muy alto pero con un coste muy bajo. Aunque el desembolso inicial para esta calefacción de bajo consumo es alto, este se ve compensado con su producción. ¿Qué significa esto? Pues que dado que la aerotermia permite tener calefacción y aire acondicionado a la vez, el desembolso se amortiza porque se reduce el coste de explotación. Ya que por separado, este es mucho mayor.

En las zonas de inviernos más fríos, es decir, con temperaturas por debajo de los 0º, los sistemas de calefacción más eficientes son las calderas de biomasa. El coste inicial de este sistema es muy elevado. Sin embargo, el precio del combustible es reducido, por lo que hay una compensación. El único inconveniente de este tipo de calefacción es que el rendimiento es la mitad que el de la eléctrica. Por tanto, si dejamos que la temperatura ambiente descienda mucho, resulta muy costoso elevarla utilizando los sistemas como la biomasa. Dentro de los sistemas de calefacción más económicos, si hacemos una comparativa entre el coste y el consumo, los radiadores tradicionales que usan gas natural son el sistema de calefacción que más eficiencia aporta.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo aumentar la eficiencia de la calefacción en casa?

Puesto que la calefacción supone la mitad del consumo energético de un hogar, es importante aumentar su eficiencia. Los sistemas de calefacción cuentan ya con un rendimiento adecuado. Pero aún así, podemos tomar algunas medidas que contribuirán a que aquel sea aún mejor. Para que nuestro sistema de calefacción pueda ser eficiente tiene que ser capaz de aprovechar al máximo sus capacidades. Sin que eso suponga un aumento del consumo energético y, por tanto, del coste de los mismos. El aislamiento de una vivienda es uno de los aspectos que contribuyen a mejorar la eficiencia de nuestro sistema de calefacción. Además de esto, algunas pequeñas acciones pueden ayudarnos con el rendimiento.

Así, por ejemplo, debemos comprobar que no existen pérdidas de temperatura en nuestro hogar. Quizás alguna rendija o una puerta al exterior mal sellada. Si esto sucede, incluso el sistema de calefacción más potente puede ver perjudicado su rendimiento. Los burletes son un truco interesante para la parte baja de las puertas. El uso del termostato es clave. Es por ello que hoy en día suelen venir incluidos. Gracias a ellos lograremos que la temperatura en la vivienda se mantenga estable. Controlar y programar su funcionamiento nos ayudará a reducir el consumo sin renunciar al calor.

La temperatura de nuestra casa no debe superar los 21º, ya que por cada grado superior, el consumo se incrementa en un 7%. Una cifra que puede afectar también a los sistemas de calefacción. Si en casa nuestra calefacción son los radiadores, debemos realizar una purga cada año. Cuando chorrea agua o se calientan de manera uniforme, se debe a que hay aire en su interior y debemos vaciarlos. Sin olvidar que el cuidado también nos ayudará en la eficiencia de nuestra calefacción.

Volver al menú de contenidos

Consejos para un uso eficiente de la calefacción en casa

  • Si tienes radiadores, utiliza paneles reflectantes tras ellos para que calor no vaya a la pared.
  • Purga los radiadores antes de que empiece el invierno para eliminar el aire y mejorar su rendimiento.
  • Utiliza válvulas con cabezal termostático para ajustar la temperatura en cada estancia.
  • No colocar objetos encima de los radiadores para que se sequen.
  • Apaga la calefacción durante la noche o si no estás en casa.
  • Mantén una temperatura estable y evita los cambios bruscos.
  • Aisla los tambores de las persianas y sella las juntas.
  • Aumenta tu temperatura utilizando prendas de abrigo en casa.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo controlar el consumo de la calefacción?: datos de consumo medio

Para controlar el consumo de la calefacción podemos establecer una serie de medidas. Regular el consumo de la calefacción es sencillo cuando conocemos las temperaturas adecuadas. Que la temperatura sea superior a los 22º hace que un sistema de calefacción se convierta en uno poco rentable y a su vez, eficiente. En las estaciones de otoño y primavera, o cuando los días no sean muy fríos, podemos recurrir a las prendas de ropa. Podar optar a una buena eficiencia en casa no equivale a ir en manga corta todo el año. Los sistemas de calefacción también conllevan un uso responsable y sensato.

Otra medida para el control es la revisión del manómetro de la presión del agua. Cuando esta es insuficiente los sistemas de calefacción ven limitado su rendimiento. Además, si este fallo persiste, podemos llegar a dañar la caldera y tener el riesgo de que nuestro dispositivo se averíe. El consumo medio en nuestro país varía en función de los sistemas de calefacción más eficientes y del uso.

Así, la calefacción más popular es aquella que cuenta con un suministro de gas natural, generalmente a través de los radiadores tradicionales. El precio medio se sitúa en los 4,38€ al mes y 5,73€ por kWh, cuando es inferior o igual a 5.000 kWh al año. El gasto medio se sitúa aproximadamente en los 350€ anuales. Por encima de los 5000 kWh el precio son 8,88€ al mes y el total 372€ anuales. Para las calderas de biomasa, que son uno de los sistemas de calefacción más eficientes, el precio medio es de 4,5€ por un saco de 15 kg. El gasto medio de esta calefacción eficiente es de 186€.

Volver al menú de contenidos

¿Por qué debemos controlar el consumo de la calefacción?

El motivo por el cual debemos controlar el consumo de la calefacción es nuestra economía, principalmente. Cuando los sistemas de calefacción no son supervisados, pueden consumir más de lo que necesitamos. Así, dejarlos conectados durante muchas horas o a temperaturas que excedan las adecuadas, afecta a su coste. Por otra parte, las temperaturas demasiado elevadas son tan desagradables como una casa helada. Además, pueden repercutir de manera negativa en nuestro descanso y bienestar.

El medio ambiente es otro motivo por el que debemos controlar el consumo incluso del sistema de calefacción más eficiente. Consumir energía eléctrica o combustibles de cualquier tipo supone un daño para el medio ambiente. Por ello, el consumo debe ser siempre responsable. Aunque dispongamos del dispositivo de calefacción más desarrollado del mercado, no nos servirá de nada ya que la eficiencia de la calefacción es algo que no se puede gestionar por sí misma. Sino que nosotros debemos mantener un control, en lo que se refiere a su funcionamiento y mantenimiento. Sin olvidar de tener las condiciones adecuadas en nuestro hogar para ello. Por ello, elegir el sistema de calefacción más eficiente para nuestro hogar es una decisión que debe ser meditada. Asegúrate de conocer tus necesidades y las características de tu vivienda. Así, podrás disfrutar de todas las ventajas de los sistemas de calefacción.