¿Cómo purgar los radiadores?

Los radiadores son elementos que emiten calor al ambiente donde estén instalados y su funcionamiento es muy sencillo. A través de ellos, circula el agua caliente procedente del generador de calor (caldera, bomba de calor, etc) cediendo el calor necesario por radiación y/o convección dependiendo de la temperatura del agua, superficie de intercambio y diseño del emisor. Para su buen funcionamiento es importante llevar a cabo no sólo un buen mantenimiento, sino tienen que ser purgados. Pero sabes ¿cómo se debe purgar un radiador? o ¿qué tipos de purgadores existen? Además, en este artículo te queremos explicar cuándo y cómo se debe purgar un radiador. Si te interesa, sólo tienes que seguir leyendo.
Artículo escrito por:
Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

purgar-un-radiador

Fuente de la imagen: ©jozsitoeroe - Fotolia.com

¿Por qué se debe purgar un radiador?

Los radiadores, no suelen utilizarse durante todo el año. En muchas viviendas permanecen inactivos durante muchos meses. Para garantizar su correcto funcionamiento y el calor que se origina a través de los mismos, sea esparcido de una forma constante y precisa, se recomienda purgar los radiadores por lo menos dos veces al año y preferiblemente antes de ser encendidos cuando llega el invierno.

Pero, ¿cómo sucede esto?

En el proceso de llenado de agua de la instalación, se crean bolsas de aire que van a parar a los radiadores de calefacción central. Este aire se debe expulsar a través del purgado. Para ello, basta con girar la válvula de purgado y esperar a que salga agua, momento que indica que el aire ha sido expulsado del todo.

Volver al menú de contenidos

¿Cómo se debe purgar un radiador?

Pasos Procedimiento
Dirígete al radiador más cercano de la caldera ✓ Encender la calefacción
✓ Comprobar si la parte superior está más fría que la inferior
Procede a colocar un recipiente bajo la llave ✓ Así evitaremos que se moje el suelo
Giramos la llave con un destornillador ✓ Se debe girar de forma lenta
✓ Saldrá aire y en la mayoría de los casos con mal olor
Cerramos la llave ✓ Se debe cerrar la llave cuando observamos que el flujo de agua es seguido
Repetir la operación en todos los radiadores ✓ Los mismos pasos, deben ser aplicados a los demás radiadores de la vivienda
Revisamos la presión que tiene la caldera ✓ Siempre tras terminar cada purgado debemos revisar que la presión de la caldera está entre 1 y 1,5 bares

Volver al menú de contenidos

¿Cuándo purgar los radiadores de calefacción central?

El purgado debe realizarse con los radiadores fríos, ya que si lo realizamos con radiadores calientes, se pueden ocasionar quemaduras graves. No obstante, si aún con la caldera a pleno rendimiento el usuario nota que el radiador no calienta de forma adecuada, quizá el purgado no se haya realizado correctamente y haya que repetirlo.

Si se trata de radiadores que forman parte de instalaciones de calefacción central, es fundamental avisar al técnico responsable de la instalación. De ese modo, podremos informarnos de si se ha producido el llenado de la instalación de calefacción o si esta permanece aún vacía, en cuyo caso sería inútil realizar el purgado por no haber agua en la instalación.

Volver al menú de contenidos

¿Qué son los purgadores automáticos y cómo funcionan?

Muchos sistemas de calefacción y en este caso radiadores tienen integrados purgadores automáticos, estos realizan la labor de purgar el radiador de forma automática. Sin necesidad de que el usuario tenga que realizar las labores de purgación cuando se ha acumulado aire en los radiadores. El purgador automático es un repuesto de calefacción que nos ayuda a mantener nuestro sistema térmico en las mejores condiciones de funcionamiento aumentando su eficiencia y seguridad.

¿Cómo funcionan?

El funcionamiento de los purgadores automáticos es bastante sencillo. Estos se activan cuando nuestros sistema de calefacción presentan aire dentro del sistema, permitiendo que el aire acumulado se elimine hacia la parte exterior del sistema, permitiendo un correcto de nuestros radiadores.

¿Estás pensando en renovar el sistema de calefacción de tu hogar? Nosotros te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

Volver al menú de contenidos

Tipos de purgadores automáticos para calefacción

Existen tres tipos básicos de purgadores automáticos:

Purgadores automáticos de membranas de cartón

En este caso, la apertura y cierre del agua se debe a la naturaleza y propiedades de estas membranas de cartón prensado. Cuando el radiador acumula aire este pasa a través del dispositivo. Pero cuando empieza a circular el agua por él, el cartón se empapa aumentando su volumen, cerrando de nuevo el sistema.

Purgadores automáticos de boya

Una boya flota sobre el agua y mantiene cerrado el circuito. Si aparece aire en el radiador, la boya desciende y se abre el purgador automáticamente expulsando el aire e introduciendo más agua. Una vez expulsado el aire la boya vuelve a subir y cerrar el radiador.

Purgadores automáticos mixtos

Hay purgadores automáticos mixtos que implementan los dos modelos de cierre anteriores. Combinándolos en un sistema de purgado automático que aúna las ventajas de ambos reduciendo sus inconvenientes para conseguir una eliminación de aire más segura y eficiente.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Y qué pasa con los radiadores toalleros?

Los radiadores toalleros son aquellos que suelen encontrarse en los cuartos de baños de las viviendas. Los radiadores toalleros, por lo general suelen funcionar al igual que los demás. Eso significa que también deben ser purgados.

¿Cuándo deben purgarse los radiadores toalleros?

Estos deben purgarse si observamos las siguientes anomalías en el sistema:

  • Al observar que la parte de arriba está mucho más fría que la parte inferior del sistema
  • No calienta lo suficiente
  • Al encenderlo no observamos cambios de temperatura alguna

¿Cómo debe purgarse un radiador toallero?

1. Apagar la calefacción

2. Dejar que el radiador toallero se enfríe

3. Proceder a abrir todas las válvulas del sistema

4. Identificar donde se encuentra la válvula para purgar

5. Girar la válvula anti- horario

6. Dejar que corra el flujo de agua

7. Proceder a verificar la presión de la caldera

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo