Energía solar vs aerotermia

Energía solar y aerotermia, dos formas de obtener energía que están calificadas como renovables. Pero entre las dos hay grandes diferencias que debemos tener en cuenta cuando queremos elegir un sistema de calefacción para nuestro hogar. Ante todo, debemos saber qué es cada una y cómo funciona. Básicamente se denomina energía aerotérmica a la energía térmica que una bomba de calor extrae del aire ambiente. Y la energía solar es una energía renovable, obtenida a partir del aprovechamiento de la radiación electromagnética y de los fotones procedente del Sol. Entre ellas hay muchas diferencias, y la principal es que la aerotermia no es totalmente limpia, ya que para aprovecharla necesitamos de una bomba de calor, que consume electricidad, y hasta el momento no podemos asegurar que esa electricidad se haya generado sin contaminar. Es decir, hemos tenido que utilizar carbón, gas, energía nuclear, etc. que no son renovables y contaminan nuestro planeta.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es by ©mca

¿Aerotermia o solar?

Como hemos comentado al inicio, la energía solar y la energía aerotérmica están consideradas como renovables. Ya que ambas aprovechan recursos que en principio no se agotan, es decir, la energía solar aprovecha la luz del sol, los fotones que nos llegan desde el sol. Y la energía aerotérmica aprovecha la temperatura ambiente para calentar o enfriar agua. Aunque esta ultima, la aerotermia, necesita electricidad para que la bomba de calor funcione. Y hoy por hoy, sabemos que la electricidad la generamos aún en gran cantidad con carbón, gas, energía nuclear, etc. que son fuentes de energía contaminantes.

Aerotermia

La energía aerotérmica se aprovecha mediante las bombas de calor que se utilizan para producir agua caliente, refrigeración en verano y calefacción en invierno. Se trata de un sistema altamente eficiente. La aerotermia es, por tanto, la energía que una bomba de calor extrae del aire para producir agua fría o caliente y utilizarla para calefacción, aire acondicionado o agua caliente sanitaria (ACS).

El principio de funcionamiento de una bomba de calor es como trabajan los aires acondicionados. Es decir, aprovecha la temperatura del aire del exterior y recupera las calorías presentes en ese aire, transforma esta energía en calor o frio (según nos interesa en cada momento) y la transfiere al circuito de calefacción o refrigeración de la vivienda. A este proceso físico se lo conoce como “termodinámica”. El mecanismo utilizado es mediante un gas refrigerante, el cual, a través de cambios de estado, extrae el calor contenido en el aire a temperatura inferior y lo cede al agua a temperatura superior, convirtiendo así el flujo natural del calor.

En cambio, si lo comparamos con un sistema de energía solar fotovoltaica, debemos considerar que aún es mejor la energía solar, ya que estamos generando electricidad que podremos aprovechar para cualquier electrodoméstico de nuestra vivienda. Incluida la bomba de calor. Pero lo más importante no es cuál es mejor. Quizás lo que más nos debe importar es que ambas energías las podamos aprovechar, y combinar ambos sistemas para conseguir un mayor confort en nuestra casa, o negocio. Y al mismo tiempo consumir recursos energéticos más eficientes, y más económicos.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es by ©mca

En este sentido debemos comentar que es muy interesante la instalación de una bomba de calor, para aprovechar la aerotermia, tanto con una instalación de placas solares térmicas, una de placas fotovoltaicas o incluso una de placas solares hibridas.

¿Te parece interesante como funcionan la energía solar y la aerotermia? ¿Estás pensando en utilizar la energía solar en la vivienda y quieres un presupuesto para una instalación? Nosotros te ayudamos a conseguir varios presupuestos.

Volver al menú de contenidos

¿Qué es más fácil de instalar: aerotermia o solar?

Si tenemos pensado instalar alguno de los sistemas de los que estamos hablando, aerotermia o placas solares, el primer consejo que podemos darte es que lo consultes con uno o más profesionales. Son instalaciones que algunas personas no consideran complicadas, pero hay cosas importantes que debemos saber para evitar accidentes o problemas graves con la instalación e incluso que afecten a nuestro hogar.

En cuento a la complicación de la instalación debemos hacer una distinción. Si hablamos solo de la bomba de calor para aerotermia, y de las placas solares solamente, o de todos los elementos que les acompañan para que se puedan utilizar. En este sentido en más fácil la instalación de una bomba de calor. En primer lugar, porque podemos elegir un lugar de fácil acceso, sin necesidad de escaleras u otros elementos. Además, hay modelos de bomba de calor que van todo integrado en un solo equipo, por lo que solo hay que conectar las tomas de agua, la conexión eléctrica y los cables de datos para conectarse con la centralita. Por ejemplo, en el caso de un cambio por rotura o retiro de la vieja bomba de calor.

En cambio, para instalar las placas solares, por lo general, tendremos que subir a un tejado. Quizás con suerte sea una terraza y podamos andar con facilidad, pero en muchas ocasiones no lo es, lo que implica ya una dificultad. En segundo lugar, las placas solares térmicas no funcionan con agua únicamente, sino con glicol, y además no podemos desconectar el sol mientras trabajamos. Es decir, las placas se calientan mientras el técnico esta trabajando, lo que añade un plus de dificultad. Con las fotovoltaicas, es verdad que no tenemos la dificultad de trabajar con líquidos, para los cuales tenemos que asegurarnos que las conexiones están bien realizadas, para evitar fugas. Sobre todo cuando las placas solares térmicas se calienten y el liquido alcance temperaturas de más de 100°C.

Volver al menú de contenidos

Datos de interés

Según el último estudio sobre el parque de bombas de calor en nuestro país, realizado por el IDAE, a finales de 2014, se dividió España en tres zonas según el clima. Clima de Atlántico norte, clima continental y clima mediterráneo. El resultado del trabajo de campo con las encuestas en muchos hogares, concluyó que las bombas de calor se encontraban presentes, a la fecha del informe, en casi 7,5 millones de hogares y establecimientos.

Según cita el mencionado estudio del IDAE: ”De este total de hogares y establecimientos con bomba de calor, un 26,8% se localizan en la zona climática Mediterránea con un total de 5.746.932 hogares o establecimientos, siendo en esta zona donde se detecta una mayor proporción de hogares/establecimientos con bomba de calor; en concreto, en el 50,3% de los casos. En contraposición, en la zona Atlántico-Norte, la cantidad de hogares/estableci- mientos que disponen de bomba de calor desciende hasta el 6,4%.”

Si revisamos los datos de producción de la energía solar, en especial de la fotovoltaica, podemos encontrar datos sobre los 10 países con mayor generación de electricidad gracias a la energía solar fotovoltaica través de los datos recopilados por PowerWeb, en los que indica que en 2016 China ya generaba 34,5 GW, EEUU tenia una capacidad de 14,7 GW, Japón 8,6 GW, India 4 GW, Reino Unido 2 GW, Alemania 1,5 GW, Corea del Sur 0,9 GW, Australia y filipinas podían generar 0,8 GW y en la decima posición España con 0,7 GW instalados.

Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo