¿Cómo elegir el mejor aislamiento térmico para mis ventanas?

7 de octubre de 2020
A la hora de elegir una ventana, hay que tener en cuenta el lugar en que se va a instalar, el uso de la estancia y la exposición a los efectos climatológicos como el frío, el sol o el calor. También es necesario pensar en el tipo de material del marco, el tipo de acristalamiento, el número de cámaras y la forma de apertura y cierre. Por eso queremos facilitarte este artículo para que puedas decidirte por el aislamiento térmico que más se adapte a las necesidades de tu vivienda.
Artículo escrito por:
Neftali Barreto, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©eosenergy.com

¿Qué es la aislamiento térmico en la ventanas?

El aislante térmico para ventanas es la propiedad que nos ayuda a mantener el calor de la vivienda en invierno cuando afuera hace demasiado frío y, por el contrario, en verano impide que el calor se cuele al interior. Unas ventanas que disfruten de un buen aislamiento térmico pueden reducir el consumo de la calefacción y del aire acondicionado en gran medida. ¿Cómo? Mejorando la capacidad de retención del calor, aumentando el confort y evitando que pueda entrar esa brisa fría en épocas invernales.

Si nuestras ventanas no nos aportan estos beneficios, es que algo está fallando. Y claro está que, encontrar la combinación perfecta entre el sistema de apertura, el vidrio adecuado y el perfil correcto, no es fácil pero si analizamos los requerimientos de nuestra vivienda podemos hacernos una idea de la ventana ideal. Para ayudarte en la búsqueda de la ventana, que mejor aislamiento tiene para tu vivienda, a continuación te facilitamos algunos puntos que debes tener en cuenta:

¿Estás pensando en instalar ventanas nuevas en tu vivienda? Te podemos ayudar a conseguir presupuestos para tu proyecto.

1. Elegir ventanas de calidad contrastada

En el momento de elegir un tipo de ventana u otra, debemos hacer uso de razón sobre la calidad en la que estamos invirtiendo. Es importante elegir un tipo de perfil y de vidrio acorde a las necesidad de nuestra vivienda. Por ejemplo, si elegimos un perfil de ventana con una transmitancia térmica (U) alta y un acristalamiento triple, poco favor le estamos haciendo a nuestra vivienda. Y viceversa, si elegimos un perfil de calidad, pero un vidrio que no satisface los requerimientos por los que se instala.

En cuestión de calidad de carpinteria, existe un gran abanico de posibilidades en relación a los tipos de perfiles de ventanas. Existen de madera, PVC, aluminio, cristal, acero, o también combinaciones de los mismos. Uno de los materiales que mejores prestaciones ofrecen con el aislante para ventanas es el PVC. Este material no conductor, es un aislante natural muy recomendado y adecuado para la fabricación de perfiles de ventanas.

Por ello, cuando nos decidamos en renovar nuestras ventanas o instalar unas nuevas, haremos un inciso en el tipo de material asegurándonos que tienen un distintivo o sello de calidad. Esto nos aportará una garantía de conformidad con relación al tipo de aislamiento que debe cumplir el perfil de nuestra ventana.

2. Seleccionar un buen nivel de hermeticidad

Seguido de la calidad del marco o perfil, analizaremos qué nivel de hermeticidad nos puede aportar. Dependiendo de la calidad elegida, nos aportará mayor o menor hermeticidad y aislamiento térmico. Elegir un perfil de alta calidad, supondrá el mejor paso para lograr un nivel de aislamiento idóneo. Esto se podrá apreciar en la total estanqueidad del hueco frente al aire, viento, agua, frío o calor.

Generalmente, si examinamos los diferentes tipos de aperturas de marcos podemos apreciar que algunas son más herméticas que otras. Por ejemplo, las ventanas de apertura abatible son más herméticas que las correderas gracias a su sistema de cierre y bloqueo. Al realizar una presión determinada, las juntas se comprimen contra el marco, quedando la ventana completamente estanca en todo su perímetro. De este modo, le damos valor a la hermeticidad en base a la calidad del perfil y el sistema de apertura que contenga nuestra ventana.

3. La importancia de contar con un buen vidrio

Si el perfil y el tipo de apertura son importantes para alcanzar altos niveles de aislamiento térmico, el tipo de vidrio lo es aún más. Este es uno de los elementos más importantes para poder tener un buen aislamiento térmico. Al referirnos al aislamiento térmico de los vidrios, nos referimos a la capacidad para mantener la diferencia de temperatura que existe entre el interior de la vivienda y el exterior. Influyendo sobre este último aspectos tan importantes como la zona geográfica donde vivimos, las temperaturas límites en diferentes épocas del año, orientación de la vivienda, etc.

Para elegir un vidrio proporcione un buen aislamiento térmico en tus ventanas debemos tener en cuenta algunos aspectos como transmisión luminosa, factor solar (g) y transmitancia térmica (U). Luego, podemos seleccionar las medidas para la cámara de aire o argón, y el espesor del vidrio. A partir de la elección de nuestros valores y parámetros, un técnico nos podrá facilitar las opciones más recomendadas. Y recuerda si aún no lo tienes claro, puedes seguir navegando por nuestra web de Hogarsense, en la que descubrirás todo la información que necesites en relación a las ventanas.

3.1 ¿Cómo elegir el vidrio adecuado?

Para asegurarnos de que nuestro vidrio seleccionado cumple con los requerimiento en aislamiento de nuestra vivienda debemos tener en cuenta dos aspectos fundamentales:

➪ Comprobar la transmitancia térmica (U) del vidrio: Este valor nos indica la capacidad de aislamiento que puede tener el vidrio a instalar. Un vidrio que tenga un factor U bajo, reduce las pérdidas de energía, suponiendo así un buen ahorro de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano. Además, debemos fijarnos que complementa en buena medida al perfil.

➪ Consultar las etiquetas de autenticidad del vidrio: Recomendamos encarecidamente revisar las etiquetas de autenticidad de los materiales empleados para fabricar las hojas que complementa nuestro vidrio final. La composición de nuestro cristal para la ventana debe satisfacer la necesidad teniendo en cuenta además donde se va a instalar y el clima que presenta el área donde esté nuestra vivienda.

Por último, otro aspecto fundamental que es importante destacar es que una gran parte de los vidrios instalados deben tener espesores de aproximadamente 6 mm. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja, como mejor opción, el cerramiento con cámara de espesor de 4-16 mm. También hay vidrios con tratamiento acústico, indicados para entornos ruidosos. Con un acristalamiento adecuado logramos mejorar nuestra calidad acústica, y de paso, un buen ahorro energético generando mayor confort en la vivienda.

4. El tipo de perfil en la ventana

Volviendo a la importancia de un buen perfil para la ventana, estos deben ser flexibles y permitir la adaptabilidad del vidrio, siempre y cuando, sean las medidas correctas. Pues el diseño de los perfiles, por ejemplo, con profundidades de 58 mm nos permite que la ventana se adapte a varios estilos, impidiendo el paso de corrientes de aires y humedades. Si conseguimos que el perfil sea de calidad, como hemos nombrado anteriormente, tendremos más posibilidades de que nuestra casa esté bien aislada y no pierda energía ni gastemos más de lo normal.

Entre los diferentes tipos de perfiles podemos encontrar:

Perfil de metal: Contienen una transmitancia parecida al vidrio simple, U = 3,5 W/m2 ºK. Este tipo de perfiles los podemos encontrar con diferentes acabados como lacados en diferentes colores, recubrimiento imitación madera, anodizados, etc.

Perfil de metal con RPT: Este tipo de perfiles mejoran al marco de metal estándar. Para conseguir este beneficio de rotura de puente térmico, se incorporan varios elementos separadores de baja conductividad térmica que aíslan los componentes interiores y exteriores, mejorando el comportamiento térmico. Si la transmitancia térmica del metal estándar oscila en U = 3,5 W/m2 ºK, esta mejora baja este valor hasta U = 1,5 – 2,5 W/m2 ºK.

Perfil de PVC: Combinar un perfil de PVC con un vidrio doble o triple mejora los niveles de aislamiento térmico del conjunto de la ventana (vidrio + perfil). Al ser un material que tiene una baja transmitancia del calor, se consiguen muy buen aislamiento entre el exterior y el interior. Los valores de transmitancia oscilan a U = 0,5 – 0,6 W/m2 ºK.

Perfil de madera: Los perfiles de madera tratada son una de las posibilidades que dan un toque más rústico a las ventanas de la vivienda. Con un valor de transmitancia de U = 1 - 1,5 W/m2 ºK pueden mejorar los niveles de transferencia térmica del vidrio.

Otros tipos de perfiles: Por ejemplo, aluminio-madera, poliuretano con núcleo metálico, metálicas con RPT rellenas de espuma aislante, que combinadas con un vidrio doble o triple pueden ser una buena opción si no queremos gastarnos mucho en relación al aislamiento térmico de nuestras nuevas ventanas.

Volver al menú de contenidos

¿Qué es el puente térmico y cuál es su función?

El puente térmico de las ventanas es una zona puntual o lineal, del perímetro en la que se transmite más fácilmente el calor que en otras zonas, debido a una variación de la resistencia térmica. Se trata de un lugar en el que se rompe la superficie aislante. Este fenómeno aparece por factores como:

➪ Variación en la forma y geometría de la envolvente de la ventana

➪ Cambio de materiales o de resistencia térmica entre el vidrio y el perfil

Actualmente, las normativas obligan a reducir la demanda y el consumo energético en los edificios y viviendas. Por lo que mejorar el aislamiento térmico para ventanas se hace un objetivo de total importancia. La directiva europea obliga a poner en marcha soluciones constructivas para reducir al mínimo las pérdidas por los puentes térmicos. Un ejemplo sencillo de un puente térmico puntual podría ser un tornillo que une dos planchas de madera. Como el tornillo conduce mejor el calor que la madera se escapa más calor por el tornillo que por la madera. Por esto, evitar, o reducir, los puentes térmicos son fundamental si se desea reducir las pérdidas de calor.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

¿Cómo se reconoce una ventana bien aislada?

Para que puedas reconocer si el nivel de aislamiento térmico para ventanas está en buenas condiciones, te facilitamos algunos puntos donde debes prestar gran atención:


✔ Comprobar el material del perfil: Analizamos todo el marco perimetral alrededor del vidrio, comprobando que esta en buen estado y no cuenta con ninguna fuga. Algunos materiales como el PVC pueden parecer muy flexibles y sensibles, pero son de los más resistentes al paso de la temperatura, ya que no son conductores.

✔ Verificar porque no calienta la vivienda: Cuando se encuentran fugas en la vivienda, ya sean por las ventanas o puertas, algunas habitaciones puede que no se calienten o se enfríen debidamente. Por ello, debemos revisar si el aislamiento de nuestras ventanas es el correcto.

✔ Problemas de condensación: Examinar el vidrio de vez en cuando minuciosamente puede ayudarnos a ver si existen condensaciones en las ventanas. Este problema puede solucionarse con buenos aislantes y materiales en las ventanas.

✔ Sonido del viento: Si nuestra vivienda esta situada en una zona donde normalmente, sopla el viento con gran intensidad, debemos hacer uso de un refuerzo acústico. Dependiendo de los gustos, hay personas a los que les relaja este sonido y otras a los que les molesta.

✔ Ruido en general: De igual manera que con el viento, los ruidos exteriores pueden ser una dificultad si no se impiden. Si escuchamos más ruido de lo norma puede ser que el cerramiento de la ventana no esté bien sellado o que el vidrio no tenga un grosor suficiente para atenuar el ruido exterior.

✔ Consultar la certificación energética: En viviendas antiguas es más difícil encontrar la certificación de una ventana, pero en edificios de nueva construcción si podemos comprobar la calidad de los aislamientos de cada vivienda.

✔ Marcado CE: El marcado CE nos identifica si estamos bien protegidos en casa o debemos mejorar el aislante para ventanas. Gracias a esta identificación se pueden ver los valores de aislamiento, permeabilidad y resistencia de nuestras ventanas.

Fuente de la imagen: ©construible.es

Volver al menú de contenidos

¿Por qué cambiar las ventanas viejas por unas más modernas?

Cuando nos planteamos cambiar nuestras ventanas por unas nuevas deberíamos fijarnos en diferentes factores como la calidad del perfil, el estado del acristalamiento o si existen fugas en alguna parte del perímetro de la ventana antigua. Normalmente, no nos damos cuenta de estos detalles hasta que un día nos sorprende un poco de brisa fresca que entra cuando estamos cómodos en el salón. O quizás, cuando encendemos con mayor frecuencia la calefacción sin darnos cuenta, ya que nuestra vivienda no aguanta la sensación térmica.

Si analizamos detenidamente las deficiencias de nuestra antigua ventana y las comparamos con los beneficios que nos aportan las nuevas, podemos apreciar en gran medida la ganancia de la inversión. El aislante térmico para ventanas es un tema que siempre se ha pasado por alto en reformas y nuevas construcciones, aunque actualmente se ha demostrado que es clave para que las viviendas tengan un mayor ahorro energético. Y tiene mayor importancia si la vivienda se localiza en una zona de montaña con climas fríos o en la costa, donde las temperaturas alcanzan valores más limitantes y el salitre del mar hace estragos.

Por estos aspectos y algunos más, la opción más inteligente, si tenemos algunas ventanas antiguas en nuestra vivienda que nos “están dando pérdidas” lo mejor es cambiarlas. Mejoramos el marco, el acristalamiento y adaptamos las mejores prestaciones para cosas un mejor confort en nuestra vivienda.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con ventanas eficientes energéticamente

Beneficios Características
Ahorro energético ✓ Unas ventanas que son eficientes en base a sus propiedades y no tienen fugas, consiguen que las viviendas ahorren una gran cantidad de energía, tanto de aire acondicionado como en calefacción
Reducen la huella de carbono ✓ Si reducimos el uso tan frecuente de sistemas de climatización que utilizan combustibles fósiles, damos un respiro al medioambiente
Mejoran el confort de la vivienda ✓ No hay nada mejor que tener unas ventanas que aíslen bien térmicamente tanto del frío como del calor. Si cubren nuestras necesidades, son una inversión de confort a largo plazo
Menor condensación ✓ El acristalamiento de alta eficiencia energética reduce la acumulación de condensación en las ventanas
Menos ruido acústico ✓ Son buenas aislantes de los ruidos externos. Dependiendo del grosor y la cantidad de hojas de vidrio podemos reducir en gran medida el ruido exterior de la vivienda
Siguiente artículo