Registro de empresa

Calderas de gas - todo lo que hay que saber

¿Estás interesado en comprar una caldera de gas? ¿Necesitas reemplazar la que tienes en casa? Si tienes dudas sobre las diferentes calderas de gas, este artículo es para tí. Podrás informarte sobre los tipos de calderas que existen en el mercado (según el sistema de combustión y método de instalación o funcionamiento), las principales ventajas y desventajas de cada grupo, los precios y las marcas más importantes. Además, de infórmate sobre las subvenciones de las que te puedes beneficiar para reemplazar tu caldera obsoleta.
Menú de contenidos:

Los diferentes tipos de calderas de gas

Fuente de la imagen: ©esoxx - Fotolia.com

En primer lugar, es necesario conocer cuáles son los diferentes tipos de calderas que existen en el mercado. Identificar sus características te permitirá elegir la más conveniente, según las necesidades del hogar y presupuesto.

Así, la clasificación puede realizarse según diferentes criterios:

Según el sistema de combustión

De acuerdo con el mecanismo de combustión, las calderas pueden ser atmosféricas o estancas. Las calderas atmosféricas toman el aire que necesitan para la combustión del gas, directamente, desde la habitación en la que están instaladas. De esta manera, es necesario que este espacio se encuentre debidamente ventilado. Las calderas atmosféricas presentan ciertos inconvenientes, debido a que su cámara de combustión no se encuentra debidamente aislada respecto al espacio en el que se instalan.

Por estos inconvenientes de seguridad, el Real Decreto 1027/2007 estableció que, a partir de 2010, la instalación de calderas atmosféricas se encuentra prohibida. Desde luego, esto no quiere decir que los propietarios de calderas atmosféricas estén obligados a deshacerse de ellas inmediatamente. Sin embargo, es recomendable que vayan siendo reemplazadas por el otro tipo de calderas, según el sistema de combustión: las calderas estancas.

Las calderas estancas son aquellas cuya cámara de combustión se encuentra cerrada, lo que impide que los gases producidos por la combustión ingresen en el espacio o la habitación. Por esta razón, se les considera más seguras que las de la otra clase, además de presentar otras ventajas, que enumeraremos más adelante.

Volver al menú de contenidos

Según el tipo de instalación

Dentro de este criterio, podemos hablar de calderas de pie a gas o calderas de gas murales. Las calderas de pie o de suelo, como sus nombres indican, son aquellas que se instalan al nivel de suelo. Las otras, las calderas murales, son las que, usualmente, solemos ver en la mayoría de los hogares. Se colocan a media altura, junto a la pared del espacio más apropiado para su instalación.

Volver al menú de contenidos

Según su funcionamiento y rendimiento

En esta “clasificación” encontramos tres tipos de calderas: las estancas estándar, las de condensación y las de bajo NOx (óxido de nitrógeno) clase 5. Las calderas estancas estándar son aquellas de mayor antigüedad en el mercado. Por esta razón, se han visto superadas, en términos de rendimiento y eficiencia energética, por sus competidoras.

Las calderas de condensación se caracterizan por condensar, dentro de la caldera, los vapores provenientes de los gases de la combustión. Es decir, utilizan la energía existente en el vapor del agua. La aprovechan. Destacan por sus altos niveles de rendimiento y bajas emisiones de dióxido de carbono. Son recomendadas para viviendas en las que existen sistemas de calefacción, como radiadores de superficie alta o suelos radiantes, que permiten aprovechar la energía de la condensación.

Por último, dentro de este criterio de comparación, sobresalen las calderas de bajo NOx clase 5. Son calderas estancas, pero con un sistema de combustión diseñado para reducir al máximo las emisiones de dióxido de carbono. En estos equipos, el quemador es refrigerado con agua y ello permite rebajar la temperatura de los humos e índices de contaminación. Sus niveles de rendimiento son superiores a las estancas estándar, pero no alcanzan los de las calderas de condensación.

De todas formas, antes de sacar alguna conclusión sobre la caldera que más te conviene, te recomendamos que leas la siguiente sección sobre las ventajas y desventajas de cada tipo.

Tipo de caldera Precio EUR Caraterísticas
Calderas de Gas Atmosféricas 800 - 1.400 Menos eficiente, utiliza el aire del ambiente
Calderas de Gas Estancas 700 - 3.000
No utiliza el aire del ambiente
Calderas de Gas de Bajo NOx 800 - 5.000
No utiliza el aire del ambiente, menos contaminante
Calderas de Gas de Condensación 1.000 - 9.000 Estanca y bajo NOx, más eficiente

Volver al menú de contenidos

Ventajas y desventajas de las diferentes calderas

Cuando se trata de comparar a las calderas atmosféricas con las estancas, no cabe ninguna duda de que estas últimas son las más convenientes y seguras. De hecho, insistimos en que la instalación de las calderas atmosféricas se encuentra prohibida en España desde 2010. Además, es altamente recomendable reemplazarlas por calderas estancas. Sin embargo, en base a los otros criterios, la comparación tiene que considerar diferentes factores, como el nivel de rendimiento, el consumo o la eficiencia energética y seguridad.

A la hora de elegir entre calderas de pie a gas o murales, un elemento a considerar es el espacio donde se les quiere instalar. Las calderas murales presentan, como ventajas, que son de tamaño más reducido, se adaptan a casi cualquier espacio y van colocadas junto a la pared. Suelen ser las más recomendadas (y utilizadas) para satisfacer las necesidades de agua caliente y calefacción en la mayoría de las viviendas, ya sean casas individuales o departamentos en edificios.

Sin embargo, las calderas de pie tienen la ventaja de tener, generalmente, un mayor nivel de potencia. Por esta razón, son recomendadas para su instalación en viviendas unifamiliares que tienen una alta demanda de calefacción y, sobre todo, de agua caliente. Como ya hemos apuntado, se colocan contra el suelo; y, si se cuenta con un espacio adecuado, pueden ser unas buenas posibilidades. Cuando se trata de comparar entre: (i) calderas estancas estándar, (ii) calderas de condensación y (iii) calderas de bajo NOx clase 5, fundamentalmente, tenemos que considerar los niveles de rendimiento y su eficiencia energética.

De manera que las calderas que entran dentro de la categoría estancas estándar tienen como puntos a favor los de ser más seguras y limpias. Por tener una cámara de combustión totalmente cerrada, no es posible que los gases ingresen en el espacio en el que se encuentra la caldera. Pero, además, ello hace posible que su funcionamiento no se vea afectado por factores climáticos como lluvias o vientos fuertes. En cuanto al rendimiento, las calderas estancas tienen un nivel de entre el 90-95 % sobre el PCI (Poder Calórico Inferior). Para decirlo de una forma sencilla, el PCI sería el calor aprovechable, el producido sin tener en cuenta la energía de la condensación del agua.

Las calderas de condensación tienen la ventaja de un mayor porcentaje de rendimiento, cercano al 110 % sobre el PCI. Este mayor rendimiento energético responde a que, por su sistema de funcionamiento, consumen menos gas y aprovechan la energía de la condensación del vapor de agua. No obstante, las calderas de condensación hacen necesaria una mayor inversión para su instalación; y, además, es necesario que exista en la vivienda (o, en caso contrario, que sea instalado) un sistema de desagüe que permita evacuar los condensados.

Por último, hablemos de las calderas de bajo NOx clase 5. Además del bajo nivel de contaminación, tienen, como ventajas, una instalación más económica y que no es necesaria la recogida de condensados. Sin embargo, su nivel de rendimiento se encuentra por debajo del de las calderas de condensación.

Este video te explica cómo funciona una caldera de gas:

Volver al menú de contenidos

Hablando de marcas

Uno de los aspectos positivos de tener que decidirse por alguna caldera, más allá de las diferencias que hemos visto hasta ahora, es la gran cantidad y variedad de fabricantes que existen en el mercado. Así, cuando se trata de calderas de condensación, las marcas que destacan son Ariston, Vaillant, Fagor, Viessmann y Fondital, entre otras. En cuanto a las calderas de bajo NOx clase 5, las marcas que se destacan son Saunier Duval e Inmergas. Si, por las condiciones de la vivienda, se cree que es conveniente la instalación de una caldera de pie, las mejores opciones son Baxi o Junkers.

Volver al menú de contenidos

La hora de los precios

Para la mayoría de nosotros, el precio de la caldera es también una de las cuestiones a tener en cuenta. La gran variedad de marcas y tipos de caldera hace que exista un abanico de ofertas que empieza en 650 € y culmina en 2.500 €. Así, por ejemplo, por la suma de 665 € podremos comprar una caldera de condensación mural de marca Ariston, para la producción de agua caliente y calefacción, con 2 años de garantía.

En un nivel algo superior, por 958 € se puede adquirir una caldera Ferroli, de condensación y mural con conexión vía wifi. Si queremos realizar una inversión mayor, podríamos optar, por ejemplo, por una caldera de condensación Saunier Duval, que permite lograr hasta un 30 % de ahorro en consumo de gas. ¿El precio? 1.398 €. Por su parte, las calderas de bajo NOx clase 5 oscilan entre 800 € y 1.200 €.

Volver al menú de contenidos

¿Sabías que existen subvenciones para el reemplazo de calderas?

En muchas Comunidades Autónomas se entregan subvenciones para que los propietarios reemplacen sus calderas obsoletas por otras más modernas, seguras y de mayor eficiencia energética. Normalmente, los requisitos y condiciones de la subvención no varían demasiado entre las que las otorgan. Suele cubrirse un 30 % del coste, lo que incluye los gastos del equipo y la instalación, con un límite de entre 350 y 400 €, según la eficiencia energética de la caldera que se elija.

A quienes quieran renovar sus calderas de gas y no tengan urgencia en hacerlo, les recomendamos prestar atención a las convocatorias que se publican anualmente.