Registro de empresa

Consejos para prolongar la vida útil del aire acondicionado

Las instalaciones de los sistemas de aires acondicionados en España presentan un crecimiento notorio los últimos 5 años en España. Se calcula que en España 1 de cada 3 viviendas cuenta con un sistema de climatización y la tendencia suele es ascendente desde hace tres años con un incremento de alrededor del 12% anual. Los equipos de climatización los hay de muchos tipos, pero es recomendable seguir ciertos consejos para alargar la vida útil del aire acondicionado y de esta forma ahorrar en materia de energía, ya que los mismos representan un 18% del consumo energético en España.
Menú de contenidos:

consejos-para-alargar-la-vida-util-del-aire-acondicionado

Fuente de la imagen: ©by-studio - Fotolia.com

1. Limpiar la unidad regularmente

Muchos usuarios tienden a limpiar muy poco las unidades de aire acondicionado y esto es un gran error, ya que las mismas, por ejemplo la unidad externa, suele a ensuciarse mucho por el mismo hecho de estar fuera de la vivienda. La limpieza de ambas unidades, la interna como la externa, mantendrá trabajando las mismas de una forma óptima. Pero no solamente funcionarán correctamente, sino que también, se pueden evitar muchas averías. En el caso de la limpieza de la unidad interna, se puede realizar con jabón, agua tibia y un trapo. Además, se pueden desmontar los filtros y realizar la limpieza de los mismos y dejarlo secar posteriormente.

El procedimiento de limpieza de la unidad externa es similar a la de la unidad interna. Sin embargo, en este punto debemos estar pendientes que no se haya acumulado suciedad a los alrededores de la misma o que tenga algún objeto cercano que impida su buen funcionamiento.

Volver al menú de contenidos

2. Realizar controles regulares

En la vida útil de los aires acondicionados, los controles o chequeos regulares, juegan un papel importante. Los ajustes regulares mantendrán tu sistema en excelentes condiciones y te ayudará a prevenir problemas. La mejor temporada para los chequeos usualmente es en primavera, justo antes de los meses de verano, que es cuando se usa más.

Los especialistas a parte de hacerle un "posible" mantenimiento a los sistemas de aire acondicionado, verifican que las unidades o el sistema de climatización en sí, no presente irregularidades. Se verifican las partes internas del sistema de climatización pero también si presenta un flujo de aire limpio y que no afecte la salud de los usuarios.

Volver al menú de contenidos

3. Limpiar los ductos

En algunas circunstancias, los ductos de aire acondicionado pueden ser la razón por la que no llega el aire acondicionado a tu casa. Si los ductos están sucios, pueden obstruir o reducir el paso del aire. La suciedad y desechos acumulados por el tiempo dentro de los ductos de aire dificultan el paso del aire frío. Cuando limpias constantemente los ductos del aire, se previene que salga menos aire debido a la suciedad o polvo y también ayudará a mejorar la calidad del aire dentro de tu casa. Esto disminuirá la cantidad de polvo en el aire. Limpiar los ductos del aire acondicionado debería hacerse mínimo una vez al año, antes de que el aire acondicionado se empiece a usar con regularidad.

Volver al menú de contenidos

4. Mantener la unidad exterior bajo supervisión

La unidad exterior es el “corazón“ de nuestro sistema de climatización. El correcto funcionamiento de la misma, alarga la vida útil de los aires acondicionados considerablemente. Es por esta razón, que debemos supervisarla frecuentemente y asegurarnos de que no presenta averías o anomalías. Si notamos alguna anomalía en su funcionamiento, debemos ponernos inmediatamente en contacto con el servicio técnico y dejar que la revisen.

Volver al menú de contenidos

5. Apágalo cuando no esté en uso

Cuando los equipos de climatización se usan constantemente, tienden a desgastarse más rápido. Es importante apagarlo si planeas salir de la casa por un largo tiempo. Puedes poner el termostato a una temperatura mínima que permita a la unidad mantenerse encendida pero sin enfriar el aire. También puedes subir el termostato en las noches. Ambas técnicas ayudarán a prolongar la vida de tu sistema porque no estará encendido todo el día sin descanso.

Volver al menú de contenidos

6. Revisión anual por un instalador

El mantenimiento es recomendable, como mínimo, una vez al año. Pero si puedes, es más óptimo por temporada: de frío o calor. Es decir, dos veces al año. Así nos aseguramos un funcionamiento correcto cada vez que empieza la temporada de funcionamiento del equipo. Eso sí, también dependerá del uso que le demos a nuestro aire acondicionado. Es decir, no lo mismo si lo usamos unas horas al día, que si lo hacemos un día entero. En ese caso, es aconsejable llevar a cabo un mantenimiento trimestral.

Finalmente, es importante tener en cuenta el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), que establece que los aparatos de aire acondicionado o bomba de calor con potencia inferior a 12 kW, deben ser objeto de un mantenimiento preventivo cada 4 años si son de uso doméstico o cada 2 años para cualquier otro uso (comercios, oficinas, etc.), o bien con la periodicidad indicada por el fabricante en el manual de uso y mantenimiento del equipo.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

7. Cuidado y limpieza de la batería

La unidad exterior de los equipos de aire acondicionado no suele tener filtro (excepto unidades centrífugas), por lo que toda la suciedad de la calle se deposita en la batería de intercambio. Es conveniente realizar la operación de limpieza de batería con frecuencia ya sea soplando con aire a presión (ojo no doblar aletas) o con un cepillo (menos efectivo). Si no se hace esta limpieza puede afectar en la eficiencia, potencia térmica y finalmente bloqueo del equipo.

¿Tienes interés en comprar o reparar un aire acondicionado y necesitas un presupuesto y /o asesoramiento? Nosotros te podemos orientar completamente gratis, sólo tienes que pinchar aquí.

Volver al menú de contenidos

8. Regular la temperatura

Elegir bien el tipo de aparato y su potencia evitará que el aire acondicionado haga un esfuerzo innecesario. Por tanto, debemos calcular los metros que se quieren climatizar y encontrar así el aparato adecuado para ello. Escoger un dispositivo con una potencia escasa hará que el que tenga que trabajar más para poder enfriar todo el espacio y se averiará antes. Aunque, si ya contamos con la potencia adecuada, debes prestar mucha atención al ajustar la temperatura. Evita abusar del aire acondicionado programando una temperatura que no se diferencie de la exterior en más de 10 grados. Lo ideal sería establecerla entre los 21 y 25 grados. De esta manera, conseguirás prolongar la vida útil de tu sistema de refrigeración.

Volver al menú de contenidos

9. Comprobar la carga de gas refrigerante

Es muy común que los equipos de aire acondicionado pierdan gas refrigerante. Son muchas las personas que al momento de presentarse este problema, suelen solamente cargarlo pero esto no es realmente una solución definitiva. Debemos detectar el lugar de la fuga y repararla inmediatamente para alargar la vida útil del aire acondicionado. La comprobación de carga de gas es más difícil de hacer sin manómetros y otras herramientas especializadas, aunque el síntoma típico es el bloqueo por baja presión en caso de que el equipo cuente con presostatos. Otro síntoma sería la formación de hielo en la unidad exterior en funcionamiento en bomba de calor.

Volver al menú de contenidos

10. Realizar limpiezas en los filtros

Para conseguir que el dispositivo dure más, es necesario limpiar periódicamente zonas como los filtros. Si dejamos que en éstos se acumule la suciedad, las bacterias y el polvo se incrustarán en nuestro aparato y puede penetrar en otros elementos causando averías o haciendo que su eficiencia sea menor. Es decir, si la suciedad se acumula el aparato hará sobre esfuerzos y se puede estropear con mayor frecuencia.

Beneficios del mantenimiento del aire acondicionado

Vida útil - Al realizarle al equipo de aire acondicionado un buen mantenimiento, el equipo tendrá una vida útil por lo menos de un 20 % más de lo normal.
Calidad del aire - Mientras el equipo se encuentre en buen funcionamiento y los filtros estén limpios, la calidad del aire expulsado por el mismo tendrá un nivel de por lo menos 40 % más de purificación.
Menos costos - Un buen mantenimiento del aire acondicionado evitará contratar a un técnico en aire acondicionado para posibles reparaciones del aire acondicionado.
- Con esto se podrá ahorrar dinero no solamente en servicio, sino en costes de energía.
Mejor climatización - Un equipo de aire acondicionado al que se le da mantenimiento por lo menos dos veces al año, funciona sin errores.
- Esto garantiza una climatización ideal en cada una de las estancias de la vivienda.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido escrito por: Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es