Registro de empresa

El papel del aire acondicionado en la eficiencia energética

¿Cómo afecta a la calificación energética de las viviendas los sistemas de ventilación mecánico? Cuando tenemos una vivienda, uno de los principales factores que debemos tener en cuenta es la eficiencia energética. Y es está en nuestras manos garantizar un sistema de ventilación, ya sea totalmente mecánico o híbrido. ¿Para qué? Para poder mejorar la eficiencia energética en casa. Si nos decantamos por un sistema mecánico (aire acondicionado) es posible retener el aire que entra entre un 75 y 95%. Permitiendo hasta un 28% de la obtención de la energía requerida en las estancias. Ya sea para calentar o enfriar. Un ejemplo de ello es, en caso de querer calentar una estancia a unos 21° centígrados, con la utilización del recuperador de calor, se podría obtener hasta 10,58° centígrados lo que significaría 50% de la energía restante necesaria.
Menú de contenidos:

calificacion-energetica-hogar

Fuente de la imagen: ©Hogar - Fotolia.com

Principio de funcionamiento: ¿cómo se logra la eficiencia con un aire acondicionado?

El aire que es introducido desde el exterior de la vivienda ha de ser calentado o enfriado hasta que se logre las condiciones de confort. Esto conlleva un cierto consumo de energía. Así que si conseguimos que solamente entre el aire requerido, se disminuye notablemente el consumo de energía. ¿Pero cómo? Si incorporamos sistemas de recuperación de calor o de energía, como aires acondicionados Mitsubishi que calientan el aire de entrada (o lo enfrían, dependiendo la época del año) y usamos la energía del aire extraído, obtendremos un importante ahorro adicional en nuestra factura energética, además de garantizar un gran nivel de confort.

Y es que contar con un sistema de aire acondicionado eficiente y que controle el consumo de todas nuestras estancias, ayuda sin duda a mejorar la eficiencia energética de nuestros hogares. Como ya hemos comentado anteriormente la ventilación en las viviendas juega un papel protagonista que no se puede obviar. Además de ofrecer un reciclado continuo del aire y la extracción del ya utilizado que hay dentro de la habitación. Tampoco podemos olvidar que la eficiencia energética es una de las grandes asignaturas pendientes, si no la principal, en el mercado de la vivienda. Sobre todo, en el escaparate de la segunda mano. Por ello, es importante saber elegir correctamente entre la diversa oferta que encontramos en el mercado. Por ejemplo, hay que tener en cuenta una serie de características a nivel técnico que nos beneficien en casa:

  • Eficiencia A+++.
  • Adaptador Wi-Fi, para controlar la temperatura a través del móvil.
  • Tecnología Inverter, con el que se obtiene un rendimiento mucho más eficiente.
  • Programación automática de encendido y apagado.
  • La bomba de calor permite calentar estancias que están a -15ºC.
  • Gas refrigerante inofensivo para la capa de ozono y que aumenta su eficiencia.

¿Cómo afectan las posibles pérdidas y ganancias en la demanda?

La eficiencia energética en aire acondicionado (y calefacción) es la cantidad de energía que se genera por cada kW de consumo energético (SEER en aire acondicionado, SCOP en calefacción, estándares por el Reglamento europeo 626/2011). Cuanto mayor sea la energía generada por cada kW gastado, más eficiente es un equipo. La eficiencia es responsabilidad: supone un menor impacto ambiental. El funcionamiento de la ventilación mecánica (sistemas de climatización) tiene un principio muy eficiente. Con la ventilación mecánica, se utiliza del exterior el aire requerido dentro de la habitación o estancias y el que ya no es requerido dentro de la estancia, es expulsado hacia el exterior. Por esta misma razón, siempre hablamos de una ganancia en cuanto a los sistemas de ventilación. Porque se obtiene ahorro energético bastante considerable.

Volver al menú de contenidos

¿Pero qué es la calificación energética de una vivienda?

Cuando hablamos de la calificación energética de una vivienda, nos referimos en concreto al índice que nos muestra cómo de eficiente es la misma en una escala que va de la letra A (máximo grado de eficiencia) hasta la letra G (viviendas menos eficientes energéticamente). Para determinar dicho nivel de eficiencia energética deberemos calcular el consumo de energía necesario para satisfacer la demanda energética anual. Una demanda en la que se tienen que tener en cuenta una serie de condiciones de funcionamiento y ocupación:

  • En esta escala, se debe diferenciar de forma clara los edificios eficientes de los no eficientes.
  • Debe tener suficiente sensibilidad a las mejoras. Es decir, cuando se realicen las mejoras aconsejadas en un edificio en relación con su envolvente o con sus sistemas térmicos en base a los requerimientos exigidos por el Código Técnico de la Edificación, deberá tener opción a subir al menos un nivel en su calificación. En circunstancias especiales, además deberá ser posible ganar más de una letra dentro de un contexto de rentabilidad económica.
  • Indiferentemente de la climatología de la región, la obtención de la calificación A debe ser posible.
  • La obtención de la máxima calificación, será exclusiva para edificios de construcciones idóneas, en las que se use a gran escala energías renovables y que cuente con soluciones de alta eficiencia energética.

etiqueta-energetica-vivienda

Fuente de la imagen: IDAE

Volver al menú de contenidos

¿Cómo se puede tener una alta eficiencia energética en una vivienda?

  • La vivienda debe disponer de un buen aislamiento térmico: un adecuado aislamiento de la envolvente térmica del edificio nos permitirá un ahorro energético de hasta un 50% en el caso de edificios antiguos.
  • Se recomienda el uso de una instalación de climatización altamente eficaz, entre las que podemos encontrar la utilización de las calderas de condensación, sistemas de ventilación mecánica y las bombas de calor ya que estos aumentan el rendimiento de una forma elevada.
  • Si a dichas tecnologías les añadimos alguna fuente de energía renovable como la aerotermia, los paneles solares o la biomasa, la calificación energética mejorará considerablemente.
  • Usar aire acondicionado y otros equipos de bajo consumo energético.
  • Se debe contar con un correcto aislamiento en puentes térmicos, ventanas, etc. que inciden directamente en la ventilación y en las fugas térmicas.

¿Qué otros aspectos debemos tener en cuenta?

  • Humedad adecuada

En la mayoría de las ocasiones, las personas buscan métodos para acabar de alguna forma con la humedad que hay en casa. Y tendemos a olvidar que está también es necesaria. Según el RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios) la humedad relativa en el interior de las viviendas debe estar entre el 45 y el 60% en verano, y entre el 40 y el 50% en invierno (más humedad cuanto más calor hace y menos cuanto más frío hace en el exterior). Para regular los niveles de humedad en casa podemos recurrir al uso de humificadores si fuese necesario.

Además, debemos tener en cuenta que, si la humedad es excesiva se condensa en forma de agua y perjudica a los habitantes por la formación de mohos, propagación de bacterias y virus. A su vez, deteriora el mobiliario de la misma, pintura y tabiques. En caso de que la humedad es muy baja, afectará a las personas, resecando las mucosas y gargantas, y afectando la salud con esa sensación de la boca reseca.

  • Ventilación de bajantes

En los grandes edificios, la ventilación correcta de las bajantes es uno de los temas cruciales. Ya que de esta forma se garantiza una temperatura optima a través de los mismos. Si la temperatura es optima, se descarta la proliferación de bacterias o virus que puedan afectar la salud de los usuarios o habitantes de las edificaciones.

  • Importancia del extractor de aire

El extractor de aire juega un papel fundamental en el proceso de ventilación. Ya que es el dispositivo encargado de expulsar de modo localizado los contaminantes, que se producen como resultado de un uso normal y habitual. Para asegurar un correcto funcionamiento del sistema de ventilación y no poner en riesgo la salud de las personas, es primordial tener en cuenta los criterios dictados por la normativa vigente. El CTE DB HS 3, Calidad del aire interior fija los siguientes requisitos en cuanto a su diseño, dimensionado y operaciones de mantenimiento.

  • Importancia del sistema de ventilación

El sistema de ventilación es otro de los puntos de vital importancia dentro de las viviendas. Ya que con el mismo se garantiza un reciclado continuo del aire y la extracción del ya utilizado que hay dentro de la habitación. Existen dos formas de ventilación, bien sea mecánica o natural, siempre debemos asegurarnos de que se desarrolle dentro de la instalación sin problema alguno.

¿Tienes interés en comprar un aire acondicionado y necesitas un presupuesto y /o asesoramiento? Nosotros te podemos orientar completamente gratis, sólo tienes que pinchar aquí.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con una calificación correcta en el hogar

Las ventajas y beneficios de tener una calificación alta son muchos. En primer lugar, el ahorro de energía y por tanto, el ahorro en las facturas. Según los expertos, un hogar con una calificación energética alta puede llegar a gastar hasta un 40 - 50% menos.

Beneficio ¿Por qué?
Ahorro - El ahorro en energía es considerable ya que se evitan perdidas o mal consumo.
Confort - Una casa o vivienda con una buena calificación energética, garantiza mucha más comodidad y por ende confort para los miembros del hogar.
Aumento de valor de la propiedad - Una buena calificación energética de la vivienda aumenta el valor de la misma en por lo menos 15 % del valor total de la misma.
Medio ambiente - Una casa eficiente energéticamente, es mucho más amigable con el medioambiente y con nuestro planeta.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Este artículo ha sido escrito por: Christian Abele, Redactor de www.HogarSense.es