Tipos de conectores para recarga del coche eléctrico

¿Sabías que existen diferentes tipos de conectores en función de los fabricantes y el tipo de vehículo? Por ejemplo están los conectores de tipo estándar, como el Schuko, que usamos en nuestras viviendas; el Mennekes, el propuesto por la asociación EV Plug Alliance (Renault-Fiat), el CHAdeMO, entre otros. Te los explicamos todo a continuación.
Artículo escrito por:
Marcos Carbonell, Redactor de www.HogarSense.es
Menú de contenidos:

Fuente de la imagen: ©gadgeteer.co.za

Tipos de conectores

Conector Schuko

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es

El conector Schuko es un estándar europeo para la conexión de aparatos eléctricos en baja tensión con corrientes monofásicas. Son los enchufes habituales que encontramos en los hogares, y constan de dos polos principales (la fase y el neutro) y un contacto adicional para la toma de tierra. Están diseñados para soportar corrientes de hasta 12A durante periodos cortos de tiempo, por lo que, si utilizamos cargadores portátiles o cables de recarga con este conector, no podremos pasar de 10A, 12A, para evitar problemas de sobrecalentamiento, e incendios.

Por seguridad y por la integridad de las instalaciones que se utilicen, se recomienda no sobrepasar los 12A o 13A para cargas parciales, y 10A para cargas completas. Por lo general, se usa en pequeños vehículos como patinetes o bicicletas eléctricas, aunque hay coches eléctricos que también la utilizan.

Conector tipo 1 (SAE J1772)

Fuente de la imagen: ©efimob.com

Este conector es el adoptado por los mercados asiáticos y americanos. Originario de Japón (donde también se le denomina Yazaki) es el conector que montan vehículos eléctricos como el Nissan Leaf, Nissan ENV200, Opel Ampera, Mitsubishi Outlander, Mitsubishi iMiev, Peugeot iON, Citröen C-Zero, Renault Kangoo ZE (tipo 1), KIA SOUL EV, Ford Focus electric o el Toyota Prius Plug in.

El conector de Tipo 1 dispone de los mismos contactos que una clavija Schuko. Típicos de un conector monofásico de baja tensión: fase, neutro y tierra. Adicionalmente, dispone de dos contactos destinados para la comunicación entre el cargador externo y el vehículo. Además, dispone de un dispositivo de bloqueo que impide la desconexión del conector durante la recarga de la batería. La máxima intensidad a la que puede operar es de 32 A en baja tensión monofásica, lo que permite una potencia máxima de recarga de 7,4 kW.

Conector tipo 2 (IEC 62196-2)

Fuente de la imagen: ©efimob.com

Conocido también como conector Mennekes, es actualmente el conector homologado como standard europeo. El nombre Mennekes es el del primer fabricante de este tipo de conectores. El conector tipo 2 es de corriente alterna, y lo podemos encontrar en los modelos de coches eléctricos europeos, como el Audi A3 E-tron, BMW i3, i8, Renault Zoe, Tesla Model S, Mercedes S500 plug-in, Porsche Panamera, Renault Kangoo ZE, VW Golf plug-in hybrid, VW E-up o Volvo V60 plug-in hybrid.

Además, permite realizar cargas monofásicas desde 16 A hasta cargas trifásicas 400V y 63A, lo que significa poder trabajar con recargas de corriente alterna en potencias desde 3,7 kW hasta 44 kW. Dispone de 7 contactos, dos más que los disponibles en el conector Tipo 1, y corresponden a 3 contactos de fase (para cargas trifásicas): uno neutro, una toma de tierra, y los dos contactos para establecer comunicaciones entre cargador y vehículo.

Conector tipo 3

Fuente de la imagen: ©lugenergy.com

Este conector para coche eléctrico también es conocido como Scame. Nombre de una de las empresas que lo impulsó. Apareció en 2010, una época aun de indefinición de estándares de conectividad para la recarga de vehículos eléctricos. Fue promovido por la asociación EV Plug Alliance, con fabricantes de coches como Renault y Fiat. Aunque el fabricante francés de vehículos ha dejado esta alianza definitivamente.

En esta asociación encontramos empresas como Schneider Electric, Scame y Legrand. Actualmente está en desuso, ya que en Europa se han impuesto los conectores estándar homologados como tipo 2 o Mennekes. Este tipo de conector dispone de 3 variantes, la 3A, 3B y 3C. La variante 3A está preparada para soportar cargas monofásicas a 16A, y dispone de 4 contactos: fase, neutro, tierra y comunicaciones. La variante 3C permite cargas monofásicas o trifásicas a 32A, y dispone de 7 contactos, al igual que el conector Mennekes: 3 fases, neutro, tierra, control y presencia. La potencia máxima a la que se puede recargar con este conector es de 22 kW.

Conector CHAdeMO

Fuente de la imagen: ©efimob.com

Este conector fue desarrollado por una asociación de empresas japonesas entre las que encontramos a TEPCO (Tokyo Electric Power Company), Mitsubishi, Nissan, Toyota y Subaru. Se trata de un conector para realizar recargas rápidas en corriente continua. Diseñado para soportar hasta 50kW de potencia y una intensidad de 125A de corriente continua.

La mayoría de coches eléctricos japoneses disponen de este conector para posibilitar las recargas rápidas. Los modelos que montan este conector, además del conector Tipo 1 para las recargas lentas en corriente alterna y baja tensión de 230V, son el Mitsubishi iMiev, Mitsubishi Outlander, Peugeot iON, Citröen C-Zero, KIA SOUL EV, Nissan Leaf y Nissan ENV200,

Conector Combo 2 o CSS (IEC-62196-3)

Fuente de la imagen: ©wallbox.eu

El nombre de Combo se debe a que combina dos tipos de conectores en uno solo y es el modelo por el que se esta optando en Europa. Se trata de un conector combinado que está compuesto por un conector de corriente alterna Tipo 2 o Mennekes y un conector de corriente continua con dos contactos.

¿Estás pensando en adquirir un coche eléctrico y quieres instalar un cargador? Hogarsense te ayuda a conseguir varios presupuestos.

El conector Combo 2 permite cargar el vehículo en modos 2, 3 y 4 a través de una sola toma, lo cual es la clave del éxito de este conector. La potencia máxima a la que puede trabajar en corriente alterna es de 44 kW (63A en trifásica 400V) y de hasta 100 kW en corriente continua. Aunque actualmente sólo se realizan cargas en corriente continua de 50kW. Algunos fabricantes europeos de coches eléctricos ya montan este conector en sus vehículos: Audi, BMW, Porsche, Daimler y Volkswagen.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Volver al menú de contenidos

Puntos de recarga en España

Aunque parezca que en España tenemos muchos puntos de recarga, por los datos que nos ofrecen algunas empresas u organismos, lo cierto es que la gran mayoría de ellos son Wallbox o puntos de recarga privados, instalados en garajes particulares o en comunidades de vecinos.

Así, el más utilizado, con más del 50%, es el conector Tipo 2, que es el estándar que se está imponiendo en Europa y que han elegido muchas marcas de coches eléctricos. Seguido del conector Schuko o doméstico con un 35% de las instalaciones. Y como comentábamos, corresponden a instalaciones particulares.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es (con datos de ©electromaps.com)

Si hacemos la misma clasificación, pero por comunidades, vemos de forma evidente que las cuatro comunidades con más puntos de recarga en 2018 han sido Cataluña, Madrid, Valencia y Baleares.

Fuente de la imagen: ©Hogarsense.es (con datos de ©statista.com)

En cambio, si observamos el ultimo mapa, en el que se marcan los puntos de recarga inteligente, es decir los que se encuentran en las calles, en gasolineras, etc. a disposición de todos los usuarios, se observan cinco zonas de concentración de puntos de recarga. Madrid, Barcelona, País Vasco, Comunidad Valenciana y Baleares.

Pero lo que es muy curioso, es que, la gran mayoría de los puntos de recarga, se concentran en las áreas metropolitanas de Barcelona y Madrid, mientras que, en la Comunidad Valenciana, la red de puntos de recarga esta más dispersa. Algo que es más beneficioso para el conjunto de los usuarios de coche eléctrico.

Fuente de la imagen: ©ree.es

Lo mismo sucede con Baleares. Donde la preocupación es ofrecer al usuario, en este caso más por el alquiler de coches eléctricos por parte de los turistas, que, por los propios habitantes de las islas, una red de puntos de carga que cubra por completo todas las islas es claramente observable.

Volver al menú de contenidos

Velocidades de recarga del coche eléctrico

Dependiendo de quien establezca las clasificaciones de la velocidad de recarga, se habla de dos, tres o incluso de cinco velocidades de carga. Pero parece que vamos a una situación en la que es más lógico hablar de cinco velocidades de recarga. Así, se consideran cinco tipos de recarga según la velocidad de esta, es decir, cuánto tiempo lleva recargar las baterías, que depende directamente de la potencia disponible. Pero como hemos dicho, se pueden resumir en dos, recarga lenta y recarga rápida:

✓ Recarga super-lenta

Hablamos de velocidad de recarga super-lenta, cuando la intensidad de corriente es de 10 A o menos. Por no disponer de una base de recarga con protección, y una instalación eléctrica adecuada. La recarga completa de las baterías de un coche eléctrico medio, unos 22 a 24 kWh de capacidad, puede llevar entre diez y doce horas.

✓ Recarga lenta

También llamada convencional o recarga normal. Se realiza a 16 A, demandando unos 3,6 kW de potencia. Recargar esas mismas baterías puede llevar entre seis y ocho horas.

✓ Recarga semi-rápida

La recarga semi-rápida, que en inglés se suele llamar quick-charge, menos rápida que la fast-charge, se realiza a una potencia de unos 22 kW. Renault, por ejemplo, apuesta por este tipo de recargas. Con su cargador de bajo coste Camaleón, compatible con el Renault ZOE. La recarga puede durar una hora u hora y cuarto.

✓ Recarga rápida

La recarga rápida demanda una potencia muy alta, entre 44 y 50 kW. La recarga de esos 22 a 24 kWh de baterías puede llevar media hora. Lo normal es que no se haga una recarga del 100% sino en torno al 80% o 90%.

✓ Recarga ultra-rápida

La llamada recarga ultra-rápida apenas se usa, y debe considerarse algo todavía experimental. En coches eléctricos a prueba, con acumuladores de tipo supercondensadores. Hablamos por ejemplo de algunos autobuses eléctricos. La potencia de recarga es muy elevada, y en unos cinco o diez minutos se pueden recargar las baterías. Las baterías de iones de litio no soportan la temperatura tan elevada que provoca este tipo de recarga pues deteriora gravemente su vida útil. Por ello, se está experimentando con otro tipo de baterías para coche eléctrico.

Volver al menú de contenidos

Beneficios de contar con un cargador eléctrico (Wallbox) en la vivienda

Beneficio ¿Por qué es una ventaja?
Seguridad ✓ La carga de las baterías será siempre segura porque los puntos de recarga están totalmente preparados para soportar la carga del coche
✓ Las cargas funcionarán perfectamente de principio a fin, sin interrupciones
Comodidad ✓ Es muy fácil de usar, simplemente conectamos la manguera del cargador a nuestro coche e iniciará la carga
✓ El coche o el cargador indicará cuando está al 100% de la carga y entonces desenchufamos la manguera.
Velocidad ✓ El hecho de tener nuestro propio cargador para coche eléctrico o wallbox en casa significa que estará calculado para las necesidades de nuestro coche y puede llegar a cargar más rápido
Economía ✓ Si disponemos de una tarifa adecuada, amortizaremos el cargador, y a partir de entonces será mucho más barato que en puntos públicos
✓ Si disponemos de una instalación fotovoltaica el ahorro será aún mayor
Autonomía ✓ No dependeremos de que el poste público se quede libre. Ahora puede que no sea inconveniente, pero a medida que haya más coches eléctricos será un verdadero problema.
Artículos relacionados que te pueden interesar:
Siguiente artículo